Одна из причин пристрастия людей к порочному – безделье. Когда б он возделывал землю, занимался торговлей, разве мог бы он вести праздную жизнь?
Абай Кунанбаев

Главная
Спецпроекты
Спецпроект "Переводы"
Musrépov Gabit "Una vez y para toda la vida"

29 ноября 2013 776

Musrépov Gabit "Una vez y para toda la vida"

Язык оригинала: UNA VEZ Y PARA TODA LA VIDA

Автор оригинала: UNA VEZ Y PARA TODA LA VIDA

Автор перевода: not specified

Дата: 29 ноября 2013

 NOVELA

 1

Dos semanas Erkenbulan no bajaba de la silla de montar.

Él pasaba en las reuniones de las aldeas - inquieto, con las vueltas más inesperadas y los chapoteos de los humores, a veces tontamente flagrantes... Por la decisión del Revkom1 en los lugares se creaban los Sovdepi2.

El joven poeta, que recientemente había cumplido los veinte cuatro años, durante este viaje se sorprendió al darse cuenta, cómo se alzaba por él la habladuría de la gente.

- ¡О-о, Erkenbulan!., ¡Erken! - decían sobre él -veinte y dos tenía el muchacho, por él las muchachas corrían y a la celebraciones viaja... ¿Y él?. ¡Él fue uno entre los que se levantaron contra el zar blanco! Ahora brillan al lado de los peones de Kolchak, las balas les silbaban, y Erken no temía levantarse bajo la bandera roja. Con un corazón de jinete. ¡Y que poeta!. Y en la memoria llevaban sus versos.

Él se encontraba realmente en el ojo del huracán, su nombre no en vano se asociaba con todo lo que estaba pasando en la estepa. Y las altas comparaciones en sus versos la gente sencilla la percibía literalmente. Tormenta - significaba la tormenta real. La estepa, abarcada por el incendio. Las águilas fuertes y orgullosas que se han precipitado desde las cimas. Del aleteo de las alas del águila se ha levantado esta tormenta.

1 Revkom - Comité Revolucionario. 2 Sovdepi - (Soviet de diputados obreros, soldados (más tarde - el Ejército Rojo) y diputados campesinos).

 

 

Así él, entonces sentía y así escribía sobre todo esto.

Por el día Erken celebraba la reunión en el centro administrativo. No era allí el local conveniente, y la muchedumbre se colocaba al pie de una colina no muy alta.

Parecería, que los discursos diarios debían embotar a él la capacidad de encenderse, y las palabras del uso frecuente podían perder la fuerza y la singularidad. Pero solo a él le costaba ver a las muchedumbre que se habían reunido, notando la espera en sus ojos atentos, y él olvidaba sobre su cansancio, por lo que había actúo solamente ayer y que mañana habría de actuar de nuevo...

Еркен hablaba sobre libertad, la cual, agitando la bandera roja, ha llegado a la estepa a los kazajos. Unos les saludaban, otros - se echaban a un lado, los tercero se agachaban y esperaban... ¿De que ellos esperan?. Alguien interpreta la lealtad a las leyes de sus padres, de la sumisión. ¿Y quien vio a la mula obediente y al obediente Patrón?. ¡No, ellos no tienen la humildad de ti mismo!. Pero no habrá más, dicen los bolcheviques. No más humillaciones, no a la desigualdad. Es necesario terminar con la injusticia amarga del destino. Pero el derecho a la felicidad tendrá que ganar.

De vez en cuando hasta a él le llegaban los gritos de exclamaciones:

- ¿Habla justamente, y? ¿De donde el toma estás palabras?

¡Y bien, joven! Tal vez, te encargaré a los niños y a la mujer a Alá, y así mismo me entregaré a él como compañero, si me toma.

- ¡Permítalo Dios!. ¡Ver con sus propios ojos por lo menos la mitad de lo que él promete!

Estos hacían ruido con sus ked ey1, por la misma antigua costumbre de haberse puesto atrás. Les gustaba el esbelto joven. La camisa negra con un cuello alto, pantalones de tela negras metidos entre las botas puntiagudas, y el cinturón delgado caucásico con el acabado de plata - todo esto extremadamente a ello le iba. A ellos les gustaba, como él echaba atrás su negro cabello espeso. Y su habla, en que había una seguridad, domiciliaba en ellos las esperanzas.

La reunión estaba acabando ya, y a Erken le parecía que esta vez todo acababa felizmente. Pero, aquí

 

1Ked ey - pobretón.

 

resultó, que en el pecho, bajo el chapan y abrigo maltratado, estaban no sólo el gorro con orejas. Algunos y piedra escondían en su seno.

Se meció la fila delantera, de donde se rompió:

- ¡Oye usted, pordiosero!. ¡Silencio!. ¡Se carcajeo!

- ¡Basta de hablar, miserables infeliz!. Los de atrás se han pasmado. No, no se han asustado. Simplemente no han encontrado en seguida que responder. La palabra habitual, bien conocida. Pero era extraño oírlo de nuevo, mientras que ha comenzado la libertad, ha comenzado la igualdad, como hablaba este joven que ha llegado de la ciudad. Еркен se quedó callado también. «Los miserables infelices» - ¿quien esto pudo gritarlo?

Echo un vistazo a las primeras filas y ni podía detenerse sobre alguien. Pero aquí estaba una persona fea de cara asmática con mirada fija, puntual como de serpiente, con mirada ha gritado:

- ¡Cállense, ustedes!. ¡ Cállense allí!. Dejen escuchar al forastero. Yo deseo preguntarle. ¿Se puede preguntar?

Esto es todo...

- Pregunta... respondió Erken, habiéndose preparado para cualquier mala pasada.

En este caso, no puedo entender ...

- empezó tristemente, como si de duelo por su propia torpeza.

- ¿la lucha de clases esto como es?. ¿Argyn-kipchak unificados con kerey-uak, y después en su riña entrará y konrat-nayman1?. ¿Y todos ellos deberán zumbar uno a otro?. ¿Comprendo correctamente?

«¿Puede, regular la ley de la aldea el tonto -pico de oro?»

- ha pensado Erken y, habiéndose sonreído, se interesó:

- ¿Usted no ha comprendido realmente?. ¿O simplemente así, tiene ganas de rascarse la lengua?

- ¡No, no!. ¡Como es posible!. Quiero saber...

Pero para entonces las filas de atrás ya se habían recobrado.

- ¡Por supuesto! ¡Él quiere saber!

 

 

1Argyn-kipchak, kerey-uak, konrat-nayman - nombre de las tribus kazajas del medio Zhuza.

 

- ¡Este lucioperca se finge solamente como un tonto!

¡No respondas a esto, muchacho, no le responda!. ¡Sabemos, quien azuza a este perro!

Еркен levantó la mano para tranquilizar a la muchedumbre, y comenzó a hablar de nuevo sobre la lucha de clases. No, se trata no de la enemistad patrimonial. Que argyn-kipchak y konrat-nayman vivan en paz entre ellos. No tienen nada que dividir. Y el enemigo es para todos uno solo.

Se sentaron en frente en exceso constantemente comían, grasosos, como las avutardas otoñales. Y la ropa con aquellos, a los de atrás, no podían ser comparadas: todos con las chaquetas de felpa de buena calidad y de cordero, calado hasta la frente por encima de sus gorros. Sus ojos se movían como pequeños ratones corrían de un lado a otro.

Enfrente se intercambiaban de palabras de moda, aparentemente sin sentido. Por los mangos del látigo, se encontraban envueltos con alambre de cobre, empujaban en todo momento al lucioperca: «¡Y bien, derribado!. Oh, eso-que los kazajos », y el truco más astuto de su ojo experimentado adivinaría instantáneamente.
- Todos ustedes han escuchado a los hijos de las estepas - Dijo Erkenbulan.

-Vean usted mismo ... A ustedes les tocará vivir en esta tierra. Y ustedes mismo decidirán. Probablemente muchos han visto en arba1. ¿Es posible o no detener la locomotora, cuando ella se mueve rápidamente, agitando la cabellera larga negra-parda? Es así, como el nuevo tiempo - que barrerá los que tratan de detenerla.
Hizo una pausa, e inmediatamente estalló a gritos burlones:

- ¿Ah astuto Lucioperca que te has quedado callado?. ¿La lengua vil has tragado?

- ¡Ah, el zorro!. ¿Se ha escondido?

- ¿La espalda a ti no te pica, Lucioperca?. Pues, te molesta

Solamente... Y

Pero a Lucioperca, como si no fuera con él a quien se referían todas estas palabras punzantes, ha levantado de nuevo la mano:

 

 

arbá - al pie de la letra: el carro de fuego.

 

- Escucharte a ti, jinete del Cáucaso, - que bebes el buen kumís del día del verano caluroso. Hablas hermosamente... Y sobre la bandera roja, y sobre de-arbá. Pero yo soy un hombre sencillo, indocto. Usted explíqueme a mí. Darás los pastos al pobre. El ganado - también a ello. El poder otra vez en sus manos, en el cansancio, calloso, como has dicho. ¡Pero mira!. Al fin y al cabo tu pobre se enriquecerá, patrón habrá. ¿Entonces que?. ¿De él todo quitaréis y distribuirás a todos los anteriores patrones?.

Erken en seguida no encontró que responder. ¡Con destreza, Lucioperca, se voltio!. En el pecho se ha enfriado la malicia, y él sabía ya, que aquí ahora derribaría el acto por la palabra de respuesta insolente al lacayo don. Y así lo hacía, y no más de una vez.

Pero él nada consiguió decir. Las filas traseras se han levantado y se han mezclado con las antesalas, y el panzudo empezaban a retroceder, contorneando la colina. Entre ellos giraba el flaco de Lucioperca esquivando docenas de manos, tratando de atraparlo. Alguien le agarraba el mate del gorro roto de orejas, alguien le daba en la nariz achataba, alguien con el dedo, se cubría la bota rota...

A Lucioperca todos lo han agarrado, lo han echado a la tierra, y de muchos puntapiés a él lo ha reculado a un lado. Con la bata de felpa acurrucado y, retrocediendo, abatidos chisporroteaban: «¡Oye, oye ti!. ¡Tranquilo!. Tranquilo». Ni la presencia orgullosa, ni el tipo terrible, ni la sonrisa presuntuosa - nada se quedó. Y el látigo trenzado ninguno de ellos se atrevió a soltar.

Han retrocedido y se han escondido detrás de la colina.

Erken estaba un poco a lo lejos. Se le acercó un anciano alto de hombros ancho. Dos jóvenes jinetes del Cáucaso querían tomarlo de las manos, pero él se movió la barba con aire descontento y se los quito:

- ¿Y ustedes que, hijos míos?. ¿Pensaste, que yo, sin su ayuda y no ascenderé al montecillo?

Cerca de Erken el anciano se paro. Y la muchedumbre que seguía

detrás de él, se quedó inmóvil. Eso es todo - la gente se dispersará como el río desbordado, y se desplomará - como un pequeño goteo.

- Nos transmitiste tus palabras, hijito: «¡ Tu día está llegando, pueblo! Sal a encontrar el alba de la nueva vida ». Hemos oído hablar de usted - y he aquí nos hemos reunido a escuchar la palabra  inteligente. No se han equivocado en las esperanzas. ¿Justo hablo? - Él se ha vuelto hacía los suyos: - Tal puede ser el engañado, pero otro no engañará.

Erken escuchaba respetuosamente al anciano. A Erken no se le ocurría explicarse, tal salida de la reunión con el ardiente discurso. No, este tiempo, el tiempo pondrá todo en su lugar.

-           Gracias por sus buena palabra, padre. Estoy contento que mis palabras han tocado su corazón, modestamente; como es conveniente que el joven al lado de una persona mayor, el sabe sobre la vida, ha respondido Erken.

- Ahora dile, a los jinetes del Cáucaso llamados por Alash-Or-doy, ¿que se puede regresar a casa?

- Sí, a casa.

- ¡Es correcto!. No tienen nada que hacer allí. Y tú... Recuerda, serás el invitado más querido, si la casa del viejo Baykena se encuentra en tu camino...

 

1Kemeser - alterado: el comisario:

 

... Sobre esta reunión, sobre la refriega inevitable entre los «kamzoles de felpa» y las «pellizas rotas» Erken continuaba pensando, llegando a lo alto de una pequeña aldea Caucásica a la orilla del lago Kzyl-Mola. También recordaba, como abiertamente el hostil le ha dicho, a él, el dirigente del comuna Myrzakeldy: «¿Sal así, compañero kemeser1, nos has enemistado a nosotros las personas, desbarataste la reunión, ha alterado al pueblo?. ¿Sí?. ¿Quien va ser el responsable de todo esto?». Y estaba claro sin palabras vanas, a que mano él sostenía, quien es aquí Myrzakeldy el amigo y quien es el enemigo. Erken le ha dicho bruscamente al jefe de la comuna: «No olvides que debes darme los caballos para poder irme». Aquel le respondió: «Bien, bien... Los caballos frescos esperarán cerca del lago del Kzyl-Mola, y allí está la base por la cual cada veinte kilómetros hasta llegar a la ciudad».

Y ahora ya el sol se sentaba, cuando Erken junto con el guía poco locuaz, hosco han llegado hasta el Kzyl-Mola y desmontaron cerca de un pequeño otau blanco

 

2

 

Erken tenia prisa, y el guía, habiendo entendido su motivo, inmediatamente dio un salto hacía atrás.

- El propietario salió a su encuentro. Él producía una impresión extraña. Uno de sus ojos con incredulidad observaba al huéspedes, y el otro miraba a otro lado, y era imposible saber a quién él le hacía un guiño pícaro, a quien le sonría de un modo pícaro-insinuante. Parecía, que hacía cuenta de las estrellas, que han aparecido en el cielo.

-           ¿Y el caballo donde está? - Ha preguntado Erken, habiéndole saludado - que en la comuna le dijeron que me darían aquí un caballo hasta la ciudad.

Ahora Erken miraba al ojo visco del propietario:

- Solamente al anochecer en la aldea le han informado, será necesario esperar hasta mañana al mediodía. He dejado ir a los caballos con la manada. Pasen la noche con nosotros. Hasta su ciudad hay en total de cincuenta kilómetros. Por la mañana lo llevaremos al instante.

- ¿Y quien es usted? ¿El ayudante del capataz de la aldea?

- No, el caballerango. Pero ha decidido negarse. – el otro ojo se apoyó en Erken. - la faena una completa pesadía. A alguien recibe, a alguien despide. La tienda ahora se hará una kaperatip1, - añadido pomposamente él.

Se ha colocado el fieltro en el interior de la cubierta, y antes Erken apareció una mujer, joven aun no ha perdido en su matrimonio sus proporcionalidad y atractivo. La cabeza de ella estaba cubierta con un peinado Kazachek, y un chal abigarrado de gitano. ¡Ay tú bizco! ¡A que mujer has cortado!

 

1Kaperatip - alterado: la cooperativa.

 

La mujer, continuaba apoyada detrás de la cortina, con la otra mano hizo una seña de invitación.

Erken entró.

En la yurta cerca de la cama matrimonial colgaba una vieja cortina, que la seda abigarrada ya se había desteñido.

El lecho, la manta, las almohadas cubiertas con un percal barato rayado, también ya viejos, - todo apuntaba a que los propietarios estaban muy lejos de lo que era la riqueza.
La anfitriona señaló donde sentarse en el lugar de honor junto al fuego. Cerca estaba la dombra apoyada en la parrilla..

- La aldea Caucásica ha abandonado el Dzhayau (pastos de verano, por lo general en las zonas de montañas mié subalpinos y alpinos de Asia), estamos solo,....  ella dijo.

A Erken le parecía que la afabilidad de la mujer amargaba la cara de su marido. Él callaba como antes, y algo claramente lo alarmaba, él estaba como alma en pena. «Y nosotros también – nos vamos», - ha mascullado él y ha salido de la yurta, pero inmediatamente regreso y fue por alguna razón para explicar que un anciano padre se dirigió a la comuna y por eso se está demorando... de nuevo salió ...
La mujer encendió una lámpara y con una tímida sonrisa, ha dicho:

- Hemos oído que eres un poeta, y la dombra - no es ajena en sus manos...

Erkenbulan se quedo solo en la yurta. A él le gustaba azotar las cuerdas. Él apenas tocaba con sus dedos, y de este tacto casi imperceptibles nacía una melodía ligera, que escapa de la reflexión.

Y he aquí como penetra por la estepa el arroyo tranquilo. Este es el viento bajo la mirado del camino al boscaje ruidoso y despreocupado del álamos.

La joven mujer silenciosamente para no molestarlo, aparto las cortinas y ha dejado entrar al muchacho con una brazada de la leña. Se vislumbro el fuego de la hornilla, y cuando el fuego tomó fuerza, en la yurta en seguida se hizo más espaciosa y es más alegre. A la derecha en la pared colgaba expuesta una montura de plata cara, y junto a ella - un mango de látigo elegante, bien enrollado con alambre. El cobre y plata centelleaban de una manera opaca, y parecían que parpadeaban el uno al otro a la luz de las llamas.

El dasrarjan (mesa de comedor de Uzbekistán, de altura 30-35 cm es para la cena, cuando los invitados se sientan en la alfombra del suelo) se hacía confortable. La joven ama vertía el té espeso oloroso con una gruesa crema caliente. Ella  trataba claramente de mostrar su respeto al extraño invitado. ¿Probablemente, quería suavizar la impresión del silencio sombrío del marido?

-           En no buen tiempo nos has visitado, bardo-agá. La aldea Caucásica vecina ha emigrado a al pasto. Algunos estamos aquí atrapados. No están ni los jinetes del Cáucaso, ni las muchachas. No hay para usted oyentes dignos. Una noche triste con los esposos tristes - esto es lo que le espera hoy.

¿Por qué pensaste que se será sombría? ¿Que puede ser mayor sincera bondadosa y la atención cordial? - cortésmente ha respondido Erken y su mirada la dirigió a la ama, pero inmediatamente sintió que el dueño oblicuo con un ojo dirigiéndolo hacía él, y el otro - a la mujer. Erken por poco queda con la boca abierta de la sorpresa. ¡Y bien, y bien!. ¿Estás celoso? Sabes bien, tal vez, tu propio valor y la tanta belleza de ella.

El joven que estaba en cuclillas junto a la pared, ha notado la admiración sobre la persona del invitado y no pudo resistir la tentación - ha salpicado. La mujer se dio cuenta que a él le causo risa. Dijo, como por casualidad:

- ¿Kaysar, que te pasa? ¿ Cómo persona, tú no puedes, lanzar tus miradas a tontas y a locas?

El marido hizo oídos sordos a la alusión ofensiva.

-           ¿Escucha, no es posible que no haya un solo caballo, aunque sea cualquiera? – Se dirigió ella a él – Envía a Kaysar a la aldea de Buzau-ata, ellos también se quedaron. ¿Invitas a los jóvenes a venir donde nosotros ... Y?

- No, - respondió cortamente Otarbay.

- ¿Para que un caballo?. ¡Yo y así me iré corriendo, y en un instante a todos los recogeré, a ellos solamente les diré que tenemos de visita - a un bardo!

El joven un poco se levantó. Sobre él tenía puesto un caftán de lana clara, flojamente apretado en el cinturón, debajo del caftán se asomaba el pecho desnudo. Las señas de viruela sobre la frente y sobre las mejillas no estropeaban a su persona, era abierto, benévolo. Se veía, que el muchacho era ligero, ejecutivo este Kaysar. ¿Así, parece * decía su ama?

