Әдебиет - ұлттың жаны. Ұлттық сана, тағдыр, жан жүйесі - көркемөнердің басты тақырыбы. Таптық жік арқылы әдебиет жасалмайды...
Жүсіпбек Аймауытұлы

29 тамыз 2014 1424

Esenberlin Ilyas "Los espejismos escíticos"

Негізгі тіл: "Скифские миражи. Золотые кони"

Бастапқы авторы: Есенберлин И.

Аударма авторы: not specified

Дата: 29 тамыз 2014

Primera parte.

Los espejismos escíticos

Primer capitulo

Ha llegado de nuevo la primavera. En la tierra que se ha deshelado se han levantado unidamente el trébol, la grama, la acedera... Los Muguetes no han florecido, pero alegra ya la mirada que se ha desatado en una noche la cabeza amarilla y roja de los tulipanes... Sobre los abedules, los arces como si alguien por la mano mágica ha echado el velo tierno de esmeralda. Las rocas de Alatau(1) de cabello rubio, aunque están cubiertos con la nieve, son arropadas en las nubes fáciles, sobre la parte soleada de las cordilleras se eleva en nubes perezosamente la niebla. Por los valles marrones oscuros con el estrépito llevan las aguas los ríos fríos. Ha llegado la primavera, y han vuelto en los vastos espacios natales los pájaros pasajeros. Del palmoteo potente de sus alas y del grito de guerra es posible quedarse sordo...

Los pájaros se sienten los dueños absolutos aquí, en el viejo gran jardín, junto a la casa solitaria bajo el techo de hierro.

Esta casa y el jardín pertenecen al arqueólogo Kuntuar Kudaybergenov. La ventana espaciosa que está ante la mesa del científico, está abierta. Así — soplará un poco el aire primaveral, Kuntuar labra las hojas de par en par. Los jugos vivificantes, las nuevas fuerzas de la vida se vierten en él con el flujo del aire vivificante. En primavera — la nueva colección de la expedición, la nueva búsqueda.

Ahora Kuntuar se acercado a un recipiente antiguo, que se ha ennegrecido por el tiempo, ha tomado la lupa, se ha inclinado sobre él... Sí, no cabe duda que esto es un recipiente de trabajo de los antiguos sakas(2). El recipiente fue encontrado cerca del lago Tengiz(3). La expedición ha traído otros hallazgos. Pero el más interesante es este especial jarro que se ha conservado muy bien.

Si se toma en consideración el lugar de las excavaciones, él pertenece a la tribu argippaei(4), que vivían en la tierra de los kazajos(5) hace mucho, hasta Heródoto(6)... Según este científico antiguo, en el norte del mar Khazar(7) los vecinos argippaei eran sármatas(8), con ellos vivían junto a los masagetas(9), que ocupaban la costa del sudeste del mar Atrau(10) y el valle Dzheyhun-Dari(11). Las numerosas tribus poblaban el territorio extenso de las orillas Dzheyhun-Dari en el sur hasta los contrafuertes del Pamir y Tyan-Shanya(12) en el este, el lago kokshetengiz(13) en el norte. Masagetas, argippaei eran tribus sakas. Explorar el patrimonio cultural de la antigua Sakas era el significado de la vida del arqueólogo Kuntuar Kudaibergenov.

1) Alatau es un nombre genérico para una serie de cadenas montañosas en Asia Central.

1) Sakas (antiguo persa Saka; sánscrito शाक Saka; griega Σάκαι; América Sacae; chino antiguo: * Sәk) eran un escita tribu o grupo de tribus de Irán.

2) Tengiz (Tengiz es turco "mar") es un campo de petróleo y gas con sede en el noroeste de Kazajstán humedales a lo largo de las costas del noreste del mar Caspio.

3) Argippaei según Heródoto dice que son personas cercanas con los escitas, probablemente de la tribu mongol, que vivió en paz bajo los árboles y chozas sobre montañas actuales de Valdai.

4) Kazajos son un pueblo túrquico que habita en las zonas norte de Asia central

5) Heródoto (en griego Ἡρόδοτος Ἁλικαρνᾱσσεύς) fue un historiador y geógrafo griego que vivió entre el 484 y el 425 a. C.

6) Khazar fueron un pueblo búlgaro procedente del Asia central. Su nombre parece estar vinculado a un verbo turco que significa «errante» ('gezer' en turco moderno).

7) Sármatas fueron un pueblo iranio al que Heródoto (Historias 4.21-117) ubica en el siglo V a. C. en la frontera oriental de Escitia, más allá del Tanais (actual río Don).

8) Masagetas fueron un pueblo nómada que habitó entre el mar de Aral y el mar Caspio durante la Antigüedad.

9) Atrau rio ubicado en kazajistan.

10) Dzheyhun-Dari (establecido Amu Darya) ( Taj. Amudarya, uzbeka. Amudaryo, los turcomanos. Amyderýa, del persa. آمودریا "Amu" - el nombre de la ciudad histórica de Amul y Taj. Dare - "río", otro nombre: griego «Oxos» , América «Oxus», árabe "Dzheyhun") - río en Asia Central.

11) Tyan-Shanya ( . ballena . trad 天山山脉, simp. 天山山脉, Pinyin : shānmài Tianshan, . Uig . تەڭرىتاغ, Tәңri taғ, Kirgh Alatoo . pena Aspan Tau, Tәңіr shyңy, Tәңіr tau. uzbeko Tyan Shan) - una cadena montañosa situada en Asia Central en cuatro países: Kirguistán, de China (Región Autónoma Uygur de Xinjiang ), Kazajstán y Uzbekistán .

12) Kokshetengiz (río de protección) - localidad fronteriza, a caballo entre el comercio principales flujos entre Kazajstán y China.

Así y hoy él trata de encontrar la respuesta a la pregunta de vital importancia para ellos mismos — sobre la cultura de los pueblos antiguos.

No, Kuntuar no alimenta una esperanza que hará en seguida un descubrimiento científico. La mirada se desliza sin interrupción por las paredes del recipiente, y el pensamiento del arqueólogo lejos-lejos...Al fin ha vuelto en sí, se ha levantado de la mesa. Va dando vueltas

Hacia detrás y delante, como si midiera los pasos del espacioso gabinete. Aunque Kuntuar no es joven, pero su modo de andar es vivaz. Solamente los ojos castaños grandes dan una impresión de cansancio profundo. Él es de mediana estatura, denso. Grueso, con pocas canas que le caen los hombros. Hoy Kuntuar por algo está claramente alarmado. En la cara tiene confusión y tristeza.

¿Qué podía molestar al viejo arqueólogo, un hombre normalmente tranquilo y equilibrado?

Resulta, que la causa es la palabra, la palabra ofensiva dicha por el amigo. Otro, ya sea en el lugar Kuntuara, quizás, no le hubiera puesto atención: supuestamente, en la vida no hay que guardar rencor. Pero el insulto de un ser querido, en quien confiaba, con él mismo, al que mucho apreciaba, no era fácil dejarlo pasar.

Hay que decir que él con Ergazy son amigos desde la infancia: crecieron juntos, estudiaron juntos. Se hicieron amigos especialmente en los años del estudiantado. Cuando comenzó la guerra, Kuntuar inmediatamente se unió al frente. Tras él fue llamado Ergazy. Y algo tenía que pasar: en casi en el primer combate Kuntuar fue herido en el pie. Y hospitalizado. Al poco tiempo le dieron de alta y regresó a casa Ergazy herido en la mano. Para que esconder: los amigos lloraron durante su encuentro. Кuntuar tenía una pena profunda en el fondo de su alma hacia su compañero.

Para ayudarle de algún modo, Kuntuar le propuso:

Por lo visto, al frente ahora no te enviaran... En la fábrica o en el laboratorio no puedes trabajar. Ve a nuestro establecimiento, te repones y decides que hacer después.

Еrgazy estaba contento sinceramente con la proposición. Él precisamente quería pedir a su amigo sobre esto.

¿Lo mejor es por qué no tú tratas de convercer a tus superiores? Los médicos me han liberado del frente por año y medio. ¿Y en tu establecimiento es posible conseguir un puesto?

Estas palabras golperanon a Kuntuar, pero él se repuso contener: “El frente destruye a cualquier persona pero Ergazy, se ve que salió afectado totalmente...” Por se tenía una lucha con su alma para no sentir rencor hacia su compañero.

Después de dos días él llevó a Ergazy al gabinete del jefe, una persona dinámica, el organizador nato. Еrmagambetov no estaba en contar, en general, para permitir emplear al trabajo a un comunista combatiente. Pero antes quizó conversar con él. Hablaron una hora. Luego Ermagambetov llamó a Kuntuar, habiendo quedado con él a solas, le preguntó:

¿Hace mucho que conoces a este muchacho? Кuntuar con preparación le respondió:

¡Claro que sí, desde la infancia! Él me es mayor un año a dos. Vivía en el pueblo, ingreso a la universidad... Estudiaba bien. Moderado, leal en la amistad, valiente.

¿Valiente, dices?

Еrmagambetov por lo general es moderado y sólo por su cara es posible notar, si él está descontento por algo. Así como ahora:

¿Dices, valiente, honesto? y se inclinó en su butaca. ¿Sabes lo que me turba? Esta herido en la mano derecha. Parece que la bala ha entrado en la palma. El dedo índice se le ha quedado rígido, no lo dobla... ¿Y cómo es que la bala ha llegado precisamente a la palma?

Кuntuar estaba un poco ahogado de la ira. Si él pronunciara una más palabra contra su amigo.., Kuntuar no se contuvo: “¡no cree que son muchas las desgracia que le pasan a las personas en el frente! ¡Qué bien, estando en un sillón blando, puede denigrar a otro!” No comprendió Ermagambetov el estado de Kuntuar, ni sus consideraciones, pero él se quedó callado.

Dentro de un tiempo ya con más tranquilidad dijo:

En pocas palabras, el muchacho no sirve para el trabajo. Resulta que él no tiene el diploma todavía. Pienso, que el medio año, que los médicos lo han otorgado, sería más útil usarlo para la defensa del diploma. Y allí miraremos...

¿Cómo así? Кuntuar estaba seguro que el amigo tenía un diploma. Ya que cuando él mismo ha salido al frente, Ergazy estudiaba en su último curso. Claro, es por tal razón que no objetó... Ha salido Callado del gabinete del jefe. Ha entregado palabra por palabra a Ergazy la conversación con Ermagambetov. Solamente sobre la herida no le ha dicho nada y estaba claro el amigo no podía sospecharlo.

Habiendo escuchado todo, Ergazy ha acordado:

Tal vez, Ermagambetov esté en la razón, claro, el diploma es necesario. Pero es que yo no tengo ahora ni las fuerzas, ni la salud para defenderme. Tú mejor que nadie sabes que yo no tengo dificultad ni para estudiar, ni para defenderme. ¡El diploma que es! Un trámite. Recuerdas, he acabado el curso teorético de la universidad por completo.

Sí lo recuerdo totalmente. Pero el diploma te es necesario. Еrmagambetov está en la razón. Еrgazy te lo imploro:

¿Que, no ves, mí estado? ¿Acaso estoy para defenderme?! Ayúdame, si crees realmente en mi como persona, como el amigo verdadero...

Tranquilízate, tranquilízate, ¿Cómo puedo ayudarte?

Ahora a los inválidos de guerra le salen al encuentro. Haz gestiones, que en la universidad comprueben mis últimos trabajos de curso y me den el diploma. Y para que esto no te sorprenda, te prometo: me repondré un poco en medio año y escribiré el diploma. ¡te lo Juro por mi honor, aquí está mi mano!

Кuntuar, deseando sinceramente ayudar al amigo, ha consentido sin pensar. Y no faltara más... Еrgazy estudiaba bien, sus conocimientos eran indudables, a él lo que le ha molestado es esta guerra maldita, y ahora con está herida...

Él hablo sobre Ergazy con el vicerrector de la universidad Artashev. Un profesor viejo, buena persona por naturaleza, recordaba bien al estudiante capaz. Él estaba seguro que Ergazy satisfará legará las esperanza y en el futuro de él saldrá no sólo un buen especialista, sino también un sabio eminente. Аrtashev prometiro plantear la cuestión de la entrega del diploma para el próximo claustro de científicos.

Todo ha ido según el plan fijado.

Al día siguiente, tan pronto como Ergazy ha recibido el diploma, Kuntuar no ha ido a donde Ermagambetov... Directamente al director del instituto Gudkin. La petición era dar trabajo al combatiente reciente. Kuntuar gozaba en el instituto del respeto merecido no sólo como inválido de la Guerra nacional, sino también como trabajador exclusivamente laborioso, consiente, persona honesta y modesta. No se sabe lo que a Gudkin le ha impresionado más: si la petición sincera de Kuntuar o el el mismo recién graduado que hace poco que ha vuelto del frente. Al poco tiempo después era firmada la orden de la inscripción de Ergazy al trabajo. Más tarde nadie se ha arrepentido de esto: Еrgazy fue preciso y cumplidor. Trabajando sobre la tesis de candidato a doctor, que él diseño.

La parte del material del trabajo de diplomado se lo dio a la universidad. Ha cumplido su palabra, y no decepcionó ni al amigo, ni a su viejo profesor.

Ha llegado la victoria y terminó esta guerra sangrienta. Para entonces Ergazy trabajaba ya en la especialidad. Él estaba casado con una viuda llamada Akgul. La mujer ha traido a la casa a su hijo de tres años, Arman Акgul era una mujer por naturaleza agradable, inteligente. A los demás les gustaban los grandes ojos expresivos y negros de Akgula. Ella tenía un estado de ánimo estable. El razonamiento y el carácter de Akgul se ganaron a Ergazy cuya vida después del matrimonio cobro impulso rápido.

Еrgazy estaba sumergido en su trabajo. Un año después de que terminara la guerra ha defendido con éxito la tesis de candidato a doctor. Es un emprendedor en los asuntos cotidianos, él en este tiempo ha tratado de llenarse de protectores influyentes. No sin su ayuda se ha trasladado luego a una de las ciudades industriales del sur, donde ha encabezado el instituto de investigación científica. Poco tiempo después ha aparecido en Alma-Ata con la tesis preparada de doctor. De igual manera como la de candidato, la ha defendido con éxito. Y así ahora él es doctor en ciencias, Kuntuar le presto en absoluto todo su tiempo y apoyo.

Sin embargo los fracasos no terminaron para Ergazy. A pesar del título de doctor, y profesor, por unas faltas lo han quitado pronto del puesto de director y lo han designado de suplente. Ergazy no tuvo suerte también cuando presentó la candidatura a los miembros correspondientes para las elecciones en la Academia, pero el número de votos para el puesto no han sido suficientes.

Con el nuevo director, en seguida han comenzado las fricciones y los inconvenientes. Ante la sorpresa de Kuntuar, el amigo acusaba de todas las malaventuras no a una persona cualquiera sino precisamente al académico el jefe Verginsky científico del instituto, un sabio eminente. Cuando Ergazy estudiaba con él en una escuela, después se encontraron en el frente, y desde que Ergazy está a cargo del instituto y el trabajo de investigación científica arqueológica, él tiene que rendir cuentas directamente ante Verginsky. Y así, sabiendo la disposición del académico hacia Kuntuar, Ergazy ha llegado de nuevo a pedir al amigo interceder por él ante el científico influyente. Además repetía insistentemente: “de seguro, alguien me está mal informando ante los ojos de Verginsky. Ve, explícale mi conciencia está tranquila”.

Кuntuar no podía denegar la petición de su compañero. Además siempre creía en la justicia y la humanidad del académico. Aleksey Maxímovich Verginsky era en realidad una de las personas más cordiales, vulnerable ante las peticiones. Él había ayudado a Kuntuaru en los días negros, lo había apoyado en diferentes maneras en las investigaciones científicas. Así que no era casualidad que Kuntuar lo considerara su ángel de la guarda. Él lo respetaba no sólo por su carácter y disposición amistosa, sino también porque él era un sabio eminente en el campo de la arqueología. Y no creía que Verginsky se haya puesto en el camino de Ergazy y hay influido en la baja de su. Cuando el arqueólogo se le ha concedido un encuentro con el académico era precisamente el momento en que Ergazy fue removido como director y estaban buscando un nuevo lugar entre los superiores. Habiendo dicho las palabras de acostumbres en un encuentro, se saludaron, se preguntaron sobre la vida, sobre los éxitos en el trabajo, Verginsky estaba sorprendido por la presencia Kuntuar, le informo:

— A tu amigo lo han quitado del puesto de director. No le basta ahora ser doctor y profesor. ¡Él un día no trabajo en la producción!

Кuntuar en seguida no se dio cuenta:

— ¿Qué amigo?

— Ergazy, claro. Ustedes, recuerdo eran viejos amigos, y trabajaron juntos.

— Amigos nosotros amigos, he aquí en la vida nuestros caminos se han separado de cierto modo.

Recordó, el académico y ha regresado otra vez a la conversación sobre Ergazy.

Tu amigo, — ha dicho secamente que a él entonces, — le molesta trabajar con el nuevo director. ¿Qué es lo que realmente quiere conseguir?

Кuntuar respondió, de todo corazón:

— No pienso que Ergazy persiga un interés personal. ¡Simplemente a él le es más claro — tantos años dirigían el instituto! Él sabe algunas cosas mejor, que una nueva persona. ¡Puede, que aquí y el amor propio — es difícil someterse a un inferior que su título de científico y de grado! Aquí, como dicen, no puedes hacer nada — la debilidad del humano, el defecto de muchos. Pero así es él, Ergazy.

— En la ciencia no es necesario obedecer, sino que trabajar.

— Que se le va a hacer, son cosas de la vida: unos alcanzas sus sueños con llantos otros con alegrías. El pobre Ergazy toda la vida solamente soñaba estar en el puesto del director.

— ¡Eso es, ahí está el problema, — se ha echado a reír el académico, — porque todos quieren el puesto del director! No dejo de asombrarme, — continuaba él en reflexión, — ¿como puede una persona que ningún día ha trabajado en la producción, tantos años encabezar un gran instituto de investigación científica que sirve...a la producción?

Кuntuar no pudo decir nada en defensa de su amigo. A demás él claramente no sabía, cómo Ergazy levaba la dirección de allí, en el sur.

Y así ahora, a petición de Ergazy, tenía que entablar de nuevo una conversación sobre el mismo tema con Vertinsky.

— Mi amigo Ergazy está muy preocupado, — él comenzó, habiendo encontrado a Aleksey Maxímovich. — usted le prometío que le llamaría y hablaría con él sobre sus asuntos. Desde entonces él siempre está a la espera. Él está todo atormentado.

En respuesta Verginsky no pronunció ni una sola palabra.

Кuntuar muchas veces más trató de recomenzar la conversación, pero el académico todo el tiempo daba a comprender que no deseaba hablar sobre Ergazy.

El viejo arqueólogo ha sentido la torpeza de la posición: por un lado, él quería tomar la defensa sinceramente de su amigo, por otra — Ergazy, por lo visto, ha sabido ofender al académico. Aquel también era una persona viva.

Еrgazy, a su vez, se dio cuenta que Kuntuar en este caso no era un caballo de carreras, al que puedes apostar, y ha cambiado drásticamente la actitud hacia él. El arqueólogo a menudo ha oído hablar de la gente: “¿dicen, que entregas a Vertinsky cada palabra de Ergazy?” Primero Kuntuar no puso a estas preguntas una atención especial. Aunque de Ergazy no había oído nada semjante. Y despreciaba por naturaleza cada calumnia y chisme. Pero así ayer se ha encontrado inesperadamente con su amigo, hablan, cara a cara. Aunque la ofensa en algún sitio en la alma se ha quedado, él consideraba a Ergazy todavía a su amigo. Y por eso le ha preguntadocon sinceridad:

— ¿Qué sucede, has dejado de saludarme? ¿Qué pasa?

— ¡es mejor que lo sepas! — dijo cortamente Ergazy.

— ¿Cómo que es mejor?

— No tengas dos caras. Me reuní con Vertinsky y hable con él. Él ha contestado con sinceridad: “¡he intercambiado opinión sobre usted en general con Kuntuar, no tengo razones para no confiar!” Y, yo soy un tonto, toda la vida te considere mejor amigo, en realidad — una serpiente que calentaba en el pecho. Resulta, que tú informaste a Vertinsky cada palabra que te he dicho en minutos de franqueza...

Кuntuar al principio se ha pasmado simplemente, lo dicho no llegaba a su conciencia. Cuando ha comprendido al fin, de que le acusa Ergazy, ha llegado a la indignación extrema.

— ¿no me digas? ¿Qué tú has dicho? —gritó él.

— ¡Qué has odido! — los labios de Ergazy se han retorcido con una sonrisa despreciable. me ha informado el académico mismo: “¡ no me Culpe a mí, sino a su amigo Kuntuar!” ¡Prueba no creer! esto es seguro, como no crees aquí... Se Ve, de verdad Verginsky ha dicho. ¡Sin embargo esto no tiene sentido, es imposible!

— ¿Que, sin embargo he informado a Verginsky sobre ti? ¡Vilmente acusar a la persona a espaldas, calumniar! ¿Cómo él podía inventar esas palabras, que te denigran, si yo nunca las pronuncie?!

— ¡No sé, pregunta a tu alto protector!

— ¡yo le preguntaré, créeme se lo preguntaré!

— ¡haces lo correcto, aunque vas a saber, quien de ustedes dos es el canalla! — con aire triunfante Ergazy se retiró.

Y Kuntuar se ha quedado como clavado. La injusticia, la mentira lo han derribado. ¿Él estaba desconcertado, en la confusión trataba de entender lo que ha pasado, donde está la causa de lo que paso? ¿Ya que no pronuncio semejante palabras a Verginsky, de donde tomo esas palabras Ergazy?

Esa noche Kuntuar no pego los ojos. Por la mañana, un poco tranquilo, ha llamado a la secretaria de Verginsky y ha pedido anotarlo a la recepción. Resultó, Aleksey Maxímovich no está, él ha salido por unos asuntos a Kazajistán Oriental. Кuntuar no le restaba nada que hacer, más que esperar.

Así y ahora él está bajo el dominio de los sufrimientos de esta historia ridícula.

Verginsky no estara una semana entera, dicen, que volverá después de dos o tres días... ¿Кuntuar no comprendía que es posible hacer para aclarar todo, olvidar y hallar el equilibrio cordial? Resulta, que aquel, que toda la vida creía, como él, igual, se encontraba mezquino y falso.

Por donde la mires, verdad dicen en el pueblo: el ganado es abigarrado por la piel, las personas en el interior. Él no podía librarse de las ideas fijas: “¡Como esto hasta ahora no he discernido que por la persona Verginsky! ¿O él ha interpretado mis palabras a su manera? ¿Puede, los ha enmarañado con otros de alguien, me recuerda simplemente mejor, que otros? ¿Cómo es posible sin motivo alguno calumniar a alguien inocente? No, esto no lo hace el honor del sabio eminente. ¿Supondremos, he calumniado a Ergazy, pero donde está su propia opinión, que ha perdido la vista, o qué? Y componer la opinión negativa de una persona de palabras de alguien... Esto simplemente no es justo. Y todos aquí algo no son así. Es necesario lo más rápidamente posible saber”.

La ofensa de Verginsky se ha bajado, pero la ira y la indignación contra Ergazy se han inflamado con una nueva fuerza. El viejo arqueólogo con el gemido pesado se revolvía en la cama: “... ¿Permitiremos, permitiremos, querido mío que Verginsky haya dicho estas palabras, pero por qué la has creído tan de prisa? ¿— se dirigía hacia el Ergazy invisible, Y para que embarrar al amigo en el barro? Significa que mucho le apetece dejarme como un canalla... Son tantos años que trabajamos juntos, y todo este tiempo, resulta, que creías que soy capaz de infamar... ¿por encima de mi propio honor he puesto la autoridad del académico y podía repetir la calumnia? ¿Qué pasa conmigo? por qué estoy así tan enfermo del alma, habiendo perdido la amistad del calumniador: ¡no es ahora, así en cualquier otro momento él hablará y me traicionará! ¿Cómo hacer? Dividir para siempre, olvidar a él, echar fuera de mi mente y de mi corazón? "

Sí al parecer Kuntuar era justado así no sólo por Ergazy, sino también por Akgul, siempre con él cordial y afable. “¿De veras sabía todo y creía? ¡El disparate! Que Ergazy es capaz por la envidia negra, pero Akgul... No puede envidiarme”.

Y todavía una circunstancia pesaba extremadamente a Kuntuar. Su Propio hijo Daniel no ha heredado la inclinación del padre por la arqueología, aspiraba a darse a conocer como escritor, y el hijo de Ergazy-Arman no natal ha acabado la universidad, se convirtió también en arqueólogo y ahora ha comenzado a trabajar bajo la dirección de Kuntuar. El científico trataba de ayudar con todas las fuerzas al recién graduado, esperaba ver en él al alumno del sucesor.

Como ahora todo se volverá, no pasaría la hostilidad de Ergazy al muchacho. Кuntuar trataba de controlarse, de no perder la razón abstemia. No, era imposible que el hijo sufriera por culpa del padre. Pero el pueblo vive por las palabras: si se lleva en la manzana la carcoma, las manzanas pueden estar agusanadas.

Кuntuar se ha sentado a la mesa, de nuevo ha acercado a él el recipiente, ha tratado de concentrarse. Los pensamientos como antes en desorden. Ahora sus pensamientos están en Arman y Daniel. Ellos tienen la misma edad, desde hace mucho tiempo y se conocen entre sí. Sin embargo no parece que son amigos. La razón no es a causa de los padres. La Causa-Zhannat. A los ojos floreció, más bonita y ayer mismo, al parecer, estaba dispuesta a dar su vida por Daniel. ¿Qué ha pasado con ella ahora? ¿O el corazón de la muchacha es tan ventoso e inconstante, cómo una primavera temprana?

Claro, Arman más representante que Daniel, tal vez, y más simpático. ¿Sí que bella? Si admira a todos con cada movimiento, ¿qué pasará con el orgullo de la chica?

¿Y qué va a pasar con Daniel, el hijo único? La madre ha muerto temprano, el padre es un mal ayudante en los asuntos del corazón. ¿Cómo apoyarlo, cómo hacerse para él un amigo y un soporte? Es ahora el hijo cara a cara con sus experiencias. Él es joven, es inexperto. Y su carácter es muy suave.

Кuntuar con el objetivo de alejarse de los pensamientos amargos, de vez en cuando se inclinaba para ver al lado del recipiente, se inclina sobre el manuscrito gordo. Es el diario original. En él hay relatos interesantes sobre las expediciones arqueológicas y los hallazgos, los frutos de las reflexiones profundas sobre la vida, sobre la ciencia. Son muchas las palabras en el libro dirigidas a la juventud. Hace mucho que lo escribió Kuntuar. En los minutos de cansancio y tristeza él se dirigía invariablemente a la creación, como al amigo fiel. Valía la pena profundizarse en el texto y en el alma se ponía todo más ligero. La tranquilidad, la fe del día de la mañana y la inspiración descendían a él.

Sin embargo esta vez y el trabajo sobre el manuscrito no traía satisfacción. Ha leído unas dos, tres páginas y no ha sentido la resonancia en el alma. Pero la lectura no ha dejado, ni la sensaión pasada ni el humor.

Кuntuar se ha levantado, se ha acercado a la ventana. A espesar el crepúsculo. El cielo como si se ha apretado por la seda transparente negra, porque ha dado puntada al bordado ha comenzado a radiar las monedas de oro de las estrellas. El aire de noche era frío y húmedo.

“es mucho tiempo que los hijos... Se retrasan, pero es hora de volver a casa...”

Kuntuar no ha conseguido dejar de pensar en esto, en la parte del jardín se ha oído un grito: “¡Ayuden, ayuden!” Le parece, es la voz de Zhannat. Superando el dolor cordial, ha saltado a la calle. Mientras corre hasta el cobertizo, de la casa han llegado al contrario los muchachos. Realmente, gritaba Zhannat. Pálida, la han introducido en brazos en la casa de Kuntuar.

La muchacha ha explicado que venía hacia Daniel. Y cuando estaba ya cerca de la casa, por los árboles han saltado dos hombres, se han lanzado sobre ella, le han quitado el bolso... Zhannat se defendió y ha conseguido gritar. Los gamberros se han escondido, tan pronto como han visto a las personas, que corrían hacia ellos. Кuntuar, escuchando a Zhannat, se recuperaba poco a poco. Él ha comenzado a tranquilizar a la muchacha todavía posesionada por el miedo y la agitación: “ahora viene Daniel...”

— Y... ¡entonces se detuvo! Zhannat estupefacta lo miro con los ojos preguntando: ¿qué pasa?"

- ¡Dios mío!, El manuscrito acaba de estar aquí, en la mesa, ha pronunciado perplejamente el arqueólogo. O yo los he puesto a ellos en el cajón? Maldita sea, esta vejez, no recuerdo dónde los puse. Él se ajetreaba, miraba en los cajones de la mesa, hurgaba sobre los estantes...

— ¿Padre que busca? Con simpatía ha preguntado Zhannat.

— El manuscrito, niña, el manuscrito... Recientemente trabajaba sobre él. He oído tu grito y he ido a la calle, y se han quedado en la mesa, aquí. ¿De veras alguien ha entrado por la ventana? ¿Quién será necesario, los pensamientos ajenos? ¡Qué desgracia! ¿O los he llevado al comedor?

Кuntuar ha pasado al cuarto contiguo, Zhannat ha permanecido en el gabinete. Habiendo estado de pie un minuto en reflexión, la muchacha tomo un lápiz y un pedazo de papel en blanco, escribió rápidamente una nota, la ha puesto en el borde de la mesa y... Ha salido.

Pálido, Kuntuar ha vuelto al gabinete, ha bajado el pesado sofá. Estaba mucho tiempo en el entumecimiento, con la cabeza baja. El viejo arqueólogo no ha notado, cómo ha entrado el hijo, esbelto y alto, con las facciones delgadas y grande, como una madre tranquila, los ojos castaños. Daniel estaba desconcertado por el estado del padre habitualmente él lo encontraba con alegría.

— ¡El cocinero de abordo, el cocinero de abordo! — el hijo ha abrazado al padre por los hombros. Кuntuar ha levantado con trabajo la cabeza que se ha agravado excesivamente:

— tengo una punzada en el corazón, hijo... me han robado mis manuscrito.

— ¿El manuscrito?! ¿Dónde se había metido? — No ha comprendido Daniel.

— Cuando ha gritado Zhannat, el manuscrito estaba aquí. He salido corriendo en su ayuda. Cuando he vuelto — en la mesa ya no había nada...

— ¿Has dicho — Zhannat? ¿Qué, ella estaba con nosotros?

— Sí, estaba aquí, y los manuscrito...

Daniel examino perplejo la habitación, el borde de la mesa donde indicaba el padre. Blanquecía allí la nota. El joven la ha agarrado de prisa.

— ¿Qué ilusión?! —exclamo él.

¿Qué pasa?

— Sí así, Zhannat escribió... y empezó a leer: “Daniel, perdona por todo. Quería explicarte, hablar — no ha resultado, no estabas en la casa. Sabes, entre nosotros todo se ha acabado, salgo con Arman. Para ti es una pena, pero que le vas a hacer, el amor es más fuerte. Le traigo a su casa desgracias. Parece que mi tío ha traído a Kuntuar problemas. Adiós. Zhannat”.

Las Propias adversidades de Kuntuar se han corrido de una vez. Por los hombros que estremece sepultado en la mesa de Daniel el padre ha comprendido: llora.

Кuntuar quería con toda el alma a su hijo. Si él rogaba algo al destino, era de morir antes que Daniel ya que si él se muriera, ese día el no podría soportarlo. Con los años, más claramente se daba cuenta que él tenía dos preocupaciones importantes: primero — Daniel y su futuro, segundo-alcanzar los objetivos científicos plateados.

Кuntuar tiene ganas de tomar de repente a su hijo en las manos, acariciarlo, como un chiquitín.

— Querido mío, — Kuntuar trataba de hablar con él lo más animosamente y suave que se podía, — escucha a tu viejo padre: la lágrima — es un mal ayudante en la desgracia, no cuelgues la cabeza. Que la pena templará tus fuerzas y el corazón. En los años de la guerra las personas perdían a sus parientes queridos. ¿Qué se hace, si tus coetáneos entonces, sobreviviendo a la pena personal, perdían la firmeza del espíritu? contrólate, vuelve a trabajar sobre el libro.

Daniel después de algún silencio ha pronunciado:

— Estás en lo correcto, Padre. Perdóname. En la habitación se ha establecido el silencio.

Segundo capitulo

Perezosamente, y caudalosamente el Syrdarya(1) hace rodar sus olas. Por las cordilleras negras se ve a lo lejos a Karatau(2).

Estas cordilleras contornean el enorme valle. El suelo agrietado por la falta de agua y cubierto de polvo gris. Mucho tiempo antes de la llegada del otoño, y a veces en medio del verano aquí todo arde. Salen en algún lugar el ajenjo seco y la espina dura del camello. Se difunden por tierra los arbustos espaciados y los espinos.

Estos terrenos salíferos desiertos, que limitan con las arenas, desnudos, abiertos al calor y los vientos, que no atraen a los pájaros. Las avutardas con plumas azules y tinte amarillo, los sisones acanelados, los faisanes de piernas largas han elegido solamente las orillas del Syrdarya que han cubierto el espeso de junco y zhida(3).

Pero los terrenos salíferos son ricos en fieras. Corren aquí los rebaños de los antílopes. Más cerca de Karatau habitan los machos cabríos montañosos, los argalis con los cuernos abruptamente rizados y enormes, las corzas de cola negra. Muchos lobos grises, y zorros rojos ardientes.

Las profundidades del desierto encubren tesoros innumerables, es abierto por las personas sólo una parte de ellos: plomo, zinc, fosfatos...

Entre Syrdarya y Karatau ha crecido la ciudad. De él salen las arterias asfaltadas a Tashkent(4), Chimkent(5), Turkmenistán. A ambos lados de la pista se ramifican caminos secundarios y senderos estrechos que conducen a expediciones de búsqueda de recursos hídricos... y antigüedades.

Hace algunos días a esta ciudad han llegado dos jóvenes: la estudiante pedagógica de último curso del instituto Orik a las prácticas y el futuro historiador científico Peilzhan a recoger materiales para sus tesis.

... Hoy era un día especialmente caluroso. De viento seco, que quema la cara. Antes del mediodía en el horizonte se colgó temblando una bruma plateada. Por arte de magia resplandeciente, atrae las miradas del mar, que se desvanecen ante el cielo azul muy alto. La tierra, el aire es como si todo se ha extinguido: ni el animal, ni el pájaro...

Parece, que en todo este silencio solo está viva una persona Peilzhan.

Habiendo llegado a Kayrakty(6) por sus asuntos, el conoce aquí a Orik. Peilzhan sabía, que hace medio año, después de la terminación del instituto, jefe de una de las expediciones geológicas su hermano Nurali. Resultó que Nurali va a casarse con esta muchacha tierna, alegre. Ahora él está de salida, en algún lugar en las arenas, con los perforadores. Peilzhan

1) Syrdarya es un largo río del Asia Central que discurre por Kirguistán, Uzbekistán y Kazajistán hasta acabar desembocando en el mar de Aral Norte.

1) Karatau son unas montañas que se encuentran en el sur de Kazajstán al norte del río Syrdaria , y muestran una geomorfología única. El nombre Karatau significa Cerro Negro en el idioma kazajo.

2) Zhida es un fruto del árbol del mismo nombre. Desde la antigüedad, que se utiliza en fines médicos e industriales.

3) Tashkent (en ruso: Ташкент, transliterado académicamente como Taškent; en uzbeko: Toshkent) es la capital de Uzbekistán, así como de la provincia homónima.

4) Chimkent es la capital de la provincia de Kazajistán Meridional, la región más poblada de Kazajistán.

5) Kayrakty es una aldea en el distrito de la región de Akmola Zhaksynskom (kazajistan).

con el pretexto de su hermano, comenzó a buscar una reunión con Orik. Él encontró a la señorita en el dormitorio.

La primera cita seguida de otras. Pronto Nurali ha retrocedido a un segundo plano no sólo para Peilzhan, sino también para Orik. Una fuerza incomprensible la levantaba, hacía obrar en contra de la razón.

Hoy Peilzhan con un poco de luz en sus pies. El día domingo, no ha llenado los asuntos, se extendía de forma infinitamente mucho tiempo. La persona joven se acostó en el sofá en el hotel, se levantaba, cogía el libro y lo aplazaba de nuevo: no quería leer.

¿El recordó ahora sobre los contemporáneos de la infancia? Los padres de Nurali murieron temprano, y el creció en la casa del tío natal, el padre de Peilzhana. Ahora los niños han crecido. ¿De veras él, Peilzhan, es capaz de causar al hermano tanto dolor?

En sus propios ojos él preparaba la justificación del amor. Sí, parece, ser el amor. De otro modo como llamar a este sentimiento que me hace correr hacia Orik, buscar su mirada, sus palabras. Él no quiere reflexionar sobre las consecuencias, necesita simplemente, es necesario ver sus ojos, sus labios...

¿Peilzhan no renunciara a las fuerzas del sentimiento, pero qué? Él está listo para vender el alma al diablo, aunque sólo Orik está aquí, junto.

Externamente, es quizás un hombre encantador, el maestro dice, es el alma de la empresa. Sin embargo detrás de las palabras afables y la sonrisa dulce en primer lugar están sus caprichos. Sí que ha pensado, está listo a impedir cualquiera orden para la realización de sus propios deseos.

Así y ahora él ya no está atormentado por los remordimientos de la conciencia. Él tiene una cualidad asombrosa para olvidar. En un instante él puede arrojar los pensamientos que no desea, dejar de pensar sobre tormentos, olvidar todo lo que le pesa y apelar a la conciencia...

Al fin, el calor del día ha cedido ante un sitio fresco agradable. Peilzhan se ha vestido de prisa y ha salido. Él se ha dirigido a los jardines en el suburbio de la ciudad. La noche del sur suave cubría poco a poco la tierra. Los asteriscos raros alentadoramente guiñaban en ritmo los pasos rápidos de Peilzhan: “¡se Da prisa, se da prisa, la joven persona!” Él todavía ha distinguido de lejos a Orik. La muchacha estaba cerca de los árboles más extremos del jardín. El corazón ha comenzado a temblar, él se ha contenido apenas para no apresurarse hacia ella. Los pies han comenzado a caminar por si mismos más seguido. Orik también tenía prisa para el encuentro. Lo Invisible al ojo el corazón ve. Peilzhan ha sentido que Orik lo esperaba con impaciencia. Él ha ido aún más rápidamente, se ha acercado casi corriendo:

— Pensaba, que no llegarías...

— ¿Por qué? — Parece, la voz de la muchacha ha sonado fina y cariñosa, como una campanilla. Peilzhan oía en ello una llamada escondida y tierna.

— No sé, lo cuento la felicidad inmerecida. Orik calló, y se echó a reír después:

— Parece, especialmente hoy las estrellas lucen grandes y próximas, más brillante, que de costumbre.

Es verdad. La más brillante de ellas está junto a mí.

— Las estrellas están en el cielo, y no en la tierra...

— ¿Entonces con que comparar aquella, que está al lado? Ella lo amenazó coquetamente.

— Conmigo está al lado la muchacha más hermosa en el mundo. ¡Se puede compararla solamente con el alba, con las estrellas!, — se ha ido Peilzhan y de repente completamente silenciosamente, ha pronunciado: — te besaré...

— No, te da vergüenza...

— ¿Por qué?

— Tomas el pecado en el alma.

— ¿Que va a pasar, si peco?

— Vas Arder en el infierno.

— Sí y yo sin infierno como el fuego, ten piedad!..

Él la abrazo. Abrazados, los dos caminaron lentamente por el jardín. Cuando los han cubierto olmos, que crecían alrededor del ajenjo odorífero y la estepa plumosa suave, Peilzhan se detuvo, como si la carga invisible le ha encadenado los pies. Él de nuevo ha atraído a la muchacha hacia él.

La luna que reinaba en la altura, nadaba despacio a lo largo del horizonte. Claro como el día. Cerca del árbol copado el muchacho y la muchacha. Las sombras estrafalarias de las ramas del olmo son parecidas a monstruos raros. Las estrellas se desprenden de la altura y desaparecen como si quemara enseguida la felicidad de alguien...

El silencio. Esta armonía del cielo, la noche y el silencio son violados por el llanto de la muchacha. Pero por qué a él esto no le alarma el alma.

Orik llora. Mentir junto a Peilzhan. Las manos son echadas por la cabeza, la mirada está dirigida al cielo de noche. Solamente cuando se desprende allí y se apaga la estrella siguiente, en sus ojos incoloros pasa la sonrisa mala. Él no dirige la atención a las lágrimas de Orik. Y ella, sin haber arreglado los cabellos que se dispersaban, está, abrazada las rodillas con sus manos delgadas. ¿Dónde ha desaparecido la agitación alegre que solamente ayer rellenaba todo su ser? Hoy el alma es quemada por el arrepentimiento amargo y la ofensa. La muchacha de repente ha comprendido de una vez lo que ha pasado.

Peilzhan no la consuela. Y Orik en este instante ve ante él solamente a Nurali. ¿A quién ahora culpar? ¡Sí! ¡Pero Peilzhan ha desatendido que Nurali es su hermano!

Se han acordado las tardes largas que pasaba con Nurali.

...la luna también se iluminaba. Simplemente flotaba, completa de oro, llenando los espacios de luz radiante. Así como el cielo de la carroña, desprendiéndose y ardiendo, las estrellas. Y conseguían proponer el deseo secreto, y creían que se realizará seguramente. Ponían las palmas al encuentro de las estrellas fugases, y parecía que vuelan hacia sus sueños claros...

Ellos Con Nurali ante aquella cita no se veían el año entero y, habiendo encontrado cerca del río, así sentados entre tulipanes amarillos y rojos.

Nurali por primera vez en ese entonces le ha dicho a ella sobre sus sentimientos.

Habiendo acabado el instituto, él ha salido para esta expedición. Orik solo rogaba al destino verse más de prisa de nuevo con su amado. Tres meses sin él le han aparecido tres años. Y en este tiempo se ha cruzado en el camino de Peilzhan. En vez de como dispersarle su melancolía, tranquilizar, él ha deshonrado su amor.

La amargura y el arrepentimiento rellenaban el corazón de Orik. “¿ahora como lo miraré a la cara? ¿Cómo?!” — repetía.

Peilzhan se movió perezosamente:

— ¿A quién? ¿A quién tú tienes que Mirar a los ojos?

La muchacha ha comenzado a llorar aún más fuerte:

— ¿A quién? ¡A tu hermano, Nurali!

Peilzhan dio la voz:

— Él todavía no aparecerá pronto...

Orik ha mirado al muchacho. “¡Es todo, lo que él es capaz de hacer!”

— ¿Por qué lloras? Si a nadie cuentas, esto todavía no es pecado. No agonices en vano.

Orik estaba mal. Pero las palabras de Peilzhan sin embargo era la paja para que agarrar ahogamiento, pero tienen al menos algo de flujo en su confusión mental. Peilzhan por su parte, continuó:

— Yo a... tu misma te has convencido, por tu propia cuenta...

— ¿Cómo esto? ¿Cómo por voluntad propia?! ¿Cómo viviré ahora? Нurali...

— ¿yo peor que Nurali? — la ha interrumpido Peilzhan y ha estirado su mano, tratando de atraer.

— ¡No me toques!

— ¿Y si tal vez te amo? — La voz de Peilzhan se ha fortalecido.

“¿amar? ¿Es verdad? ¿Amar? Puede, por eso decidiste... Por eso has obrado así... ¿Acaso es culpable que amar? Probable, es necesario perdonar...”

Pero apenas su imaginación ha resucitado la imagen de Nurali, el corazón se ha apretado de nuevo de dolor, un terrón de lágrimas han rodado a la garganta.

La voz de Peilzhan sonaba con seguridad:

— ¡Claro, te amo más fuerte, que tu Nurali! ¡Y que hacer hacia él! — Peilzhan atraído hacia el de nuevo a Orik.

Después de dos días se han encontrado de nuevo, luego más y más. Las citas fueron frecuentes. Y cuando de la expedición ha vuelto Nurali, Peilzhan y Orik vivían en una familia y esperaban al primogénito.

Y para Nurali ha comenzado la racha de la mala suerte. La expedición ha perforado bajo su supervisión algunos agujeros en las arenas, cerca de Karatau. Pero el agua se ha descubierto. Mientras llevemos la maquinaria a un nuevo lugar, han comenzado los fríos otoñales. Sin embargo, a pesar de las heladas y el viento frío, Nurali ha decidido no doblar los trabajos hasta lo profundo del invierno. En Kayrakty él llego para mandar en Alma Atu el telegrama con la petición de permitir conducir los trabajos perforadores en el invierno. Además era necesario rendir cuentas ante el consejo técnico sobre los agujeros anteriores que no han dado agua. Y claro, no sólo por esos asuntos tenía prisa en Kayrakty el joven ingeniero. Él tenía prisa para ver a Orik. El rumor agudo siempre encontrará mil de caminos y mil de voces, llegará, donde no supones. Sobre el enlace de Orik con Peilzhan, Nurali lo supo hace dos semanas. Uno joven técnico, que ha vuelto recientemente de Kayrakty, ha informado públicamente: “la novedad en Kayrakty una sola: ¡había una pareja joven la bella Orik y el científico Peilzhan joven, pronto será su boda!”Nurali no creía lo que oía.

Mientras más cerca él llegaba a la ciudad, se agitaba más. La duda y el pensamiento de que todo eso no era verdad, con una nueva fuerza lo vencían.

Ahora, habiéndose instalado en el hotel, se ha decidido ir a la residencia comunal con Orik. De repente alguien ha llamado al número de puerta.

— Entren, — he invitado Nurali, haciendo de paso un nudo corbata.

Ha entrado el director técnico fiduciario de Zharkyn. Él ha acabado el mismo instituto, así como Nurali, solamente que tres años antes. Nurali se sentía con el sentimiento caliente de la amistad y protección. Su degradado, rostro bronceado era con una radiante sonrisa. Se abrazaron.

— He visto a tu chófer — él ponía el coche en el garaje, he sabido que has llegado, y he tenido prisa en venir, — hablaba, todavía con alegría sonriendo, Zharkyn.

— Sí, acabo de llegar hace una hora. He decidido caminar por la calle y llamarte.

Zharkyn ha mirado con atención a su amigo:

— ¿Tienes prisa, parece?

Nurali ha sonreído vagamente, luego ha dicho:

— Tienes razón, extraño a Orik, quería mirarla en la residencia comunal.

— А-а...

Zharkym sabía sobre lo que había pasado. Después de alguna interrupción ha aconsejado:

— ¿Para qué tienes prisa? vendrá, cuando sepa que has llegado...

Nurali ha captado en la voz de Zharkyn un sentido escondido. Se ha fruncido:

— extraño consejo...

— No, yo soy así simplemente. — a Zharkyn se le ha pasado el deseo de contarle a su amigo todo lo que sabía, pero él se ha contenido. — bueno, ustedes se la arreglaran.

— ¿De Qué?

— ¿Qué significa para qué? los jóvenes después de la separación siempre encuentran sobre qué hablar. Te pido solamente: cuando estés libre — en seguida ven hacia mí. No tengas la idea de irte, sin antes pasar a despedirte.

— ¿para qué esto? ¿Y por qué tienes prisa de verme al regreso? — Nurali se ha irritado. — se han acumulado muchos asuntos que a ti te competen. Iba a pasar mañana, después del informe. Es necesario que me aconsejar en muchas cosas. — él ha mirado directamente a la cara Zharkyn: ¡— Parece, quieres informarme de algo, así que dilo!