Pero en respuesta y a su proposición – para aludirle, el patrón de nuevo le regaño:

- No...

- Sí y ¿por qué no?! - ha dicho indignada la mujer - ¿O tememos a las personas?. ¿O cada día  donde nosotros llega el bardo, al cual podrían escuchar nuestros vecinos?

El patrón no consideró necesario explicar el desacuerdo. Probable, él se ha acostumbrado a su desaprobación constante y ha dejado de prestar la atención a las peticiones, y a las exigencias de la mujer.

Erken ha lamentado que no se manifestó firmemente y no ha hecho que le dieran hoy el caballo para irse a la ciudad. Riñas familiares - que se riñen sin visitas.

A fuera le pareció oír el exceso apresurado de los cascos de los caballos.

- ¿Que tú tienes convulsiones?. - la mujer bruscamente le ha preguntado al marido – ¿Estos vienen a donde nosotros?. ¿Tú esperas a alguien?

Él no respondió, atentamente continuaba mirando la puerta.

Los caballos se acercaron, se detuvieron cerca de otay se escuchaba, como los jinetes desmontaban. Dos aparecieron en la puerta. Vestidos sencillamente, no parecían que tenían un camino largo. ¿Invitados o perseguidores?. Por afuera, por el rumor, se notaban unos dos ó tres más.

-           Buenas tardes a usted, - ha dicho con voz baja uno de los que han entrado.

-           Entren, entren... A ellos le decía el patrón completamente con otro tono de voz.

-           ¿Cómo esta la salud, Akbala? ¿Todo felizmente en la casa, Otarbay?

Solamente en este momento Erken ha conocido sus nombres. Claro, tal mujer tan amable, afable debe ser Akbala, sería extraño llamarla de otro modo. ¡No ¡permítalo Dios! - de alguna otra manera Ultugan o Dametken1...

Los que han entrado hablaban con los patrones como viejos conocidos. Sin embargo con curiosidad ellos miraban a Erken.

- Oye, ¿y a donde usted viajan? - Ha preguntado el patrón.

 

 

Nombres vieneses: Akbala - claro (literalmente - blanco) el niño; Ultugan - ha nacido el hijo;

Dametken - ha engañado las esperanzas.

 

- Sí y así... Se nos ha perdido a nosotros un caballo a la ciudad se ha corrido...- misteriosamente  respondido uno de ellos.

Tan pronto como se sentaron en Dastarkhan como desde afuera de repente alguien gritó:

- ¡Otarbay!

El patrón encorvó ligeramente los hombros y no en seguida ha cobrado el ánimo de levantarse y salir.

-           ¡Oye, Otarbay!. ¡Cuántas veces te tengo que llamar!.

Él se dirigía ya a la puerta, y Akbala ha dicho entre los dientes:

-           Ni piense traerlo aquí...

Los jinetes del Cáucaso se han ladeado de nuevo a Erken - y por eso no han notado la corta mirada exigente, que Akbala le hizo a Kaysar. Aquel le ha comprendido e inmediatamente ha salido. Uno de los jinetes del Cáucaso se portaba tranquilamente, y el otro ponía cara, como si excepto el té nada lo tenía ocupado. Erken comenzaba a adivinar que el patrón en absoluto no por los celos estaba como alma en pena después de su llegada.

En la yurta se hizo el silencio, y a fuera sentencioso zumbaba la enronquecida voz. Las palabras entender no era posible, pero el que hablaba algo exigía, a algo constreñía. Con tono implorante de tenor el patrón al principio le objetaba inseguramente. Después ha callado completamente, ahogado por el flujo de la voz.

Se ve, que la advertencias de Akbala no dieron ningún resultado. Con Otarbay dos de ellos han entrado en la yurta. El primero – Un taragote (hombre muy alto y desgarbado cuerpo) con un satén de camisola matón, ceñidos con un cinturón rojo. Miraba él, lúgubremente, sobre la cara tenía el labio superior leporino. A él se le tenía como jefe. Su compañero era la sombra cerca de él. El taragote estaba parado en la puerta, y aquel se congelo. El taragote con reojos vio a los reunidos, y aquel pasó la mirada a todos.

- ¡Hola, hembra! - ha dicho el taragote, y su compañero ha movido los labios, como si repetía lo mismo.

Akbala, sin levantarse del Dastarkhan, ha respondido con una hostilidad mal disimulada:

-           ¿Acaso de ti la palabra humana oirás?

¡Hо! ¿Y quien eres tú, si no la hembra? ¿O has olvidado, cómo en el año de hambre te han vendido por una vaca estéril, por un medio saco de grano? ¿Has olvidado?

No. Pero aguanta tú – y tú, tragarme a mí con todo no lo conseguiste. La boca por agujereada se te encontraba.

La mujer siempre queda como mujer... Akbala lo ha golpeado por lo más dolido - al labio leporino... El Taragote ni siquiera sabía que responder. Solamente ruidosamente comenzó a resoplar.

¡He aquí al rabioso!. Esto a él le resonó un poco más suave, como si a él le invitaban a concluir el armisticio. -Yo, ¿que, soy o no culpable?. A tu padre le has estorbado, para que en la tumba estuviera. Esto él entonces te desposó a ti con Otarbay, y luego lamentó el mal negocio abaratado.

-           ¡Para que agitar en vano sobre las tumbas ajenas, tú mejor busca, donde se revuelca tu padre -poshtabay!.

-           No, no era Akbala tal como para dejar sin resistencia ni una sola menor ofensa. Y que puede ser más ofensivo - decir que no sabes, donde está enterrado tu padre.

El taragote se ha puesto rojo, su mano ha apretado con más fuerza el gordo látigo octaédrico. Erken estaba listo para defender a la joven mujer, si esto era necesario, aunque no ha comprendido, por que tan fuerte odioso tenía todo el pueblo a poshtabay, el ofensor del famoso cantante y poeta Birzhan.

Otarbay se encontraba entre dos fuegos. A él y la mujer le era imposible callarla, y ante el taragote él quería verse como el amo en su casa.

-           Entre, Toke... ¡Entre, para que te has levantado! Siéntate... beba té aquí...

-           ¿Que yo, soy el mendigo de Kara-Otkelya1? – Toke le interrumpió a él,. -¿el té vas a lamer? El kumís (leche de yegua fermentada) sirve.

Él se dejó caer pesadamente sobre la alfombra cerca de la chimenea, tiró al lado el látigo trenzado, y por primera vez en todo ese tiempo miró a Erken. Sus ojos estaban de venas rojas. Los ojos, que no saben la piedad. Sobre la barbilla - ni pelo tenía pero, sobre la muñeca, la mano gruesas y los dedos cortos estaban cubiertos con una lana negra, como las patas velludas de la tarántula.

 

 

1Kara-Otkel - el nombre kazajo Akmolinska (Tselinogrado), donde ha crecido ahora la capital de Kazajistán soberano - Astana.

 

 

Akbala calladamente ha recogido el darstarjan, y Kaysar le ayudo a llevar el samovar. En poco tiempo él volvió de nuevo ha mirar en la yurta:

- ¡Patrón! La patrona le llama.

Cuando Otarbay salio, Toke tomó el látigo y, ligeramente agitándolo, ha dicho:

-           No sea cobarde con esto, Otarbay, saca de una sola vez a la hembra insolente por los muslos rollizos...

-           Oh bay, Toke-au1, - no se ha podido resistir ni de uno de sus compañeros - ¿Qué quedará de la más rolliza hembra, si usted de una vez  se la ajusta a ella?

-           ¿Y la verdad habla, que con este mismo látigo su padre ha azotado en tiempos antiguos a Birzhan?

Toke con aire de suficiencia, sonreía y volvió a mirar de nuevo a Erken.

-           No, no mienten las personas, - ha respondido él, al que ha preguntado. - he aceptado este látigo de las manos de mi padre. Y Birzhan después de aquello no se recobró. Los versos ha dejado de componer. Y al final de su vida, he oído, que quedó absolutamente loco.

El látigo histórico ha llamado a él un interés vivo.

 

1Au - aumento a la palabra, al nombre, que expresa sorpresa, susto.

 

-           Yo escuche, que en la punta hay plomo enlazado. ¿Es cierto?

-           Ha preguntado el segundo de aquellos dos que habían entrado en la yurta desde el principio.

-           ¿Y cómo tú piensa?. Aquí hay plomo en unos cuantos centímetros. Un poco corto al viejo lobo - ¡Y el cráneo le partió a la mitad!.

¿Y por que tu padre ha atizado a Birzhan, no sabes?

¡Eh, Birzhan-sal!. ¡Birzhan-sal!. ¿Que, no los veías, estos salov y seri (pueblo Indio de un total de 500 personas. viviendo en México)? El mismo descendía de esclavo pobre, y al caballo daba lugar... desnudándose... Se ponía a ras de las personas respetadas. Asumía el derecho de juzgar, quien era bueno, y quien era malo. Y todo porque sabía tocar el laúd y componía canciones tontas. Entonces estaba la festividad. Birzhan tomó la defensa, si que, de alguien, quería la justicia mostrar... Y bien, recibió... en el Chapan de pelo de camello

-           Al igual que un corte de cuchillo. El caballo de él era blanco

-           Todo el grupo de Birzhan con sangre ha inundado. Los compañeros de Toke de sorpresa resonaron:

¡¡oh esto si!!

¿Y cómo él solo ha sobrevivido?

¡- Tu-uhf, ¡Alá mío!... Mi padre levemente lo ha tocado, simplemente así, aprenderá.

Cada palabra de esta conversación como un cuchillo agudo se clavaba en el pecho de Erken. ¡Así que es entendido quien es este taragote con el labio leporino! Es el hijo del canalla

- poshtabay, el cual se ha atrevido a levantarle la mano al favorito de todo el mundo, al poeta sabio y penetrante, cuyos versos con envidia repetía Erken.

Esta historia hace mucho se hacía ya leyenda - de lo que pasan en la estepa de la aldea Caucásica a la otra aldea Caucásica se contaba de formas diferentes, como «poshtabay» - el recadero de la comuna el fideicomiso de Aznabaya - ha azotado en la celebración al Cantante. ¡Pero, que Erken pudo suponer que él alguna vez vería con sus propios ojos este látigo en las manos del hijo mismo de poshtabay!

Al principio Erken no daba significado a tal conversación, pero pensó después: ¿y si no que a propósito se han acordado de la historia de Birzhan-sal ahora que él se encuentra ahí? ¿Ellos sabían, como así, él también era poeta?

Erken sacó la agenda.

Toke se volvió hacia él.

¿Tú que haces allí, muchacho?. ¿Escribes?.

- Escribo.

¿Que escribes?

Tu relato, quiero anotar sobre Birzhan.

А. ¿Y para que? ¿Quien es Birzhan para ti?

Puedes considerar que es mi padre.

-           ¿Tú sabes que cuando los bardos se rascan la lengua, esto significa que se rascan la espalda?

-           ¿Y tú sabes que el látigo y en diferentes manos puede azotar igual?

-           Toke ha empezado a reír a carcajadas de una manera entrecortada y ha dado palmadas en las cañas achatadas, como al hocico del ternero, con la bota.

Las cañas estaban fuertemente ensuciadas de grasa

- Toke tenía la costumbre de limpiar sus manos en ellas después del Beshbarmak.

Aunque lo dijo sin rodeos, pero Erken no tomaba todo enserio las palabras de Toke como por  amenaza válida más bien, como broma torpe del insolente, el cual y hoy se considera el todopoderosa en la estepa, porque él tiene la voz retumbante, los puños negros velludos y látigo octaédrico con plomo.

-           Sería hora que comprendieras, - sonriendo, dijo Erken, - hay en el mundo una fuerza y más fuerte que tu látigo. ¿Acaso tú no has oías? En la estepa hasta ahora cantan la canción de Birzhan-sal, donde a la deshonra universal es sacado a tu padre... Y hasta su nombre no se ha conservado - poshtabay y poshtabay...

-           ¿Que?. ¿Que has dicho?. - Se ha levantado amenazadoramente del lugar Toke.

Pero se echaron hacia atrás la cortina. Otarbay y Kaysar han puesto con precaución los tegene - el vaso grande de madera con el kumís espumoso. Detrás de ellos ha entrado Akbala. La cara de ella estaba pálida. Tal cara, tal Zhaulyk (blanco pañuelo de mujeres casadas, lo que les daba un aspecto único) de un solo color. Alarmada ella, miró a Erken, y aquel ha comprendido que Akbala le hizo saber que sobre él ha surgido el peligro, y todavía más - que él puede contar con su ayuda.

-           ¡Y bien, que se atareas!. - Toke se abalanzó sobre la patrona, - ¿Conoceremos hoy el gusto de tu kumís o no?

-           Ahora, batyr-eke... Aquí, lo vierto ya, Toke. Aquí, un momento no pasara....

La cara de Otarbay estaba fruncida, infeliz. Todavía recientemente, aunque frágil, él tenía la apariencia de hombre y hasta trataba de conservar la importancia. Y ahora - temblaba, como la cabra bajo el aguacero. Se ve, que le ha caído con fuerza a él la mujer. Pero es aún más, que a ella, él le temía más a Toke.

Akbala, sin una palabra, ha empujado a su marido, ha escogido el tazón más brillante, y más nuevo. El taragote para entonces ya había bebido una taza, que le fue dada por el patrón, y la ha tendido de nuevo. Pero Akbala lo ha hecho esperar.

-           Kaysar, sirve al invitado, - ha dicho ella, y Kaysar no esperó por segunda vez la explicación, a quien ella consideraba bajo esta palabra como el invitado.

Habiendo aceptado la taza de las manos de Kaysar, Erken ha sentido que bajo de su mismo fondo había una nota. En este momento en la yurta todos observaban, cómo le caía una nueva ofensa Toke, y Erken ha impuesto imperceptible la hoja en la agenda y rápidamente paso la mirada en ella.

Akbala, como si nada ha pasado, revolvía el kumís. Los invitados secaban el tazón uno tras otro. En la yurta se hizo el silencio. Todos seguían atentamente uno a otro, y la conversación no se pegaba.

Cogiendo sobre él las miradas de Akbala, Erken comprendía su perplejidad. Ella ha notado que él ha leído la nota. ¿Por qué él es tan descuidado?. ¿Por qué de vez en cuando la sonrisa se desliza en él por sus labios, y la frente despejada no hacía ni una sola arruga?. Su mirada se hacían cada vez más desesperada: suplicaba, exigía que él no estuviese así, tan tranquilo como en un círculo de personas, y que algo emprendiera para el salvarse.

Cerca de la yurta, escuchaban ruidos, se detuvo algún coche. Los ojos de Akbala se han apagado, estaban desesperados. «¡Ah, ha llegado tarde, ha llegado tarde!» - le decía a ellos Erken. ¿Es posible que ha llegado tarde, de veras?.

Erken lentamente, como si de mala gana, se ha levantado.

- Muchacho, condúceme al patio, - ha dicho él.

- Vamonos, bardo-agá, - se levanto Kaysar y salio de ahí.

Erken pasó lentamente cerca de Akbala, se despidió de ella con la mirada y se dirigió hacía la salida, pero cerca de él se levanto Toke.

-           ¿A donde vas?

-           Él le dijo - al patio.

-           ¡Siéntate!. A ninguna partes te iras.

-           ¿Tú, que, no me dejarás pasar?

-           ¡Ooh!. ¡Tu padre, Birzhan es el tuyo!.

El látigo ha levantado. Pero Erken esperaba esto. Un golpe corto, asesino, casi imperceptible le cayo a Toke exactamente en la sien, y él se ha derrumbado, como tumba. El pie izquierdo ha caído en el fuego, la llama lamían la piel mugrienta de la bota, y por la yurta se ha difundido el hedor pegajoso.

Nadie conseguido comprender que había pasado; entró Farid, el hijo del comerciante-tártaro, conocido en el Kara-Otkel. Una takia negra invariable sobre su cabeza, en el pecho desde uno de los bolsillo al otro bolsillo una cadenita de plata del reloj. Tan acostumbrado de verlo Erken en la ciudad, asombrado de verlo visto hasta aquí. Está claro que él – estaba con ellos. Farid ha tendido la mano a Erken, y él dío un paso al patio.

Kaysar lo tiraba de la mano. Erken al instante se ha detenido para que los ojos se vayan acostumbrado a la oscuridad. En este momento se ha abierto la puerta que estaba frente a la gran yurta e, iluminaba aquella parte, apareció una muchacha jovencita con un chal negro de felpa en brillante-amarillo, en los volantes, del vestido. La luz sólo momentáneamente iluminó a la muchacha, y ella en seguida se escondió. Ella apareció como si ha llegado de las canciones de los bardos - tonkobrovaya y trémulo, tierno, como la gamuza orgullosa y obediente. El sueño vetusto del jinete del Cáucaso... Erken ha conseguido notar todo esto. Pero no le parecía que la muchacha era real, a la cual se le puede acercar, para hablar con ella. Esta era la belleza misma. Antes él trataba de imaginarse a menudo, como podría verse. Ahora él ya lo sabía.

Y Kaysar todo momento lo arrastraba hacía los caballos, que estaba amarrados de la correa en la yurta.

- ¡Vamos!, ¡agá!. ¡Rápido! Ellos quieren matarlo. Siéntate aquí en este. En este azabache, que ahora no se ni puede ver, el que tiene la estrella en la frente. Este caballo es de Toke, aquel taragote. Este no es un caballo, es el viento. Y yo en el blanco ... También es un buen caballo. ¡Vamos, sí, date prisa!.
A Erken le parecío una eternidad la que había pasado desde que había visto a la chica. Pero, obviamente, fue realmente un momento, ya que sólo ahora, fuera de la yurta vinieron los gritos asustados
-           ¿Lo ha matado? .. Toke, Toke, ¡despierta!
-           Agua, rapido ...
-           ¿Él a él? .. ¿Erkenbulan? .. - Este, preguntó el tártaro el cual había llegado, el hijo del comerciante.
Erkenbulan todavía poco consciente de lo que quería Kaysar, fácilmente saltó a la silla. Sí, probablemente. Estaba dispuesto a correr al fin del mundo. Para no quemar a los caballos, los jinetes primero les permiten ir al trote, y luego - al galope. De la yurta corrían las exclamaciones:

-           ¡Tras ellos! ¡Tras ellos!
-           ¡Lejos no se irán!
Y podían alcanzarlo. Pero Erken estaba completamente seguro de que nada a él le pasaría. A partir de ahora se encontraba protegido por la belleza misma.


3


Estos gritos, amenazas, maldiciones siempre estaban en los oídos de la joven. “Oh Alá, es posible que los alcancen” – repetía ella. Pero no, él tan guapo, tan valiente jinete. ¿Dónde estarán ellos?
En una gran yurta Aklima se acostó junto a su madre, pero no podía conciliar el sueño. Ella sonreía así misma en la oscuridad. Entonces otra vez le llegaba el miedo, y ella friolenta temblaba bajo la manta. El corazón le comenzó a golpear tan fuerte que Aklima tenía tanto miedo que la madre se despertó. Ella no entendía - ¿por qué, pero sentía: que el día pasado y la tarde pasada la hicieron a ella mayor para toda la vida.

Ayer al mediodía, ella y Kaysar fueron al lago por agua. Como habían ido tantas veces... En la vieja carreta crujiente con un barril con arnés delgados y todas las costilla a la vista de Atan. Del lado de la aldea Caucásica estaba el lago la orilla era empinada. Kaysar cargaba el agua en dos cesas y Aklima estaba de pie con el balde, llenaba el barril. A ellos les eran divertidos, y se burlaban de si mismos: Kaysar le pasaba el balde de tal forma que la empapaba a ella. Aklima en deuda no se quedaba a tras y ella también salpicaba a Kaysar. Bajo los árboles donde dormía el camello se formaba un charco, el agua abría una ranura y corría por un lado. El viejo Atan frunció el ceño y sacudió la cabeza vociferaba con enfado cuando el agua se derrama en su grupa.