Zharkin ha apartado la mirada:

— Estás cansado después del viaje, no necesitas afligirte. Y ahora yo no puedo, que lo digan los demás. Yo no. — él se ha dirigido a la puerta.- nos encontraremos hoy por la anoche, bien? — y se ha ido sin despedir.

Nurali se dio cuenta claramente: ocurrió lo peor... las manos se llenaron de un temblor nervioso poco profundo, se relajó la corbata, se dejó caer en una silla.

Ante sus ojos se han puesto a nadar los cuadros de la infancia pasada junto con Peilzhan.

Cuando era niño Nurali se ha trasladado a su casa, el padre de Peilzhana — Surykbay — no tenía fama de rico, pero vivían en abundancia y eran poco fiables en los asuntos. En la antigüedad en las familias kazajas era aceptado mimar a los hijos. Esta costumbre seguía en Surykbay. Pero el huérfano Nurali más que la pereza ociosa y las travesuras, quería escuchar cuentos, canciones. Siempre con la nariz rota y las extremidades creció Peilzhan. El pilluelo. No le costaba nada comportarse mal ante los invitados que llegaban a la casa del padre y más de una vez hizo llorar a su hermano menor Nurali que era más silencioso de carácter. Una riña de Nurali recuerda bien hasta ahora. Llevado por las burlas y los cogotazos de Peilzhan, él no se ha sostenido, se ha tirado a él y ha quitado la pala. Rugió, y salpicando saliva, Peilzhan corrió a la cocina, agarró el atizador y ponchó a Nurali.

El otro niño inmediatamente se asustó, estaba lleno de lastima. Y Peilzhan con el júbilo aplaudía con las manos y ha gritaba victoriosamente: “¡así necesitas!”

Ahora, cuando han crecido, el hermano mayor ha cruzado de nuevo el camino a Nurali. ¿Qué clase de hombre, su hermano, despiadado y cruel era desde el nacimiento?

En este momento se ha oído el toque insistente de la puerta.

— Entren, — dijo recogiendo las fuerzas, Nurali. La puerta se ha abierto. En la habitación ha entrado...Peilzhan.

— Nurali se estremeció. Como es posible que él mismo no se haya avergonzaba de hablar conmigo, va a hacer todo para evitar el encuentro con Orik! No, me parece, de verdad que tiene una piedra en lugar de corazón... "Pues allá vamos, ¿cómo estás?-Le preguntó, como se hace de costumbre en durante los encuentros habituales y como si no hubiera pasado nada, sentadose cómodamente en una silla de frente.

Nurali apenas dijo en respuesta:

Como me ves, he llegado.

— Por los rumores me he dado cuenta que su expedición no es rentable. No pierdas el ánimo, esta vez has decidido en invierno perforar, entonces encontrarás agua, si tal vez solamente hay allá.

Nurali ha vuelto sobre sí:

— ¿Estás aquí solo para decirme eso?

Peilzhan poco estremecido bajo la mirada al hermano menor.

— No, — él trataba de hablar lo más seguro posible, pero la voz sonaba falsamente, huecamente. — Nurali...

Habiendo tomado la pose dolorosa, Peilzhan hacía las pausas significativas después de cada palabra:

— Los pajarillos, creciendo, abandonan el nido. Los hermanos que han crecido en una casa, mueren en diferente.

— Son inseparables también solamente en la infancia, y crecerán — cada uno sigue su camino. Cada uno vive así, como le soplan la razón y el corazón. Así crecíamos juntos, y los caminos en la vida han caído a nosotros diferentemente. No te ofendas, yo también tengo corazón, y sentimientos de compasión hacia ti, pero el amor es caprichoso, no lo superarás. A mí no me ha bastado las fuerzas para frenarlo. Con Orik nos hemos puesto de acuerdo... Él ha mirado los ojos de Nurali, callado. Lo sé, es difícil oír todo esto, pero no tengo nada para consolarte. ¡Por qué, habla, di algo!

— No, — levantándose de la butaca, con voz que compadece ha respondido Peilzhan.-pido solamente una cosa: No agites en vano a Orik, no busques con ella el encuentro. Nada cambiarás.

Él salió.

Nurali estaba en medio de la habitación pálido, balanceándose de los calcetines a los talones, habiendo apretado con fuerza los puños, luego por el paso pesado se ha acercado a la butaca, de nuevo se ha sentado en ella y estaba así, habiendo cubierto la cara con las manos. En ello hervía la ira de lo que con tal indiferencia y perfidia es tirado por el barro su sentimiento más claro el amor a la muchacha. La ofensa, el orgullo ofendido, la vergüenza todo se ha mezclado y ha sublevado contra el golpe, que ha puesto a ello su propio hermano. Al fin, habiendo reunido fuerzas, él se ha echado atrás al respaldo de la butaca, es en la que recientemente con orgullo se sentó Peilzhan, empezaba a reflexionar...

Ahora lo que ha sucedido no sólo lo privó de Orik, sino también de Peilzhan.

En la infancia hubo todo: riñas, disputas... a pesar de todo es difícil perder al único hermano. Y de repente... ¿De repente esta bella lo ha seducido? ¿Para la desgracia mía, puede, que la culpable sea Orik, y en absoluto, no Peilzhan? Entonces... Entonces, puede, que no deba ser tan cruel y condenarlo, quien sabe...

Nurali horas más tarde, sin apenas mover los pies, a marcha lenta se acercó con confianza a la residencia. Orik le vió de lejos... y ha ido deprisa al encuentro.

En su cara — no hay rastro de vergüenza (¡no tiene sufrimiento!). Se ve perfectamente, parece, un poco más delgado solamente. Pero... Su mirada contraria lo evita.

— ¡Hola, Nurali! — La Voz le ha fallado, ha empezado a temblar, a través de la piel morena ha rezumado rubor.-vamos hablaremos.

Iban en silencio. Han contorneado la residencia comunal, se han sentado en el banco de seto de alguien. y. Ni una palabra uno a otro. Primero ha comenzado a hablar:

— Probable, Peilzhan te ha dicho ya...

— Ha dicho, pero quisiera escuchar de ti. Orik ha callado, ha comenzado a hablar después de nuevo, ya es más firme y con seguridad:

— He encontrado la felicidad.

— Entonces... dice... ¿Me mentías?

— ¿Mentía — no mentía, esto ahora tiene importancia? Se han regocijado, como los niños, pero todo ha pasado.

— ¡Se han regocijado! — Nurali no en las fuerzas más de contenerse, él gritaba casi. ¡— si divertido, no tenías nada que atormentarme! ¿No me creías? ¿El amor que, por ti, he dado un día? ¿Comprendes de qué hablas? Tu... Tu...

— ¿Quieres decir, que ha traicionado, así ya que? — agitada a su vez Orik. — Puede, y así.

¿Pero ahora que harás? ¡Sí, he perdido la conciencia! ¡Sí, te amo, y sigo en matrimonio con tu hermano! ¡Sí, una yo! ¿Querías oírlo? Vete...

Él se ha levantado del banco. Superando la debilidad, moviéndose, laboriosamente, sin reconocer a donde. A lo largo de la calle — los faroles raros. En la cabeza alguien como si tabaleaba uno solamente la palabra "Orik".

Nurali ha mirado. Ha visto el coche, que va por el asfalto, ha pedido al chófer llevar hasta el hotel.

Ha abierto la puerta del número, ha estado de pie en la oscuridad. Luego ha encendido luz, ha mirado unas horas. Las agujas del cuadrante mostraban las doce de la noche. Nurali — como en un sueño. Sin embargo él comprendía que todo ocurrido con él — no es sueño, y la realidad. Sin desconectar la luz, sin ser desvestido, se ha echado al sofá, sepultado en el respaldo por la cabeza acalorada. El sueño no llegaba, como si no hubiera ni el cansancio del camino, ni los sufrimientos, que han extenuado las fuerzas.

Por la mañana él no ha ido en confianza. No quería ver las miradas de sus compañeros de trabajo que se compadezcan de él. Así en este estado lo encontrór Zharkyn.

— ¿Claro, para ti es dificil, pero para que aquí tu anacoretismo? — Trataba de comenzar la conversación de Zharkyn.

En los ojos de Nurali había una melancolía desesperadaweee. De repente él se ha inflamado:

— ¡Perdona, pero en la pena personal no puede haber ni los consejeros, ni los ayudantes!

— ¿Sobre qué pena hablas?

— Puede, a para ti sea incomprensible, pero cuando la persona pierde el amor no tiene alegría.

— ¡lo has dicho! ¡Sí, el amor es infinito cuando las personas se respetan uno al otro! El amor presente sublime, por ella, puede ser, no es una pena donar realmente a la vida. Y si esto... ¿No es el amor?

— Si supieras que es el amor...

— Está bien, está bien, — lo ha parado Zharkyn, — en tu posición en verdad los consejos son innecesarios. Todo lo comprendes.

Él ha callado, luego ha añadido:

— Como está tu asunto. Es necesario urgentemente ir en la expedición...

— ¿Qué ha pasado?

— Una desgracia...

— ¿Que desgracia? — Han interrumpido Nurali, sin haber dejado Zharkyn acabar la frase.

— Ha muerto un joven... Кaziken.

— ¿Que has dicho? — Nurali ha saltado dentro del lugar.

— Sí, acaban de informar por el radiograma. Lo han matado

Por la corriente...

— a Kaziken...

Nurali recordó la reciente fiesta de boda, hace apenas unos tres meses. Kaziken y Kunimzhan. Todo el mundo admira a la joven pareja, bella como Kyz Zhibek y Tulegen. En la noche de gala Nurali les considera los más felices del mundo, y ahora se presenta Kunimzhan está de luto, se estremeció. el Sufrimiento propio le pareció inútil e indigno del hombre en comparación con el pesado dolor de Kunimzhan. Se apresuró a la carretera:

— ¡La comida! ¡Es hora de la comida!

Zharkin, agarrando la portezuela del coche, ha dicho como despedida:

— Los días difíciles han caído a tus hombros. Pero creo, resistirás, y vencerás...

— Gracias, — ha respondido Nurali. — trataré, de otro modo... ¿Acaso es posible de otro modo?

A Zharkin le han alegrado las palabras del amigo.

¡Buen viaje!

Tercer capitulo

Hay de formas diferentes una vida humana. Por un lado ella es una celebración de la naturaleza, su cima, su perfección. Esto es cuando la persona ha encontrado su camino en la vida. Él va por ella con seguridad. No rápidamente y no siempre cae fácilmente tal felicidad, mucho valor es necesario en el camino al objetivo más preferido, más deseado. Ay de aquel que no encontró la fuerza y ​​el coraje, quien gira hasta los senderos de rodeo, sin haber sabido determinar la dirección principal, sin haber alcanzado el sueño.

Si y a cada uno ilumina el sueño, este dulce pájaro de la juventud capaz llevar de sus alas a la persona hasta las alturas por encima de las nubes? Sucede después de muchos años por venir, sólo hace señas, llamando a lo desconocido, como el fuego codiciado durante la noche, y la vida entre un hombre presenta sus propias sorpresas, resulta tan continuo y salvaje que de cualquier manera todo el mundo trata de venir a echarte.

Daniel, parecía, estar entre los afortunados, pero así él tuvo que probar temprano los reveses de la fortuna. El corazón no quería someterse a la razón y ha privado al jinete Cáucaso del sentimiento alegre de la vida, que se ha convertido ahora en la existencia melancólica completa amarga remordida. Él buscaba la salida, y como salvación cada vez venían a su memoria las palabras de su padre: “Trabajar, es necesario trabajar...”, “el Trabajo y el sueño siempre están juntos, deben estar en todas partes con un vacante entre nosotros. En ellos está la sanación...”

Daniel ha oído las instrucciones sabias de su padre y, como pudo, luchaba con la angustia de Zhannat. Hoy comenzó el trabajo interrumpido en el manuscrito de su novela. Leyendo al padre en voz alta las páginas ya escritas, juzgaba:

— Pienso que el régimen social de los sakas será más claro y es históricamente justo, tal vez describir más detalladamente sus relaciones económicas, cómo usaban la tierra, el agua, los instrumentos de trabajo. Según Heródoto, las tribus antiguas de los viejos sakas dividían la tierra y el agua entre ellos por la cantidad de ganado. Para la defensa de las riquezas generales del enemigo se unían. Y a ellos, en caso de peligro, se juntaban las tribus amistosas mаsagetas, argippaei, otros pueblos nómadas. Sabes que a diferencia de los sakas, se han asentado en las pre montañas de Altai y Tarbagan, las tribus sakas que hacían una vida nómada en estos lugares hasta el mar khazar, los pastaderos y el abrevadero contaban generales, la propiedad personal entraba en el número de ganado, el medio de locomoción...

— Todo es justo, respondía Kuntuar, durante las guerras los sakas protegían no sólo las parcelas agrarias y los aljibes, sino también la propiedad personal. Hacia mí han sido recordadas las palabras del zar Kira pérsico llevado, parece, a Ksenofonta. Recuerdas, cuando en la unión con los sakas de Kir han capturado la Babilonia, en la fiesta en honor a la victoria estaban organizados los saltos. El patrón de los persas entonces ha puesto la condición: “el que ha llegado primero que tome todo, me dará un caballo de carreras”. ¿Si podía condescender Kir todo poderoso hasta tal petición ante los soldados simples, si el caballo de carreras no era la propiedad personal del participante de las carreras? Claro, no.

— Padre, cuenta, que precisamente gracias a la unión de las tribus de los sakas presentaban la fuerza considerable, capaz de capturar a las caravanas de comerciantes en las vías en el norte de Persia. ¿De qué otro modo explicar la tentativa de Kira el invencible en 530 año antes de Cristo de someter las tribus vecinas, mаsagetas, y ya poco más tarde en 517 año los sakas? Con el mismo objetivo cinco años después otros, no glorificado al zar de Persia Dary ha sacado el ejército contra los escitas del mar Negro. Y lo más asombroso es que en todas estas tres batallas los poderosas poderosos han sufrido la derrota y han retrocedido. Asombra la fineza de la diplomacia de aquellos tiempos. A pesar de todas estas guerras, en el tiempo de peligro general los sakas y los persas han unido los ejércitos. Según el mismo Heródoto, los sacos de viaje junto con los persas servían en los barcos del zar Kserksa pérsico. El ejército ecuestre de los sakas mostraban ejemplos de valentía, luchando en la parte de los persas junto con su ejército pedestre en la batalla a Platende. Y el jefe de los sakas de Amorg prestaba dos veces la ayuda inapreciable al siempre mismo Kir todo poderoso: en su batalla contra el zar de Lidia Kreva y durante la herida de Kir a la derrota en la batalla, cuando Amorg ha llegado al lugar de la batalla contra diez mil soldados de infantería y mil de caballería y la festividad del Señor Kir de la deshonra y la muerte segura.

— ¿El mismo Kir ha matado a su aliado fiel?!

— Sí, ese tipo de tales las leyes han perdurado hasta el trono zarista...

Кuntuar sobrevivía todavía por su hijo, que salud ha dado visiblemente después de la ruptura con Zhannat. El padre escondía los sufrimientos cuidadosamente, pero Daniel veía todo y estaba afligido que podía causar tanto dolor a una persona. El hijo así como temía por la salud, por la vida del padre anciano. A veces le parecía que el padre ha llevado a ultranza todo lo que ha pasado los últimos días, no soportará... Esto lo aterraba, al mismo tiempo ha ayudado por el esfuerzo de una voluntad de plantarse en la mesa y... Escribir. En los primeros días el trabajo no se encolaba, ni el pensamiento único, hasta más insignificante, no llegaba a la mente. Las palabras eran ajenas, y él borraba todo lo escrito...

Sin embargo poco a poco Daniel volvía a la vida anterior, se inclinaba cada vez más frecuente a la mesa sobre el manuscrito, en sus ojos ardía el interés auténtico en lo que salía de bajo de su pluma lenta. Y el primer cambio en el hijo lo ha comprendido, ha sentido esto por la intuición interior del viejo arqueólogo.

Hoy, escuchando a Daniel que lee el manuscrito, Kuntuar experimentaba una sensación agradable. La pantalla de la lámpara de mesa inundaba con luz suave verdosa el centro de la mesa, que caía en la cara del hijo. El padre con tristeza leve admiraba y se enorgullecía por ello, escuchando el barítono aterciopelado, suave de Daniel.

— “Las ondas De plomo de Zhaksarta se levantaban e inmediatamente se desplazaban hacia abajo por el aguacero sin precedente. Al instante se dispersaban, como si habiendo acumulado las nuevas fuerzas, se tiraban uno a otro, como que si se hubieran vueltas locas.

Las ondas del demonio, con furia frenética se levantaban de nuevo al cielo, buscando el desacanso. Aquí ellos, habiendo nacido en algún sitio en la lejanía invisible, con el bramido creciente chocan contra la orilla derecha del río, lavada por la parte abajo, y el barranco abrupto arcilloso desgarrado. En el agua se vuelcan los deslizamientos del suelo enormes con los árboles de zhyda, que adornaban recientemente la orilla. Como si esperaba la corriente impetuosa la extracción se la ha llevado adelante, formando; los yugos del embudo. De ellos, remolinándose en el baile diabólico, las cimas de los árboles. Sobre una — habiendo quedado vivo de milagro en la hierba y las plumas, que chillan a voz en cuello los pajarillos del alimoche blanco... Y la onda estaba lista para absorber al infeliz, de donde la piedra ha caído un nido minúsculo, con un pajarito. La madre ha agarrado por la piel de la nuca a uno de ellos y se lo ha llevado a la orilla. El segundo, la madre no ha podido salvar y junto con el nido se lo ha arrastrado la feroz corriente. En el sitio, donde recientemente chillaba el pajarillo, turbio, si - el color ceniciento del agua se balanceaba las plumas y los tallos de las hierbas, de que había sido hecho el nido de azor.

De las orillas del Zhaksarta se desprenden las estepas infinitas planas. Ahora, en el fragor de la primavera, está cubierto con un tapiz de color esmeralda. Los tulipanes Tienen prisa por desflorecer relucientemente, suben orgullosas las cúpulas blanquecinas. Como los ojos pensativos de una muchacha, se miran las aguas azules-plateadas de los innumerables lagos de profundidades desconocidas. Estos lagos se han formado después de la crecida del río y esperan, muriendo, el verano caluroso pernicioso... De vez en cuando el aire se llena por los gritos alarmantes de las víctimas de la caza menor. Provocados por el alimoche o el halcón, que como un relámpago ha descendido de la altura de los cielos.

En una llanura lejana se encuentra el azulado Boztaylak. Las cuestas de esta colina grande, una tienda de campaña hecha del tapiz de los fieltros de tekemet. Él es un complicado tejido de la lana blanca, es hábilmente acabado con el ornamento de las pieles de fiera. El dibujo de esto se retuerce estrafalariamente en forma de cuernos de carnero, se entrelaza como las jaulas del esqueleto de la yurta. Cerca de la cima de la colina es extendido el tapiz con la imagen del retrato de los saka, las zarinas. En las manos tiene unas flores paradisiacas rojas, blancas, amarillas... Sobre el retrato radia el trono del oro cincelado.

El trono está libre. A la estepa ha llegado la noticia que espanta: el patrón de los viejos sakas el zar Amorg fue asesinado en la tasa del zar Kir pérsico. Ayer los sakas han proclamado a un nuevo señor, que debe pisar el trono hoy. Es porque todo el espacio extenso cerca del pie Boztaylak literalmente por soldados apocadamente pedestres y ecuestres. El ejército ha sacado cada tribu aliada: los viejos sakas de Zhaksarta y Dzhetysu, argippaei de las orillas Kokshetengiza, mаsagetas, que llevaban una vida nómada alrededor de Arala, Issedones del este De Turkestan y con Tyan-Shanya.

A lo largo de la ladera norte de Boztaylak los aludes a los caballos de carreras alazanes y moros argippaei.

Contentos se han alineado los soldados de los sakas de Tyan-Shanya, de pómulos salientes, de cara ancha. Son parentescos de los turcos. Un poco han extendido más al este las tiendas los sakas parecidos a los afganos y los hindúes. Sus tribus numerosas pueblan entre los ríos de la Amu-Darya y Zhaksarta y más, por toda la meseta que extiende hasta el Pamir. Cierran el círculo del ejército glorificado en las batallas mаsagetas. No tenían prisa, como otros, y están en un régimen denso, fundido en bayo, bayo oscuro, blanco en las manzanas de los caballos de combate. Las colas y las cabelleras de los caballos recortados, como si los soldados se han preparado para los saltos.

Un poco es audible el habla que se han reunido.

Cada tribu, como se decía ya, la lengua, el color y el aspecto, son iguales su modo de vida, la cultura y las costumbres.

Eran armados los soldados también igualmente. Sobre el hombro derecho el escudo redondo aplanados de los palos, cuero crudo asociado por los cinturones. Sobre todo es tal la tensión conocido como “sakas”. Los caballos de los soldados torso, seco, como a los saigas, los pies abruptamente curvados que las ruedas de la Arba, los cuellos, con las cabelleras vellosas y las colas. Son resistentes y en el salto por la estepa. Los arreos: la pechera, el ojal, la cincha todo es tejido de piel. Muchos separan, y el sol por los arreos acabados por la plata y el oro.

La ropa de los sakas. A diferencia de los pueblos de Persia, y también del norte — los mongoles,

Es joven, — el vestido de los sakas es conveniente para ecuestre y de cuero o de delgado fieltros los chalecos, por ellos las mangas, de cuero delgado bombachos, de la lana larga por las medias. La parte superior la media bordada por las cintas de la piel de color, actúa sobre la caña. Encima de los chalecos son echados sin mangas en chapa de tejido en casa del paño. A la silla atado a los cascos de cuero crudo sobre el forro de fieltros, a ellos los soldados cambiaban durante las batallas regularmente alcanzan su punto máximo los gorros de las pieles de fiera. Las mujeres Sakas llevaban sobre las muñecas pulseras de oro y de plata, sobre los dedos — el anillo. Se adornaban con pendientes, collares y cadenas caros, pinchaban a los vestidos del broche con las piedras preciosas. Sobre las cabezas — en especialmente los altos aumentos anudados blancos.

Como ni a un otro pueblo, las mujeres de los sakas no cedían a los hombres en valentía. Contra los enemigos de la patria luchaban al mismo nivel que los hombres. La mayor parte de la caballería de tales tribus, como los mаsagetas y los Issedones, consistía de los soldados-mujeres. Las mujeres-soldados Sakas en las batallas usaban no los sables, las cebollas y los picos, pero por los lazos. Por el lanzamiento potente hábil echaban la cuerda por el pelo el nudo al cuello del enemigo, y arrastraban de los caballos y... arrastraban.

Tal eran el ejército pedestre y ecuestre, de todas partes por la onda densa que han afluido a Boztaylak. Y no sólo para la entro nación al trono de la zarina se han reunido aquí hoy. Hubo otra causa.

Los sakas en aquel tiempo representaban la fuerza más peligrosa en la frontera norte, el joven y grandioso imperio Pérsico, que solamente comenzaba a tomar fuerza. Kir el zar de los persas vigilaba con preocupación alarmante a sus vecinos. Él empleaba todos los medios, tratando de someter a la fuerza o la astucia a los sakas, pero no pudo conseguir nada. Sólo algunas tribus han entrado en la unión con Kir y suministraban al ejército para la lucha contra los enemigos de Persia. El más fuerte en esta unión fue durante el difunto zar de Amorg. Amorg suministraba a Kir la caballería. Junto con los persas los sakas han entrado a la vencida Babilonia, habiendo alcanzado la victoria general en una gran batalla con los asirios...”

Daniel ha hecho una pausa, luego se ha dirigido al padre:

— Después conto en la novela, como Amorg ha salvado la vida de Kir. “En la batalla de Kir los persas han sufrido una derrota sin precedentes, el mismo Kir fue herido. No se apresuró en ir en ayuda a su aliado justo — sakas el patrón del zar Amorg con su ejército- no quería que Kir podría pasar del cautiverio vergonzoso.

Al liberador que le ha salvado el honor y que ha traído la victoria sobre los enemigos, Kir lo ha invitado a su cuartel. El emperador astuto y pérfido, habiéndose persuadido que aquel no tiene intención de aceptar la ciudadanía de Persia, ha decapitado a Amorg. Esta noticia terrible ha alcanzado inmensa estepa de los sakas.

Los sakas numerosos y belicosos de Zhaksarta han decidido inmediatamente sentar al trono de oro zarista en vez de Amorg a su mujer Spaty, que los griegos llamaban Sparetra. Aquí entonces de las montañas Altaicas hasta el mar Khazar ha empezado a agitarse, y ha comenzado a bullir la estepa. Las tribus numerosas se han levantado y han hecho rodar a Boztaylak, unidamente habiendo respondido al grito de llamada quemaba reinando, dirigido por los parientes. A los sakas se han juntado los mаsagetas. Era necesario urgentemente discutir la venganza hacia el señor pérfido.

Кir ha comprendido que él había subestimado a los sakas, cuando ha conocido sobre su preparación para actuar bajo el único comienzo. El emperador tuvo que concentrar el ejército hacia la frontera norte. Él no desdeñaba el soborno, creciendo en la verdad vieja: “la Fortaleza, que no puede ser sometida por ningún ejército, solo que tal vez por un burro cargado de oro”. A través de los espías y los embajadores él envío alforjas llenadas de oro, a los jefes de aquellas tribus sakas, cuya obediencia él no dudaba. Los ha dejado saber que quienes no actuarán contra él, Kir, e irán contra Sparetra, recibirán el poder y las nuevas tierras — Persia.

La riqueza no es más barato que el oro. Кir contaba que las querellas y la discordia, sembrado por ello entre los jefes sakas, debilitarán las fuerzas del adversario así como, como la batalla abierta.

Los kazajos no hablaban en vano: “el Sonido del oro deleita el rumor de los ángeles”. ¿En el mundo de los poderosos, el frío y la indiferencia que el corte de la cuchilla, — cuyo rumor no acarician las promesas halagüeñas, en cuyo pecho no arde fuego del deseo de hacerse grande y gobernar el pueblo? Como la serpiente que rastrea han penetrado los sobornos y la perfidia en una serie de sakas y empezaban a corroer, como la herrumbre el hierro, su cohesión.

Una de las primeras carnadas que cayó al anzuelo fue el gobernador de la tribu de los sakas que vivían a Tian-Chang. Lo han ayudado a pisar la vía de la traición las personas procedentes de la tribu mаsagetas su amigo y el instructor, un ágil en los asuntos diabólico, que en los asuntos humanos. Entre ellos estas dos cosas están unidas. Los dos tejían el asiduo, las intrigas y sembraban la calumnia contra los altos dignatarios notables. El objetivo interesado — ennegrecer a aquellos ante los ojos del gobernador, privar de su patio los honores y elevarse. Actuaban en común acuerdo, como si habiendo sacado cuatro manos de una manga de chaleco, como si apareado los caballos en un atelaje.

Arhar — todavía tenía un motivo para no separarse de su amigo. Nunca no le daba tranquilidad en el sueño una mujer secreta, la mujer de Katergep — Anruk. Así veía su perfil preciso riguroso, los ojos, completos misteriosos luz maravillosos... Аrhar se casó temprano y pronto se hizo indiferente hacia la elegida pelirroja. Él se embelesaba mirando cada vez más frecuente a la mujer de Katergep. Аnruк ha manifestado también a él su interés. Sus sentimientos se encendían uno a otro con tal rapidez y la fuerza que se hacía difícil esconderlos.

Por las miradas casualmente dejadas, accidentalmente sobre- las palabras de Katergep adivinaba completamente las relaciones regulares entre Arhar y Anruk. Sin embargo, cegado por la sed del poder y la riqueza, seguida ha prestado a esta atención seria. Cuando ha comprendido, cómo han pasado lejos dos más personas, parecía que, próximas a ello, su todo ser se ha estremecido, eclipsado la razón y el corazón de la ira. Sino también no se atrevía a darle él de la salida. La ira ha asentado en la ducha por la piedra negra, que con el tiempo todo con más fuerza empujaba el corazón.

Y aquí el último, Atybasar... Ha salido la copia exacta de Arhar. Y el corazón de Katergep se ha convertido en hielo. A veces él, deseando como si acariciar al niño, lo tomaba de las manos, canturreaba silenciosamente en la cuna, y por el esfuerzo de la voluntad aplastaba en él el deseo en seguida de desarrugarse con el chiquitín.

Crecía el hijo, como un amigo, todo crecía siempre más grande que el odio de Katergep a Arhar y Anruk. Él estaba listo a acechar más de una vez. Pero el arribismo, la sed del poder tomaban la parte superior. Каtergep comprendía que Arhar le sería necesario todavía.

La venganza se ha escondido en el alma. Sufrir los tormentos que es más terrible que el infierno, ayudaba al propio interior del hombre de dos caras. Con rabia, que le habían causado, era al estilo de sus propios asuntos. Por eso Katergep, habiendo arrojado cada condición, como antes, consideraba a Anruk por su mujer. Las riquezas, que han llegado, al fin, a él, y el poder en la horda de Kederey, han consolado el amor propio, restringido por los celos. Аrhar, a su vez, sentía perfectamente verdadera actitud hacia él Katergep jugaba sobre los puntos flacos de su naturaleza: encendía de todas maneras la avidez a la gloria y la riqueza que aquel ha cegado para que este no notará nada alrededor.

En público Arhar y Katergep se idolatraban el uno al otro. Y si miramos desde otros ángulos — en el mundo no hay amigos íntimos, de hecho — existen enemigos feroces.

Аrhar aunque lleva el nombre feo al parecer el vientre, es esbelto en realidad, inteligente, sus ojos expresivos siempre provocan una sonrisa... Es difícil comprender Solamente — buena ella o mala. Y Katergep con todo el tipo recuerda al sapo de pantano”...

Кuntuar ha interrumpido al hijo.

— La apariencia de la persona — el espejo de las almas y las costumbres, — era notada por él. — al mismo tiempo a menudo la apariencia es ilusiva, por ella es posible y equivocarse, habiendo aceptado a la persona buena por mala y al contrario.

— tienes razón. — Daniel ha reflexionado. — la perfidia y la infamia se ocultan con frecuencia detrás de la apariencia completamente decente. Hay muchos de ejemplos en la historia...

— ¡Tomaremos por lo menos al emperador de Roma Antigua Nerón! ¿Según los contemporáneos, exteriormente él era y es afable, y no iba muy mal a sí mismo, y en realidad? ¡Tenía intención de matar hasta a su propia madre!

Daniel se ha animado, viendo el interés del padre en su trabajo, y ha añadido:

— He aquí el flaco y largo, como la pértiga, Don Quijote y su criado Sancho, gordo, como el barril, Cervantes dibuja la encarnación de la humanidad.

Кuntuar se alegró, escuchando al hijo:

Resulta, que el aspecto de tus personajes no arroja luz sobre sus caracteres. Debe abrir la mentalidad de los héroes a través de sus actos, ¿no?

— Sí, pero tengo su tercer aliado — Turymtay. Él también quiere, que Kederey escuché a sus palabras... Тurymtay — el pequeño retoño, rojo, móvil, tiene apodo el Murciélago.

— ¿Kederey que, vive de la opinión de estos tres?

—No claro, él vive por su ceunta, es bastante inteligente, y cerca de él tiene personas sabias.

“Kederey así mismo — es una persona por naturaleza buena, de confianza, pero hace mucho gobierna a los sakas y se ha acostumbrado al poder. Últimamente no permite ninguna objeción de nadie. De ello una vez suave, como la manopla de plumón, el carácter fue poco a poco endurando, inflexible. En vez de la bondad y la caridad-vanidad y la obstinación. La costumbre de ordenar ha engendrado a otro — que coge todo para él.

En la horda empezaba la ley no escrita a acercar del jefe y exaltar solamente a los que no lo contradicen ni en palabras, ni en asuntos. Habiendo palpado la debilidad del protector, Arhar, como se dice, hizo de él una almohada, figuradamente hablando. Estaba rellenado por el sentimiento de la espera del propio momento de triunfo. Hasta cierto punto habiéndose escondido, él adivinaba sin faltas el capricho menor de Kederey, cazaba al vuelo cada deseo. Tal sumisión era del agrado del gobernador.

Pero más — después: valía la pena atrevidamente actuar en el consejo, inmediatamente lo "apretaban" y, no sin participación del siempre mismo Arhar, lo declaraban enemigo del trono. La historia recientemente semejantemente ha pasado a uno de los jefes de la tribu grande. Todos veían que aquel no presentaba ningún peligro para Kederey. Sin embargo en la conferencia de las artes militares de Arhar se ha derrumbado sobre el jefe por las acusaciones. Кederey era admirado por la previsión del consejero querido, y al jefe de la tribu inmediatamente lo han destituido del poder.

La otra vez Arhar no ha lamentado las palabras para elogiar las cualidades de uno de los parientes de Kederey, y aquel sin dificultades fue puesto en un alto puesto. Esto solamente era necesario para el gobernador. Arhar se ha apoderado de su corazón. El cortesano astuto empezó a cuchichear: “no hay en el mundo del reino más fuerte que mejillón. Кir, como el torbellino, la fuerza bromeando quita de la faz de la tierra los reinos enteros. Contra el vecino es necesario no competir, y buscar el idioma común, aspirar a la unión. ¡Entraréis en el favor, con su apoyo te hacéis el señor de todos los sakas! ”Las palabras como el silbido abyecto de la serpiente. Sin embargo han calentado las pasiones en los pensamientos y en el alma de Kederey.

En respuesta a los consejos de Arhara, Kederey estaba conforme asentía con la cabeza solamente...”

Кuntuar ha pensado que el hijo como si vive al lado con sus héroes, es brillante reproducir las costumbres, los caracteres, la costumbre de las personas de aquel tiempo antiguo. Tal metamorfosis no hubiese sido posible, si tal vez la persona fuera privada del talento. Solamente la obra inspirada es capaz de ahogar los sufrimientos personales y el dolor del corazón. Si Daniel seguiría trabajando insistentemente de esta manera, él en adelante no sufrirá más por la ruptura con Zhannat. Que no la olvide en lo absoluto, pero el dolor anterior se irá.

El viejo arqueólogo ha decidido aún más interesar a Daniel por el material de la obra, sobre el que aquel trabajaba.

— ¿Los grandes acontecimientos nacen durante las contradicciones irreconciliables, — ha notado él, - Cómo tú harás allí en adelante?

— Después... Daniel, aspirando a ver como si algo con sus propios ojos, especulativamente ha mirado los papeles y empezaba a leer: — “Ha comenzado el mediodía, cuando se han reunido, al fin, en la cima de Boztaylaka los últimos jefes sakas y las tribus amistosas con ellos. Brillaba el trono de oro incrustado por los cuernos de carnero. Él estaba a la cima de la colina. Bajo el trono estaba el tapiz caro con la imagen del tigre que se ha clavado en el cuello abrupto de la vuelta montañosa. De la tienda blanca extendida en el valle, poco tiempo después ha aparecido, jineteando sobre la ambladura blanca, la zarina Sparetra misma. En el ambiente de los soldados- notables se han dirigido a la cima de Boztaylak. El arma dorada brilla bajo los rayos del sol. Los jinetes se han parado respetuosamente al pie de la colina, sólo dos han seguido a la zarina que tenía prisa.

Su corona de oro grande, con el huevo de azor, el diamante en el centro. La figura esbelta de Sparetra estaba vestido con el vestido de materia delgada amarilla. Con un dobladillo y mangas — un dibujo brillante delgado: los faisanes entre los colores escarlata. Los lados del vestido estaban adornados con piel de nutria, delante - la pelerina de los zorros blancos, el borde del dobladillo bordado en oro. En los pies de la zarina — ichigi de piel roja y azul hábilmente cosida con hilos de oro y de plata. Sobre los hombros esta echado la camisola sin mangas. El gatillo de nutrias es acabado también por hilo de oro y la orla de piel cara de las fierecillas menudas. La presencia orgullosa, el perfil correcto, acentuado, la mirada franca — todo habla sobre la monarquía, la voluntad y la generosidad. Todo ella como si sobrenatural, que ha condescendido ante estas personas de los cielos.

Sólo Sparetra ha ascendido a la colina y se ha sentado al trono, sólo a los lados de ella se han helado en la pose rigurosa los guardaespaldas, arriba del pie de la montaña empezaban en seguida a levantarse con derecha la mujer pelirroja con la persona clara, con izquierdo rojizo, una gran complexión, ya entrado en años a un hombre.

La mujer por nombre Tomiris, como llaman los griegos, a la esposa del zar mаsageta Bozruk y la hija de Tanira glorificada. Su marido Bozruk esta penosamente enfermo, y la zarina ha llegado a esta gran conferencia de los jefes de los sakas a la cabeza de la caballería femenina, con ella — su hijo Spargalis de siete años. Тomiris ahora tiene veinticinco. Por la presencia y la generosidad no cede a la zarina de los sakas. Solamente sobre la cabeza resplandece no la corona, y el aumento fácil de la seda. El aumento es descosido por los papagayos de oro, los ciervos, maralamy y los saigas blancos. La ropa aérea de Tomiris como si fuese tejida de rayos de plata y de oro del sol. Esta mujer tiene fama entre los sakas por su belleza excelente. Ella es de la costa occidental del mar Zheyhun. Ella es alta, con líneas delgadas, los ojos azules.

El hombre, que está cerca del trono, al mismo tiempo con Tomiris, no es otro que el líder de los Sakas de Tyan-Shanya. Su ropa era un poco diferente de la vestimenta de los guerreros nobles:

El mismo cortó el roble del bosque la pelliza adornada con el ornamento cosido de la piel, los zaragüelles de piel, ichigi con las cañas largas y medias. La diferencia solamente es que sobre ello la camisa blanca larga de lino, por el cuello y un dobladillo — un bordado de lana roja. Echado a los hombros tela caftán— fácil, él está cubierto con el terciopelo blanco con el bordado de plata. Sobre la cabeza de Kederey revestido con piel de nutria, brillan por encima las piedras preciosas.

Después de que estos dos al mismo tiempo se han acercado a la zarina y los aludes de las partes diferentes del trono, en la colina han comenzado a ascender los jefes de los sakas, issedones, argippaei, Thissagets, y otras tribus, parentescos entre ellos. Eran acomodados en una enorme alfombra, cada uno en un lugar, asignado para él.

Estos eran los representantes de las tribus, que dirigían de formas diferentes la economía. Unos criaban el trigo, otros hortalizas y las frutas, tercero se ocupaban de la caza. En general todos se dedicaban a la ganadería. En general las tribus hacían una vida nómada. Ellos tenían unas costumbres generales y tradiciones, las fiestas únicas originales, las reglas únicas no escritas de la moral y la conducta, hablaban solamente los dialectos distintos de una lengua. Estas personas tenían parentesco unos con otros, y la tierra, porque hacen una vida nómada, la patria única. Por eso durante el peligro se levantaban al encuentro del enemigo por la fuerza inabordable monolítica. Se reunían en tales consejos, como hoy, en que nacían los planes militares de la resistencia a cualquier adversario. La tradición con el tiempo se hacía ley. Un gran consejo fidelidad de hoy de esta tradición.

Habiendo dado tiempo al tiempo, mientras todos ocupen los lugares, se ha levantado despacio del trono de oro la zarina. Ella así lentamente, examina con satisfacción que han rellenado toda la estepa, hasta el horizonte, el ejército y ha comenzado a hablar:

— ¡Los adalides glorificados, los jefes de las tribus, parentescos a nosotros! La voz sonaba imperiosamente, como el sonido del acero de damasco forjado. El zar de Persia Kir es pérfido ha matado a mi esposo y el jefe de todos los sakas el zar Amorg. En las acciones de Kira se oculta la traición vil y el sueño secular de los persas de someter al pueblo Saka. En principal se ha equivocado Kir el vil. Él no ha tomado en consideración que nosotros, los sakas, no somos aquel pueblo, que pueda asustarse de alguien.

Es excesiva nuestra tristeza, pero la misma fuerza levanta en nosotros la ira, y no el miedo ante el zar insignificante medes. ¡Si él nos desafía e impone la guerra nosotros estamos preparados para la resistencia! ¡Si es necesario poner en la tierra natal la vida en el campo de batalla nosotros estamos preparados para esto! ¡Escuchen mis palabras he recogido aquí hoy, a los grandes soldados! Espero, discutamos sobriamente todo y opondremos hombro con hombro al enemigo pérfido. ¿Qué diréis, los jefes militares más sabios y glorificados?

La zarina esta imperiosa ha mirado a la izquierda, a un lado Kederey, como si dijera: “¡su palabra!”

- ¡Una gran zarina! La voz de Kederey era sonora y valiente, como el grito del águila real esteparia. ¡Antes de expresar las consideraciones, querría aclarar dos circunstancias!

— ¡Pregunta, el adalid valiente!

— Primero que no me está claro: ¿si Kir ha asesinado vilmente a nuestro gran zar Amorg querido, y con el pensamiento subordinar al pueblo de las reglas, o temía alguna otra causa? ¿Quién puede saber ahora la pura verdad?

Sparetra fue poco locuaz en la respuesta:

— ¿Cuál puede ser la verdad, cuando un zar mata a otro? Se sabe: ¡él quiere usurpar el poder con la muerte en las manos! Кir nunca se esconde, sueña con someter toda la vida a los sakas amantes de la libertad. ¡Amorg valiente ha dado a comprender — los sakas nunca se someterán a su poder! Solamente por eso él ha muerto.

— Permitiremos, esto y tiene razón, — ha suspirado en la reflexión de Kederey. Quiero saber todavía: ¿Кir, habiendo privado de la vida a Amorg, querido por nosotros, ha decidido no dar el rescate por él e ir con los sakas a la guerra? ¿O la guerra hemos declarado, los sakas, cómo venganza por la pérdida de Amorg y el sacrilegio sobre el honor de nuestro pueblo?

La respuesta de Sparetra fue breve también:

— Claro, los sakas no podrían actuar dócilmente sobre su honor, especialmente el asesinato de su gran zar querido. Pero Kir se nos ha adelantado y primero ha comenzado la guerra. Hace tres días hemos recibido la noticia que el zar de Persia conduce a nuestra frontera trescientos mil soldados.

¿Podemos nosotros, reunidos aquí, averiguar quién ha informado sobre toda esto a la gran reina?

Sparetra ha mirado a Kederey con una hostilidad evidente:

— Una persona, a quien se le puede creer.

Ella no ha contado necesario informar que todas las noticias eran traídas por un de los criados queridos de Kir, el abad de su harén en tiempos pasados llevado por los persas de Sakas de las tierras. Ha retrocedido premeditadamente esta vez de la regla (el zar no debe esconder a los jefes militares) y no ha llamado el nombre del tránsfuga de la Persia. Кеderey lo ha aceptado sin placer evidente, habiendo sentido la desconfianza abierta.

— Te agradezco, gran zarina, estoy conforme ha saludado el jefe. Diré mi opinión, dame sólo el tiempo para reflexionar.

— Satisfago la petición, ha respondido Sparetra tranquilamente y ha torcido a la derecha la cabeza.

Tomiris, habiéndose inclinado en una rodilla, una piedra preciosa ha resplandecido a todos, en su engarce. Su tribu tenía fama de ser numerosa y valiente. En los masagetas había un rasgo. Por sus gobernadores más a menudo, que los hombres, eran elegidas las mujeres. Y en general con la opinión de la mujer masageta se consideraban más que otras tribus. Aquí ahora sobre el consejo no estaba el zar Bozruka, pero estaba Tomiris y todo lo dicho por su esposa será retomado por el resto como la propia decisión del zar. Y por eso la palabras de la hermosa mujer los estaban envolviendo.

— Si Kir es odiosa gallina... Ha comenzado el habla de Tomiris, y fuego del odio se ha velado en sus ojos azules. Por el movimiento decidido ha desechado por los hombros la onda de los cabellos cobre-rojos y continuaba: ¡estamos listos a asestar el primer golpe al enemigo! El deber y la pena nos llaman a vengar al asesino de la muerte del zar Amorg. ¡los masagetas estamos con usted! Ponemos treinta mil soldados pedestres y cincuenta mil de caballería femenina.

Sparetra ha saludado aprobativamente a Tomiris y enigmáticamente ha echado una mirada alrededor a los jefes militares de otras tribus.

Aquellos alternativamente se han inclinado por turnos ante la señora y han pronunciado:

— ¡Estamos preparados para la venganza! ¡Sacamos tanta fuerza militar, cuanto sea necesario!

Sólo los gobernadores issedones, argippaei, y otras tribus situadas en la vecindad con Tyan-Shanya de los sakas, estaban en silencio, mirando a Kederey, confirmándole la fidelidad. Sparetra ha vuelto de nuevo la cabeza en su parte...

Кеderey, tanto como por primera vez, como los jefes de las otras tribus, se inclinó ante su rodilla:

— ¡El zar Kir, el hijo de Kambisa, que ha creado Persia por sus propias manos! ¿Acaso puede realizar un simple mortal algo semejante conquistar tantos países, cuánto querrá? ¡Кir amará al altísimo mismo y ha dotado a su potencia sobrehumana! — Kederey examinó todo, aspirando convencer a cada uno en la justicia de las palabras, y se ha vuelto a Sparetra. ¡El zar Kir el protegido del dios en la tierra! ¿Si podemos tenernos de pie a su potencia sobrehumana, los simples mortales, con los sables curvos? ¿Que se hacía con partos, por los asirios, que se han atrevido oponer a los indios? ¡La ceniza dispersada según el viento! ¿Queréis comenzar la guerra con Kir, dejar a nuestras estepas el incendio mortal? Bien pensaremos, antes de hacerlo. ¡El zar de los persas es invencible!

Sparetra se ha inflamado, las palabras de Kederey eran más fuertes, que el golpe del casco del caballo no domado.

— ¡Oye, Kederey! — decía la zarina, habiendo palidecido. ¿— en que tiempos crías entre nosotros “el agua de kurta”? Resulta, no sin razón aquí de todo hablas con reticencia: ¡preparas la traición como las agujas del cardo hincan las patas de la manada por bajo la nieve! ¡Por eso tratas de convencernos tan sinceramente que lo negro es blanco, y lo blanco es negro! ¿En qué tiempos los persas pedestres son más fuertes que la caballería de los sakas? ¡Los sakas doscientos años se resistieron a Parfiy, a otros estados y a Persia! ¿Si no como es que bajo la influencia de los sakas se encuentra hoy la mitad de toda Asia? O tu memoria ha cambiado, y En sentido figurado “siembras los disturbios”.

¿Ha olvidado la gran batalla de la zarina Zarin? ¿Has olvidado, cómo ante nuestras espadas inclinaban las cabezas no sólo de los gobernadores de Persia, sino también del zar de Egipto Psammetah? ¡No, Kederey, si, en tu opinión, Kir es el zar querido de Dios, entonces, nosotros, el pueblo de los sakas somos el pueblo querido de Dios! Kederey se ha quedado color de ceniza.

— ¡Todo así, mi todo poderosa señora! Se Ve, no ha interpretado exactamente los pensamientos, usted los ha confundido. Él contenía con todas las fuerzas preparadas a escapar afuera su ira. Ni un minuto no dudaba que el arma de los sakas es más aguda que el acero de damasco. Nuestros soldados paraban sobre la vía las fuerzas bastante grandes y siempre se hacían camino adelante. Pero es necesario considerarse y con la verdad: la razón sana siempre es más fuerte que el sable. Y los combates, y la batalla de Zarin, de quien has dicho, ya que también a finales de los jovencitos han acabado por el armisticio. Si prevengo la guerra con Kir, esto no significa que estoy en contra pero hay otros medios de la lucha contra él. Insisto Con todo en la decisión de no combatir contra Persia. El mundo delgado es mejor una buena riña”.