Kaysar, desnudo hasta la cintura, se subió hasta los muslos las perneras, estaba listo para llevar el agua hasta la noche. Aklima ya toda mojado. Ella con un vestido estampado de colores se le aferraba al cuerpo de la chica mostrando las caderas firmemente tensas, el estómago y los pechos. Pero tal vez ni ella ni Kaysar no creía que tales travesuras habitualmente en bueno no acaban. Puede ser, que esto no lo sabían simplemente.

Aklima arrojaba a Kaysar una buena mitad del balde de agua y saltaba a la carreta.
-           ¡Tú mismo cárgalos, y tú mismo viértalos!. Y yo me iré, a secar el vestido. Aklima se fue. Kaysar, miró hacia el barril y encontró que estaba lleno sólo hasta la mitad. Kaysar continuaba llevando los baldes, no, no de reojos miró – a donde se había metido Aklima. Desde la carreta, él rápidamente pudo haber localizado a la chica, pero se había ido demasiado lejos de la orilla. Sobre el terso lago, parpadeaban sus manos blancas, el sol brilló de nuevo.
Kaysar salto, tiró el balde y se fue corriendo a donde ella, fastidiarla a ella, a asustarla. Corrió por el acantilado hacía abajo. Aklima en ese momento salía del agua. Esta fue la primera vez en su vida veía el joven un cuerpo femenino desnudo. El pelo suelto gustosos cubría el pecho izquierdo. Sobre el vientre, las caderas, las tersas piernas y bien formadas, como fragmentos de piedras preciosas, las gotas de agua brillaban.
Kaysar se congeló. Respiraba con dificultad y no pudo recuperar el aliento de ningún modo, él quería y no podía tragarse el nudo en la garganta seca. Aklima inmediatamente tomó el vestido que se secaba sobre la hierba y sentándose, se cubrió con el.
-           Oh, ¡desvergonzado!. ¡Vete ahora!
El joven se despertó. Rápidamente asintió vacilante y se alejó.
Ellos se criaron en la aldea Caucásica. Jugando juntos. Como todos los niños, pelearon, lucharon, se hacían la paz. Y de ninguna manera, tenía ni idea de que uno de ellos era un niño y la otra una niña. En los últimos cinco años ellos no se habían visto. Kaysar se encontraba en algún lugar de al lado. Y ahora aquí - de nuevo se han encontrado en la casa de Otarbay.
Todavía en la mañana, salían montando a caballo desde la aldea, ellos gritaban cantando. En aquel momento ellos eran todavía niños. Niños eran y entonces cuando se rociaban de agua del balde mutuamente, y el viejo Athan reprochaba moviendo la cabeza, mirando todo su alboroto. Y ahora que se ha roto la infancia, de una sola vez. El niño y la niña a algún lugar huyeron, para no volver nunca jamás. Había una chica. Había un joven jinete del Cáucaso.
En el camino de regreso ofendidos por tanto afecto por el cambio repentino, silenciosamente y se sentaron en la carreta, de espalda el unos al otros. Para Kaysar todo lo sucedido parecía un secreto tan profundo que no se permitió ni mirar a Aklima, pero por mucho que negaba con la cabeza, no echaba esta visión, de todos modos - ella estaba de pie delante de él, toda desnuda, bañada por el sol.
Akbala estaba fuera de la yurta, cuando los dos regresaron del lago. Ella solo echo una mirada a Kaysar y a Aklima, y, con el ceño fruncido, dijo:
-           ¡Kaysar!. ¿Qué es esto?. Quítatela a ella de la cabeza. ¿Lo entiendes?
Lo que el joven y la muchacha en vago sentían solamente, Akbala lo ha expresado bruscamente y seguramente. Y de esto se le hundió el corazón a la muchacha. Esto estricto “sácatela” hasta la noche le perseguía a Aklima, pegado como las algas a la pierna mientras nadaba. Todos el día Kaysar y Aklima se evitaron uno al otro. Como todo era asombroso... ¡Como es extraño!.
En la mañana había llegado a galope a la comuna de la aldea Caucásica un jinete y ordenó preparar dos caballos para algunos clientes importantes. Por la tarde llegó otro, y ordenó liberar a los caballos atados al rebaño. Antes del atardecer llegó Erkenbulan, y desde ese momento en la yurta Otarbay se apoderó de un sentimiento alarmante.
Akbala en una gran yurta amasaba masa.

-           Haber yo te ayudo – propuso Aklima.

-           Е-е, hermanita... ¡Tendrás tiempo!. Te casaras, toda la casa se ​​vá a caer sobre ti.

-           ¿Y él es un poeta?
-           , Aklima. Deberías haberlo visto, como la dombra, en sus manos tomó. ¿Lo oyes, la está tocando?
Otarbay apareció, todo rojo y sudoroso.
-           ¿Porqué andas corriendo? - Akbala lo notó con desagrado. - Debería estar avergonzado dejar solo al invitado.

-           No es nada. A él con la dombra le es más divertido que con el amo de la casa. Y él como un extraño, de repente me preguntó sin razón, de ninguna parte alguna, ¿cuántas personas van a entrar a mi cooperativa?,..
-           ¿Y tú que le dijiste?
-           Yo le dije -, por el momento yo solo, y un poco después me levanto pirkanshyka1.
-           ¿Y él qué te dijo?
-           Nada, se puso a reír. Resulta, que es necesaria hacerla en partes. Yo le dije - ¿cual parte? Como, se dice cooperativa sin parte? ¿De donde los fondos tomarás? Le dije a él, que dos personas me prometieron darme el dinero.

-           Así que él aprobó o desaprobó tu empresa?
-           Hey! Entonces él lo asiente, ahora también tú, mujer Se irritó Otarbay Yo mismo se lo que hago, mejor que tú, mejor que él. Parece que mi Mancur y Nankur2 no eres tú!
Él hizo un gesto con la mano y se alejó, pero no tardó en volver de nuevo.
-           El invitado dice que no cortemos al carnero.
-           ¿Qué, tú, antes de cortar al carnero, les pides permiso a los invitados?
Akbala se disparó, y la conversación con ella no presagia nada bueno para Otarbay. Generalmente, cuando Aklima observaba la vida familiar de su hermana, a ella se le perdía todo deseo de casarse. Akbala emocionada y encantada de saber que su huésped era un poeta. Si la aldea no hubiese emigrado a dzhaylyau quien sabe, teniendo en la yurta tal persona, ¿prestaría la atención al Otarbay insignificante?

1 Pirkanshyk - distorsionado: el secretario.
2 Mankur y Nankur - dos ángeles que siguen a la persona y la puntuación de sus acciones, el bien y el mal.

 

Los Kazajos veneran más por costumbre a los santos y al mismo profeta, cuyo nombre lo repiten sin temor apropiado. Prestando a los clérigos todos los signos de respetuosidad, no son nada, más que desprecio por ellos no tienen. Pero para el pueblo libre estepario no hay nadie más alto que el bardo - el poeta el cual es dada por Dios para hacer los poemas para que las palabras muy familiares adquieran un sentido inesperado del poeta, que se ha concedido el derecho de juzgar a las personas y sus acciones - ya sea la última persona pobre de los malos chapans, sé ti el Sultan ... Él los juzga en sus poemas y canciones en el cual la gente después guarda en su memoria, y que cuando están preocupados o consuelan, lo nombran ...

Akbala con la leche de la madre ha absorbido este respecto, por eso ella estaba preocupada ahora, por así decirlo como dignamente tomar al invitado extraordinario y, como cualquier otra patrona, teme que no será capaz de hacerlo. Y aquí todavía este tonto Otarbay murmura,  que el huésped no le permite cortar al carnero. ¡Como si ella tuviera a alguien en la casa que pueda establecer sus propias reglas de la hospitalidad!
En general, desde ayer Akbala no reconoció a su esposo. Él andaba como perdido y parecía un hombre que trataba de robar algo así mismo en la casa. Todo se le caía de las manos a él - en la mañana dejó caer un tazón de té. Hace dos días atrás, él se reunió con todos los nómadas en dzhaylyau, y luego cambió de repente su decisión.

Él ha explicado lo importante que es el hogar:
- Desde la comuna recibió un mandato. Que pasado mañana llegará un kemesar. Hay que prepararse para ellos con caballos frescos.
Y justo antes de la llegada le dijo a Kaysar, que él soltara a los caballos de vuelta a la manada.
Akbala no podía entender. Cuando llegó el joven guapo jinete del Cáucaso, ya estaba sentado en el otau, y ella aun estaba amasando la masa en la gran yurta, Akbala le ha preguntado al marido, sin esconder la irritación:

-           ¿Porqué tú, lugar no encuentras? ¿Sabías que nuestros huéspedes no sólo es un kemesar y un gran bardo?, ¿Sabías o no?
-           ¿Y a ti qué te importa? como habitualmente, mostró los dientes Otarbay en la masa de su mejor amasador, ocúpate de las cosas de mujer.
-           ¡No me enseñes a mí!. ¡Pero si tú sabías que este invitado será este bardo, sabías y no me dijiste nada, y otra vez lo lamentaras!. ¡Te enseñaré cómo amasar la masa!
La bronca habitual. Aklima se encontraba molesta de escuchar esto de nuevo, y ella salió de la yurta. El crepúsculo poco a poco se condensaba. El crepúsculo albergaba la estepa infinita, como si se corría sobre ella la cortina negra tenebrosa. En el lago llegó el graznido soñoliento de los gansos migratorios. Se hizo eco de los cisnes. Las ranas en amor languidez trajeron sus canciones. Y los mismos entre todos los sonidos naturales de la noche había una melodía que salía de los dedos hábiles de la dombra.
Aklima se estremeció ella no se dio cuenta que se acercó Kaysar, simple sintió que alguien la tomó de la mano.
-           Kaysar ... ¿Este eres tú?
-           ¿Y quién tú pensabas? - Le preguntó él con gravedad. Aklima no respondió. La dombra continuaba suavemente sonando.
-           ¿Y tú, su poesía sabes? - Kaysar rompió el silencio,
-           Algunas sé. -   ¿Te gustan?

Ella no dijo nada esta vez. Kaysar, con un suspiro, dijo:
-           ¿Quieres verlo a él? Al Bardo ... al Jinete ... ¿Deseas?
Él la tiró de la mano hacía el otau.
-           ¿A ti que? No te da vergüenza, es que - dijo ella, pero insegura y Kaysar, haciendo caso omiso de las objeciones la condujo a una pared de fieltro.
Aklima se apoyó en la ranura.
El Bardo en este momento estaba solo, porque Otarbay todavía discutía con su esposa. Más bien, el Bardo no estaba solo, estaba con la dombra. En este momento, tal vez, resignó nobles palabras acerca de la gente que sale a un nuevo camino sobre los pasos abruptos del tiempo, que hay que superar, sobre los halcones rojos cuyas alas no pueden abatir el fuego ... ¿Y tal vez el verdadero amor?

Él era aún más bello, que cuando él llego a la yurta y Aklima pudo echarle un vistazo a él.
De repente sintió un profundo agradecimiento a Kaysar, el cual - ella esto lo sabía, ella hoy se ha convertido en una niña mayor ella ahora se sacrificó por el hecho de que ella pudo ver de cerca al poeta.

-           ¡Kaysar, querido!. ¿Qué bueno eres? - apenas Aklima susurraba.
-           ¿Qué?. ¿En seguida te enamoraste?
Hoy, después de todo, y él se convirtió en un jinete del Cáucaso adulto.
Y después ... después vino el alboroto. Los cascos de los caballos rompieron la tranquila noche. Los jinetes hablaban en susurro hosco. De vez en cuando, como si sintieran el peligro en el lago los gansos graznaban.
Alguien gritó con voz ronca a un lado a Otarbay:
-           ¡No gimotees, tonto!. ¿O crees que a ti, semejante idiota, voy a preguntarte?, ¿qué debo hacer? ¿Lo que puedes y no puedes?. ¡Cállate y haz lo que te digo!
En la gran yurta brillante ardía el fuego en la chimenea, resplandor púrpura de las llamas bailaba en los ojos de las ovejas atadas de las patas. El anciano pastor, escupiendo a la viga de madera, diligentemente afilaba un cuchillo. Aklima para no ver la sangre, se quiso ir. Pero entonces vino corriendo muerta de miedo Akbala.

-           ¡Oy bay! .. Tenemos desgracia en la casa. Rápido, Aklima, escribe, a él: al bardo-agá, quieren matarle. ¡Escribe!
-           ¿Tú que? ... ¡Tú que, Akbala!. No puedo. Tengo miedo! ..
-           Escríbele – Ha ordenado Akbala, y era difícil oponérsele a ella, la misma Aklima solía depender de su hermana mayor. Ella escribió una nota.
Kaysar vino por Akbala:
-           ¡Señora!. A ti te esperan para servir la leche de yegua ...
-           Cuando vayas a servirle al bardo el tazón, por debajo se la pones, ... Ella le puso la nota en la mano de él.
-           Lo haré ...
-           Y luego, seleccionas dos caballos, los mas buenos. Te iras con él. ¡Mira, que el bardo-agá llegue seguro a la ciudad!
El viejo pastor no interfirió en su conversación. Continuó afilando el cuchillo, pero luego recordó Akbala la antigua creencia: en un momento en que alguien de la familia está en peligro, no se puede derramar sangre.
Deja eso - dijo al anciano. - Y el cuchillo - clávalo en el suelo ...
Uh, hijita, - dijo el anciano. - Veo que has olvidado cómo debemos de hacer eso. – Y él de forma brusca agudamente clavó el cuchillo, pero no en el suelo, sino que en la ceniza gris del borde del fuego.
En la tensión de los peligros inminentes Aklima temblaba y todo lo demás ocurría frente a ella como un sueño. Ella salía de la yurta y luego regresaba. La conversación en el otau se inflaba, y luego se desvanecía. Entonces se oyó un grito corto, y cayo algo pesado. Del otau salió Erken. Cerca de él se giró Kaysar. «Lo logré - felizmente le sonaba el corazón a Aklima - ¡Oh, todo poderoso! Ayúdalo, no lo dejes ... »
Y de repente el grito desesperado:
-           ¡Lo han matado!. ¡Lo han matado!
Aklima hacía afuera saltó de la yurta. Se escondió en la oscuridad - y dentro de un momento se escucho el trote apresurado de un caballo. El trote se alejaba. Aklima lloraba. A sus sollozos a corrido Akbala y ella la llevó a la yurta.
-           ¿Dónde está?. ¿Dónde está ese anciano? - Akbala no podía esperar más. Según la misma antigua creencia era necesario cortar en este exacto minuto a la oveja, en este minuto de liberación, para evitar el peligro de la persona a la que le amenazaba. Sacó un cuchillo y, sin sacudirle las cenizas, tomó firmemente a la oveja por la cabeza y le cortó con el cuchillo la garganta.
-           ¡Oh Alá!. Guárdelo ... Aklima, llorando, le asentía:
-           Oh Alá , ¡Oh Alá!..
-           No llores. Kaysar eligió los mejores caballos ... Poco tiempo después se hizo el silencio. Dos de ellos salieron a su persecución.
El resto se llevaron a Toke, lo pusieron en el coche, en el cual llegó Farid – el mismo Toke no podía caminar, se torció la pierna en la caída y se quemó en el fuego. Fue llevado al médico de la comuna.
Aklima se acostó junto a su madre. Pero justo antes del amanecer, a ella se logro olvidar el sueño ligero, que no trae ningún descanso, y ninguna paz. ¿Lo alcanzarían? .. ¿No lo alcanzarían? Esta pregunta le atormentó durante toda la noche. Cuando abrió los ojos, su madre y Otarbay estaban sentados junto a la chimenea. Y afuera fuertemente, y para ser escuchada en la yurta, insultaba Akbala:
-           Yo pensé – ¡que pasamos una negra desgracia! Y él resulta que, y otra mala marranada ha pensado. ¡Vive - todo el tiempo lamiendo las nalgas de otras personas!. ¡Hembra!. Tal - tocado en la cabeza, y que nadie se atreviese a decir palabra alguna!. ¡Maldita sea, tal vida!
Su voz se acercó. Se pudo ver que para Akbala no le fue suficiente solo derramar su ira y su dolor. Continuo riñendo, ella entró en la yurta.
Otarbay sin recurrir a ella, dijo:
Cuando Alá quiere castigar a los mortales, él envía a su mujer tonta. ¡Escucha, idiota! ¿Has olvidado sobre la amenaza que dio el labio leporino?. ¿Se te olvidó?. Él prometió que nos borraría de la faz de la tierra.

¿Y ya estás temblando?. ¡Escúchalo más a él!. Les conozco, a ustedes todos los que tiran de las cuerdas enredadas. ¡No es de extrañar que dos días flotabas como si tuviera un erizo bajo la nalgas!. ¡Tú lo sabias de antemano todo!.
-           ¿Tú crees que consultaron conmigo?.
!Callado uf!. Yo todo lo que piensas adivino de antemano. Te ganas los favores de ellos, para que te quedes con la cooperativa ... ¿Estás a favor y a Aklima quiere meterla en esto, verdad?.
-           ¿Y tú, te imaginas que tan fácil llegar a ser un cooperativo?.
Aklima, la cual yacía con los ojos cerrados, ella se estremeció. Ahora se trataba de ella. «La metiste, dijo Akbala. Sin duda, Otarbay al que vas a darle en matrimonio, no será ni parecido como este bardo con ojos soñadores y valientes.
La anciana - la madre de las dos hermanas - suspiró y se vio obligada a unírsele a la conversación:
-           No lo sé, no se si es fácil llegar a ser cooperador o difícil llegar a ser cooperador. Pero escucha, mi yerno. Usted puede incluso llegar a ser sultán, sólo por el bien de Alá no nos involucre en su cosas, no nos venda. ¡Levántate, Aklima!. ¡Vámonos de aquí, hijita mía! Levántate ...
Esto a Aklima no le fue necesario que le repitieran más. Ella misma sabía, que había que marcharse tan pronto como sería posible.


4


La aldea se ha quedado atrás, en la niebla. Ellos han espigado en el camino que conduce a la ciudad. Kaysar detuvo a su caballo y Erken también tiró de las riendas. Detrás, por la parte del lago, se acercaba el chacoloteo de los cascos - estos son los perseguidores también llegaron al camino principal. Con el oído experimentado no le era difícil de determinar que en su persecución salieron dos. Dos, esto no es tan terrible, pero en realidad probablemente armado,
!Oy bay!. Esta corneja galopea, con voz ronca dijo Kaysar, que, por supuesto, conocía a todos los caballos famosos de la zona.

-           Aquí no tenemos caballos, por lo cual no nos alcanzarán. Debajo de las axilas dos agujeros en él. La fatiga no la conoce, aunque el día y la noche galope. - Kaysar estaba contento de la oportunidad que tuvo de demostrar su conocimiento a tal persona famosa.
-           ¿Y qué tipo de agujero es ese?.
Los agujeros como los agujeros. Algo así como las branquias de los peces. El respira profundamente por ellos, y por eso, la carrera de él es tal. Eso es todo lo que sabemos.
No importaba que tan peligroso era su estado, pero Erken no pudo evitar la sonrisa burlona y,  Kaysar en la oscuridad no lo notó:
-           ¿Y que haremos ahora? .. - Preguntó Erken.
-           Tendremos que salir del camino. Adelante por las colinas está el invernadero Elemes. Y detrás de él, - Ulykul, Kisaktam, Buratal, Tas-Becket, a partir de ahí con los ojos vendados llegaremos a la ciudad. - Vamos, bardo-agá!
Kaysar giró a la izquierda y se fue. El caballo con una estrella en la frente, en el que iba Erken, enrojecido y furioso, también, partió al galope. Kaysar acercándose, les advirtió:
- Agá, suelte el caballo del galope ... Entonces no se oirá el estampido.
Kaysar y Erken se habían distanciados bastante del camino principal, y ya ahí pasaron dos de los perseguidores.
Kaysar no encontraba el invernadero. - ¿Dónde está Elemes, y donde está Ulykul ... La niebla era más densa, la oscuridad más espesa. Erken por el comportamiento del muchacho se dio cuenta de que no sabía a dónde ir, y se avergonzaba delante de él. Él espoleaba cada vez más a su caballo, lo llevaba desde una dirección hacía la otra. Y la estepa sorda, callada es malévola se ha agazapado en la oscuridad. Ni sonido. Ni luces, incluso ninguna estrellas les parpadeaba desde el cielo.
Agá, me perdí - admitió Kaysar finalmente agotado.
Bien - lo consoló Erken. - Hasta la mañana algún lugar llegaremos. Dejemos de galopear, o vamos a quemar a, los caballos. Mi azabache todo el tiempo intenta girar a la izquierda. ¿Puede ser que los soltemos? .. A algún lugar nos llevarán. ¿Eh?. ¿Como tú piensa?
Vamos, soltémoslos. ¿No tengo en nada que pensar?, * a mí la mollera se me ha mareado de vagar alrededor.

Erken soltó las riendas. El azabache hizo una pausa, como si comprobara si se le proporcionaba la libertad, o esto solo le parecía, y luego se fue, tomando a la izquierda.
Para Erken ya no hubo una noche tenebrosa en la estepa. Él se fue en sus pensamientos. Sobre el destino del cantante Birzhan pensó el poeta, sobre, el destino de Birzhan, quien recientemente tuvo una colisión contra el labio leporino, al cual le llamó padre. Según la leyenda que al final de su vida el quedo loco, y Aján-ser también perdió su mente. ¿Por qué? .. ¿Por qué todas, la gente talentosas, destacadas acaban tan tristemente?.
¿Que podía entender de sus vidas, este rudo, malvado Toke? Toke, el cual, estaba acostumbrado a considerarse solamente con la fuerza... Pero algo de sus palabras ha explicado a Erken ¿por qué Birzhan después de aquel caso con el incesante terrateniente a través del servil poshtabae nunca se recuperó: “Por la angustia se volvió loco”, - dijo Toke. Y como garn Birzhan, el popular favorito, el ruiseñor del arco nostálgico, si ante los ojos de la gente lo comenzaron ha azotar con el látigo del tal recadero! ¿Cómo pudo entonces componer las mismas canciones soberbias, sutiles y suaves?. Lo cual, en realidad, para el poeta es la diferencia entre la tristeza y la locura?. ¿Y cuál de los mejores poetas de la estepa pudo escapar de un destino similar?. Ni Birzhan-sal o Ajan-seri, ni el mismo, Abay.
Erken quería escribir un poema sobre Birzhan. Él se sentía con la suficiente capacidad y habilidades que - después de muchos versos - asumir un gran hecho. El argumento para él estaba claro. Él no iba a retroceder de aquel verdadero incidente que ocurrió hace mucho tiempo. En el día de festejo de la comuna de Zhanbota – la dombra de Birzhan hizo que la gente se alegrara, se pusieran triste, pensando en su vida. Y el mensajero de otra comuna, rival de Zhanbota, llama al cantante a donde su patrón, él se negó, y poshtabay lo golpeó con el látigo, arrebatándole la dombra de sus manos. ¡Zhanbota no lo defendió a él!. Palabras ofensivas desataron sobre él Birzhan: “¿Cómo pudiste permitir que el malvado poschtabay ante todas las personas me haya golpeado con el látigo?”
-           ¡Oy bay, agá! No, no cantes tan alto - escucho Erken la voz de Kaysar.
-           No lo haré. Se corto, - dijo él. “Zhanbota” llamaron a esa canción la gente. Hace mucho tiempo que no viven con enemistades entre las comunas. Poshtabay también se encuentra en la tierra, y nadie sabe dónde está su tumba, se desvaneció como un perro ... «¡Tú humillar, Zhanbota, a mi le has permitido!. ¡Tú en la suciedad me pateaste, al cantante, has permitido!» ¿Quien recordaría ahora que era al tal Zhanbota? «¡ Tú en la suciedad me pateaste, al cantante, has permitido!» - cuanto hay en las palabras de Birzhan desesperación, dolor, e ira. Él ha condenado a la deshonra eterna a poshtabay, y a su hijo, Toke consciente de ello, y por eso y se enfurece, sin embargo, trata con todo su tipo mostrar, que le da lo mismo esta deshonra. La ira de Birzhan dio a luz a las palabras, y las palabras arrastraban la melodía que hoy suena el enjuiciamiento. No acaba con la rabia con que se ha ido el tiempo de la comuna. Aún queda mucho trabajo por hacer para hacer la vida más limpia y brillante, como un río en el desierto.
Y quién sabe - tal vez la ira y la desesperación de Birzhan redoblaba por el hecho de que durante el canto y los enfrentamientos con poshtabay lo han mirado furtivamente los ojos de alguien rápidamente, asombrado... ...
-           Dígame, agá  - interrumpió el hilo de sus pensamientos Kaysar. ¿A este taragote con el labio roto, este Toke – lo has degollado?
-           ¿Cómo? ..
-           Él ha caído así, como muerto...

-           ¡No, en que tú piensas!. Yo le pegué con la mano en el costado en la sien,
-           ¿Y qué? ¿Él se murió?
-           No, él solamente perdió el conocimiento. Luego se despertará.
-           ¡Es una pena!. Había que haberle dado de tal forma, para que muriera. Dicen, que este bandolero no le vale nada derramar la sangre humana. Pero ahora, tal vez por lo menos cojo quedará. Si Dios quiere, el tendón se le quemó ... Pues su pie cayó directamente en el fuego.

Erken miró hacía su dirección, pero la oscuridad antes del amanecer, se profundizó, y él no veía ni la cabeza del azabache frente a él, y mucho menos a su compañero. *
El muchacho se que callado, Erken y enseguida se olvidó de la breve conversación con él. Ante sus ojos, la chica apareció en la entrada de la yurta, levemente iluminada por las llamas, pero aún lo suficiente como para verle la cara y la tristeza, y una sonrisa fugaz, y el miedo contenido. ¿Cuántos diferentes sentimientos? -. Y en una fracción de segundo, puede expresar el rostro. A él le gustaría pensar que se trataba de su llegada y que ella estaba encantada y asustada - por el aquel peligro al que fue sometido.
-           ¿Mira, la nota que escribiste - Preguntó Erken.
-           ¿Qué hay?. Yo soy iletrado, - ha respondido invisible Kaysar -. Nosotros tenemos de invitada a la hermana menor de la patrona. Y Akbala-apa ella le obligo. ¡Akbala-apa, ella es una testaruda, sus ojos todo lo ven!. Y su hermana al principio no quería escribirlo. Lloró. * ¿Comó?, ella le ha dicho, como puedo escribirle estas palabras: bardo-agá, quieren matarle:
Kaysar no ha advertido en llamarle a ella con su nombre, y Erken le era incomodo en preguntarle. ¿Y tal vez es mejor que él no sepa su nombre?. Seguirá siendo para él un símbolo de belleza, bondad, feminidad. ¿Y por qué – quedará siendo?. ¿Acaso ellos nunca más se encontraran?.
La oscuridad comenzó a dispersarse. Adelante – sobre la orilla del lago pantanoso – se apretaban de gente las yurtas de la aldea Caucásica. Cerca de ellos vagaban las vacas de diferentes colores, pastaban al lado las ovejas y las cabras. El azabache de Erken se ha estremecido, se ha ido a trote ligero orgulloso, aunque detrás de él no le fue una noche fácil, del largo camino.
Kaysar inmediatamente se alarmó.
-           ¿De que es su azabache se ha alegrado así? Él no nos hubiera llevado a su aldea Caucásica. ¿Puede que no pasemos, agá? ¿eh?. ¿Volvamos?
Erken no ha conseguido contestar. El azabache relinchó, con la cabeza echada en alto.
-           Sí, está bien, - dijo Erken -. Aunque conocemos el camino hasta la ciudad.
Al trote del caballo sobre el relincho del azabache de las yurtas las personas salieron. Miraron a a los viajeros desconocidos. ¿Por qué no iban hacerlo?. Desde los tiempos inmemoriales, a los kazajos no les es costumbre levantarse a esa hora de la madrugada – en el este no ha bermejeado todavía, solamente han salido algunos colores en el cielo.
De las yurtas estaban ya cerca. Ya era posible escucharles:
-           Apyrauch mire, aquel azabache – ¡es el nuestro!
-           Nuestro, nuestro. Mire - la estrella en la frente.
-           Sólo que - ¿quienes son esta gente?

1Apyrau - exclamación de sorpresa.

Mientras los jinetes llegaban, los hombres han conseguido irse. ¿Quienes están en la yurta?, ¿quien está detrás de la yurta?. Pues, como saber, ¿y quien todavía, puede ser este jinete con ropa de ciudad?, ¿que a él, aquí le pueda ser necesario?. Las mujeres se quedaron solas – y querían husmear quienes eran los viajeros y que ellos les irán hacer. En tales tiempos - a veces es mejor cuando en la aldea Caucásica no hay hombres.
De la yurta larga gris salio una mujer al ver a los extraños, vociferó:
Oy señor! Oy señor!. El caballo ha llegado, y el patrón no está!. ¿Dónde está el patrón? .. ¿A dónde lo han dejado?. ¿Lo han Matado?.
Oh, ¿y tú, qué, eres su esposo, lo conoces? - dijo con calma Erken -. ¿Quién va a matarlo?. ¿Qué, él es un bandido o barymtach1?
¿Qué quieres decir?. Una persona como todos los demás. ¿Está vivo o no, mi marido?
Vivo, vivo. Pronto él llegará aquí.
De la misma yurta salió un niño harapiento de unos diez años. Se ha estirado, se rascó la panza y, torciendo la boca, miró a los viajeros. De pronto él: agarró al azabache por la brida.
- ¡Al suelo, al suelo - gritó -. ¡Es nuestro caballo ..!. ¡Es nuestro!. Vamos bájese, no tiene nada porque cabalgar en nuestro caballo!.

Kaysar moviendo su caballo y empujó al chico, Erken se dio cuenta del hombre que cuidadosamente se asomaba con precaución desde la yurta * tratando de ver mejor a los invitados sospechosos para oír, que de nuevas traen, él ha llamó a este hombre y preguntó en detalle, que pueblos vecinos de aquí se encuentran, y donde está el camino que va a la ciudad. Se encontró que ha cinco millas está el poblado ruso.
- Zhengey 2, termina, - dijo Erken a la mujer que continuaba lamentándose. - a ninguna parte tu marido se perderá. Y a su granuja no los llevaremos. Llegaremos a la aldea, y devolveremos allí a sus caballos, y él los traerá de vuelta.

1 Barymtach - aquel que ha estado robando el ganado. 2 Zhengey - aquí: tía, tía.

Habiéndose alejado, Erken se voltio a mirar, si alguien no los perseguía. Aquella aldea Caucásica, por todo se veía, no muy tranquila ... una aldea Caucásica de bandoleros. Pero entre la yurta gris y las otras como doblado en un montón de estiércol seco, estaba tranquilo. La gente miraba tras de ellos, y al parecer, ellos discutían, la aparición inesperada. ¿Quizás nos consideraban, cómo los amigos de Toke?
El niño, su guía, se comportaba como un lobo feroz, como que fue hecho prisionero. Erken pensó – lastima el chico, es una lastima, el cual había nacido en una familia en que la sangre de su abuelo, el despreciable poshtabay fluye por sus venas. ¿Y el padre? ¿Qué se puede aprender de un padre así, como Toke?
Lo que no excretó este muchacho por el camino. Él tomó desde la parte trasera la garganta de Kaysar y no bromeaba en estrangularlo. O, con destreza hizo encorvar, a la batía al caballo por el talón en la ingle. El blanco resistió, rehuyó, galopando salvajemente. A Kaysar, por supuesto, no le era tan fácil tirarlo de la silla. Pero estaba cansado de ella, y una o dos veces arremetió de nuevo el látigo en los muslos al descubierto del pilluelo. Aquel gritaba, silbaba, chisporroteaba, reñía a toda la estepa. Luego se echó a reír y chilló triunfante comenzó todo de nuevo.
En el poblado, cerca del edificio del Consejo local de obreros y soldados, los jinetes desmontaron. El hijo de Toke, se sentó en el azabache y se llevó al segundo caballo de las riendas, como de despedida gritó:
-           ¡Hey, ustedes!. ¡Sus padres soy yo! .. Y mi padre les encontrará a ustedes – ¡vivos no quedarán!.
De la aldea a la aldea ... contrataban caballos refrescos, y Erken y Kaysar sólo por la noche llegaron a la ciudad, de Kara-Otkel. A lo lejos, en otra dirección se llevaron al azabache que llevaba la notable estrella en la frente.
No yéndose a casa, Erken se fue inmediatamente a la editorial recientemente abierta del periódico Kazajo “Tirshilik” «Life»). En el camino, sin darse cuenta, le llamó la atención: algo que habían muchos borracho ya en el pueblo. Y mañana alguna fiesta ortodoxa. Y los ruso tiene un proverbio: quién en día de fiesta es feliz, aquel es borracho en vísperas.
En la editorial estaba la secretaria sentada - Karim. Uno de las dos personas, que junto con el director componían todo el personal. Ellos estaban en servicio alternativamente, uno de día y el otro por la tarde. Así que siempre había alguien que pudiera aceptar al visitante, hablar con él, ayudar a escribir una nota. Salarios no habían. Ni para el secretario ni para el editor.
Aunque Erken, como un verdadero hijo de la estepa, por lo que estaba acostumbramos a la silla de montar, pero ahora estaba tan feliz al sentarse en una silla, que, al menos, no se agitara bajo él, y no se esforzaba por irse hacía un lado.
Karim sacó la cabeza de la humedad, olor a galeras del tinte tipográfico.
-           Ah, apareciste, ¡un nómada incansable, poeta, editor, Comisionado de Educación!. ¿Y, por todo el mundo has creado, en todos las aldeas Caucásica, el gobierno soviético?
En todas partes, en todas partes, no es lo que necesitamos - en tono, le ha respondido Erken.
¿Y entero se ha quedado?
-           Casi que ... Mira, Karim ... Aquí está Kaysar .. y él me ayudó a salir de un gran problema. Y por eso a la aldea él no puede regresarse. Tú acepta al muchacho al trabajo. Y que viva  por el momento donde tú, ya tú sabes a mi ama.
-           Yo puedo aceptarlo. ¿Y, tú eres competente? - Se dirigió ella a Kaysar el cual humildemente estaba en cuclillas junto a la puerta.

-           No... todavía no he estudiado. Erken intervino:

-           Analfabeto. - Bueno, ¿y qué?. Tú le enseñas a leer y escribir y al mismo tiempo y lo capacitas.

Está claro, - ha dicho Karim. - y bien, Kaysar, serás mi suplente. ¿Estás de acuerdo?. Toma aquí este papel y sal de la tipografía. Como salga, doblarás a la izquierda. A la tercera casa de aquí. Allí está el cajista, es el anciano, Gizzat-agá. A él solo darás.

Kaysar ha saludado y así hecho a correr calladamente a cumplir el primer encargo de redacción.

-           Y ... ¿Ahora en casa estarás?. ¿Escribirás sobre el viaje?
-           ¡Por supuesto!. Algunos en la aldea Caucásica tienen la esperanza de que - nosotros por mucho tiempo no estaremos por ahí. Tenemos que acongojarlos. El artículo saldrá. ¿Y mis poemas lo recibiste?
-           Dos están en la edición de mañana. ¿Y el tercero? .. Si quieres, golpéame, Si quieres - mátame, pero esto es una ilusión, y no un verso!
!Mira-como!. - Erken ha fingido sorpresa -. Bueno, yo deliberadamente envié los tres. Y, resultas, que has aprendido a comprender los versos.
No necesitaba preguntar cuál de los tres Karim rechazada. Él mismo sentía que en aquella poesía de la palabra han resultado indolente, inexpresiva, las líneas tropezaban, como los caballos que se han importunado, y no expresan el hecho de que el autor quiso decir. Pero las bromas, por las bromas aparte, para Erken, Karim era siempre la primerísima escúchatele y amante de la poesía, amable y exigente, que nunca perdonó las líneas sin éxito, la mala rima o los pensamientos vagos.
Ellos intercambiaban noticias y hablaban de qué materiales van a la edición de mañana, y que iba a escribir sobre este viaje Erken.
-           Ahora ve, - dijo Karim y otra vez se inclinó sobre las galeras. - Por el bien del más viejo Alá no me molestes. A donde esto servirá, para que el trabajo sufra por habladurías acerca de algunas versillos. Patalea pronto a tu Consejo revolucionario (consejos locales de diputados) a donde sus comisionados. Ellos ya están roncos de sus controversias.
En el consejo Erken encontró casi las mismas conversaciones de hace dos semanas. Inmediatamente se le dijo:
-           Hoy estamos deliberando, y alguien tiró una piedra a la ventana. Allí, tumbado en un rincón, un adoquín ... aterrizó. Efraín sentado ahora con los ojos vendados, al igual que después de una buena juerga. Bueno, al menos no le lanzaron una bala.
¿Qué tienes que ver ustedes con mis ojos?. Yo, umm soy de ustedes, los diablos, no pagan por su ojo que exijo. Vamos, al final acordemos: vamos a hacer kupchishek (mujer de la clase mercantil) y todos los otros ricos a abrir sus tiendas ..?. ¿Los obligamos o no, yo les pregunto?
¿Y cómo vas a obligarlos?. ¿Fuerza tú tienes, para a ellos imponerles?
Entonces, vamos a crear nuestro batallón.

-           ¡Dios mío, eso es suficiente!. ¡Y de donde sacaras las armas?. ¿Con qué les vas a alimentar a los combatientes?
-           ¿Sobre qué hay que discutir?. ¿ Pan necesita la ciudad?
-           Es necesario.
-           ¿Se necesita queroseno?
-           Por lo tanto, todo esto está encerrado en los almacenes de la burguesía.
-           Y sin ti esto no lo sabíamos.
La situación era realmente difícil, si no - desesperada. Ferrocarriles no hay. No hay conexión con la distante Rusia revolucionaria, la estepa en un pequeño pueblo abandonado – también no hay, kerosene., cerillos, combustible, sal y pan, ¡pan! .. A las conversaciones - todo esto no aumentó. El Consejo revolucionario aprobó la resolución: para eliminar los productos que los comerciantes escondían hasta para los mejores tiempos. Pero aceptar la decisión fue más fácil que ejecutarla. El Consejo revolucionario cubrió de impuestos a los ricos para un total de tres millones de rublos. Logró nacionalizar los molinos de viento, de vapor, hidráulicos, - pero la disminución de las existencias de grano se derretían. Moler no había nada más. Todos los establecimientos administrativos se encontraban bajo el control del Consejo revolucionario. Pero la situación seguía siendo preocupante, según tenía entendido Erken después de regresar del viaje por las aldea Caucásica.
Se quedaron hasta pasada la medianoche, por lo que a nada y no llegaron a un acuerdo.