—Hijo, — se ha dirigido a Daniel Kuntuar, — eres psicológico dibujas correctamente los caracteres. Se me han acordado ahora unos hechos interesantes, que ha llevado hasta nosotros la historia. Más de 600 años antes de Cristo, cuando el zar era todavía Kiyaksar, los sakas han conquistado al Mejillón. La parte de los sakas-nómadas no ha abandonado el armisticio de grana y a petición de Kiyaksara enseñaba a sus soldados la lengua. La parte considerable de los sakas se ha dirigido después, ha llegado hasta más allá de Egipto - Cuando ellos ha arrasado con todo lo que se encontraban, han alcanzado Siria y Palestina, el zar mismo de Egipto Psammetah ha salido al encuentro con los dones y pedía a los soldados pararse, no ir después. Los sakas han dado el consentimiento. Eran poderosos, influyentes y desde aquel día tres décadas tenían toda Asia bajo el control original. En este momento ha comenzado la guerra de muchos años con los indios. La zarina glorificada de los sakas de aquel tiempo a la Zarina después de la muerte del marido del hermano Kederey Primero se ha casado con el príncipe Parfia. Según la tradición de parfos y todos los pueblos, dependientes a ellos, debían ahora someterse a los sakas. Esto no quiso el zar Midii Astibar, que obedecía hasta ahora a Partia. Y él ha comenzado la guerra contra los sakas, que después de años largos han acabado con el acuerdo de paz. En las palabras de Kederey, que llevas en la novela, es necesario ver otro sentido, escondido: si Sparetra y Kir como Zarina y el príncipe Parfia, se han casado, podrían salvar los dos a los pueblos de los países del derramamiento de sangre.

Tienes razón, padre. Aunque Kederey no habla sobre esto en abierto, pero da a comprender claramente. Sin embargo Sparetra ve aquí no la unión simple, la agita principal no subordinaría a Kir a él para los sakas. Aquí es sobre lo que escribo después:

“Con la ira han brillado los ojos de la zarina, ha pronunciado amenazadoramente:

— ¡bravo, Kederey! ¡Al fin te he comprendido! ¡Ha comprendido tu canción al motivo ajeno! Y si no daba a él el informe de tu pueblo numeroso, esto, puede, y haría lo que apetece así: ¡te echaría, como el último traidor! ¿Quieres que los sakas, que aquí ya siete generaciones tienen en el miedo de todos, quien querría someterlos, con la salida en matrimonio la única una mujer ha sido privada de libertad al mismo tiempo las independencias? ¡Para siempre no ser a esto! ¡A mí estas estepas amarillas que se han reducido a cenizas en cientos breve son más caras que el palacio de oro del traidor Kir!

A Tomiris le ha comenzado a brillar la ira en el ojo

— ¡ La libertad del pueblo es libertad de nosotros! — ha exclamado la zarina mаsageta.

Sparetra se ha levantado del trono y, estando ante los soldados, ha declarado:

— ¡Los sakas van por la guerra a Persia! — su voz sonaba firme e imperiosa. ¡— la palabra por usted, mis jefes militares! ¿Quién saca cuanto al ejército?

Тomiris ha hecho prometer primero y de nuevo ha confirmado:

— ¡La tribu mаsageta — treinta mil pedestre y cincuenta mil soldados ecuestres!

Los gobernadores de las tribus empezaban a gritar por turnos:

— ¡Issedones — veinte cinco mil soldados pedestres!

— ¡Argippaei — veinte mil de caballería!

— Tissagety...

— ¿Y, el gran capitán Kederey, cuánto das al ejército contra los persas? — Ha preguntado Sparetra asombrado, que no prometía la gracia con la voz.

Кеderey se ha levantado de prisa, se ha estirado, como en el régimen, ha pronunciado después con una reverencia profunda:

— ¡Cincuenta mil soldados pedestres, mi zarina y señora! — sin embargo su sumisión exterior era sólo el cubrimiento de aquel perfora la indignación, que desencadenaba en el pecho. Кеderey se ha apoderado de la malicia, y en Arhar. Quemaba su corazón e instigaba a la paga. “¡Y bien, la serpiente que se ha calentado en el pecho, espera en mí!” — pensaba él.

Sparetra hablaba ya no simplemente. Su voz se ha fortalecido, ordenaba:

— Mañana a todos los jefes militares que saquen las tropas a la costa occidental del mar, a la parcela de Kumtobe. Los pachás de la fuerza contarán con trescientos mil pedestre y doscientos mil soldados ecuestres. Que contenderá con nosotros en el campo de batalla el zar Kir. Donde aceptar una gran batalla — discutiremos después. Ahora todos son libres.

El pueblo empezaba a discurrirse como un arroyo, cada ejército al campamento de su tribu. El corazón de Kederey estaba partido en dos por la sed de venganza por la deshonra de hoy al instigador Arhar. Él se ha sentado apresuradamente en el caballo...”

— Subrayas correctamente aquí el valor de los jefes militares y la valentía del pueblo saka, ha dicho Kuntuar. La historia sabe que Kir ha sufrido en esta batalla la derrota cruel. Es recordado, el ejército saka ha ido a la llegada y han encontrado al enemigo en la estepa, en este lugar es ahora la estación el Syr-Darya...

— Sí, solamente en aquel suburbio, a un lado de Tayikistán.

— ¿A, esa es la cueatión? ¡all+ia trabaja mi expedición! — ha exclamado con alegría Kuntuar, pero... Inmediatamente se ha entristecido: Parece, allí... Él alarmado ha echado miradas inquisitivas al hijo: Sí, sí. Para describir más fidedignamente la batalla de los sakas con el ejército de Kir, es necesario visitar estos lugares más.

— Claro.

— Sin embargo... Sin embargo... Trabaja allí, él no ha terminado "Zhannat", fue incapaz de herir al corazón de su hijo.

Daniel ha comprendido al padre, también ha suspirado y, habiendo callado, ha respondido:

— Que se le va a hacer, es difícil escribir sobre la batalla, si incluso no has visto la llanura donde está se desarrolló. Ha cabeceado categóricamente: ¡Iré! ¡Iré obligatoriamente!

Cuarto capitulo

Escamas asados se ha arrollado en la tierra arcillosa del camino encandecido, es aplastado con avidez bajo los neumáticos elásticos de las ruedas... El Coche se mueve rápidamente con una gran velocidad. En el asiento trasero en meditación profunda, sin quitar la vista de las colinas que vislumbran a lo lejos, está Nurali. Sus pensamientos acalorados se mezclan alrededor de el mismo, como si se haya acabado recientemente la carrera desenfrenada, el caballo de carreras está alrededor del poste: “Como son inaccesibles las estrellas en el cielo, es dada tan difícil la felicidad a la persona en la tierra. No va a manos. ¡Ello es como la cebellina en un precioso abrigo, pero prueba, cógelo! ¿Acaso la persona es dada a luz para no ser feliz? ¿Por qué otras personas se permiten invadir sin pensar a la vida de otros? ¿Por qué muchos son dados a luz para ser los destructores de las alegrías de la vida, y no los creadores? ¡La vida no se repite para que la puedas vivir otra vez, es más puro y es más honesto!”

Los pensamiento... Pero ellos no se han alejado de Orik. “Hablan, la persona sobrevive en la vida y la primavera, el verano, y el otoño y el invierno. ¿Acaso no es ahora nuestra primavera clara, y después el verano caluroso?¿Y cuándo te levantas mentalmente sobre todo lo que ha pasado, te estremeces sin ganas: “¿Qué es lo que te faltaba, Orik? ¿Cómo comprenderte?”

La melancolía sin esperanza se ha apoderado de ello, él temía de moverse para no sentir de nuevo el dolor en el corazón...

A lo lejos, cerca de la roca solitaria de granito De Kyzyltas(1), ha aparecido el campamento. Cuando llegaron, el sol se ha inclinado casi al horizonte.

Entre el desierto plano la roca paso lejos de sus ojos marrones en una masa roja. A Nurali le ha parecido que esta piedra sin corazón es purpura por la sangre joven del Bagatur(2) el color rojo de la piedra no es trasvasado bajo los rayos que se deslizan del sol poniente, y cae de la cima al pie la sangre...

El coche ha frenado en el centro del pequeño poblado de la expedición hidrogeológica algunas casitas pequeñas de caña, bajo la pizarra, una barraca. Una mitad de la barraca ocupaba el comedor, otra el rincón rojo. Por afuera y por dentro el local es escrupulosamente cubierto blanqueado. A lo lejos del campamento en la tierra son plantadas las cisternas metálicas con la grasa de lubricación, la gasolina, el diesel. Más lejos el motor de arranque, que abastece el campamento con energía, más a la izquierda los almacenes, se elevan a la derecha los esqueletos de las máquinas ZIF-150 perforadoras.

1) Kyzyltas (peña -. Kyzyltas que significa piedra roja) - montañas en las colinas de Kazajstán en Kazajstán.

1) Bagatur (mongol: ᠪ ᠠ ᠭ ᠠ ᠲ ᠦ ᠷ Atur baghatur / Ba '(Mongol: Баатар Bator), Turquía: Batur / Bahadır, ruso: Boghatir ) es una histórica Turco-Mongol título honorífico, en su origen un término para el " héroe "o" valiente guerrero ". El papal enviado Plano Carpini comparó el título con el equivalente de Caballería Europea.

La expedición hace investigaciones para el futuro después de la edificación de la potente presa sobre el mar Syr-Darya. Debe presentar los cálculos exactos de todos los próximos trabajos. En realidad, el mismo objetivo es perseguido por la expedición arqueológica de Kayrakty, que se encuentra a cinco o diez kilómetros de aquí. Aunque su tarea es revelar y llevar el territorio del mar los futuros monumentos de valor del tiempo antiguo. Los trabajos tienen lugar en un ritmo rápido, hasta, puede ser, poco de prisa. Sólo Nurali ha salido del coche, en seguida estaba rodeado por una muchedumbre. El maestro de edad avanzada, que trabajaba junto con Kaziken, comenzó de primero:

Así es, simplemente es el caso, ya no tenemos al chico... no hay a nadie a quien culpar, el destino, es claro. Este fue un electricista sensato, con experiencia, y de repente: el cable pelado en tensión fue agarrado con la mano sin protección! Visto, con destino, de lo contrario no podría decir...

¿Se han creado una comisión para establecer la causa de la muerte? —Nurali ha preguntado todavía como el asunto extraño, sin comprender toda la irreparabilidad del incidente.

— No, esperaban su llegada, — ha explicado su suplente que estaba al lado.

— ¿En el ministerio, en la inspección han informado? Mientras no lleguen de allá las personas, no podemos... a estas palabras de Nurali se ha estremecido un poco, como si estas fueran próximas a la realidad.

— Acaban de informar por la estación de TSH. De Alma Ata que salió el avión, que estará aquí por la noche.

¿En dónde han puesto el ataúd, en la casa?

— No, en la esquina roja, — ha respondido el maestro de edad avanzada. — allí está la mujer de Kaziken.

Nurali se ha marchado rápidamente, detrás de él iban los miembros de la comisión y algunos obreros mayores apresuradamente. El primero ha abierto la puerta del local y quedo congelado... Los visillos negros sobre las ventanas, el ataúd de crespón negro... A la cabecera la mujer de Kaziken, Kunimzhan. No llevaba sus cabellos negros atados, como siempre los llevaba, con un nudo apretado, estaban sueltos y cubrían los hombros, y la espalda. La cara, que recientemente era avivada por la sonrisa solar, se ha sumido, se ha agrisado. Sin haberse movido, congelada en una pose, la mujer mira el difunto. No, para ella él no está desfigurado y no está carbonizado. Él, su Kaziken, es la persona más querida más hermosa en la tierra.

Nurali no podía reunir fuerzas para acercarse hacia Kunimzhan, decirle las palabras adecuadas. En este instante él ha olvidado completamente sus penas. Ello ha hecho a un lado hacia algún lugar.

—Hermanita, — al fin ha comenzado a hablar silenciosamente, sentando en la parte derecha, — quería a Kazeken, como un hermano. Ahora, que se puede hacer, mantente fuerte, hermanita, compadécete.

La joven mujer ha levantado los ojos hacia él, llenos de lágrimas. Habiendo reconocido a Nurali, ha dicho silenciosamente:

— Me quede solo yo, tió*, sin él no existe felicidad en la tierra... no se ha aguantado, ha comenzado a llorar. ¿— por qué, por qué la muerte no tuvo piedad de él? y no lo ha dejado vivir...

Era la medianoche, cuando Nurali ha llegado a la cama, pero no podía dormirse. Así paso todos estos últimos días: deben quedarse los mismos pensamientos pesados se echan a plomo sobre él, y si se olvidará él duerme en vela inquieto, se acercan las pesadillas, unas visiones, vinculadoas con Orik, con Peilzhan, aún más delgado y pálido. Ahora no se sabe de dónde escuchaba a Kaziken.

*El recurso mayor, al pie de la letra es "el tío".

: “¡tío!” él lo miraba con una espontaneidad juvenil en los ojos. Después todo se cubría con la imagen dolorosa de Kunimzhan; en el luto riguroso lo miraba con reproche, como si lo acusara, a Nurali, de la muerte de su querido.

Nurali se despertaba en un sudor frío: "Tal vez soy realmente responsable de la muerte? si no hubiese ido a Karatau, tal vez no habría sucedido ninguna desgracia ... Basta detente. Fue un mero accidente, como decía el viejo maestro”.

El sueño no volvió más.

Кumzhan también no ha pegado los ojos. Y no podían apartarse de su marido. Acurrucada en la silla, ella se quedó a su lado toda la noche, sabiendo que allí fueron las últimas horas con él en la vida.

En la mañana, los representantes que han llegado del ministerio desde la tarde empezaron la inspección detalladamente a preguntar a los testigos sobre los detalles de la muerte. Sólo después de la comida han llegado la conclusión que la muerte ha pasado por culpa de la víctima, y al atardecer algunos obreros por medio del explosivo y chatarra han cavado la tumba en la piedra del peñasco de Kyzyltas. Esto fue hecho por decisión de la dirección de la expedición.

— Cuando aquí haya un mar, no lavará la tumba de Kaziken, — ha dicho Nurali.

¿Estaba contenta Kunimzhan por tal decisión? ¿O la razón y su corazón se han fosilizado de la pena? con nadie no hablaba y no lloraba. Y entonces, cuando han llevado el ataúd y lo levantaban al peñasco... Y cuando cubrían la mesa conmemorativa... Y cuando los amigos de la víctima mortal se pronunciaban por turno cálidas palabras sobre ello... Como si la vela, que se ha apagado por el viento, Kunimzhan estaba, habiendo puesto la mirada en un punto.

Nurali se ha dirigido hacia ella:

— ¡Nuestra querida hermana, dividimos sinceramente tu pena, no encubras el dolor en él, abre el alma hacia nosotros, reparte, di aunque sea algo!

Кunimzhan ha suspirado profundamente, ha observado a los demás con una mirada dolorosa, como si acabase de despertar de un desvanecimiento profundo o un sueño. De sus ojos han comenzado a correr las lágrimas. A toda voz, no en las fuerzas de contener los sollozos, la mujer ha vociferado:

Ha muerto, mi marido, y yo como si he perdido la vista.

¿Por qué mi corazón es un puñado de ceniza?

Las personas, que entierran al ángel, te entierran a ti...

¿Esta hora acaso puede ser comprendida?

Su cara estaba rozagante, y blanca,

Sí el destino no ha lamentado mi juventud.

No a ti allá, donde hay vida enmudece, para mí...

Solamente la muerte no supo escoger.

Nurali sabía antes, que Kunimzhan componía y cantaba sus propias canciones, él hasta las escuchaba en cierto modo como ocio, gozando de su voz tierna. Entonces la voz cantaba al sueño sobre su querido, domiciliaba en el jinete del Cáucaso la fuerza de la juventud.

Ahora en ella dominaba la tristeza y las lágrimas. La voz como si se hubiera envejecido enseguida, es tanto que se oía la melancolía y el tormento. El llanto de Kunimzhan era semejante a la canción de un cisne herido, que sólo aleteaba sus alas en las ondas, pero era impotente de volar, las fuerzas de volar le faltaban. La voz como si rogaba: “¡Todos, quien pueda, protéjanme, sálvenme de la pena!”

Nurali se había quedado entumecido de este canto. El pecho lo ha apretado con una carga excesiva. No tenía fuerzas de quedarse aquí, él ha saltado y ha ido a la puerta.

... En la Noche. El cielo estaba rodeado de continuas nubes, solamente en sus rupturas se veían las estrellas solitarias. Ellos como el rayo de esperanza en el océano del mar furioso. Alrededor ni una alma.

El silencio. ¡Callan hasta han cantado! Que la tarde avanzada alegra al viajero solitario en el camino.

Marchando a la oscuridad, sólo ahora Nurali ha comprendido que en sus manos tenía un palo, que, por lo visto, lo había tomado maquinalmente detrás de la puerta del rincón rojo. Como si luchando y amenazando a alguien que comienza la oscuridad, él se ha encarnizado agita. ¿De quién se defiende, a quien amenaza con el palo? Él no sabe, probablemente. ¡No, no, lamenta, sabe! La alegría llama a los recuerdos alegres, dolorosos desgraciados. Los sufrimientos de Kunimzhan han resucitado en él sus propios sufrimientos. ¿Todos ven, cómo Kunimzhan quería a Kaziken, y bien, y él acaso quería menos a Orik? estaba listo a dar la vida por ella. ¿Qué? El amor tal sentimiento que es imposible de olvidar y la alegría, que regala en el florecimiento, y la ofensa, que pone, cuando se marchita. Кunimzhan, probablemente, hasta la muerte será justo a Kaziken. ¿Y el sí habrá querido así a Orik? ¿Si es posible aquí torturarse tanto porque el sentimiento es despiadamente pisoteado?

Nurali gritó fuertemente grito: “¡No es posible!” ¡, “No es posible!” — y con fuerza desesperaba trataba de golpear a alguien o a lago con el palo...

La pena de Kunimzhan es sagrada. De eso no hay curación. Solamente el tiempo puede allanar la agudeza y el dolor de los tormentos cordiales. El sentimiento de tal amor no será envejecido por los años, tiene que acordarse, y de nuevo se inflamará, se encenderá con una nueva fuerza. ¿Qué es lo que él tenía? ¡Sí su amor — que el rancajo en el corazón! ¿Y bien, como él debe guardar este sentimiento y querer a Orik, que ha puesto tal dolor mortal y ofensa?

Nurali quería pararse, pero los pies, no le obedecieron, lo han llevado de nuevo hacia adelante. Como si embrujado, los pensamientos giran alrededor del mismo nombre — Orik. “¿qué esto, he encontrado el tesoro de oro, sí es que giro alrededor de ella?! ¡Por qué! Ah, sí... ¡parecía así, que me quería sinceramente! ¿Por qué su amor se ha extinguido tan rápidamente?”

Sí, él debe olvidar a Orik, olvidar para curarse más de prisa de las heridas inmerecidas.

“Todo es correcto, todo es correcto, — repetía él, — solamente así... ¿Cómo hacerlo para — olvidar?”

Ante él, como si en realidad, ha pasado rápidamente la imagen de Kunimzhan, como si separado de la noche ha llegado el siempre mismo canto doloroso. Aquí al lado, él oye este llanto - la melodía... Él se ha parado, temiendo asustar un claro engaño. Ante los ojos de ella, Kunimzhan. Él hablaba de nuevo con ella mentalmente: “¡desgraciadamente, la muerte ha quitado tu amor, pero se ha quedado en tu corazón! Será eterno...”

Nurali tenía el punto de referencia a la bombilla que centelleba a lo lejos de la máquina de taladrar, creyendo que ha vuelto al campamento. De repente él ha oído un ruido ensordecedor. Inesperadamente algo se ha agitado y ha caído bajo los pies. Esto era un pequeño saiga(3). “¿De qué te has asustado, tontito?” — se ha inclinado al cordero Nurali.

Sólo ahora él ha comprendido, cómo se ha cansado. El cuerpo se ha hecho pesado, era difícil hasta de moverse, y estaba al lado, habiendo cubierto las patas delanteras a la cabeza, minúsculo saiga. Por lo visto, el pobrecillo lo perseguía un carnívoro... ¿Qué él — está herido o antes de plazo ha muerto por el miedo? Nurali ha puesto la mano en el respaldo al cachorro. Aquel no se ha movido. Durante un tiempo el saiga estaba sin movimiento, y después ha comenzado a levantarse.

Los ojos brillantes del chiquitín como si rogaban defensa. "No temas", — ha pronunciado Nurali y ha acariciado al cordero tierno, como el plumón, la piel. El saiga ha vuelto la cabeza a la persona. El corazón del joven animal se ha ahogado.

¡Pero este cachorro tiene una mirada parecida a un humano! ¿Kunimzhan eres tú, que te encarnado en el cordero? — el saiga con agradecimiento, se ha acercado con ternura a la palma de Nurali rozándola con su hocico divertido. Mientras tanto muy cerca de ellos — Nurali no ha notado — se ha acercado un coche “GAZ-69“, en él — los muchachos de la expedición.

Toda la noche te hemos estado buscándo, — ha comenzado a hablar, bajándose del coche, era el suplente de Nurali. — Recientemente, cerca del amanecer, hemos oído aullidos de lobos que venían de esta parte. Nos asustamos – esperábamos que no hubiera pasado nada con usted. En seguida hemos venido... Y bien, que bueno que esté vivo y sano...

El saiga no se ha asustado, por extraño que sea, de las personas. Él estuvo todo el tiempo en la misma pose. Es ahora, cuando amanece, se veía que el pie trasero del cordero estaba cubiertos de heridas.

Resultaba que él no podía andar. — Nurali ha tomado al saiga en las manos. Cuando han llegado, el sol radiaba ya alto en el cielo. Los alarmados habitantes se pusieron contento cuando han visto a Nurali vivo e intacto. Un poco apartada de las personas estaba Kunimzhan. Nurali cuidadosamente, como un niño, llevando en las manos al saiga, se le ha acercado:

— hermanita, he traído a ti un regalo aquí ten este pequeñín. Él pobre, está herido, toma, sánalo. Que recupere fuerza, claro, no lo sometas a pena, no lo condenes a los sufrimientos pesados...

Кunimzhan se ha inclinado, ha acariciado al saiga.

2) Saiga es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia Bovidae. Habita en las estepas de Asia Central, desde el sur de Rusia (Kazán) hasta el noroeste de China y zonas de Mongolia; el mayor número de cabezas habita en Kazajistán y Uzbekistán.

— Gracias, — ha pronunciado apenas audible, — voy a darle de comer.

Los asuntos en Kyzyltas han sido tales que Nurali no tenía tiempo de pensar y sufrir en Orik, sino hasta de dormir y ahora no tiene tiempo ni para comer. En la colina a quince kilómetros del poblado, los hidrólogos han encontrado agua. El análisis ha mostrado que el agua posee las propiedades raras medicinales y contiene una serie de los elementos químicos, que no existen en ningún otro lugar. Y, como adrede, la colina De lobo en dos-tres años debía ser el fondo del mar.

Tardar en las investigaciones era simplemente imposible. Era necesario aclarar la profundidad y el volumen del yacimiento de las aguas de radón, la extensión en la localidad. Si los resultados son lo que se esperaban, tienen que, tal vez, y rediseñar el foso del futuro mar. Por lo menos, ahora estaba claro ya que la orilla debe pasar a veinte metros más abajo de la marca en el proyecto. ¿Puede, aceptar tal variante — la línea de la orilla dejar en el nivel anterior, y el lugar con las reservas subterráneas del agua mineral hacer por la isla? ¿O — lo que era aún más ventajoso — sacar las fuentes a la superficie del mar mediantes tubos? En pocas palabras, no alguien, a precisamente los hidrólogos deberían responder en el plazo más breve a todas estas preguntas.