5


Erken tranquilamente se fue a casa paseando por las silenciosas calles de la noche.
Las luces en las ventanas de las casas hace mucho se habían desvanecido. Sólo una casa se encontró, con la luz encendida. A partir de ahí venía la voz, alguien empezó a tocar una canción, pero luego se interrumpió.
Así es aquí, hasta tarde sentados en Omsk, donde estudió Erken. Sólo las disputas eran diferentes. Sobre la poesía. Sobre la belleza. El coraje y la humanidad. Acerca de los poetas y artistas que se han convertido en la voz de la gente y los ojos.
¡Cuánto pico se rompió en nombre de Mona Lisa! El gran Leonardo estaba enamorado de su creación, y nunca se separó de ella. Otros han tratado de explicar su adicción sólo admiración por la belleza de las mujeres, la atracción a la perfección. Artista hecho - una persona real, y su pecho cálido corazón del hombre.
Pero la controversia, en general, no se trataba de eso. En la cara triste de la joven mujer que acaba de perder a su marido, sólo un momento ha pasado, esbozó una sonrisa y una sonrisa enigmática por esto durante varios siglos, la gente se rompían la cabeza. Y Erken atormentado por encontrarse con unos hermosos ojos oscuros. En cuanto a él, resolvió el enigma. En la vida cada día, cada hora es inconfundible. No por una horma son cortados. Y en la vida de la persona no es sólo de placer, no solo de dolor. La sonrisa apenas perceptible en la cara de una mujer de duelo - que era lo más importante para el artista, y Erken estaba tan seguro de ello, a pesar de que Leonardo compartió con él las intenciones más íntimas, la creación de una Mona Lisa ... ¿Por qué sonreía con una sonrisa gentil fugaz de mujer joven triste?. ¿ Los mejores días del amor perdido que recordaba?. ¿El resplandor o la esperanza para el futuro?. No se sabe, y nadie nunca lo sabrá. Pero sólo se han separado de la condensación las nubes de la pena, y se dirigió a ella su tenue rayo de sol. “¿Y por qué ahora te ha venido a la mente la Mona Lisa?” - hizo un llamamiento a Erken, el mismo Erken.
Para sí mismo no tenían sentido que ocultarse: la chica desconocida, brilló por un momento fuera de la yurta, iluminada por una débil llama, ella, en el que en su rostro se reflejaba el miedo, y la esperanza, la alegría, y la duda, - aquí es donde le ha traído los recuerdos de Omsk de la Mona Liza, de Yokonda inmortal, que es lo que inspiró los recuerdos en Omsk de Mona Lisa, Mona Lisa la inmortal. Todo el que escribe - ya sea grande o pequeño, debe tener su propia, Gioconda. Él no sabía el nombre de esa chica y nunca ella lo verá, tal vez, ya no se encontrarán, pero que bueno, que ella existe, y ahora - allí, a la orilla del lago Kzyl-Mola - contenta de que el bardo pasajero y Kaysar lograron escapar de sus perseguidores.
Cuando llegó a casa, Erken bebió un vaso de yogur frío, abandonó a la dueña de casa y se sentó a la mesa. La lámpara cinco-reglas apenas parpadeaba, reduciendo a un rincón sombrío de un mundo enorme, que podría acomodarse a sí mismo y el misterio de la Mona Lisa, y el taragote con el labio leporino, y una bella joven en la casa del bizco Otarbay, y la mejilla golpeada de Efrem, y las conversaciones en el Consejo revolucionario, sobre el pan y las armas.
- Acuéstese, Comisionado, gruñó detrás del tabique la dueña de casa. - Ya sabes, ustedes no dará hoy kerosene ...
Erken no dijo nada. Él solamente un poco ha disminuido la mecha y ha acercado la lámpara más cerca. No quería dormir, a pesar de que pasó casi un día en la silla de montar. Él sabía por si mismo este estado de receptividad, cuando las palabras comienzan a aparecerle - una palabra tras otra, y nacen de la imagen, el pensamiento, el sentimiento ...
Parecería que, él iba a escribir acerca de una chica que le ha sorprendido su imaginación. Sin embargo, en la hoja, él un pedazo de escritura árabe, derivaba “Pan”. Él pensó en aquel pan, que yacía en los almacenes, y pasaban al lado las personas hambrientas .., por el pan, escribió él, y las líneas se levantaban en la hoja - línea por línea, y aún así, era un poema acerca de una chica, tal vez - para una chica, porque de vez en cuando Erken se apartó y trató de imaginar que cara iba a poner ella, cuando leyera esta línea aquí o aquí esta la cinco-regla triste se ha puesto sorda,  cuando el terminó sobre el pan. Pero no se detuvo Erken no podía, y la propia mano llevó en otra hoja “el lamento de la lámpara”. El llanto de la lámpara que centellaba de una manera opaca, que se extinguía, desangrada - pedía permiso al papel.

Llamaron a la puerta. Una vez, dos, tres veces ... Se daba la vuelta en la cama la ama de casa.
-           Señor Comisario, tú mismo ve y abre. Otra vez, exactamente, tus amiguitos. Así que ayer vinieron. Diría que no, vagaron por la noche. Y me temo que...
Erken entró en el pasillo. ¿Que es lo que ha sucedido, que el Consejo revolucionario no podían esperar hasta mañana?. Él echó hacia atrás el cerrojo, y de prisa escribiendo las líneas se dirigió hacía atrás ...
-           ¡Alto! - Se escuchó detrás de él.

Se estremeció de sorpresa. Se dio la vuelta. Dos armados estaban en la puerta, con ellos, ¡Farid de ojos saltones, rápidamente él llegó de Kzyl-Mola devuelta a la ciudad!. Ya ahora, entonces él no extendía la mano para el saludo ...
-           ¡Estás bajo arresto! .. ¡Se terminó su Consejo revolucionario!
Con la última llamas de la lámpara en su habitación Erken ha puesto dinero sobre la mesa para el apartamento. Farid vio el papel se acercó, tomó el papel en el que estaba escrito “el pan” y el otro - con el inacabado “Lloran las lámparas”. Se volvió hacia Erken:
-           ¿Pensaste si te has escapado de Kzyl-Mola, entonces del todo en absoluto te has ido de nosotros? .. ¡Aquí toma el pan! – Él lo ha plegado y le mostró las migajas ¿“Llora la lámpara”?. “Ella nació para brillar a la gente ...” ¡Ho!. ¡Bardo!.
Erken callado. Él ni no ha pronunciado una sola palabra desde aquel minuto, como el grito agudo:, “¡Alto!”. Lo arrebataron a él del mundo de la poesía. Desde la calle – desde lejos - se produjo un disparo solitario de rifle.
Las hojas con los versos Farid se ha embolsado. Al menos los versos no se perderán. Erken todo ahí lo recuerda de la palabra y hasta la palabra.
Los caballo galopaban en la calle, que se movían en grupos de hombres armados. “¿Llegó a su fin el Consejo revolucionario?”. No, estás mintiendo, ¡Farid!
-           Marcha adelante, señor Comisario. ¡más rapido!. ¡Al reino de la libertad!. En la salida de la casa el látigo azotó con dolor a su cabeza descubierta. La punta golpeo la frente, y el goteo de la sangre caliente inundó su ojo izquierdo, corrió hacia las comisuras de los labios. Esta es la primera vez en la vida de Erken que supo el sabor de su propia sangre, que era salada ... Esta es la primera vez que alguien se había atrevido a levantar el látigo – lo hizo Farid hijo del comerciante, un fuerte y valiente contra un hombre desarmado.

1Azan - llamando a los musulmanes a la oración.

Se hizo ya claro. La campanada maleable envolvía la ciudad. Desde el minarete de la Gran Mezquita en la plaza principal solemnemente sonado azan1. “¡Alá akbar! .. Alá akbar .. “Hoy no se contradicen, y asentían uno a otro - la voz de los eternos enemigos de la iglesia ortodoxa y de la mezquita musulmana. Parece que nadie no ha dormido esa noche en la ciudad. La gente se amontonó en la calle, y un Erkenbulan pandemónium, probablemente observaba, tal vez, como solo aquel día, cuando aquí llegó la noticia del derrocamiento del Zar (rey) blanco.
En la plaza han echado a muchos de los detenidos de todas partes de la ciudad. Era terrible ver: a ellos: golpeados, ensangrentados, hinchados ... Ropa desgarrada. Erken de alguna manera no se le ocurrió que no debe verse mejor.
En la multitud había muchos de los cuales solamente ayer afanosamente extendían el gorro, reunidos en la calle con uno de los del Consejo revolucionario. Los dueños de las fábricas y talleres de cuero, comerciantes, militares - todos ellos llegaron a la plaza para disfrutar del espectáculo de los vencidos, ya que los consideraban como el enemigo. Y cada uno se esforzó de tirar un golpe, a los prisioneros, golpear de tal forma que los dientes se le salieran, y que la sangre le saliera de la nariz ... A las personas demacradas les escupían y callaban.
A Erken lo agarró por el pelo el comerciante conocido y que latía de rabia, mientras el centinela no lo echo para no retrasar el movimiento de la columna. Pero él se las arregló para - llevarse un mechón de pelo, un par de botones, romper el cuello de la camisa.
Hace seis meses atrás, Erken vivió un mes en la casa de un comerciante, que tenía una hija: La moza mullida con un cuello corto y pechos como campanas de la iglesia. Con las mirillas  aceitosos miraban dulcemente los hombres, que pasaban de largo apresuradamente, si se encontraban con ella en la calle. El comerciante abiertamente metía a la fracasada hija al inquilino, a él le pintaba los encantos y la alegría; al cual esperaba que vinculará el destino de su hija. Erken escupió, y abandonando el apartamento. Y ahora el comerciante ajustaba las cuentas con él por el insulto.

Erken callado. ¡Pensaba debemos resistir, cueste lo que cueste!. Él creía, él sabía que este aun todavía no era el final.
Lucha, lucha no por la vida sino por la muerte, que todavía estaba por delante. Y las prisiones largas de nueve meses y de nueve días - también estaban adelante.
El capitán-teniente de los serbios, monárquico por convicción, interrogó a Erken. En la mesa frente a él estaba un látigo elegante fino de fusta.
-           ¿Usted es un bolchevique?
-           Bolchevique.
-           ¿Comisario?
-           Comisionado.
-           ¿Y todavía, me parece, que el editor de un periódico?. ¡Parece ..!. ¿Por qué esto a él le parece, cuando por todos en el Kara-otkel es auténticamente conocido que Erkenbulan es el poeta y el redactor del nuevo periódico “Tirshilik”.
-           Sí, soy un editor. No es una mentira.
-           ¿Está luchando por el poder soviético?. ¿ Reconoces que habéis encabezado el pasado congreso de los Consejo revolucionario?
-           Y nosotros esto nunca lo escondimos.
-           Y entre los que disolvió el zemstvo (administraciones locales y provinciales dirigidas por la nobleza y la burguesía en la Rusia zarista), ¿fuiste tú?
-           Sí, fui yo.
-           ¿Por qué estás en contra de la zemstvo?
-           Debido a que la zemstvo juró lealtad al gobierno provisional y ha exigido de los delegados servirlo. Y no hemos reconocido este gobierno.
-           Así ... Entendido. Pero, hasta donde yo sé, y en contra de la creación del departamento del condado de Alash-Orda actuaste. Tú, también, ¿los echaste?
-           Sí, también.
-           ¿Y por qué, está permitido que yo le preguntara, ¿tú intervienes contra los suyos?
-           “Los suyos” ... ¿Quién sabe algo de la naturaleza de los hechos, aquel así no lo dijo ... - Alash - no es mío. Los nacionalistas se imaginan que la libertad para ellos - es crear su propia Kanate, donde los terratenientes serán aún más libres que antes? Alash-Orda – esta es su partida. Yo con ellos no vamos por el mismo camino. Estoy en contra de ellos.
Agitando la fusta, producía los anillos de humo, jugando con una pitillera de porta cigarros, a veces con el ceño fruncido, fue interrogado por tres horas por este guapo capitán-teniente. Persuadía, amenazando.
Tres horas de pie delante de él un poeta, sin ceder a la persuasión, sin tener miedo de las amenazas. Los serbios mantenían la mirada misteriosamente en él. En esos días ante él pasaron  decenas de personas. Eran tales que en el primer interrogatorio perdían todo valor, se rajaban y hablaban hasta más de lo que sabían. Este - del otro. Pero pasarlo en seguida por las armas no era aconsejable. ¡A él, lo veían, como a un poeta!. Y en esta salvaje estepa - un poeta es una especie de santo viviente. Su asesinato podría causar resentimiento entre los kazajos locales, empujarlos a ellos de  los alashordyntsev, los cuales y sin nada ya tienen influencia también. ¡Pero Erkenbulan jugar con él, al parecer, hay para largo!. Matarlo - no matarlo, pero apretarlo a él se puede y es necesario.
El serbio llamó al convoy y ordenó allí mismo, en su oficina, meterlo al prisionero en cadenas.

Me gustaría ... - sonrió y dijo el capitán-teniente,-me gustaría que la cadena sean tan fuerte y que no se desgasten hasta el fin de tus días ...
Y yo ... – también sonrió Erkenbulan. - aquel día en que la cadena estén en usted, pienso que yo le desearía lo mismo.
Presos ... acurrucado en la cámara fría, en el suelo de piedra.
Aquí, donde casi no podían caber unos veinte ó treinta, eran más de cien. Grilletes habían no para todos. Todos los grilletes no eran suficiente, y las autoridades de la prisión y el capitán-teniente los guardaban especialmente para un particular intratable.
Desde los tiempos zaristas se mantenían en la prisión chaqueta de los condenado y pantalones a rayas, negra con amarillo, el lienzo rudo. Erken incrédulamente se miraba así mismo en esta vestimenta. Él estaba listo a dar con la cabeza contra la pared al pensamiento de las humillaciones, a que era sometido por los enemigos. Pero él se contenía. Águila tras las rejas, león, languideciendo en una jaula con cadenas de hierro - ellos también están listos en cualquier momento para liberarse.
Él amargamente se reprochaba así mismo y a sus colegas por lo que han permitido preparar y hacer esta revuelta contrarrevolucionaria. En la cámara se inflamaban a veces las disputas rápidamente, alguien trataba de echarle a alguien la responsabilidad por todo lo que ha pasado. En tales casos Erken hablaba que son culpables - todos. Les faltaba experiencia. Les niega la atención. No mostraron vigilancia revolucionaria. Mientras pasaban hablando de cómo hacer que los comerciantes abrieran las tiendas, donde conseguir armas para el batallón, los oficiales que se han agazapado hasta cierto punto y alashordyntsy pudieron capturarlos por sorpresa.
¡En minutos Erken ya no esperaban que algún día volvería la vida que se ha quedado atrás de este calabozo bajo de techo abominable!. Una vez más, ya no pueden languidecer en su lugar, se levantó de un salto, en un salto, se agarró de los barrotes de hierro y tiró de él con sus brazos hasta levantarse a la ventana.
Vio sólo una pequeña área - el césped verde y arriba el cielo azul, e incluso las barras oxidadas ásperas de la reja no podrían estropear esta verdura viva y el azul celeste transparente. Sin desgajarse, Erken miraba la plazoleta, y le parecía que sobre todo el mundo no hay rincón más hermoso. ¡El tonto!. .. ¿Cuántos de estos jardines pasó en mi vida y la indiferencia que le hacía al pasar?. Le parecía que siente el frescor de la hierba de lactancia ... Pero esto era la humedad de la pared de la prisión.
El poeta encadenado ahora varias veces al día se aferraba a la ventana, sin temor a que cualquier guardia puede encajarle en él - acercarse a las ventanas estaba estrictamente prohibido, fue una de las más graves violaciones de las normas penitenciarias.
Él ya sabía: que cada día, casi al mismo tiempo, por el césped actuaba importantemente una gansa blanca con sus crías. Los gansitos - aún torpes, con un suave color amarillento abajo, divertido contoneándose las colas hacía atrás, ceremoniosamente se arrastraban a su madre y chillaban. Entonces se volvían más independientes, y la madre a veces ha tenido que pellizcarlos a alguno de ellos una o dos veces para que le obedecieran.
Si Erken volteaba la cabeza hacia la izquierda * - allí, sólo un tiro de piedra de ciento cincuenta, conducía a lo largo del riachuelo recorriendo el camino. Sobre él los toros, los caballos, los paseos en carruajes, por el estiércol seco, de la mañana a la noche se movían todos los ciudadanos urbanos.
La celda era sofocante y húmeda. Sólo en la mañana era la única ventana por la que entraba la brisa fresca de la estepa. Se oía a veces el trino de la alondra. El corazón a Erken empezaba a oprimírsele, y él sin prestarle atención a las cadenas que retumbaban, se precipitaba a la ventana... Tal vez era una tontería arriesgarse a una bala en la frente. Pero era incapaz de renunciar a estos “paseos” de alto riesgo, como él los llamaba.
Desde hace algún tiempo él notaba sobre el césped a una chica que caminaba allí, mirando a las ventanas de la prisión. Con un chaleco negro de peluche, vestido de seda blanca con volantes, sobre la cabeza - con un gorrito negro sorprendentemente adornado con plumas de búho usado ​​un poco a lo lacho. Gallarda y esbelta ...
Al verla por primera vez, Erken perdió la paz. ¿Esto no es cierto es ella? ¿No, es aquella chica, que vio en la aldea Caucásica inquieta esa noche sombría?. ¿Ella o no es ella?. Es cierto, su rostro era difícil de ver desde allí. Ojos como grosella negra, pelo negro y sedoso, rastros de tristeza en su rostro limpio - todo esto el poeta inventó, por sí mismo en el medio de la pintura de su imaginación ardiente.
Y de todos modo Erken no admitía el pensamiento que puede haber alguna otra chica. No, es aquella misma que está en la casa de Otarbay la cual escribió la nota: “Agá, esos cabrones van a matarle”. Con la caligrafía frágil infantil. Matar – las varillas y ganchos aún más incierto, se ve como la mano le tembló cuando ella dedujo esa terrible palabra artificial, Erken, apretando los dientes, luchando tiraba hacía de las barras de hierro, pero las ramas gruesas tetraédricas de sus brazos no respondían.
Los presos estaban alarmados:

- ¿Qué pasa ahí?. ¿Qué ha pasado?
Erken no respondió nada. ¿Qué iba a decirle a ellos, como él era capaz de explicar quién era esta chica y lo que significa para él.
Los días se estiraban fatigosamente y las noches eran aún peores, y cuando conseguía olvidarse por el sueño inquieto, el sueño se interrumpía por el sonido del metal de las cadenas, de los golpe seco en el piso corrugado. “A-di-ós com-pa-ñe-ros, “Entre estas voces cambiadas por el presentimiento de la muerte inminente, Erkenbulan reconoció una vez la voz, la de Efraín, aquel mismo al cual le golpearon el ojo, y los amigos le consolaron que antes de la boda sanará. Efraín realmente iba a casarse pronto con la hija de un trabajador de la fabrica de salotopenno. Dijeron que fusilaban a las ardillas fuera de la ciudad, más allá de la arboleda, donde se reunían antes en las reuniones clandestinas en el campo secreto.
Y no era un sueño, y volvió a pensar de nuevo, ¿cómo habían permitido que los oficiales les sorprendieran desprevenido, y donde ahora estará Kaysar, logró escapar Karim.
A veces su ira y el odio, y el amor le pedía a la poesía, y las rimas comenzaban a tomar forma en la cabeza. Libertad, escribió, que fue rechazada, esa pequeña libertad del amor, sino que también debe ser capaz de luchar por ella.
El tiempo en la cámara de tortura se arrastraba, exactamente como la carreta, enganchada de bueyes. Erkenbulan una vez llegó al Kara-Otkel de la aldea, donde él no encontró caballos. Cierto fue que a él se le agregó una serie de interrogativas. Los serbios, sin embargo, se hicieron más insistente, y al ver la inutilidad de sus esfuerzos ya ponían en marcha la varilla, y no sólo estaban jugando con ella, y deliberadamente decían: «¿Puede ser, y que te apetece gritar «adiós, compañeros»? Tu obstinación te llevará a esto al fin y al cabo». Y en la cámara Erken hablando así de fácil, ingenioso - como eran los serbios frenéticos, como el guardia le ha pedido a Erken – “El Comisario”, que él tome la defensa de él, cuando los Rojos llegasen de nuevo ... Muchos después de los interrogatorios deprimidos estaban en silencio, con las manos en su regazo, y los ojos fijos en un solo punto. Erken, sabe, que no se puede renunciar, pero sólo a él le era sabido lo que se necesita - para el control de sí mismo y distraer a los compañeros de cámara con los relatos sobre Serbove.
Habiendo puesto debajo de la cabeza la almohada, rellena de paja podrida, el poeta se sentó en el suelo desnudo. Y de repente - saltó y corrió hacia la ventana, pero sólo miró a su alrededor el pequeño prado y el camino de la carretera. Ahora mismo, en este momento, debería aparecer ella.
¡Como adivinó!. Tan pronto como él se aferró a las barras de hierro en la plazoleta delante de la prisión apareció la muchacha. Pero hoy no estaba como habitual sino con prisa. ¿Por qué tanta prisa?. ¿A dónde ella vá?. ¡Como echa una ojeada a la ventana! ¿Y quién es esa mujer en kimesheke1 que corrió hacia ella, enojada la agarró por el brazo y empezó a zamarronear. La chica no respondió a ella. Parece que ni siquiera la oía. Congelada, miraba a las ventanas de la prisión. A gran galope, se ha asediado cerca de la mujer tiró de las riendas un jinete del caballo negro. Agitó los brazos, mostrando la espalda, dijo algo emocionado. Pero la chica no lo escuchó, y no le respondió a él. Una vez más, miró alrededor de las ventanas y de inmediato desapareció. Y poco a poco, como diciendo adiós a alguien para siempre, se volvió hacia la mujer en kimeshek.
A Erken los dedos se le aflojaron y cayó al suelo de piedra, y han tintineado sordamente las cadenas. Los prisioneros se alarmaron:
-           ¿Qué pasó ..?

1Kimeshek - tocado ligero de mujer;

A partir de ese día, dos veces más se colgó de la ventana, pero más así no vio a la chica.
Llegó el otoño. Los gansitos estaban ya bastante adultos y ya no tenían la necesidad de la atención materna. A continuación, la nieve cayó, han golpeado las heladas urentes del frío punzante. ¿Y la joven muchacha con el chaleco de peluche y el vestido de seda blanco? .. ¿Como estaría ahora ella vestida?. Erken pensaba en ella en realidad. Y por la noche ella venía a él, tal, como él la vio una vez, en la yurta a la orilla del lago Kzyl-Mola, y tal, como ella llegaba a lo largo del muro de la prisión, llegaba en realidad e inventada. ¿Es ella o no es ella? ¿A quién estaba buscando allí? ¿En serio? .. ¿Estaba buscándolo? Al pensar en el encuentro fallido, que se suponía iba a traerle felicidad, el corazón del poeta se llenó de dolor. Y sentía, que nunca iba a recuperarse de este dolor.

 

6

 

 

-           ¡Cuando yo solo me libraré de estos vagabundos!. ..
Otarbay lo ha pronunciado en vez de la respuesta al saludo cortés, pronunció en voz alta, no dudó decirlo al viajero que ha entrado en el otau y vacilantemente se detuvo en la puerta. Era un hombre alto, de unos cuarenta años, tenía una crecida barba espesa, en la barba, en presencia de una brillante luz de la lámpara de cincuentavo podía verse las vetas de plata. La primavera fue fría y él se encontraba con un abrigo grande de piel, gorro de orejas largas en la cabeza, “kulakshyn” en sus pies un voluminosas, hinchadas botas húmedas atadas con una cuerda de correas de cuero crudo en la parte inferior.
De los vagabundos en estos tiempos realmente muchos sean divorciado. El hambre los obligó a abandonar sus hogares, y se fueron por el mundo. Pero todos estos desastres, como se puede ver han pasado por alto a los amos de las yurtas. Se puede observar en la cooperativa no es lo que algunos cocheros marginados, que empuja lo que él quiere con la baqueta. Nuevas almohadas y mantas, nuevos fieltros en la yurta. Sigue siendo un hecho que Akbala no se llevaba bien con su marido.
-           De la buena vida como si te haces vagabundo - Ella dijo, sólo para decirle algo en desafío  – Mas que burlarse y quejarse sería llamado humano a Dastarkhan
Ella hizo una pausa, como si dándole una oportunidad - el dueño de la casa - para corregir su error y mostrar hospitalidad. Pero él no se molestó en tomar ventaja de esta oportunidad.
- Siéntese - dijo Akbala -. Beba Té. - Le tendió un tazón.
En la dastarhan como un rebaño antes del atardecer, se derrumbó el kurt, irimshik1 yacía grandes trozos de pan fresco. Ante Otarbay blanquecía el trozo de azúcar. Junto a Akbala, cerca de la anciana sentada al lado del lugar de honor, el viajero no notó el azúcar.
Él se encontraba no ávido de alimentos, no atacado, como era de esperarse, al pan de irimshik. Sólo un pequeño trozo de pan comió y bebió sólo dos tazones de té negro.

-           Gracías... Él dijo secamente, brevemente. Al principio tenía miedo de que Otarbay o Akbala lo reconociesen por su apariencia. Pero si él ahora, un año después, se podía observar en el espejo, no se reconocería a sí mismo. ¿Y la voz?. La voz sonaba ronca, también. Nueve meses y nueve días en la cárcel, y luego aquí - tres meses, vagando por la estepa. Con rodeos para evitar los encuentros, peligrosos para él, con los kolchakos y alashordyntsami, él iba hacia el sur, donde por los rumores, se han fortalecido los Consejos revolucionarios.
¿Tú que? - Decidió romper el silencio Otarbay. - ¿Debe de ser, de los de nagashi2? Todos los que han olvidado el olor de la casa y el hogar, ellos dicen lo mismo - para ir a nagashi ...
Y lo has adivinado. Yo realmente estoy en busca de su nagashi.


* Kurt el queso, preparados en trozos pequeños; irimshik - trozos de cuajada seca.
2Nagashi - parientes por la línea maternal;

¿Bueno, yo creo que son así, los que no saben dónde poner el bien, ah?
A propósito del bien no sé. Pero en aquellas regiones, oía, que no sufren de hambre.
¡Ah! ¿Has oído ... Hablan ... - Otarbay sonrió con malicia. - Dando vueltas en la estepa los vagabundo de la prisión – otros a nagashi buscando, y otros se unen a zhienam1 ... ¡Usted trabajaría mejor que un vagabundo!.
Él con un crujido ha mordido el azúcar.
¿Y a usted un trabajador no necesita?
A mí todo la aldea Caucásica me trabaja. ¿Vagabundo para que?
Yo puedo como cochero ...

¿Para que en el camino acuchillen al patrón y le roben sus caballos?. ¿Tú sabes que es una  cooperativa?. Yo los alimento a todos los mendigos.
¡Le das de comer! - No se pudo contener Akbala -. ¡Alabado sea Alá, que a ti no te han salidos parientes muy hambrientos!. Y entonces habrían muerto en tu yurta de hambre.
-           Que Alá me salvé, pero si tú tienes. Sentada, he aquí una de las tales sentada en mi cuello ...
Uno de sus ojos, que se clavaron en su esposa, y otros - se quedó mirando a la anciana que estaba sentada en silencio en la Dastarkhan, pero si ella de lo servido, no toca, sólo bebe té.
En la voz de Akbala sonaba el desprecio no disimulado:
-           No te preocupe. Ella no va a morir de hambre. Le daré de comer de mi parte, y tú estás obligado a alimentarme. La madre también se había olvidado del olor de la casa hogareña, debido a que se iba a donde sus hijas. Por esa misma hija, a la cual usted y sus secuaces vendió en matrimonio. ¡Aklimazhan en las manos llevará a la madre! Y no te ofendas, no te atrevas a tocarla con su lengua desagradable.

1Zhien - parientes por parte de padre.

Es bueno, que ahora ninguno de ellos prestó atención al viajero, nadie ha notado, cómo ha temblado a él la mano que tenía el tazón vacío, sus ojos brillaban, anteriormente ello eran totalmente indiferente.
Después de todo, si esta anciana - la madre de Akbala, y ella se va a donde la otra hija ... ¡Así que su sueño era de nombre Aklima!. ¡Adiós, Aklima!. Él ya una vez le había dicho adiós. Y ahora, era para siempre ...
Él se obligó a escuchar, con la esperanza de oír algo más sobre Aklima,
Akbala olvidó de la presencia del extraño. Después de cada nueva cáustica, enojada, señalamiento de ella de burla el visco bajaba la cabeza más y más, simplemente se ahogaba en un arroyo de palabras mortales. Y ella se deleitaba con el odio de él y la posibilidad de expresar este todo odio, hasta el final. Pero aquí Akbala se detuvo a descansar un poco.
Otarbay, humillado y miserable, ha callado un poco, y luego, al parecer, quería romper su mal
en alguien.
Hey, ¿y quién eres tú? - Se volvió hacia el viajero.

-           ¿Tiene belet1? Si tienes - muéstralo.
Y si él te muestra el Belet, qué entenderás de este Belet - Akbala vomitó otra vez.

-           No lo entenderé, pero así por el tipo comprenderé que es este del Belet ...
¿Y tú, quien eres para revisar a la gente?. ¿Tal vez – tú eres aulnay2?. O ¿urendyk2?
Yo soy cooperador. ¿Y quién es más fuerte – la cooperativa o urendyk?, esto es desconocido todavía.

¡Que tú un cooperador! Tú eres un infeliz obediente de pirkanshik y Myrzakeldy y Haji Kal-zhana. ¡Pirkanshik, pirkanshik, ahí estás! No te atreves a decir ni una sola palabra. Ellos se toman para ellos la felpa y el terciopelo, el azúcar, el té, y a ti, lo malo, y la cuestión del algodón mampasi3. Como al perro al hueso. Los mejores pedazos se lo dejan a ellos, y en la cárcel por ellos, por todos, tú pasarás.

1Belet - identidad, permiso de residencia.

Aulnay - sargento de la aldea Caucásica; urendyk - distorsionada: el alguacil.
Mampasi - distorsionada: Monpasie dulces plano aromatico.

Otarbay no sabía qué decir, y por eso a su esposa le tiró un tazón. Pero lo lanzó cuidadosamente para no romperlo en el samovar.
-           ¿Qué estás masticando - Entró en conversación la madre de Akbala. – Yo brevemente seré una carga para ti. Mañana me voy a Aklimazhan através, de la gente a ella la enviaba para que la llevaran a casa. Llora, le dijeron, la pobre, se mata ...
Todo estaba claro ... ¿Sólo en cuyas manos ahora se consume y tolondra, y se rompe a la voluntad, cómo el pájaro blanco grande, Aklima?. ¿Qué podría ser peor que el destino de la joven que ha caído en las garras de los dragones de la estepa, en las garras de los buitres?. Todo estaba claro. Sólo un desconocido. ¿Aquella muchacha que llegaba a la pared de la cárcel y ha alguien buscaba - era Aklima?. ¿O sí?. ¡Alguien en un caballo negro como espíritu se la llevó entonces!. E incluso si se trataba de ella. ¿Qué diferencia hay ahora?. Cuando ardía el fuego, la ceniza se mantenían. Allí, donde florecía el árbol, están las hojas amarillentas tiradas en el barro. Allí dónde estaba el retrato de la Gioconda, ha trabajado el pincel del pintor borracho.
Él más no podía estar en esta casa. Tenía que estar a solas con su dolor, en la que nadie tenía la fuerza para consolarlo y que nadie podía compartir con él,
-           Gracias ... Me voy. Adiós, - dijo en voz baja, y se dirigió a la puerta.
¡Apyrau! - sorprendida Akbala exclamó. - ¿A donde va usted en tal oscuridad?. La noche a caído en el patio. Los lobos ... Y lo mas peor de los lobos en la estepa - los ladrones. Quédese, pase la noche.
-           ¡E - e! Al lobo yo mismo la garganta le morderé, ¿Y los ladrones que tomaran de mí?
Volvió a mirar a Akbala le dijo adiós con sus ojos y se fue.
Akbala se estremeció. Ya que tal escena ... Hace un año, allí mismo, en la yurta, en el mismo lugar - silenciosamente se despedía con su ojos oscuros, el poeta guapo que de un solo golpe noqueó a Toke. ¿No, esto no puede ser?. Aquel tenía veinticuatro, veinticinco años. Y este cuarenta años, no menos. ¡Pero los ojos, los ojos!. Un poco sorprendido, un poco de risa, un poco triste. Sus ojos. Pero fue escuchado que lo encarcelaron y lo fusilaron al amanecer.
¿Tal vez por algún milagro escapó?. Eso explica por qué él ha encanecido ... Dios lo quiera, Dios lo quiera, que se tratase de él. Que se pierda Otarbay con el bien robado, las almohadas y el ganado. ¡Que se pierda la cooperativa!. ¡Que se pierda todo!.. Dios solamente lo quiera que este fuera él, el poeta, la voz de las estepas *
El extraño salió hacía afuera, se mantuvo de pie, para que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad. Enfrente, del mismo lugar, se encontraba una gran yurta. Pero de la abertura del humo, como entonces, no volaban las chispas. No hay nadie quien hiciera a un lado la cortina.  No había fuego, no, no estaba aquel precioso rostro, el cual por un momento robaba la oscuridad. No estaba allí y Kaysar, que diría, “Bardo-agá ... Vámonos, vámonos, Bardo-agá”. ¿Quién sabe dónde ahora estará Kaysar?.
Apoyándose en un nudoso bastón grueso, él se ha puesto en su ruta. En la tranquila aldea Caucásica las vacas ruidosamente suspiraban somnolientas. Los caballo inquietos crujían la hierba, resoplando. Siguiéndolo a él, el perezoso, más por obligación, el perro ladraba perturbado.
No estaba aquí Aklima y la aldea Caucásica parecían vacía y fría como cadáver.

“El pensamiento lo tenía amargo de sus compañeros inseparables, y tres días más tarde, llegó a la aldea Caucásica, donde esperaba obtener ayuda para llegar, finalmente, al sur, a su pueblo. Fue una  temprana mañana. En lo alto del cielo azul las nubes nadaban. Una pequeña manada de caballos eran conducidos al abrevadero después de una noche de pastoreo. Un potrero con una yegua de cola roja corta y un azabache de tres años, agitando su larga Kuruk, condujo a los potros al agua. Aquel potro le tenía miedo al agua, o simplemente les gusta jugar con el pastor, corría a lo largo de la orilla, relinchaba finamente, y él tenía grandes dificultades para conseguir que bajará hasta el río.
El pastor advirtió a la orilla a un hombre caminando que apretaba sus botas, al parecer con la intención de pasar el vado del río.
- ¡Hey! ¡Hey!, ¡barba negra!. ¡No se desvista!. ¡Ahora te voy a llevar!. ¿Estás loco? ¿O eres tan orgulloso que no quiere a nadie pedirle nada?.
El barbudo no le contestó, ha tendido las botas, ha atado con las correas la suela, pero el pulgar quedó colgando fuera.
El pastor le paso a él la yegua de color rojo. El viajero en un principio pensó que era un error, no puede ser, pero ahora se dio cuenta de que - no.
Montado en la yegua roja Kaysar.
Pero el muchacho no ha reconoció al tipo.
-           ¿A donde te dirige, viejo?.
-           En algún lugar tiene que estar mi nagashi.
-           ¿Pero, quién es él?
-           Su nombre es Baykenov.
-           ¿Akilbek Bayken?
-           Sí, ¡sí! ¡Él!
-           ¡Oh Señor!. Sí soy el pastor de su aldea Caucásica, a pesar de todo yo provengo de un lugar diferente. Y la aldea Caucásica, se puede ver de aquel otro lado del río – este es su aldea Caucásica.
-           ¿Si está en la casa Baeke?. ¿Está sano, él o no?
-           ¡Oh! ¡Sí, y que tan sano! A una gran celebración se prepara ahora. Hace dos años, su esposa murió, y él de nuevo a esposa tomó a una jovencita ... Así, ella le dio un hijo. Bien, viejito. De todos modo yo estaba por ir a la aldea Caucásica. Ahora te daré un caballo. De otro modo Baeke toda la piel me quitará ...
- ¿Cómo te llamas, amigo?
- Yo soy? Kaysar. Kaysar bolchevique ... El año pasado, con un poeta, Erkenbulan, me fui a Kara-Otkel. Desde entonces, me llamaron el bolchevique.
- ¿Y tú en Kara-otkel ingresaste en el partido?
- ¡Si, y!. ¿Qué quieres decir?. Un día - no - medio día fui el suplente del periódico de Karim. En realidad no, este poeta me definió en el trabajo. Esta es una larga historia agá. Entonces algún día a usted yo se la contaré, si desea escucharla.
Kaysar no ha cambiado del todo en un año. Un poco le crecieron los hombros al muchacho, sus manos se le habían hecho más grande. Y así son todos iguales ingenuo, un poco bullicioso ... En general las personas en la aldea Caucásica no cambian, - diez años pasarán, y los encuentras en la misma pelliza usada, con el mismo gorro, y llevan la conversación, como si solo te ha despedido ayer.
Pronto Kaysar regresaría, conduciendo un caballo hermoso, caliente claro-de pura raza. El caballo estaba ensillado.
- ¡Toma, agá!. ¿Tal vez has oído?. Este es el famoso, el más famoso de los caballo en Baeke.
Sin embargo, él sabía que estos son los mejores caballos de la zona y estaba orgulloso de ellos, como si pertenecieran a él.
Tres días caminó por la estepa Erken a solas con su dolor. Ahora, apenas habiendo sentido bajo él al caballo, transformado. El abrigo raído Kurguzov él también lo llevaba puesto. La postura era diferente. Se enderezó los hombros, el poeta se ha estremecido como un joven águila real antes del despegue, y si Kaysar le hubiese reconocido a él en ese momento, aquel nunca habría pensado decirle - viejo.