Por eso de Kyzyltas hasta la colina del lobo tuvo que ser empleada toda la técnica. Ser empleada queda corto decir. En realidad doblar torres de tales perforaciones gigantes, como ZIF-150 y ZIF-250, y luego llevarlos a un nuevo lugar y recoger de nuevo-se ha puesto trabajoso y bastante difícil. Eran necesarios tractores, maquinarias y personas. Muchas personas. Nurali estaba en la plazoleta casi las veinticuatro horas del día. Él dirigía personalmente los trabajos. Cuando al final del mes todas las cuatro máquinas estaban establecidas, el sondeo fue comenzado, un de ZIF-150 ha tropezado con un terreno, por donde el taladro pasaba a duras penas. La segunda plataforma tampoco justificó las esperanzas: habiendo perforado veinte metros, se topó con una fuente de radón de nada más cuarenta centímetros de espesor, y después — de nuevo con las rocas. Las otras dos máquinas no podían superar el granito de espesor inhumado bajo las arenas. Así que de resultado alguno era muy temprano. Pero Nurali no se rendía. Hasta su experiencia corta de trabajo le soplaba que si ya se han encontrado salidas de las aguas minerales, entonces cerca yacen en algún sitio. Y él ha decidido no detener el sondeo, aunque se sentía, así extenuado, y las personas se habían cansado considerablemente. Pero si los obreros después del cambio se iban al poblado a descansar, pues Nurali del descanso no sabía nada. Él aquí, en la colina, ha puesto la carpa y pernoctaba en ella. Al poblado venía aproximadamente una vez a la semana. Y cada vez con una agitación especial y deseaba aquí él poder ver a Kunimzhan.

La joven mujer trabajaba en el laboratorio para la investigación de la composición del agua. En la alegría la persona o la desgracia, y el asunto, es que el servicio es obligado a cumplir. Y Kunimzhan, como ella no le era pesado trabajar. Aunque las huellas de la pena constante estaban sobre su persona, imperceptible se recobraba, se deshelaba por el alma. Las pequeñas alegrías traían el minuto, cuando volvía a casa. Aquí la esperaba el saiga.

Valía la pena al ama aparecer sobre el umbral de la habitación, como él se acercaba corriendo y seguía cada movimiento. Era como si el animal comprendía el humor de la mujer y trataba de dispersar su tristeza y soledad.

Una vez, cuando de la estepa ha parecido oír a los lobos aullar, el saiga — por fuerza del instinto vetusto del animal — con el hocico ha abierto la puerta de la habitación, donde dormía su ama, y pone en la cabecera del tapiz pequeño. Desde entonces la costumbre: valía la pena aullar en algún sitio a los lobos que era en estos lugares no la rareza, el saiga llegaba hacia la protectora, buscando la calma y la defensa.

El cordero ha crecido y se ha convertido en un saiga esbelto blanco. Ha aprendido a salir de la casa a la calle, acompañaba Kunimzhan hasta el laboratorio. Pasear fuera de los límites del poblado — no se atrevía, como si ha olvidado de los vastos espacios natales de la estepa.

En cierto modo el saiga ha visto que vuelve en el campamento Nurali. Probablemente, ha reconocido al salvador — se ha acercado al jinete del Cáucaso y ha tropezado la nariz fría en su mano. Este saludo original empezaba a repetir – cada vez, tan pronto como Nurali llegaba del trabajo. Solamente ahora él sacaba obligatoriamente del bolsillo de la cazadora las galletas y agasajaba con ello al saiga. Con el crujido comía las golosinas y la próxima vez con la impaciencia acechaba a Nurali cerca del camino.

Pero uno de estos días el saiga no ha tomado de las manos de Nurali las galletas, y silenciosamente, mirando en él, como si lo invitara a seguirle. Nurali le ha seguido al saiga. Habiendo entrado en la casa de Kunimzhan, ha visto — el ama enferma, está en la cama...

Él ha explicado de prisa:

— No había visto nunca a un animal tan inteligente. Me esperaba detrás del campamento y me ha llevado.

— Realmente, ha actuado bien, — ha respondido la mujer joven, pero inmediatamente se ha dado cuenta, asustado, como si Nurali no ha interpretado su palabra a su manera, se ha enrojecido. Para corregir, como le parece, la inadvertencia, continuaba para la claridad: — Ella, como un niño, se ha atado a mí...

Que lo atraía a Kunimzhan, Nurali no sabía claramente. Casi cada vez, dirigiéndose a ella, él se acordaba de los días anteriores, pesados para ella y temía de herir mucho por la palabra imprudente o el gesto a su corazón. Con todo eso un sentimiento vago, inconsciente no le daba la tranquilidad, y, tan pronto como acababa la semana de trabajo, este sentimiento tiraba, no, lo llevaba casi en el poblado. En el corazón, contra la voluntad, ha sido domiciliada la necesidad aunque algunos minutos para hablar, aunque la única palabra cambiar con ella... Él veía, sabía exactamente: los pensamientos y el corazón de la mujer no le pertenecían, eran de otro jinete del Cáucaso, hacia él no existe en absoluto en el mundo. Con todo esto él deseaba y esperaba estos minutos.

Una vez Kunimzhan ha tenido prisa al encuentro Pero con el sentimiento a uno interior las cargas de los grados han informado:

— Mañana salgo para Alma Ata. Desde la primavera he mandado los documentos... Quiero trabajar en el instituto de medicina, recibí la llamada para los exámenes. ¿Iba a ir a donde usted a la oficina, pero lo ha encontrado aquí...—y ha acariciado por el cuello al blanco saiga, que estaba cerca. ¿-como se quedará aquí sin mí? Ha decidido dejarla en la estepa, y no se va, se viene detrás de mí. ¿Si usted no está en contra, le devuelvo su regalo? A usted no le es menos indiferente, que a mí.

Nurali casi de la nada oía que habla Kunimzhan, excepto las palabras “mañana salgo”. Él estaba todo confundido, buscaba y no encontraba, porque imagen desviar esta pérdida cordial, nueva para él.

— Claro, — ha pronunciado él al fin a través del sueño, — déjala.

— Si no paso los exámenes entonces regresaré, — continuaba Kunimzhan, suavemente sonriendo, — me devolverá el regalo. — y de nuevo ha acariciado cariñosamente al saiga.

— Bien, muy bien, — repetía, como llevado, Nurali, todo sin encontrar las palabras convenientes. Él, honestamente, no tenía ahora deseo más sincero, excepto uno: que Kunimzhan no la admitan en el instituto... Él no pensaba simplemente en este instante en los problemas laborales — su deseo era otro — la vida. No podía él entonces saber que Kunimzhan a Kyzyltas no volverá. Obrará en el instituto de medicina, se quedará a vivir en Alma Ata.

Quinto capitulo

No existe para una persona un sentimiento más fuerte, que el amor a la Patria. Este sentimiento por los hilos invisibles, más con fuerza el cabello el lazo que vincula cada uno a aquel lugar, donde él ha nacido. Y como es imposible romper el cabello el lazo, es tan imposible destruir en el corazón de la persona su amor a la Patria. Y bien, y si pasa que alguien romperá por descuido con la tierra natal, su corazón en la melancolía ni para un minuto no dejará olvidarse.

Кutuar quería profundamente la Patria y desde cuando recuerda, guardaba cuidadosamente en él este sentimiento. Durante las adversidades militares él no temía de dar la vida por la Patria natal. Y solamente este caso ha llevado a que la bala enemiga le atravesó el corazón, y las piernas.

Otra persona, no una vez, allá en los días de su juventud, para llevar a cabo un sueño anhelado, a continuación, todos viven en el mundo infeliz. Su vida no es la vida y la alegría no es una alegría. Incluso si se trata de la prosperidad suerte para él no es algo malo.

Kuntuar no es uno de ellos. Él sabe cómo disfrutar, incluso de la más pequeña suerte. Si el día se vive sin angustia en el trabajo, considera felicidad, ya que con ama percibe la vida como un gran regalo, como una alegría!

El gancho fue antes, así es ahora.

En los últimos años él se ocupa con éxito en identificar y estudiar los monumentos sakas en las épocas no sólo en el territorio de Kazajistán, sino también en toda Asia Central. Por ello es cubierto algunas fortalezas de los sakas o tribus parentescas con ellos, que vivían por quinientos, por mil de años antes de Cristo. Estas fortalezas a las orillas del Ishima, Nury, el Syrdarya, el mar de Aral y en Semireche.

Los enterramientos de los sakas antiguos, en los restos de sus paredes en sus juventudes el científico ha descubierto unos monumentos asombrosos, auras con dibujos de los animales salvajes. La multitud ante estos hallazgos de los científicos. Uno de ellos

¿Dónde al pueblo armado con el garrote ocupo el cuello por la ganadería, las posibilidades tan ricas? y. ¿crear cosas semejantes, es necesario, saber obtener el oro, la plata, el cobre, fundir, arrojar hace mucho la versión que se ha establecido, como si los sakas no tenían cultura? ¡Hay una realidad — sus monumentos, están aquí y juzgarlos!

Permitiremos, los monumentos encontrados han llegado a los sakas de los escitas del mar Negro... ¿Qué así, y bien, y a los escitas mismos tal civilización altamente desarrollada — de dónde? Las palabras no existen, a la historia le es conocido el período del florecimiento relativo de la cultura de los escitas, sin embargo muchos monumentos encontrados en el territorio de Kazajistán de hoy, se refieren a un tiempo más temprano.

Y así el hecho detrás del hecho, la conclusión detrás de la conclusión... Кuntuar se ha acercado sin ganas al pensamiento que en estos lugares mucho tiempo antes de los sakas de viaje vivía el pueblo desconocido antiguo. Las personas, indudablemente, conducían el modo de vida sedentario, tenían las ciudades y la cultura desarrollada. Sólo después, mucho más tarde, las estepas kazajas y Asia Central eran visitadas por las tribus de los sakas belicosos.

Kuntuar no la consideraba irrefutable. Al contrario, él a menudo se desgarraba por las dudas, hasta contaba a veces la conclusión en absoluto errónea. Sin embargo en la ciencia cada duda — es el comienzo del nuevo nivel de la investigación, esto conducía a Kuntuar a las nuevas búsquedas. Ya que mientras literalmente casi todo lo que era descubierto por ello en la arqueología, se refiere a los monumentos de la época del dominio de los sakas.

Mientras él no comparta los pensamientos con una persona. Su idea vivía en ello, movida por su conciencia y los asuntos. Solamente el científico le ha confiado el diario del sueño. Ahora aquí — el diario ha desaparecido. El científico recuerda palabra por palabra todo lo que escribía en ello: Son encontrados los monumentos arqueológicos pintados por los dibujos en “un estilo de bestia” saka las épocas. Al mismo tiempo algunos investigadores cuentan el lugar de Kuntuar, donde era obtenido el mineral por mucho tiempo hasta los sakas, así como en Mugodzharah, en Mankgyshlake, en Dzhezkazgane. Está contento de juntarse hacia ellos. Precisamente por eso mi expedición aquí ya más de cinco años conduce las excavaciones en Kayrakty. Por desgracia, no hay todavía confirmaciones sólidas en la utilidad clara por los científicos de la suposición. Con todo esos resultados a la expedición Kayraktinsky le hablan sobre lo que era no tiene tiempo aquí el fondo del mar Caspio. En relación a esto hacia mí ha nacido una nueva hipótesis...” Que por la hipótesis que piensa después en relación a esto emprender el arqueólogo conocido, él ha dejado el misterio profundo.

Por el mediodía caluroso Kuntuar y Daniel se acercaban a la expedición Kayraktinsky. Su vehiculo “GAZ-69” se movía rápidamente por el camino estrecho, que conducía a la colina de lobo. El alrededor cubierto de takyr y los terrenos salíferos del desierto. A través de la ventana se miraban pasar fugazmente arbustos marchitos de chingil, una hierba salvaje, punzante. A la izquierda, cerca de un kilómetro, el único placer de estos lugares Syrdarya. A la derecha — se levantan, chocando unas contra otras las cordilleras grises. Ellas sobresalen como un espejismo en medio de la llanura infinita. Parece, como si las aguas de plomo de Syrdaria se hayan desbordado una vez, y se hayan helado por el granito gris.

El camino se pierde entre las colinas y los túmulos que se aprietan cerca uno a otro. Entre ellos — svezhevyry, las ranuras que se cruzan transversalmente, las excavaciones de ensayo, cerca de que son puestos los ladrillos, un montón de arcilla. En las excavaciones, sobre las cuestas de las colinas — hay seis carpas. En ellos viven los miembros de la expedición.

Sin bajar la velocidad, el coche se ha parado cerca de uno de los fosos. Al encuentro de los viajantes ha venido un rápidamente un joven — bronceado, con gafas oscuras y una gorra de tela con aire provocador. Sobre la cadera — tapado negligentemente por el cinturón arqueológico espátula para limpiar la arcilla de los hallazgos.

— ¡Bienvenido! — le ha dicho a Daniel y a Kuntuar luego se dirigió al chófer, que salía de la cabina: hola, trabajador!

Él era el jefe de la brigada de los terraplenados Mikhailov.

Habiéndolo saludado con la mano, Kuntuar le ha preguntado:

— ¿Dónde está el resto de las personas?

— Están siendo salvados por el agua, — se ha echado a reír el muchacho. — hace calor. Se han ido a bañar una hora atrás y todos chapotean.

— ¿Cómo está el trabajo?

— El orden, mueve la ciencia.

— ¿Mover movéis, pero a qué ritmo?

— El ritmo..., como sabéis, dependen no sólo de un deseo. Si vas hacia delante — la mente no basta, si vas hacia atrás no cumplirás el plan. ¡Hemos escogido un término medio, — es temerario ha declarado el muchacho y se ha echado a reír de nuevo, habiéndole brillado en el sol por los dientes, que blancura subrayaba el bronceado espeso de la cara. -cavamos a los lados de las fogatas!

— ¡Perfectamente! ¡— Kuntuar ha apoyado la broma del jefe de la brigada y se ha echado a reír también, Sólo no se estancaban, como estos túmulos!

— Sí por ello, es que es posible y estar de pie: ¡no reciben el salario! Ha respondido de nuevo en el tono de Kuntuar el muchacho. Ahora se reían todos.

— ¿Hace mucho de Kayrakty? Ha preguntado Mikhailov.

— Cerca de hace dos horas.

— ¿No han encontrado por el camino al profesor?

— ¿Qué profesor?

— que compadrazo, nuestro Armashki.

— ¿Quién es ese Armashka?

— Sí ellos llaman a Arman, Armashkoy, explicó el chófer.

—... ¿Ud., entonces tiene en cuenta al profesor Ergazy Ayupova? ¿Qué él hace en estos bordes?

— parece que el mismo no lo sabe claramente. Dos días anduvo de aquí para allá... después se ha ido. En la despedida ha tomado consigo su hijo, quiere conseguirle un puesto en Kairakty.

— ¿a Arman, qué? ¿Claro como él es arqueólogo?! ¿Para qué aquí? Se ha asombrado de Kuntuar.

— Lo llamará más justo no el arqueólogo, sino alcohólico precoz, el muchacho de nuevo ha empezado a reír a carcajadas es benigno. Hace un mes y medio meses atrás ha traído a la fuerza una bella chica y el mismo se puso a tomar. Daniel se puso mal, pálido se le nubló la cabeza, se hizo a un lado, tratando de escapar de una conversación dolorosa para él.

Como si no fuera amargo, pero Kuntuar ha comprendido que sobre Arman todo este tiempo tenía una opinión errónea. Antes él no podía suponer que la facultad de Arman histórica ha obrado en deshonestidad, sólo con el apoyo del padrastro. Ha acabado el estudio de alguna manera, y en cuanto a la arqueología, él sin cumplidos la quería. Y si el mes y medio se encontraron el año pasado en la expedición de Kuntuar, sólo para que contemos la práctica de diploma. Кuntuar, el alma clara, sobre sospechar, era contento sinceramente, cuando Arman ha manifestado el deseo de trabajar bajo su dirección. Él lo ha percibido así, como si su propio hijo ha ido por sus logros.

¿Sí, tu, amas la arqueología?! — No de esto preguntaba, no de esto se alegraba el científico.

— ¡claro que la "amo" — no hay duda. ¡Sueño, de día y de noche sueño con los monumentos del tiempo antiguo!

Кuntuar recuerda que entonces él se inmutó un poco por las palabras del muchacho — ha captado una falsedad en su tono. Pero el deseo de verlo así, como él quería, ha tranquilizado al arqueólogo viejo.

— Si es realmente así, como hablas, — dijo aconsejado Kuntuar al joven, — ven a trabajar con nosotros, cuando te diplomés. ¡Aquí hermano, se resuelven tales problemas que la respiración se corta!

“Como no he discernido en seguida que por este muchacho ¿Аrman? — se afligía ahora Kuntuar. ¿-que he recibido al fin y al cabo de mi propia empresa? Este Arman se ha llevado la muchacha querida de mi hijo... ¡Ahora ha tomado afición aquí al aguardiente! Y el aguardiente — es una serpiente venenosa. ¡Si le ha pisado la cola, seguro que ella lo picará mortalmente! , Arman, Arman! ¡No hay para ti justicia! Ya que es necesario... ¡Se ha escapado de la expedición al ardor de los trabajos!”

En primavera Kuntuar hasta el límite estaba cargado de trabajo y la designación y escogencia del personal se lo había encargado a los ayudantes. Parece que es hora de comprender que tipo de personas conforman este año la expedición. Habiendo enviado al jefe de la brigada a ocuparse del asunto, él junto con su hijo ha ido a mirar ya los objetos excavados.

Los túmulos del enterramiento, los restos de las personas — todo hablaba que en estos lugares en tiempos pasados de población espesa. ¿Puede, este ser el lugar de la batalla encarnizada? Son excavados no lejos los muros derrumbados y los fundamentos de las viviendas que se han conservado perfectamente. En el centro de la colonia — algo como el área, sobre el que es descubierto hasta el trono tallado de granito. Alrededor — estacas de hierro para la tienda, lo más probable. Pero no se han descubiertos huellas de hornos o unos focos para la fusión del metal, los trébedes, los peroles. Ni los hoyos, ni las excavaciones de ensayo, ni los pozos, los que pudieran dar indicios de extracción de metales. Restaba suponer que los monumentos al “estilo de bestia” fueron traídos aquí, o es una herencia de un pueblo más antiguo. Entonces, entonces... ¿entonces… aclararían o no todas las excavaciones en las capas más inferiores del suelo?

Junto con Daniel él ha examinado escrupulosamente fosos más profundos, las excavaciones de ensayo, que en el fondo se diferenciaban bien los suelos de las viviendas de los sakas, de nuevo los fundamentos... nada nuevo. Las paredes de los fosos no se desmoronaban y, aunque eran de guija y la arcilla grisácea húmeda, se han endurecido, como la piedra.

— ¿Sabes, sobre que habla aquí tal solidez de las paredes del cascajo y la arcilla? — Ha preguntado el padre al hijo. - Sientes, no lo podrás coger ni con la pala, ni con las barras.

— Sí, es fuerte, como si estuviera cubierto de cemento, — ha confirmado Daniel, tocando los bordes petrificados. sin embargo solamente la capa inferior, de arriba el suelo es mullido.

— ¿Ha notado correctamente, y ha comprendido por qué?

— No.

— Las capas más superiores son más arenosos. El terreno inferior habla que aquí no fue nunca el fondo del Zhaksarta.

— ¡Entonces no vale la pena cavar más profundamente ya que las personas no podrían vivir en el fondo del río!

— Claro, no podían. Pero es necesario cavar, es necesario obligatoriamente.

— ¿Para qué?

— Si mis suposiciones se confirmarán, lo sabrás todo más tarde, — ha respondido evasivamente Kuntuar.

Por parte del mar ha soplado el fresco húmedo. El calor sofocante de mediodía un poco dormía. El espejismo a aquella parte del río como si ha descolorado y ha comenzado a derretirse. Daniel descansaba en la sombra del peñasco. Le ha parecido escuchar risas de hombre y mujer. Inmediatamente desde lo alto del cielo, escucho una voz femenina conocida que llegaba con dolor en el corazón:

... Hace mucho he crecido ya.

¡Y me llamas niño!

Daniel se ha estremecido, ha dado oídos como hechizados. No había duda, cantaba Zhannat. ¡Solamente su voz podía soñar tan alto y puramente, y solamente con la coquetería original y la ternura lo pronunciaba “Y me llamas niño!"."¿por qué yo me he tendido aquí, donde pasa el sendero? Ahora todos pasarán por aquí de regreso del baño! ”E inmediatamente en los pensamientos destellaban: “¿Eh, para que engañarse? ¡Estoy seguro que voy a ver a zhannat aunque sea con el rabillo del ojo!”

Daniel No ha conseguido tomar una decisión, cuando por la vuelta han aparecido los muchachos y las muchachas. Todo en vaqueros y chalecos tejidos, sobre las cabezas los sombreros blancos. Daniel en seguida ha conocido a Zhannat. ¡Sí, él la hubiera conocido y entre miles iguales!, ella era como un rincón caliente que luce todo de alegría, divertida. ¡Y que lo bueno de ese nombre - Zhannat! Ella — es el asfódelo presente, que reventado pomposamente una mañana temprana de julio, cuando sobre cada pétalo, en cada estambre lo juegan y son trasvasadas bajo los rayos del sol las gotas de esmeralda del rocío... Daniel y Zhannat estudiaban en la misma escuela. Solamente cuando estaba en la primera clase, Daniel ya estaba en el tercero. Vivían en la vecindad. Sus padres se visitaban muy a menudo uno a otro. Hubo momentos que la madre de la muchacha le pedía a Daniel: “querido, empieza a oscurecerse temprano, mi hija teme venir sola de la escuela. Acompáñala, hazme ese favor, por favor”.

Daniel se distinguía entre los coetáneos por ser educado, la petición del mayor, y además de la vecina, él no podía no cumplir. A veces la mujer hasta se burlaba de él: “el Bravo. Ha traido a la hija viva y sana. Acompáñala para que nadie la ofenda. Crecerá

— ¡La novia será! ”Daniel se enrojecía de estas palabras y dos-tres días tenía vergüenza de acercarse a Zhannat.

Pero de repente se le pasó a la chica un dolor irreparable — ha muerto su madre. Zhannat estudiaba ya en el quinto grado. Ahora Daniel creía que su deber era guardar a la muchacha y cada día la acompañaba de la escuela hasta la casa. Muy a menudo Zhannat pasaba por casa de Daniel: pedía ayuda para resolver una tarea difícil, luego pensaba en otros motivos.

‘Amable.

El asunto se encontraba siempre. Si pasaba que no se veían mucho tiempo, los dos echaban de menos.

Daniel, como en realidad, ve ante él las escenas cómicas y remotas: y, cómo jugaban de bolas de nieves, como perseguían uno a otro, tratando de quitar el libro o el lápiz... Así, en los juegos infantiles, las bromas, se ponía fuerte la amistad. Y cuando estaban juntos en las fiestas, cuando estaban celebrando cumpleaños de alguien, Zhannat prefería estar solamente cerca de Daniel y bailar solamente con él. Se enfadaba sinceramente si su amigo prestaba la atención a otra muchacha.

En el alma de Daniel se despertó y se ponía fuerte el sentimiento hacia Zhannat. Poco probable que se olvidará como él la invitó al baile de escape. Entonces hasta el amanecer andaban por las plazas y avenidas de Alma-Ata. Recuerda que se han cansado, se han sentado al banquillo cerca de una casa, y Daniel por primera vez se ha atrevido a besar a Zhannat...

Era próximo al mediodía cuando han regresado a casa. Cualquiera quien los veía en aquel momento, testimoniaba realmente los minutos felices eran iluminadas con amor cada mirada, gesto, cada palabra.

En otoño Daniel ha sostenido con éxito los exámenes en la universidad. Tras dos años Zhannat también ha ingresado allá. Se veían de nuevo cada día, y querían creer que esta felicidad duraría por mucho tiempo, para siempre.

Y después Daniel se ha diplomado, lo han dejado trabajar en Alma-Ata. Soñaban ya con la boda. ¡Y de repente, como si la nieve a la cabeza, ha pasado lo increíble! Zhannat... ¡Se ha ido! ¿Y con quién? ¡Con Arman!