Se trasladaron al otro lado - Kaysar llevó al rebaño al pueblo, era el momento de atar los potros para poder ordeñar la yegua. Mukhortov nadó ampliamente levantando la nariz, y al poner las  patas en la tierra - y de inmediato se apresuró, apenas tocando sus cascos. ¡Y bien mukhortov! ¡Se jactaba no en vano por lo dicho por Kaysar, no por nada le llama a su hermano el viento! ¡Erken tuvo que frenar su caballo, para que el muchacho lo pudiese alcanzar!. Kaysar iba al lado, y ahora mukhortov no tenía prisa por adelantarsele a la yegua pelirroja juguetona, ellos relinchaban cerca, y Kaysar dijo:
¿Usted debe haber oído hablar de Erkenbulan-agá?. El famoso poeta. Cada uno de nosotros sabemos de sus poemas. Especialmente las chicas estaban locas por él. Aunque en secreto, incluso en la puerta, o en una grieta de la yurta - ellas se acercaban para sólo poderlo ver a él. Le encantaba tocar el laúd. Sentado, con los ojos brillantes, con sus dedos - clop, clop, clop, así como este mukhortov en el que vas sentado. Y los terratenientes a él no le querían, a ellos les enfadaba mucho sus versos, y más - con sus discursos pronunciados en las aldea Caucásica. Una vez lo quisieron matar en la aldea Caucásica de nosotros de Kzyl-Mola. Por el hecho de que decía la verdad.
Él a ti en el periódico, tú diste que te había dado un puesto. ¿Y por qué dejó ese trabajo?
!Oh Alá!. ¿Acaso yo mismo lo hubiese dejado?. Me convertí en suplente por la noche y el periódico en la mañana lo habían destruido. Me dieron una o dos veces en la cabeza y me dijeron que me marchara. Ellos a Karim buscaban, pero nunca la encontraron.
¿Y este poeta?.
A él, por desgracia, fue arrestado por ellos. Por la noche, lo han tomado en la casa. Estuvo durante mucho tiempo en la cárcel. Algunos dicen que lo mataron. Él no dijo nada a ellos, por lo que lo mataron, donde a todos los fusilaban, más allá de la arboleda. Pero he oído a otros. Como que se las arregló para escaparse. Como si, cuando se producía la ejecución, Erken cayó - un segundo antes de que los disparos se escucharon. Y que, como si él anda en alguna parte de la estepa, penetrándose dode los suyos, los bolcheviques, como él mismo es. Pero creo que esto no es cierto. Si estuviera vivo, sabríamos sus nuevos poemas. Y nosotros no hemos oído hablar de sus nuevos versos.
-           Tal vez, él no está para ellos, - dijo él, - Pero si él está vivo, entonces seguramente lo escucharan. ¿Y qué después sucedió entonces contigo?
-           Después, qué... Estuve dando vueltas por las calles como un vagabundo. De mi aldea Caucásica me escapé, allá no me era posible regresar. Pero, ¿a dónde ir?. Afortunadamente, me encontré en la ciudad a Baeke. Yo no sabía quién era él. Él me dio de comer. Hablamos. Él fue amigo de este poeta, Erken. Y he aquí, me tomo a mí a donde él. Pasteo los caballos aquí, ¿a dónde, a dónde se fue?. ¡Siempre ella es una loco!. ¿A dónde vas tú?.
Kaysar ha echado a correr en persecución de la yegua y la ha envuelto a los otros caballos. La bandada llegó a la aldea Caucásica, la yegua se alejó. En la aldea Caucásica los chavalos comenzaron a perseguir a los potros para capturarlos y atarlos.
Cerca de la gran yurta en el centro de la aldea Caucásica estaba de pie un hombre de edad. Él miraba atentamente al jinete, que estaba en su caballo.

1Suyunshi - un regalo para darle la buena noticia.

- Suyunshi1, Baeke, suyunshi - ha gritado de lejos a él Kaysar, de esto él también se quedó como Kaysar, a él le causaba placer - para traer alegría a la gente * ¡Su familiar ha llegado!.
Erken desmontó, tiró de las riendas y se apresuró hacia el anciano, que caminaba rápidamente hacia él, con los brazos extendidos. Los hombres se abrazaron.
-           Tú eres mi prófugo - hablaba silenciosamente Baeke, abrazándolo

-           ¡Como me he extenuado por ti!. ¿Dónde has estado durante tanto tiempo, mi Erkensito?. Tu viejo te ha rebuscado con sus ojos esperándote. Yo sabía que ibas a venir. Si estabas vivo, no pasarías de largo de la casa de tu Baeke. Ya ves, yo tenía razón.
En los nueve meses y los nueve días en la cárcel ni una sola lágrima cayó de Erken. El corazón del poeta se hundió cuando se enteró de la amarga suerte que corrió Aklima, pero aun así contuvo las lagrimas. Y a continuación, le falló el corazón. Él no se avergonzaba de sus lágrimas. Cerca de él estaba su amigo. Baeke cariñosamente daba palmaditas en la espalda a Erken, por los hombros y le dijo algunas palabras. Era un hombre viejo, simple de la aldea Caucásica, pero él sabía que al poeta a veces le era necesario así palmadas amable. Y entonces se ablandaba su alma. El poeta se hace tierno y suave, como el plomo fundido. La verdad es que de aquel plomo es posible verter y hacer la bala para el encuentro con los enemigos.

-           Ya veo, ya veo ... - repetía Baeke. - Veo, que te has echado de menos por el anciano insignificante. Y yo, pues he llegado por ti a Kara-Otkel, sí, viaje. ¡Pero los sinvergüenzas no me permitieron verte en la cárcel!. También conocí a Kaysar, bueno, está bien, está bien, cálmate ... ¿Y tú, Kaysar que?. ¿Así que todavía no has reconocido, perrito tonto?. Mira, a Erkensito, este tonto, ¿eh?
Kaysar vagamente sabía quién era el hombre de la barba. Él sabía que el año pasado llegó a Kara-Otkel con el viejo Baeke. Todo el camino hablaban uno al otro sobre Erken. Habiendo sabido por fin a quien le dio el caballo en la orilla para cruzar el río, Kaysar se bajo de la silla y corrió hacia él.
-           Erken-agá!
-           Cállate *.. Entra en la yurta. Usted tiene que tener cuidado, dijo el Baeke, mirando a su alrededor.
Cerca de las yurtas estaban unos trípodes y de las calderas salían el vapor espeso. Cerca de ellos se atareaban las mujer ocupadas y los niños gritaban. Y los niños mayores, habiendo capturado a los potros, los saltaban entre las yurtas. Algunos de los adultos, dejando ir a las yeguas y atandos a los  potros, miraban en dirección a la yurta de Baeke, y dos hombres se dirigían desde lo lejos a ella, a dar la bienvenida al huésped.
- Me has reconocido, Baeke, pueden reconocerme y otros ... * Erken dijo -. Tienes razón, será mejor que me esconda de los ojos de los demás ...
En la yurta Baeke dijo:
- Hoy tengo aquel hijo que nació de un viejo como yo. Vino el papel, Erken a ti te buscan. Tenemos que pensar cuidadosamente acerca de cómo te debemos ocultar. Y por el momento ... Kaysar! ¿Nuestro invitado sabes quién es? El dueño de la casa, donde nosotros nos habíamos alojados el año pasado en Kara-Otkel. El pobre hombre se enfermo en el camino. Ahora le hacemos la cama. Él con la cara hacía la pared, se acostará y se finjirá enfermo.
Erken apenas tuvo tiempo de acostarse y cubrirse con un abrigo de piel, como ya en la yurta habían aparecido la gente. Cada uno tenía una sola pregunta: ¿quién es este invitados de Baeke, de donde vino y adonde se dirige?. Baeke respondió a todos ellos, según lo acordado.
Erken yacía con el rostro cubierto con el gorro con orejeras, sorbía el kumis (leche fermentada de yegua) de un gran cuenco, situado al lado de él, y cuando cualquiera de los invitados entraba en la yurta, gemía muy natural. Acostándose así, fingiéndose enfermo, cuando tú por largo tiempo te has privado de la gente durante, cuando por mucho tiempo te pasas ocultándose, y afuera se hacía un ruido era un tormento presente.
Kaysar recurriendo hacía él:

-           ¡Bardo, agá! .. ¡Aquí usted mirarás!. La lucha va ... Abeke ha agarrado a Bayseke, torció, giró - y co-o-mo lo arrojó al suelo!. El pobre hombre ni siquiera podía levantarse de inmediato. Abeke  se llevó la victoria. ¿Quieres más kumys, bardo-agá?
-           Dame más kumys ...
-           Tal diversión que tenemos hoy en día, hace mucho tiempo que no había. En baiga participa y aquel azabache relinchador. Recuerdas, ¿Erken-agá? Tiene dos agujeros debajo de los brazos, por el cual respira a través de ellos más fuerte. El azabache hoy primero llegará. Después de todo, Baeke su mukhortov no lo suelta. Él es dueño de Toya (río en las regiones de Novosibirsk y Tomsk) . No está permitido, no es conveniente. ¿Y aquí sería un lío, no? ¿Quiere carne?
-           Dame la carne.
Se podía escuchar a través de la pared del fieltro (tejido apretado de lana de fieltro) como agonizaba en una correa el azabache, como él sufría, que a él no lo acepten en el baiga, y cómo él quiere demostrar a todos que no hay caballo, que podía adelantársele. Y Erken - mentalmente imaginaba que canción él podía cantar, si él pudiera ante todos mostrarse, tomando en las manos la dombra. Él les mostraría - como que él no, tiene nuevos poemas ..!
Una vez más corrió Kaysar.
-           Y yo también, en su pelirroja, participaré ... A todo galope la moneda del suelo levantaré, si. ¡Dios quiere, hayan narices a la mañana! .. ¿Quieres un poco de té?. ¿Quiere que le sirva un poco de Té, Bardo-agá?
-           Dame Té.
Mukhortov detrás de la pared  comenzó a relinchar con indignación. Ninguno de los caballos, de los baiga a su entusiasmo, a él no le han respondido.
Cuando se sentó el sol y los invitados se habían ido, Baeke y otros seis o siete hombres entraron en la aldea Caucásica. Excepto de mulla, todos los demás eran habitantes de esta aldea Caucásica. Baeke puso la cincoregla lejos del paciente karaotkeltsa, de modo que la luz no le cortara sus ojos.
Mulla con takiey (gorro) negro en la cabeza se sentó en el lugar de honor. Baeke dijo educadamente a él:

Molda-eke, le pedimos a usted dar el nombre de este muchacho, el juguetón, el valiente de Toya, el cual Alá ha enviado para el deleite de su viejo padre.
¡Oh, Baeke! ¿Usted confías en mí una elección?. ¿O tal vez usted ya tiene un nombre para el bebé?
Hemos pensado, Molda-eke ... Pues tales ancianos como yo, al pequeño – querido, juguetón ... Hay un nombre. Me gustaría llamarlo - Erkenbulan.
Mulla dijo:
-           ¿Quién va a estar en contra, si esta es la voluntad del padre y de la madre?
Uno de los ancianos que ha llegado también participo a la vez -
Ahora, tenga en cuenta, en nuestra aldea Caucásica hay tres Erkenbulan. Mi nieto - el hijo de mi hija menor - también conocido como el mismo nombre.
-           Oh, saber dónde está ahora él - nuestro primero, Erkenbulan el mayor, el primero de los tres de ellos - alguien suspiró. Erken, que yacía inmóvil contra la pared, no podía ver quién era, y la voz que no reconoció.
Mulla se levantó de su lugar y empezó a tocar la oración apropiada. En las manos de Baeke el niño dormía.
-           ¡Aláju akbar! .. ¡Aláju akbar! Laylaha ela Allam! Pronunciaba cuidadosamente mulla el amonestó de la oración.

-           Su nombre es - ¡Erkenbulan, Erkenbulan, Erkenbulan!
Tres veces el nombre se pronunciaba del bebe nacido, como se esperaba según el rito
Alá todopoderoso puede otorgar la salud, el bienestar y larga vida por todo a Erkenbulan - dijo Baeke. – Si, que sea fuerte en espíritu y feliz en sus esfuerzos.
Amen ...

7


La aldea Caucásica ha callado, el ruido, el cansancio del toem (celebración). El sueño ha derribado a las personas en cualquier lugar. Los ronquidos se escuchaban por todas partes. Las mujeres se acurrucaron cerca de las fogatas, acurrucándose como un nido de codorniz.
En la yurta sin encender el fuego, a fin de no atraer la atención de nadie, el viejo Baeke condujo una conversación silenciosa con Erken.
-           Bueno, Erkensito ahora habla - a dónde vas, que es lo que necesitas. Tú sabes que lo que yo pueda, siempre lo haré para ti.
-           Yo, esto lo se Baeke ... Lo primero que tengo que hacer es ir a un lugar, no muy lejos. Si puede, dejé ir conmigo a Kaysar.
-           ¿Y eso es todo? ¿Qué más quieres?
-           Por el momento nada más.
-           ¿Cuándo quiere viajar?
-           Si es posible, esta noche.
-           Entonces escoge que es lo que necesitas. Cámbiate, a pesar de que soy un hombre viejo, pero tengo algunos trapos guardados de cuando era joven. Toma las botas con las medias de fieltro, las noches son todavía frías. Un caftán de paño gris yo tengo, póntelos en tus hombros.

-           ¿Con la ropa interior que?. Encontraré ropa interior. El gorro con orejeras tíralo a un lado, toma mi malajai.

-           ¿Qué caballo tomaré? .. Mukhortov, este, no te daré. Él es demasiado conocido, la gente pueden hablar. Acerca de Kaysar diré que se fue acompañándote hasta la ciudad. ¿Y cuando vendrás de vuelta?
-           Creo que dentro de cinco días volveré.

Erken escuchó al viejo y pensó que hombre, con que palabras más simples ha dicho - toma mi malakhai, la ropa que tú desee - puede expresar las más profundas emociones humanas. Que amistad. Me encanta. Ayuda a los amigos. La voluntad de asumir riesgos.

Él abandonó la aldea Caucásica en la oscuridad. Junto a la yegua pelirroja claro iba Kaysar. En cuanto se marcharon, por lo que se puede hablar sin miedo de que alguien escuchara y prestara atención a la partida secreta, Kaysar comenzó a alabar al caballo que llevaba Erken, también pelirrojo, pero más oscuro que su yegua.
-           ¡Oh, Baeke sabía qué caballo elegía para usted!. Es otoño, la nieve por primera vez a caído, tres lobos notó. Él, sin embargo, no hizo sino zhorga1, pero el trote va bien.

-           ¿A dónde vamos, ¿Erken-agá?
-           ¿Con quién han casado a Aklima?
-           Ah ... El tipo de zhappas, gshi ahora en Kara-koin. El visco Otarbay a muerte quería ser cooperador - y vendió a la pobre muchacha al sobrino del mismo Kalzhan.
-           ¿Y dónde está este zhappas?. ¿Kara-Koin dónde está?
-           El dzhaylyau (pastos de verano, por lo general en las zonas de montañas subalpinos y alpinos) de ellos. Y nosotros no doblamos por ahí, si queremos ir ... Esto es en la dirección de Kyzmonshaka-Syrgaly.
-           ¿Cuántos años tenía el año pasado Aklima, no lo sabes?

1Zhorga - pacer.

-           ¿Cómo yo no lo voy a saber?, nosotros crecimos juntos, al lago por el agua íbamos juntos. Yo había cumplido dieciocho años, y ella es un año más joven que yo.
Erken más no pregunto de ninguna cosa a Kaysar. Durante el camino, en un buen caballo, él siempre estaba pensando. Cuántos amigos tuvo él, con los cuales él luchó por el poder soviético. Y ahora él estaba solo, perdió todo contacto con ellos. Muchos de Kara-otkel y Kyzyl-Zhara fueron transferido a la prisión de Omsk. Él mismo es un fugitivo, un vagabundo ... Kolchak estaba aún en el poder. Alash-Orda estaba aún en el poder. No es por nada, pues lo que Baeke dijo: “Llegó el papel, Erkensito, te buscan”. Y hacia el sur es posible sólo a través de Betpak-Dalu, a través del desagradable desierto muerto. ¿Quién será su guía?. Aquí, y Kaysar no ayuda ..,
Él conseguirá luego aconsejarse con Baeke. ¡Es tal el anciano!. ¡Él va a pensar en algo, él siempre encuentra una salida, cuando se trata de Erken!.
Ellos iban a donde a Aklima. Erken siquiera sabe - ¿para qué?. ¿Qué él puede cambiar?. ¿En que él puede ayudarla?. Pero no verla, él no podía. Es una enfermedad ... Una noche oscura por un momento en que ella brilló delante de él - y para siempre entró en su vida. Ella se puso de pie delante de él y ahora, ya no se va a ninguna parte, y él de nuevo volvió a ver su rostro demacrado finamente cincelado del miedo, y de la alegría, y del temor y de la tristeza, y todos aquellos  sentimientos se referían a él. Tal vez fue tan apreciada para él Aklima, porque en ese breve momento, había un secreto entre ellos ... En ese momento, él era el primero en terminar entendiendo la complejidad del ser humano por completo. No, no por la mente ha concebido - que sabía todo el pasado, y ha sentido con todo su corazón.
Los grandes artistas del pasado, los poetas, los que conocen la esencia de la vida y fueron capaces de pasar la palabra milagrosa a cualquier movimiento del alma humana - adivinando el secreto, cada uno a su manera. Pero la joven literatura kazaja todavía tiene que comprender. Y si juzgar por la cuenta más grande - pero tal cuenta tiene lugar en la poesía, - en la cual sus propios poemas cada vez menos le gustaban a Erken. Estos trapos multicolores, seguido de el vacío. Y todas las comparaciones nobles y altos vuelos no valen una sola palabra, Baeke mientras reflexionaba sobre que caballo le daría a él para el viaje. Y pues no me digas, que ha lamentado en darme a mukhortov. No, él se preocupó por Erken. El jinete en tal caballo lujoso como llamaría la atención, y sobre tal poeta rebelde fugitivo sabían muchos. Pero como transmitir esto, de modo que la gente pueda apreciar el alma del anciano, la alta sensación de que lo llevó cuando él dijo: “Creo que mukhortov no te daré”. Aquí no saldrán exclamaciones deslumbrantes - ¡para usted, mi amigo!. ¡Su generosidad es tan grande, como esta estepa!.
Tal vez, Erken y exageraba sus defectos. Pero no podía pensar en un nuevo medio de expresión. Siendo uno de los pioneros de una nueva literatura kazaja ... A veces esta idea en relación a sí mismo que parecía imperdonable infantil arrogante. Pero vio, y más - que muchos lo imitaron que sus descubrimientos en el verso de alguna manera en su uso por aquellos que han optado por el difícil camino de la literatura. Por lo tanto, tiene una gran responsabilidad. ¿Si el tiempo lo eligió a él, - sostendrá o no tal carga sobre sus hombros?. Después de todo, él sólo tenía veinticinco años. Él comprendía que ha acabado, se ha ido en pasado la época poética, que fue encabezada por el gran Abay. Los Tiempos modernos han comenzado en la estepa, son acompañados no por el chirrido triste de la arbá vieja y no la marcha perezosa del camello. ¿Y como tú expresas esto? Mona Lisa, Eugene Onegin - se convirtió para él en la misma realidad como Aklima, visto una vez. ¿Y cómo podría hacer, para que ella se convierta en lo más cercano para otros, para mucha gente?

Erken quería volver a verla. ¿Y que, si ... De repente, en lugar de un orgullo, muy limpio e independiente en la belleza de la chica ve a una esclava sin voz?. ¡No, no!. No traiga Alá verle, a ella resignada, humillada ...
A la Zhailau ... llegaron al otro día. Tendido a lo largo de la orilla del lago, a poca distancia una de la otra, estaban las aldeas Caucásica. Parecía que todo aquí había muerto. No fogatas no ardían. No parecía haber personas. O bien se esconden, o han dejado todo y se han ido. En la estepa sin supervisión vagaba el ganado. En tres aldea Caucásica Erken y Kaysar trataron de encontrar alojamiento para dormir y al día siguiente por la mañana empezar la búsqueda, pero nadie, ni un solo propietario, no dejaron que entrarán a la yurta.