Claro, saliendo con el padre hacia aquí, en Kayrakty, el joven esperaba ver a Zhannat y oir de ella la respuesta a la pregunta desgarradora para todo su ser: “¿Por qué? ¿Por qué se ha comportado así?...”

Mientras tanto los muchachos y las muchachas que volvían del baño, se acercaban al lugar donde estaba Daniel.

Así lo han saludado ya y, sin detener sobre el sendero estrecho, han seguido el camino. Se ha parado solamente Zhannat. Está de pie, mira en la tierra, callada. Después siguiendo así, sin levantar la cabeza, ha dicho:

— ¡Hola, Daniel!

— ¡Hola!

— Tu... ¿estás enfadado, estás ofendido hacia mí?

— ¿Por que piensas así? — Apasionado, como si no fuera él, con una voz ajena le preguntó Daniel.

— ¿No te ofendes?! — Se ha alegrado Zhannat. — Y yo estoy preocupada, torturas de conciencia.

Daniel logro hacer frente a la creciente emoción:

- Para mí, por supuesto, es difícil todo lo que has hecho...

- Lo sé. Pero hago yo ahora imperiosa sobre sí misma? El amor verdadero puede hacerle a un hombre lo que quiera...

- ¡Pues así es! Debo confesar que no sabía acerca de su capacidad de hablar tan bien!

-Todas las palabras anteriores, no son con el corazón. Lo siento, me dí cuenta de que es demasiado tarde. Perdóname, Daniel, si puedes...

- ¿Por qué pides perdón? Es una pena que al igual que yo nunca había visto antes y sentido nada.

- Siempre he pensado que te amo. Y de repente me di cuenta – que me había olvidado. Trata de olvidar el pasado...

- ¿De qué estás hablando? ¿Cómo me puedes aconsejar?

- Así es, es tarde dar consejos. Pero sé, yo siempre quise que tú... vieras con claridad, supieras que Arman no me dejaba pasar... pero tú ni siquiera trataste de defenderme, y tal vez nuestro amor. Entonces... entonces ya era demasiado tarde para pensar en eso. Tuve que ir tras él aquí en Kairakty.

Daniel estaba en silencio, habiendo bajado la cabeza. No es posible comprender, si estaba preocupado con esa franqueza de Zhannat, o él reprochaba la indecisión y la delicadeza falsa, que se han convertido en un desastre.

— Sí, — ha pronunciado al fin él, — que injusto es el mundo. ¡Además que la vida del humano es corta, pero es necesario también sufrir en ella tales doleres pesados!

La muchacha en este momento tenía una pena por el muchacho.

— ¿Para qué así sufrir tanto? ¡Que no he estimado, no te he comprendido, pero eres joven y pleno de fuerzas! ¡Tan talentoso, se te abre un futuro brillante!

— ¿De dónde tanta sabiduría? — Ha cabeceado Daniel. — De nuevo hablas hermosamente: ¡"joven, pleno de fuerzas"!.

— Tú... ¡Olvídame, Daniel!

— ¿Qué mas queda desear?

— Si me amas tanto o mejor dicho me amabas, podrás alegrarte, probablemente, — ya que he encontrado la felicidad.

— ¿La felicidad, dices? ¿Eres feliz realmente? — Le preguntó Daniel a la muchacha, sin darse cuenta para que lo hace. Al mismo tiempo ha sentido claramente que su voz ha parecido tener una nota triste escrupulosamente escondida. Zhannat sin embargo lo miró directamente y hablaba en voz alta:

— ¡Claro, soy feliz! ¿En caso contrario te hablaría sobre esto?

— Bueno, gracias con esto, — ha respondido distraídamente Daniel y ha notado que está imitando su tono falso.

Han oido el ruido del coche que se acerca. Daniel y Zhannat se han vuelto al mismo tiempo. Por parte de la ciudad en las nubes de polvo se movía rápidamente "el Volga".

— Parece, que vieve Peilzhan, — ha dicho Daniel. — Su coche. ¡Qué te pase bien, Zhannat!

— ¡Hasta la vista! ¿Significa, que quedamos amigos? ¿Estas de acuerdo? ¿Tratarás?

— Probaré, — ha prometido Daniel, reconociendo que continúa todavía el juego falso impuesto por Zhannat.

El descubrimiento genial parece a veces muy sencillo. Uno queda perplejo: “Como es que no he dicho al mundo esto ya que todo estaba tan próximo, todo era tan simple”. Las personas ignorantes no entienden que para hacer la verdad clara como el sol y comprensible como sus rayos es necesario encontrar la llave mágica en el mar de los hechos. En esta llave escandida muy profundo se oculta todo el secreto.

La suposición del científico-arqueólogo Kuntuar Kudaybergenov que Kayrakty es el centro de la civilización antigua tenía razones importantes. Las pruebas eran estas excavaciones, que indicaban que una vez en un antiguo fondo de río se establecían las tribus sakas.

Si acordarse de la historia Alejandro de Macedonia con su ejército numeroso ha llegado al Syrdaria, entonces estuvo en la tierra de Kayrakty. Sobre esto testimonian muchos hallazgos de los arqueólogos. Se han encontrado aquí calderas de viaje, picos, escudos, otra armadura militar del origen griego. ¡Pero aquí hay una adivinanza! ¿Para qué era necesario que el gran comandante llegara a estas tierras lejanas? Lo más probable era porque hace mucho tiempo aquí se encontraba no simplemente la colonia de los sakas de viaje sino su horda, su capital.

Кuntuar ha supuesto que en los tiempos remotos, en el año 329 antes del Cristo Alejandro de Macedonia derrotó al ejército de los persas y salió a la orilla izquierda del Syrdarya. Allí él ha empezado la construcción de la fortaleza Eskender, Esjatu, actual Leninabad. Según el historiador de Roma Antigua Kvint Kurtsiy, el gran conquistador se ha dirijido a la orilla derecha del río y combatía contra los sakas. Los sakas han retrocedido, luego se han ido a las partes profundas del país.

Hace miles de años Zhaksart pasaba por el suburbio norteño de Kayrakty donde tienen lugar ahora los trabajos de la expedición. Es que el Syrdarya, tanto como su hermana la Amoudarya, — son ríos caprichosos. Cambian a menudo los lechos. Se extiende en el norte la cadena basáltica de las cordilleras que se han formado aun en era mesozoica. El río, naturalmente, no va a abrirse la vía en las montañas si cerca hay tierras sueves como el plumón: arcilla, terrenos salíferos, arena.

Así, las excavaciones han confirmado que la colonia es construida en el antiguo fondo del río. ¿Pero es aquel centro poblado con una alta cultura interesante para el científico que estaba a la orilla del río y ha atraído una vez a Alejandro de Macedonia? ¿O, si seguir siempre la misma versión, el Syrdarya en su tiempo podía abrir el lecho todavía más hacia el sur y esconder bajo el agua o los depósitos del limo y arena aquella misma ciudad mítica, en la existencia de la cual cree el viejo arqueólogo?

El Syrdarya, por lo visto, hacía poco a poco la curvatura cada vez más abrupta hacia el sur. En este meandro, encima del anterior, escondido bajo los depósitos del río de la ciudad han construido los sakas su horda. El pueblo antiguo ha escogido el sitio de la colonia central no casualmente. Su geografía era extraordinariamente ventajosa: se cruzaban aquí las vías de las caravanas comerciales del Occidente y del Este.

Es necesario urgentemente encontrar la confirmación de la segunda parte de la hipótesis: bajo los depósitos fluviales está enterrado una colonia más temprana y con más alta cultura de sus habitantes. ¿Si van a descubrir este misterio las excavaciones ulteriores?!

Por la tarde Kuntuar ha recogido a todos los miembros de la expedición. Después de la enumeración de los totales del trabajo ha dicho:

— En lo sucesivo, los compañeros, cavaremos a la misma profundidad, pero a dos metros más al norte.

Del lugar se ha levantado el mismo jefe de la brigada, con el apellido Mikhailov:

— Decís que es necesario seguir cavando. Pero veis, hemos llegado al fondo fluvial. ¿Qué sentido tiene cavar mas? ¿Buscamos los huesos de los peces, o qué? — Se ha echado a reír él sin rencor, gesticulando con las manos.

Кuntuar quería explicar su pensamiento, pero inmediatamente se ha reservado: “Es poco probable que todo lo que diré estará claro para la gente. Solamente supongo esto lo que es dictado por la intuición nada más”. Ha dicho así:

— Amigos, los planes exigen la investigación del terreno más al norte de las excavaciones hechas.

No le objetaban de manera abierta, pero las personas se iban con el ruido, discutiendo calientemente de algo entre ellos.

Кuntuar se ha sentado a la mesa cerca de la tienda designada para él y Daniel. La mesa rudamente acoplada de las tablas cepilladas. El científico ha expuesto sobre ello los papeles, se ha profundizado en las anotaciones hechas en un día. De repente ha oído a las espaldas la voz de la muchacha.

— Koke, — ha llamado la voz y se ha callado, como si se hubira cortado.

Кuntuar se ha vuelto. Zhannat. Él la veía ya, hasta ha saludado de paso. La muchacha estaba en la confusión extrema, ha bajado modestamente la cabeza.

— ¿Koke, — ha repetido, todavía llamándola cariñosamente, cómo antes, — salís o se quedaréis?

— De momento nos quedamos.

Кuntuar se ha inclinado de nuevo sobre las anotaciones. Zhannat no se ha alejado, y así estaba de pie, turbada, en la posición anterior. El científico ha levantado la mirada a ella, tratando de comprender: ¿qué está esperando?

— ¿Quieres decir algo? — Ha preguntado él.

— Sí.

— Dímelo, yo escucho.

¿Le han devuelto el manuscrito?

— Eh, eso es lo que querías preguntar. ¿Quién lo devolverá?!

- Eso debe hacer una persona, con el nombre Meilzhan o Seilzhan.

— ¿Cómo lo sabes todo esto? ¿Puedes explicar?

La muchacha se ha desconcertado: estando agitada parece que revelo lo que tenía que tener ocultado. Después ha sacudido categóricamente la cabeza y ha comenzado a hablar rápidamente, perdiéndose y poniendose caliente, como si temiera que no le creerián:

— Antes de nuestra partida a Kayrakty a nosotros nos ha llamado un muchacho. Аrman no estaba en casa y yo me puse al aparato. El desconocido hablaba con enfado y bruscamente: “Dile a tu marido que ya una semana que él llevo los diarios del arqueólogo pero no piensa comprarlos ni siquiera buscar. ¿Cuánto tiempo tengo que ocuparme de esto? Si echar — encontrará alguien, habrá un ruido, llegará la policía. Y tu Arman seguro que tendrá grandes problemas. Esto es seguro. He decidido dar el manuscrito a una persona”. Después él ha llamado el nombre... Seilzhan, o Meilzhan. Y ha añadido: “Es un científico joven, también arqueólogo, debe conocer a Kudayberguenov. Aplicaré la nota, que dé el manuscrito al anciano. Y diselo también a tu marido que no me busque”. No he conseguido hasta preguntar quien llamó, ya colgaron. Cuando ha llegado Arman, le ha contado todo, pero él no ha comprendido nada, porque no ha oido sobre el manuscrito perdido.

— Interesante, muy interesante, — estupefacto repetía Kuntuar, - Nadie me traía nada, nadie llamaba. ¡Vaya el asunto!

— Deben traer, aseguraba Zhannat.

— Ya sería la hora de traer: han pasado más de dos meses desde aquel día. Por eso tengo dudas. Esto no es un manuscrito simple sino el diario. Hay allí unas anotaciones de valor: las suposiciones científicas, pensamientos, conclusiones. Al caer el diario en manos de personas interesadas, poco probable que se despedirán de él voluntariamente. El arqueólogo de repente se ha levantado rápidamente, con picardía ha sonreído: — Nada, sólo han robado el manuscripto ¡y no me robaron a mí!

Restableceré las anotaciones de memoria.

En realidad todo salió del modo siguiente.

Una vez Arman justo antes de irse a la expedición visitó a uno de los amigos. Aquel no expresaba el deseo grande de trabajar en algún sitio, a cualquier asunto le prefería el vino y las cartas. Una vez el muchacho perdió como se dice, hasta el último hilo, pero movido por el azar él se endeudó. Llegó el momento, cuando él estaba dispuesto a todo, sólo para obtener dinero y devolver la deuda a los socios que lo perseguían. Arman se ha sentado junto con él y ha dicho, riendose:

¿Acaso el dinero para tal persona cómo tú es un problema? Puedo decir, si no comprendes. Aquí en la casa de enfrente vive una celebridad - el arqueólogo. Las ventanas siempre abiertas, y en la mesa — los papeles más valiosos. En la casa ni una persona, ni una perro tampoco. Pasa, tóma lo que quieres. Si tomas un manuscrito importante, apuesto que mañana aparecerá en el periódico el anuncio que el científico está listo a dar una recompensa al que traiga estos papeluchos. Así que puedes no contarme el amigo, si al pasar unos días no pones dinero en el bolsillo.

— ¡Que sencillo es todo según dices, qué bien lo cuentas! — de manera triste ha sonreído el muchacho en respuesta. Pero se dió cuenta de que este asunto podía salir.

Que pasó después — se sabe. Pero no pasó una cosa: la persona, a la cual echaron el manuscrito, no tenía prisa de darlo a su autor. Y Kuntuar se ha acostumbrado poco a poco al pensamiento que los diarios para él están perdidos para siempre.

La verdad es que justamente después del robo, es posible decir que él ha perdido la calma, hacía llamadas sobre la pérdida a la policía. Pero no podía imaginarse que el manuscrito podía ser devuelto por la recompensa. Él estaba convencido: si no la habían devuelto entonces haíab caído en manos de la persona que en todo caso no le deseaba lo bueno a Kuntuar. Y en invierno cuando no hay trabajos de campo él iba a ponerse a restablecer el diario por la memoria. Esta decisión ha tranquilizado un poco al arqueólogo, y la pérdida ya no se sentía tan agudo.

Кuntuar trabajó con sus anotaciones un tiempo más, algo borrando, algo añadiendo.

Se ha acercado después al hijo, que estaba con un jinete desconocido que ha llegado recientemente con el coche "el Volga" de la ciudad.

Daniel se ha dirigido al padre:

— Conoce, papá. El candidato a las ciencias históricas. Estudiábamos juntos en la universidad.

La persona joven ha tendido la mano al científico viejo:

— ¡Peilzhan!

Кuntuar... Arqueólogo se quedó fijo, examinaba al muchacho: una persona pálida, dolorosa, y encorvada. “No, no lo he visto nunca - pero su nombre en algún sitio oí ya...”

¿Hace mucho que ha defendido la tesis?

Hace tres años aproximadamente.

¿Dónde trabaja?

En el instituto de la historia de la Academia de las ciencias.

- A-а... bien. ¿Su coche?

- Sí.

- ¿Lo conduce usted mismo?

- Pues claro, es temprano tener el chófer - Peilzhan trataba de conducir la conversación chistosa.

Kuntuar seguia pensando y le decia:

- Y yo cuando tenia su edad en el mejor de los casos tuve un traje oscuro.

El traje simple. Y ahora... cada una busca lo mejor: ser candidato — significa ocuparse en serio de la ciencia, y chófer — significa, comprender bien este asunto!

Ha notado que era evidente que no le gustaba al padre Peilzhan. El arqueólogo mientras tanto pregunto:

— ¿Y porque asunto esta en este lugar? Daniel, como si protegiendo a Peilzhan de las preguntas agudas del padre, ha tenido prisa de responder:

— Él piensa trabajar sobre la tesis, por la arqueología.

— ¿El tema?

— El tema no ha estado determinado, -Daniel ha aceptado de nuevo el papel del intermediario. — él ha llegado a pedirte dar una consulta acerca del tema, y después que seas su primer oponente en la defensa.

Кuntuar estaba enojado ya no sólo con Peilzhan, sino también con su hijo.

— ¿Antes trabajó en la arqueología?

— No. Pienso ocuparme de esto después de la afirmación del tema: no es posible abarcar lo inmenso, pero es necesario dar al blanco:

— ¿En pocas palabras, para usted en primer lugar el objetivo es — hacerse doctor, ¿no es así??

— Honestamente, tiene razon. Todos los demás ya son doctores y hasta es inconveniente para mi seguir el candidato.

— Si piensa ocuparse de la tesis de doctor por el tema arqueológico, es necesario algunos años trabajar en la arqueología, comprender todo. Solamente entonces es posible seriamente hablar sobre unos problemas insolubles en nuestro asunto. Hacerse doctor nunca es tarde: es joven y usted tiene delante mucho tiempo más.

— ¿Pero acaso el historiador bueno no puede ser el arqueólogo bueno? ¿Acaso uno molesta a otro?

- Usted, parece, sigue los principios del diletante: “no importa ser científico, pero hay que hacerse doctor”, Kuntuar se ha irritado de verás. — no puedo, joven, bendecirle en tal asunto, no puedo, no se ofenda! Ayudaba y ayudo a muchos científicos jovenes. Pero todos los muchachos están listos a cavar con la aguja el pozo, si en el fondo de ello está escondida la verdad. Usted, adivino, no es de su tipo. Porque le gusta: ser doctor, y nada más! Y diré más: ¡Usted probablemente se hará doctor, pero el científico — nunca! Perdone, pero esto, para usted, no soy consultante, no soy oponente... No tengo necesidad de tener los alumnos semejantes... ¡Nuestros puntos de vista a la ciencia se coinciden en absoluto!

Кuntuar se ahogaba de la indignación, que lo ha abarcado. Él no esperó a que llegaran por la mañana los técnicos y maestros de obras y la misma noche ha salido.

Peilzhan, al contrario, se ha quedado por una semana y examinaba escrupuloso los asuntos de la expedición. “Al pasar un mes en el periodico central apereció el artículo con su firma “Errores y equivocaciones del poseedor del talento”. En ella había unas reflexiones bastante profundas, serias y las conclusiones sobre los asuntos de la expedición arqueológica Kayraktinsky.

Analizando los hechos, el autor llevaba al pensamiento que la expedición no tenía perspectivas, que se tiraban para nada los medios enormes. ¿Si el dirigente de los trabajos, el arqueólogo Kudaybergeno se ha portado correcto – realizandolos en tal escala enorme? ¿O se preocupaba solamente de su propia fama? ¿Para que ha sido necesario todo este alboroto sobre las búsquedas de la civilización antigua que no tienen bases científicas?” - Con tal ataque contra Kuntuar acababa el artículo. Leyéndola, el arqueólogo viejo (trabata de quitar lo personal y estimar lo escrito cuanto más objetivamente posible. En general él estaba contento - de las aplicaciones cronológicas del autor. Mucha información se combinaba con sus propios pensamientos, los que él mismo no compartía con nadie considerando secretos). Hasta ha surgida en el alma la duda: ¿Fue correctamente que él había renunciado a Peilzhan la ayuda? Es el momento más oportuno se ha acordado de las palabras de Zhannat: “¿Parece que el nombre de este muchacho es parecido a él que dijo la chica? ¿Pero si esto él, por qué no me ha devuelto el manuscrito? ¡No, no, falta que yo empiece a sospecharlo! Sin duda, el autor de tal artículo no tiene necesidad en los pensamientos de alguien. Claro que este no es el muchacho del que hablaba Zhannat”.

En un mes Kuntuar ha oído que el dirigente de la tesis doctoral de Peilzhan fue designado Ergazy. “¡Que sólo no caiga, - se afligía el arqueólogo, sólo no caiga en manos de estos dos mi diario!”

Sexto capitulo

Aquel año, cuando Kunimzhan salio para Alma-Ata, el invierno fue inusualmente severo. El saiga dejado al cuidado de Nurali solía dormir en un cobertizo junto a la casa. A mediados de marzo de repente desapareció. Por lo visto, el instinto de la naturaleza era más fuerte que la afición hacia la persona. “Ha huido a la estepa a buscar el rebaño”, ha decidido la gente. Han hablado y empezaron a olvidar de ella.

Sin embargo con la llegada de los nuevos fríos el saiga volvio al poblado. Una vez por la mañana los obreros vieron una escena asombrosa: cerca de la puerta de la casa de Nurali estaba saiga con dos pequeños corderos, blancos como la nieve.

- Yanir-ma-ay! - se asombraron los obreros. No hablan en vano que el pájaro aspira allá de donde volo por primera vez, el animal allá donde crecio. No ha olvidado el saiga, como era de bueno aquí.

— ¡Miren, encontro el campamento!

— ¡Y además a los sajga-bebe ha traido consigo!

— Lo más probable que los sajga-bebe lo hicieron venir a la gente: recuerda el invierno pasado severo, teme que los corderos morirán.

— ¡Que significa la maternidad!

Los niños estaban mas alegres que todos. Ellos traian a los animales el agua caliente, el pan, las galletas. Se alegraba del regreso del saiga y Nurali tambien. “¿Puede ser que es el presagio de que el ama misma va a venir?” — se acordaba él de Kunimzhan. Esperando este encuentro con ella él vivía todo este tiempo.

Una vez, completamente inesperadamente, su sueño se ha realizado. Había un verano. al mediodía claro, caliente cerca del campamento ha aterrizado el avión, sobre Kzyl-Tas ha llegado Kunimzhan.

Todo el año pasado el grupo de los hidrogeólogos trabajo en dos turnos. De día y de noche zumbaban los tornillos perforadores, penetrando en la tierra. ¡Y por fin, como recompensa a la gente por su trabajo y la persistencia - la suerte! ¡Cerca de la colina del lobo a la profundidad de cien metros descubrieron el mar entero de las aguas de radón! Calcularon el volumen del yacimiento y resultó que el agua saluble era suficiente para varios balnearios. ¿Acaso es posible permitir que el mar artificial enterrara para siempre bajo sus aguas dulces tal riqueza?! Este problema preocupaba no sólo a los miembros del grupo de busqueda, sino también los que planeaban los trabajos.

Todo el otoño en Kzyl-Tase vivio el dirigente y el autor del proyecto el académico Verguinsky. Habiendo analizado todos los pros y contras, él cambio en los diseño de la frontera de la inundación futura del desierto. Por el proyecto anterior el mar debía acercarse a Kzyl-Tasu y inundar la colina del lobo. Ahora la colina del lobo se quedará como la isla sobre la que se extenderán en el futuro playas y sanatorios. El mar al dar una vuelta alrededor de la isla, se desbordará después mas alla detrás de Kzyl-Tas, hasta Kayrakty. La roca de granito se desaparecerá bajo el agua. Pero lo mejor de todo para que no impida la navegación es explosionarla. El grupo de los hidrogeólogos trabajaba el día y la noche, se batía por la ejecución de estos planes antes de los fríos.

Sobre el nuevo proyecto del mar Kayraktinsky leyo en los periódicos centrales la estudiante del segundo curso del instituto de medicina de Alma-Ata Kunimzhan. Ha perdido la tranquilidad: ¿Como tiene que ponerse de acuerdo con explosionar no sólo la tumba del marido, sino también dispersar con el viento sus restos? La mujer joven decidio costara lo que costara transportar el ataúd con el polvo del marido a Alma-Ata y enterrarlo aquí. Sobre la tumba erigir el monumento. Con esta petición se ha dirigido al ministerio, donde habian trabajado antes con Kazikenom. Alla comprendieron la pena de la viuda y le prestaron ayuda. Al resolver el problema fue dirigido el avión sanitario transportar el ataúd. Con vino hoy Kunimzhan a Kzyl-Tas.

La expedición recibio ya la noticia sobre su llegada. Nurali con dos obreros ha llegado de antemano a la pista de aterrizaje limpiada cerca del campamento. Cuando el avión aterrizó e instalaron la pasarela de embarque, el corazón de Nurali comenzó a temblar. Y hubo motivo: por la pasarela, apretando al pecho el bebe bajaba con precaución Kunimzhan. “¡Dios mío! ¿Qué es eso? Hace poco que ha conseguido enterrar al marido... Aquí esta, la naturaleza femenina. ¡Todos por lo visto son iguales! Y yo, el tonto, maldecía a Orik, suponiendo que solamente ella era una degenerada y todos los demas – santos.