-           Pasen, pasen más allá ... No se puede. La muerte tenemos. Kara-sheshek1.
Finalmente, llegaron a donde un solitario pastor con un pequeño rebaño. Mostró donde se encuentra la aldea Caucásica que ellos estaban buscando.

-           Allá ... ¡Mirá, dos yurtas!. Una de ella medio destruida. Está ahí. Solamente que es poco probable que a alguien encuentren en ellas. Algunos se murieron, otros las han abandonado.
Erken le dio un espuelazo al pelirrojo oscuro y galoparon a las yurtas que blanquecían adelante. Después de haber llegado, no se detuvo a esperar, que lo recibiesen a él quien sea o no lo reciban, pero inmediatamente saltó sudoso, en una espuma, un caballo y casi arrancó las cortinas, de la entrada de la yurta
Torpemente habiendo fijado los ojos en la ceniza del foco que se había apagado, estaba sentada una anciana, a la cual él recientemente se encontró donde Otarbay.
A la derecha de la yurta se separaba una cortina de seda azul. Detrás de ella alguien respiraba con dificultad, como si después de una larga carrera sin parar.
Kaysar se atareaba a fuera con sus caballos, y entró un poco más tarde.
Sin levantar la vista, la anciana le preguntó:
-           ¿Quiénes son ustedes, hijos míos..?. Salga rápidamente. ¿Es probable que no sepan que tenemos - el Kara-Sesheke?

Se miraron el uno al otro.

1 Kara Sesheke - viruela.

No, no conoces zheneshe - dijo Erken.
-           ¿Por lo que, sus vidas en absoluto no es cara y que la desgracia maldita negra no les – temen?

-           ¿Quien son ustedes?
-           Mi nombre Erken, y el camarada Kaysar. De repente tembló la cortina azul, allí, detrás de ella, la respiración por un segundo se escondió.
-           A. .. Kaysar. Kaysar yo lo conozco - dijo la anciana. - Pero aún así no puedo dejar que ustedes entren a donde mí. Así dogdyr1 ordenó ...
Alguien detrás de la cortina gritó. Erken casi gimió por el dolor que se apoderó de su corazón. Esta voz sonora, que sufre ... Así o no él se imaginaba la voz de Aklima. Él lo escuchó en sus sueños, ya que una vez en Omsk- escuchando el piano, el cual era capaz de hacer feliz y entristecerse, y desesperarse y llevar esperanza ... Aklima ... Así que está viva. No quería que nos fuéramos. En estos gritos no podían entender las palabras, pero Erken claramente oyó: “¡No te vayas!. ¡No me dejen!”.
-           Escucha, Kaysar - dijo él - A mí me vacunaron contra la viruela en la cárcel, incluso me vacunaron dos veces. ¿A ti que?
-           ¡Oh, Erken-agá!. ¿Acaso ustedes no ven mi piel demacrada?. A mí ninguna muerte no me tomará.
-           Entonces, zheneshe, nosotros nos quedaremos a dormir con usted, si nos permiten, si por nosotros es posible no hay de que preocuparse.
La anciana ya no se opuso. Silenciosamente se levantó y se llevó el samovar enfriado. Kaysar desapareció inmediatamente detrás del visillo.
-           Aklima, soy yo, Kaysar.
Mju ...
Incluso en ese momento, al borde de la vida y la muerte, una mujer casada no se supone que debe entablar una conversación con uno hombres extraños, debe estar contenida, y sus sentimientos se expresaron en una breve interjección – “um”, “uju” - significaba: Yo te  reconocí a ti.
-           Aklima, ¿tú me escuchas?. ¿Pero cómo estás, mi hermanita?
Mju ... – “Yo te escucho a ti. Para ser honesta, no estoy tan bien”
-           ¡Kaysar! - llamó Erken. - ¡Sal de ahí. No la molestes a ella, déjala. Ven aquí.

1 Dogdyr - distorsionada: el médico.

Kaysar salió de ahí. Él se tomó de la cabeza y se echó a llorar, fuertemente sollozando.
-           Calla, Kaysar.
Pero el muchacho no podía contenerse.
-           Erken-agá ... Yo estaba.... estaba muy contento cuando me enteré que usted, que íbamos a donde Aklima. ¡Acaso he pensado ... que ...que .... Oh! - Su voz se rompió, él muy rápidamente se negaba con la cabeza y saltó fuera de la yurta.
Detrás de la cortina de nuevo se escucho el grito. La enferma exigía algo, en algo insistía. ¿Tal vez ella lo llamaba?. Erken ya no dudó. La grave amenaza que pesaba sobre Aklima, elimina la necesidad de mantener las apariencias. Él estaba allí para ella.
Su pecho se levantaba penosamente y bajaba, ronqueaba a cada suspiro. La cara estaba cubierta con un chal rojo a rayas. Erken la tomó por el brazo - Sí, podría ser sin duda ... La mano está cubierta con costras duras. Ansiosa batía la vena azul cerca de la muñeca.
-           ¡Aklima! ¡Tú no te desespere!. Te vas a curar. Yo te he estado buscando - y te he encontrado. Voy a estar aquí todo el tiempo por el momento no te encuentres mucho mejor. ¿Quieres que me quede contigo, Aklima?
- Mju, mju ...
Desde ayer Aklima particularmente se encontraba peor. La viruela la ahogaba, pero la juventud - no se rendía, la juventud luchaba contra la enfermedad. Al enterarse de los primeros brotes de la viruela, el marido de Aklima sin entrar a la aldea Caucásica, huyó precipitadamente a la ciudad sin volver a ver hacía atrás. Su hermano menor, su hermana, que quedaron en la yurta vecina, murieron.
Al enfermar Aklima una viuda sin hijos de una aldea vecina, le pasaba sirviendo la comida y el té caliente, por la noche se sentaba a la cabecera. Con la llegada de la madre de Aklima la viuda más no apareció. ¿Tal vez ella murió hace mucho tiempo?.
La repentina aparición de Erken y su amigo de la infancia Kaysar ha emocionado a la enferma. Aklima de repente se sintió joven, hermosa, fuerte. Una vez más, ella era la chica que una vez vio al famoso bardo, ella había conservado la memoria de ello. Pero ¿por qué, por qué ha llegado a ser tan querido para ella?. Después de todo, ella no sabía mucho sobre él, sólo le vio en una rendija estrecha, mientras él estaba sentaba en otay y su hermana también  y con la elegancia negligente tabaleaba el laúd. No, no es cierto que ella no sabía mucho sobre él. Sabía de sus poemas, ella sabía todo acerca de él. Como ella entonces esperaba, que habría sin peligro una alegre velada con canciones, tocando la dombra. Y así fue que el poeta en su casa por poco lo matan. Ella no se esperaba encontrarse con él nunca más. Y resulta que, y que él pensaba en ella también. ¡La buscaba y la encontró!
-           ¿Puede ser que se quite el chal de la cara?. Entonces no será tan sofocante.
-           Mju ... - De acuerdo, lo haré.
Aklima evidentemente, se calmó un poco. Sus pechos ya no se movían tan violentamente.
La buscó y la encontró en los momentos más desesperados ... ¡Erken-agá!. ¿Qué chica no sueña con tal jinete del Cáucaso, como Erken?. Volviste a ser feliz, Aklima. Aunque sea brevemente, y feliz. El destino te ha alumbrado a ti con el poeta, cuando a él le fue necesario tu ayuda, y como te temblaba a ti la mano, cuando escribiste esas terribles palabras: “Bardo-agá, a usted lo quieren matar ...”. Yo lo salvó de una muerte segura entonces, y ahora que ha llegado, para salvarme de la vorágine negra. Él mismo dijo que iba a estar conmigo hasta que me recuperara, mientras no me levante sobre mis propios pies. Un poeta puede hacerlo todo, él es todopoderoso, como un santo. Si mañana1 yo me sienta un poco mejor, recogeré a los jinetes que han quedado vivo, llamaré a las muchachas esto será un shildehana1, pues yo realmente por segunda vez he aparecido a la luz de nuevo. Akbala, tú de antemano llama a todos a los que veas. Erken con la dombra que se siente a mi lado. ¡Oh, las chicas!. ¿Ustedes ya llegaron?. Con que rapidez  respondieron a mi llamada. Me alegro que estén aquí. Yo las echaba de menos, sin ustedes en la casa odiosa. Erken-agá, empiece, por favor. Cante, yo le pido por favor, “Sursha-kyz” ... “Cuando tú, mi querida, yo te recordaba, abrazando la almohada, me echó a llorar”. ¿Me puedo arrimarme a ti, agá?

1Shildehana - celebrando el nacimiento del niño.

¡Como la espalda te arde! .. Kaysar, ¿dónde estás?. Ahora tú canta, canta “Karakoz”.  Eres bueno para cantar esa canción. Canta, como antes, en voz alta. “Ojos oscuros, que me dejaste, ¿qué puedo hacer ahora?, ¿qué puedo hacer yo?”. Bueno, ¿que pasa contigo? ..
Bajando la cabeza, sentado a su lado Erken y escuchado sus palabras. Ahora él no se la dará a nadie. Leonardo da Vinci no se apartó del retrato de la Mona Lisa, y él no dejará a Aklima. Cuando se ponga mejor y más fuerte, van a estar juntos y van a irse a través de Betpak-Dalu, al sur donde los suyos. ¡Cómo se atrevió el insignificante Otarbay dársela a alguien a su Aklima!. No tiene esto. Me importa un comino las antiguas leyes, si ellas interfieren con la felicidad de él con Aklima. Oh Alá, la ayudara. No dejes que se vaya. ¿Y cómo podía dudar - si caminaba por el pradejón en frente de la ventana de la prisión. ¿Qué otra mujer se atrevería a hacerlo con tal decisión?. Sólo Aklima.
- No te vayas, Erkensito – dijo ella - No te vayas, Kaysar, Akbala, no te vayas.
La recreación terminó. Aklima cayó en el desvanecimiento.
Erken hasta la mañana siguió sentado junto a ella, sin ver nada a su alrededor, sin oír nada Aklima quedó inmóvil. Él en silencio se levantó, con miedo a molestarla, pero luego se le acercó su madre, y el grito estridente de la anciana explicó todo. Nadie nunca no molestara a Aklima.

8

 

En la vida de todos persona hay un calendario conmemorativa anual. Esa noche, junto a la agonizante Aklima, el poeta sabía por qué lna mujer joven se cubría con un chal la cabeza - no quería que él viera su cara, desfigurada por la enfermedad. Él le tomó la mano, cubierto de costras, como escamas, y él pensaba que ninguna viruela, ningún sufrimiento no puede destruir la belleza de la fina muchacha, el cual una vez él vio en una aldea a la orilla del lago Kzyl-Mola, ¿acaso podía morir así?.
Desde aquella noche ha pasado mucho años.
La palabra del poeta sonó a través de la estepa kazaja, la palabra del poeta resonó más allá de sus límites. Se han quedado detrás los camino recorrido por la lucha por el poder soviético. Y ahora no es la espada, no el revólver que tenía en sus manos, sino que el maletín de cordobán lleno de papeles importantes.
Terrible hubo un tiempo. Orgulloso hubo un tiempo, difícil y divertido. Sobre ello no era necesario escribir en el habitual verso viejo, y el poeta rompió el verso, él encontraba las nuevas combinaciones insólitas de las palabras, y al compás de sus líneas se oía el latido de muchos corazones. Buscó en el meollo de la vida, que estaba tratando de verlo todo, entenderlo todo, y los hechos más simples y aparentemente anodinos significativas para ellos, estaba un reflejo de cambios que han tenido lugar en la estepa natal después del Octubre,
Para él fue una gloria ruidosa constante. Pero el poeta, si él es un poeta y si él es un hombre de verdad, - él debe saber llevar y la fama, y todo lo que le es vinculado con ella. En los versos escritos por un maestro maduro, los críticos han encontrado muchas ventajas. Al mismo poeta no le gustaban. Él no gritaba sobre esto en todos los cruces para no evitar la creación de impresión que hace alarde de su perfeccionismo, y expone su programa. Pero él podía ver sus defectos y sabía que era posible escribir más simple, más brillante, más profundo y más fuerte.
Allanar el camino a la nieve virgen es más difícil que ir tras alguien de huella en huella. El poeta tenía discípulos. Había francos imitadores. Estaba orgulloso de sus discípulos, y los imitadores le dieron muchos sufrimientos desagradables. Especialmente en los últimos años, alabaron al poeta, no importa lo que él escribía. ¿Habladurías?,, No, no sólo. El cálculo era exacto: impetuosamente elogiándolo, exageraban de ese modo el significado de las obras. Y también les gustaba la literatura como su rechoncho viejo abrigo en moderna fina tela de caftán, el cual le regalo a él Baeke.
El  poeta no podía perdonarse a si mismo, de que aun no se ha puesto al gran trabajo. Tal libro absorbería toda la reserva de sus observaciones y las reflexiones, comprendería las grandes mejoras en las vidas de la gente de la estepa. Él no podía perdonarse por lo que mucho no escribió - de lo que le fue posible ver y sobrevivir. Sobre la creación del complejo, multifacético - y vital de esto comía la pereza - las imágenes, él soñaba todavía aún en sus veinticuatro años de juventud, cuando sólo adivinaba sobre aquel camino, el cual él tenía por delante pasar en la literatura. O temía que no ha madurado aun para tal trabajo y puede estropearlo todo por el apresuramiento. O el tiempo, hasta los bordes, llenos por los acontecimientos, no dejaba a ello la posibilidad de sentarse por el gran libro ...
De todos modos, el poeta nunca se olvidó de ella. A través de los años, y la Mona Lisa, y Onegin, y aquella muchacha que ha pasado rápidamente en su vida, tanto más le alarmaban y exigían: “¿Tú todo lo has olvidado?. ¿Por qué tú no escribes?. Tú debes escribir”. ¿Y es justo o no, que aquella muchacha una sola vez brilló en su vida?. No. Como el eco de la noche, que se repite muchas veces, corriendo hacia las montañas de roca en roca, y ella siempre respondió por la primera llamada Aklima categóricamente y poderosamente entró en su vida, obligado a echar otro vistazo a los numerosos eventos y fenómenos. Tal vez él estaba escribiendo de una manera diferente, porque una vez allí, en la orilla del lago Kzyl-Mola: ella se le apareció en un instante,..
A él le era algo para recordar, algo en que pensar. Podía describir todas las experiencias del día cuando a Kara-Otkel llegó la noticia del derrocamiento del rey blanco, y él, Erken fue uno de los primeros en alzar, la bandera roja. Todo lo que había experimentado: el orgullo de victorias, derrotas y amarguras. Su memoria con toda precisión recuerda todos los detalles manteniendo los signos del tiempo;

No, no se puede, es demasiado tiempo para prepararse en el camino de la reflexiones - si sabrás superar las pretensiones de la conciencia - no será ni más fácil, ni más corto.
“La rotación”, el nombre del libro llegó de repente, parecía como, por si mismo, pero pues, cuanto él pensó sobre él, se ha preparando para este momento, cuando su trabajador practicante se quede solo con la hoja de papel en blanco. No por el poeta se hacía tierno y bueno, cuando él se acordaba de los amigos y los compañeros. Y cuando a lo largo del relato había unos enemigos, el poeta, sin pensar, se tiraba al combate con el ardor de Erken el joven caliente.
Página por página el libro fue escrito a la luz ideal. ¡Que se ha levantado aquí!. La parentela de los que en “la Rotación” ha recibido y ha recibido por los servicios, ha levantado el acosamiento loco. Las quejas y la amenaza, el chisme, las denuncias, los anónimos se vertían sobre la cabeza del poeta. “Zshy que hay un arma más fuerte que la de tu pluma vil” - recordaba a uno. «Toma en consideración y no por tal rompían - compañía», - escribía otro. «¡Hey, ti! Ve y mira hacia atrás, yo me encuentro con lrebya” prometió el tercero.
Cuando particularmente es difícil y se hacía triste sobre el alma, el poeta tomaba la dombra fiel la compañera constante de sus reflexiones, sus viajes al pasado. No, él no dudaba ... Él sabía que se encontraba sobre el camino justo, Y premeditaba ahora el segundo libro de "la Rotación", La crítica al primer tomo al poeta no ayudó.
Si alguien lo reprendió airadamente, otros - como salvaje lo elogiaron. Algo medio casi no lo había.
.. “Fuera de la ventana, se condensaba la oscuridad, pero él no quería encender la luz. Fuera de la ventana, dos manzanos crecían, era agosto y las ramas cargadas de fruta bajaban en pendiente al suelo. De repente, como a menudo sucede en la ciudad, cercana a las montañas, el tiempo se estropeaba. Han surgido los andrajos oscuros de las nubes. La tormenta rodaba sobre las cimas, y estaba a punto de arrojar el aguacero, los dedos del poeta se detenían cada vez más frecuente en  los trastes más bajos de la dombra. Con tal apresamiento sorprendentemente bello se mezclaba y conformemente sonaban ambas cuerdas, y esta armonía, como hacía recordar al poeta sobre los muchos misterios no adivinados de la profesión de literato. A su concepción se va toda la vida, y resulta toda la vida insuficientemente.

¡Y la consonancia es una resonancia en absoluto igual de dos cuerdas, no el unísono primitivo, y el consentimiento, la reciprocidad!. Sin tal consentimiento de las palabras no existe ni la poesía, ni la prosa. Y conseguirlo con los años todo es más difícil, porque te vuelves aún más severo, exigente consigo mismo.

La dombra sonaba sordamente. ¿Tal vez, el mago de las canciones Birzhan-sal reflexionaba aquí como el gran misterio de sonidos y palabras, quedando a solas con la dombra?.  En su túnica vasta de pelo de camello ha zampado sobre su espalda el golpe de Kamchi (látigo) en la que en la cola estaban oculto los plomos. El insolente Poshtabay arrebató de las manos del cantante la dombra desgarrando las cuerdas. Parecía, que no ha sonado, y ha gemido. El gemido de la desesperación. Y la comuna de Zhanbota, no ha tomado su defensa, que ha arrancado rudamente al cantante: «¿Y quien te pidió que intervinieras en los asuntos de los demás?». ¿Está claro, acaso te has convertido en jefe de la comuna por algún cantante, aunque haya sido el mismo Birzhan-sal riñes con otras comunas?
¿Y a poshtabay?. Este golpe que le trajo la vergüenza eterna, no sólo para él sino también para todo su clan. Lo que le costaba a aquel su hijo - Toke con el labio leporino. ¿Y a su hijo, el nieto de poshtabay? .. Todo un adulto ahora. Cuando se mudó a cualquier parte de la ciudad, entonces con el látigo, con un látigo tristemente famoso no caminan. Pero hoy en día, para el mal, para los asuntos nefastos y no es necesario un látigo.
Los dedos del poeta aún se mantiene en los trastes más bajos. Monótonamente cantaba la dombra. «Tú humillaste Zhanbota, me ha llamado...» Está claro, él ya hace mucho sin darse cuenta le saltaba esta frase.
El poeta recordaba que Birzhan poseía una gran voz, y lograr el mismo sonido de altura, inconscientemente retorciéndose y girando las clavijas y las cuerdas se rompieron.
Se han encendido en la calle los faroles, y la luz ha caído en la habitación, en la cual estaba el poeta. Y aunque ahora él no cantaba sus versos, pero de todos modo ha puesto una nueva cuerda.
Y la dombra de nuevo ha revivido en sus manos.