¡Los maximo para que son capaces estas creaciones amables es aficionarse pero no querer! ¡Y el amor exige la constancia para toda la vida!” Asi reflexionaba Nurali, haciéndose esfuerzos para acercarse a la mujer con el niño... y en aquel momento se le alivio el corazón: “¡Oybay, ese es probablemente el niño de Kaziken!”

Uno de los muchachos que acompañaba a Nurali cogio la maleta, otro casi con las manos estiradas llevo al bebe.

La gente iba con prisa hacia el avión: ayer por la noche supo que llegaria la viuda de Kaziken. Ayer llamo a Kzyl-Tas el ayudante del ministro y pidio la ayuda a Kunimzhan. Nurali lo estaba escuchándo por teléfono, pero sonreía maliciosamente: “¡Ah, querido mio! ¡Si supieras! ¡Si dieras cuenta! Entonces no pronunciarías estas palabras oficiales: “¡Prestar la atención debida! “Sí solo ella permitiera, si me dijera, no le dejaria pisar la tierra, sino la llevaría con mis propias manos... ¿Si consigo verla confidencialmente y descubrirle a ella lo mas secreto?!”

Cuando llegaron al campamento salio al encuentro el saiga, llevando a sus cachorros, que habian crecido durante el invierno. Los saigas pequeños corrían siguiendo la madre, saltaban, retozaban.

— ¿Acaso reconocio a Kunimzhan? Se asombro la gente.

— Se dice que los ciervos, corzas, hemionos reconocen a amigos y enemigos por el olor...

Кunimzhan acaricio el saiga suavemente por el cuello, acaricio a los saigas pequeños.

A la invitada la hospedaron en la habitación, especialmente preparada para ella, de la residencia comunal.

— Estas cansada... descansa despues del camino, le ha dicho Nurali.

— Tal vez, tienes razon. El avión balanceaba fuerte, y mañana es necesario salir muy temprano otra vez...

— No te preocupes por nada. Descansarás, visitaras la tumba, y del resto nos preocuparemos con los muchachos.

— Gracias, - ha agradecido Kunimzhan. No quería preocupar a la genta con mi pena y asistir a la apertura de la tumba. Temía que el corazón no sostendria, si volver a verlo todo.

Nurali sin palabras comprendía, que duro era el destino de esta mujer. Y, como si la tranquilizara, dandole la posibilidad de comprender que estaba listo a compartir con ella la carga amarga, ha repetido:

¡Descansa del camino! — y ha salido у ha invitado a seguirlo a toda la gente que habia cerca de Kunimzhan y su chiquitín.

Por la tarde Nurali con algunos obreros y dos pilotos del avión salio al peñasco Kzyl-Tas. Han abierto con precaución la tumba, el ataúd lo han puesto en otro de zink y han llevado cuidadosamente los restos del difunto al avión.

Se han inflamado ya sobre el campamento los fuegos eléctricos, cuando Nurali, al hacer todos sus asuntos vino a visitar a Kunimzhan. Con el chiquitín ella estaba cerca de la casa. Nurali ha tomado al niño y, como la carga preciosa, lo tenía con precaución sobre las manos duras, sintiendo el calor y la respiración ligera del bebe.

Han ido despacio al borde del poblado. Habiendo apartado las nubes, la luna como si les indicara el camino. Se sentía el frío vientecillo ligero. Del próximo remanso se oían melodiosaos, como los sonidos de la flauta, las camarillas de los cisnes. Los pájaros se han instalado para una noche en las malezas espesas de los juncos ribereños. Por el camino constantemente corrian los jerbos que saltaban debajo de los arbustos: como si estuvieran volando tendidos por tierra, solo se veian las puntas vellosas de sus colas largas.

— Mi blanco saiga estaba tan contento con el encuentro, - se ha echado a reír tristemente Kunimzhan. Es asombroso que me recuerda todavía. Y sus corderos pequeñitos son tan comicos. Nosotras las dos hemos vuelto a natal Kzyl-Tas con los chiquitines.

— Y, si decir verdad, ha pensado en ti equivocadamente, pero despues he discernido la carita del hijito.

— ¿Cómo comprenderlo "equivocadamente"?

— Pues bien... eres joven, y la juventud, como se sabe aspira a las alegrías de la vida.

En la respuesta de Kunimzhan sonaba el dolor y el reproche.

Pensar asi solamente puede el que no me conoce en absoluto. Le da lo mismo que dolor puede causarme su sospecha. ¿Pero por qué has pensado en mí así ?¿Tu, qué sabes todo?! ¿Poco probable que olvidarás el día de ayer, si él era más alegre y es más feliz que hoy?,Probablemente no querías nunca de verdad por eso y es fácil juzgarme.

A veces pasa que los sentimientos de los jóvenes envejecen de los deseos no realizados antes que ellos mismos. Y los sueños como el árbol sin agua se desvanecen.

— ¿Pero entonces como vives? - ha comenzado a hablar Nurali calientemente sometido por el dolor y la poética Kunimzhan. Eres joven, demasiado joven. ¡Y el joven arbolito, aunque muere de las frías heladas, en primavera de nuevo empieza a crecer! No lo creo, nunca te creeré di lo que quieres. La vida tiene tal fuerza y poder sobre nosotros que si ella llama, no estará firme ninguno de los mortales.

— A cada uno lo suyo. A mí, en realidad, indiferentemente, si me crees o no. He perdido demasiado, ni quería vivir. Este potro mio trillo, mi único me ha salvado. He encontrado la calma en la maternidad. Educo ahora a nuestro hijo con Kaziken. En esta todo mi presente y mi futuro. Solamente para él ahora respiro y ando por la tierra.

Se han sentado cerca del sendero para descansar y luego volver al campamento. Los recuerdos han recordado a Kunimzhan ya los días lejanos del amor, y ha comenzado a hablar de nuevo:

— Paso se quedó para siempre conmigo, porque ni la alegría de aquellos días, ni la pena es imposible devolver. Si pasa que encuentro en la vida a una persona digna... ¿Pero acaso él, a quien yo quería, no es arbol solitario sobre el acantilado Kzyl-Tas, el cual no puedo lograr aunque extendiera las manos? Kasiken no existe. Entonces he jurado que no querré a nadie nunca y me casaré con nadie. No es por la pena. Simplemente ha comprendido: esta roto este sentimiento, para el cual ya no soy capaz.

Nurali nada ha dicho a esto, sólo ha prometido encontrarla cuando en invierno venga con el informe a Alma-Ata.

Por la mañana el avión se fue. A Кunimzhan le acompañaban todos. Era melancólico en el alma de Nurali: le parecía que se despedia de Kunimzhan para siempre.

Al enterrar al marido la segunda vez, la pobre viuda apenas cayó enfermo con dolor de nuevo. Sin embargo la verdad dicen: el tiempo es el mejor doctor. Poco a poco el dolor del corazón se embotaba, la vida tomaba lo suyo. Кunimzhan ha llevado al niño a la casa-cuna de veinticuatro horas. Hasta el inicio de las clases en el instituto había más de un mes, en este tiempo encontro el trabajo.Aquel momento la mujer joven acababa de salir del teller de procesado de piedras, donde fabricaban el monumento para la tumba del marido. Para ella se hazo la necesidad cada día aunque fuera por un minuto pasar por el taller, mirar, como avanzaban las cosas. Salio, miro distraídamente alrededor y... se paro como plantada, por por grito, como si la hubieran quemado con agua hervida. Iba a su encuentro el muchacho - la copia exacta de Kaziken. Es cabello espeso y rizo, la piel fina y morena de la cara, los bigotillos currutacos sobre el corte firme de los labios. La misma estatura, la misma figura, incluso la manera de andar... Кunimzhan de repente olvido todo. ¡Ella veía, ansiaba ver... a su Kaziken! Y ella empezo a caminar hacia el.

El muchacho desconocido ha pasado. Ella estaba a puntos de gritar, pararlo: “¡Kaziken! ¡Adonde vas, parate!”

Pero las fuerzas no le han bastado. Enmudecida estaba ella en su sitio, como si la hubieran cojurado siguiendo con la mirada al hombre desconocido y terriblemente conocido que se alejaba como un espejismo. La conciencia la ha devuelto de nuevo a la realidad y ha recordado, al picar el corazón con aguja: Кaziken en el mundo no existe más.

Se la dio verguenza de perseguir al muchacho. Pero doblo la barriada por oto lado esperando adelantarlo al muchacho y volver a verlo.

Penso que el habia entrado en una casa, cuando al aparecer de repente detrás de la esquina no lo vio. Sin embargo ya en algunos minutos lo noto de nuevo y... empezo a andar hacia el despacio, con el esfuerzo increíble moviendo las piernas que se le agravaron...

El joven también, por lo visto, ha prestado la atención a la desconocida y al alcanzarla la miro fijo en los ojos.

“¿Quién es ella? ¡Qué fuerza de atracción inexplicable en esta mirada!” La prensa del sufrimiento sincero profundo en todo el aspecto de la mujer joven la hacía especialmente subida y espiritualizada. En los ojos como si se hubiera cogelado la espera del hermoso sueño no realizado.

El muchacho resulto cantante de variedades que ya habia conquistado el reconocimiento del público. Y ahora en su alma comenzo a sonar la canción, inquieta y lenta. Esta melodía el nunca habia cantado ni ha oido cantar por otros. Pero esta melodía brillante que comenzo a desvanecerse tan pronto que la muchacha paso cerca.

Sin entender claro para que el muchacho hacia el se puso a seguirla.

Кunimzhan no miraba hacia atras, pero por una intuición interna comprendió que el muchacho tan extremadamente parecido a su Kaziken, le siguía a ella; temía hasta mirar, temía oír sus pasos. Al fin se echó a correr casi y ahogandose sin poder calmar el latido resonante del corazón, se paró cerca de los altos álamos cerca de la residencia comunal. Un instante y el muchacho estaba al lado. Él ha comenzado a hablar, sin esconder la agitación:

— Perdone... he comprendido que algo le ha pasado. ¿Y usted, por lo visto, tiene una pena grande? ¿Acaso yo podría ayudarle en algo?

La participación sincera se oía en sus palabras. Кunimzhan ha sonreído tristemente en la respuesta: parecía que hasta la voz del muchacho era parecida a la voz de Kaziken...

— Nadie puede ayudarme con mi pena.

— Las personas son impotentes solamente ante la muerte.

Кunimzhan ha comprendido el deseo sincero del joven de facilitar sus sufrimientos. Y trataba de responder sinceramente igual:

La muerte me ha traído la pena. Ha muerto mi marido, y con él ha muerto para mí todo lo demás.

— ¿Pero acaso hay fuerzas para resucitar la alegría de la vida para usted?

— No sé, no sé... Respondió pensativamente Kunimzhan, como no se puede vivificar la piedra negra, así, probablemente no resucitar la alegría de la vida en mi corazón. La muerte del querido lo ha transformado en una piedra negra.

— ¡Yo conozco la fuerza que vivifica hasta la piedra!

— ¿Qué tipo de fuerza es?

— La vida misma.

Y de nuevo ha sonreído tristemente Kunimzhan en respuesta a la palabra del muchacho desconocido. Ella quería preguntar: “¿Y si se ha extinguido para mí la vida misma, entonces qué hacer?” Pero se ha contenido, de nuevo pensando: que parecido es a Kaziken. Se comportaba igual – cuando no estaba de acurdo con alguien - o se encontraba con la injusticia, con la pena, llamaba en ayuda la vida misma: “¡Cualquier cosa puede pasar en la vida!” O: “La vida mostrará, quien tenía rezon”, “La vida es más sabia que la persona”.

¿No es una alucinación?

Temiendo herir con una sola frase, una sola palabra el corazón de esta persona sensible, Kunimzhan ha pronunciado lo más suave posible:

— ¡Le agradezco a usted por buenas palabras!

Así fue su conocimiento inesperado. Al día siguiente él la ha encontrado de nuevo. Кunimzhan seguía acordándose de Kaziken en los sueños y guardaba en la fidelidad en el alma. Y en el corazón del joven en su primer encuentro se ha inflamado el sentimiento grande, auténtico.

Una vez volvían del paseo. Cerca de una casa, el muchacho ha agarrado a Kunimzhan por el codo y ha dicho:

— Vivo aquí. Sólo... Si Puedo pedirte que entres...

Кunimzhan ha respondido al deseo cordial del muchacho:

— ¡Qué placer es para tí invitarme a casa, teniendo yo el corazón roto?

— ¡Espero dispersar tu pena!

E inesperadamente él se ha puesto a cantar una canción conocida ¨Makpal¨:

La jamba negra de los caballos.

Las cabelleras al viento.

Los ojos – la luz del crepúsculo.

Sin compadecer el caballo,

He llegado a saltos de las estepas lejanas.

Oye, Makpal, no bizques,

Mírame.

Las palabras y la melodía han ablandado el corazón de Kunimzhan, herido por la pena. Y al barítono cantador del muchacho desenvueltamente se ha juntado su voz alta y sonora. La canción ha comenzado. Despertaba y llamaba a Kunimzhan a la vida y el amor.

Me he quedado completamente solitario,

¿Qué significo ahora sin ti?

Me he quedado sólo, sin ti, Makpal,

Y por eso mi lloro es amargo.

Sobre ti, caro,

¡Las lágrimas estoy virtiendo, Makpal!

Mi coetáneo fue más feliz que yo.

El corazón quema como el fuego,

No consolar la melancolía...

¡A las llamadas tuyas he respondido tarde!

La canción ha calentado y unido los corazones de los jóvenes, los ha acercado. El muchacho con confianza y silenciosamente, como un conjuro dijo:

— ¡Los dos tenemos fuerza para vencer cualquier desgracia!

Кunimzhan escuchaba en silencio, después se despidió muy de prisa y se fue.

Muchas veces volvía mentalmente a lo sobrevivido aquel día y nada ofensivo encontraba. Resulta que se ha asustado simplemente por el tiro insuperable que se ha despertado en su corazón hacia a ese muchacho. Con el miedo escondido y el reproche se daba cuenta de que a veces hasta echaba de menos el muchacho cuando no conseguían verse. Visitaba sus conciertos. “¿Que pasa conmigo?” Se preguntaba a veces Kunimzhan. Los pensamientos se embrollaban. Poco a poco se persuadía de que el cantante simpático sólo le recordaba a su querido Kaziken como si él hubiera regresado, que ella echaba de menos solamente por la separación con el marido...

El día, cuando el monumento fue preparado y establecido sobre la tumba, Kunimzhan no ha cumplido la palabra dada el nuevo conocido, y no ha llegado al lugar convenido. Ha decidido de una vez para siempre terminar con estas citas, porque no podía engañar ni a él, ni ella misma. Los días de trabajo como antes estaban lenadas con el trabajo, pensamientos y cuidado del hijo...

Al acompañar a Kunimzhan, Nurali casi veinticuatro horas se ocupaba de los asuntos. Para el invierno era necesario acabar todas las investigaciones y desplazar la expedición a un nuevo lugar.

Y de nuevo – no era fácil cargar a los carretones de los remolcadores cuatro enormes “ZIF”. Los desplazaron a otra parte, bastante lejano de Kzyl-Tas. Han acabado los últimos cálculos, han rellenado hasta la última línea los diseños del mar futuro. Nurali aspiraba más de prisa abandonar estos lugares. No hay palabras, los resultados han superado las expectativas.

¡Pero cuánta pena sufrió Nurali por ese tiempo! Ha perdido para siempre el primer amor.

— Orik, ha muerto un hombre encantador - Kaziken, ha salido lejos Kunimzhan... ¿Si consigo encontrarme con ella? ¿Y si no será tarde? ¿Lamentaré puese ser por no poder decirle Kunimzhan las palabras más deseadas en su tiempo? ¿Y si decide pronunciarlos alguna vez cuál será la respuesta? Él está seguro que Kunimzhan no violará el juramento. ¿Pero de veras nunca se estremecerá su alma? Es que todo pasa con el tiempo y la desgracia también. “Y entonces, pensaba él, ella escucharía mis palabras preferidas”.

Y el blanco saiga como se ve, no esperaba más encontrar a la madre adoptiva: ha llevado los saigas a la estepa y no regreso.

Al fin, nada detenía a Nurali en Kzyl-Tas. Él estaba listo a salir para un nuevo lugar de las investigaciones. Pero ha llegado inesperadamente el telegrama, en que se comunicaba que a Kzyl-Tas iba el académico Verginsky y uno de los dirigentes de la Academia Amirbek Kambarov. No puede hacer nada, tuvo que esperar. Los altos jefes han tomado en el camino de Kayrakty a dos personas más – ingeniero-jefe Zharkyn y Peilzhan. Los invitados han venido al campamento en dos automóviles. Kambarov, por lo visto, contaba con descansar y cazar, porque Peilzhan, el último saliendo del coche, obsequiosamente le ha dado el fusil enfundado.

Verginsky, el hombre de sesenta años, con los cabellos espesos canos, de ojos azules, delgado. Amirbek - rojizo. A eso de cuarenta años. Es una persona y corpulenta.

Verginsky ha crecido en la familia del obrero sencillo. Propio trabajo persistente y la capacidad extraordinaria así que lo ha ayudado hacerse al sabio eminente. A Amirbek lo consideraban la persona justo, que sabe cumplir la palabra.

En las manos de estas personas esta ahora la llave de todas las decisiones vinculadas a la construcción de la presa y el mar artificial aquí, en el desierto caliente y seco. Darán la vuelta por última vez por las granjas colectivas y estatales, cuyas tierras serán inundadas. Por el camino comprobarán, cómo va la preparación para la evacuación de las economías y la población, aclararán, quien tiene necesidad de ayuda.

Cuando Nurali ha visto que del coche ha salido Peilzhan, él se ha referido a él, como una persona ajena, no había sentimiento de la repugnancia, la ofensa, el mal. Todo este tiempo, después de la ruptura con Orik, él se acordaba solamente de ella, habiendose olvidado del hermanito. En los últimos días en el trabajo no tiene tiempo de pensar ni en Orik. ¡Y ya que tormentos él sufrió hace poco! Y ahora para él no existe más su hermano, con el que jugaban juntos de niños, como eran casi de la misma edad. La persona que viene ahora a su encuentro, no es en absoluto su hermano. Queé grande resulta el sentimiento del amor propio ofendido, que destruye completamente al ofensor en los ojos de la víctima. Nurali no se ha acercado a Peilzhan a saludar y, como es debido prepuntar por la salud. Zharkyn, el testigo de los acontecimientos que han retozado entre Peilzhan y Nurali, lo ha notado. Él ha pensado: “Así que pasa en la vida que el destino separa a los hermanos que incluso han crecido juntos, a las partes diferentes, como la pala rompe en dos la tierra densa.

El día ha pasado haciendo muchas cosas. Verginsky y Kambarov se han puesto al corriente de los informes de la expedición, han recorrido las fronteras del futuro mar.

Por la mañana Amirbek con Peilzhan se han reunido en el lago, con la esperanza de cazar patos. Nurali, que en presencia de Peilzhan desde el día de ayer no ha dicho ni una palabra, ha dicho, dirigiéndose a Amirbek:

El mismo nombre que él del lago. Es la madre del río, hace mucho que se ha cubierto casi de juncos. Allí no hay caza menor. Pernocta solamente un par de cisnes, no los mate por descuido.

— ¿Que, no sabemos que el cisne es un pájaro especial y dispararlo no se debe?! - ha penetrado en la conversación Peilzhan.

Нurali se ha callado. "Mira, es que yo sí que sé lo que es necesario para ti y lo que no está permitido", pensó para sí mismo. Amirbek no sabía lo que había pasado entre los hermanos, pero se dio cuenta de que los familiares no llevaban bien.

— A los cisnes disparar, claro, no es permitido. Nurali ha respondido:

— No todos comprenden así. Algunos por el placer momentáneo estan listos a estar dispuestos a todo.

Peilzhan ha comprendido para quien son estas palabras. Y su rostro pálido se hizo de un color gris ceniza de la ira.

Los aficionados de la caza han salido. Verginsky se ha ido a la carpa asignada bajo la oficina. Zharkyn y Nurali se han quedado a solas.

-Me alegro de verte, tío, en buen estado de salud, - dijo el amigo alentadoramente Zharkyn.

Nurali en respuesta ha sonreído, sin esconder la amargura:

-Estoy convencido de que ninguno de ellos, ni Orik ni Peilzhan no valen la pena para sufrir de ellos durante mucho tiempo. Eso es, en cierta medida ayudó a encontrar un equilibrio. Es evidente que sólo una cosa...

- ¿Qué es?

- ¿Cómo esta relación, este amor, comprado por el precio de la infamia, puede traer alegría?

- Tú mismo dijiste que Orik llama a su fascinación por la desgracia?

- ¿Le pusiera apodos. Pero están contentos con los demás!

- Uh, vacía. Recuerda mis palabras: como Orik, para su propio bienestar más de una vez pondrá los cuernos a este Peilzhan.

— Todo lo que tú sabes, querido mío amigo, se ha echado a reír Nurali, triste.

— Crees, quien ha pisado la vía de la infamia, no en seguida doblará de ella. Es difícil traicionar sólo la primera vez, y después ha ido trivialmente. Es necesario aquí tener alguna conciencia en el alma para pararse.

— ¿Será verdad que Orik no tiene nada en el alma? ¿De veras ha perdido la fe en la limpieza y la fidelidad?!

— ¡Tranquilo, te pido!

— ¡Como quisiera todavía creer en ella! Ya que el que ha perdido el sentimiento del honor y la vergüenza, es infeliz para toda la vida.

Zharkyn se ha asombrado de nuevo que Nurali ha olvidado la ofensa hecha.

Los dos se han dirigido a Verginsky. Cuando han entrado en la oficina, el académico del montón de los dibujos saco uno, es necesario ahora. Él se interesaba por el último proyecto, por que salía que la piscina del aljibe era necesaria profundizar todavía un metro. El académico se ha dirigido a los ingenieros que han entrado:

— ¿Cuánto terreno es necesario tomar complementariamente? ¿Cuánto en esto se irá los medios y el tiempo?

— Pienso, profundizar la piscina no hay necesidad, respondía Nurali, mirando atentamente ante los dibujos. Y por el proyecto anterior la colina del lobo se queda no inundada.

— A mí preocupa no sólo la colina del lobo, en la reflexión continuaba Verginsky. Él ha tomado en las manos otro dibujo. Aquí, a la orilla oriental del mar, hace mucho hace las investigaciones el arqueólogo Kuntuar Kudaybergenov...

— Sé, esto cerca de Kayrayugov, ha dicho Nurali.

Así...Kudaibergenov las cifra las esperanzas grandes en Kairaktinsky las excavaciones. Él espera ni más ni abrir menos al mundo desconocido hasta ahora la época que precede los sakas. Según sus planes, hay trabajo aquí todavía para dos tres años. Y si consentirse con su punto de vista, con la presa es posible gestionar esto en mayo del siguiente año. Así, ya en verano el agua inundará los alrededores de Kayrakty. Si al profundizar la piscina un metro uno y medio, dejaremos la posibilidad a los arqueólogos acabar las excavaciones. Kudaibergenov consigue comprobar las suposiciones.

Poco probable esto ira en el ministerio, ha entrado en la conversación de Zharkyn. Las personas esperan no esperarán aquí el agua. ¿Si no gastaremos para nada el tiempo de oro?! ¡Nosotros y así de por el sondeo adicional en Volchem en la colina es despilfarrar mucho!

Les comprendo. Pero ya que la irrigación del desierto, y la conservación de las fuentes de radón todo por el bien del pueblo, es sentenciosa ha parado poco Verginsky. Todo será compensado después con creces. De los problemas de la arqueología con la ligereza puede juzgar solamente la persona ignorante. Todo no es tan simple, queridos amigos míos. Y la búsqueda en la ciencia siempre es conjugada con el riesgo. Aquí contaremos, en que pasará al estado este riesgo.

De nuevo los aludes por los cálculos. Y cuando han acabado, está claro, cuánto tiempo y los medios se irán a los trabajos adicionales del ahondamiento del mar, lo posible que sea prolongar las excavaciones arqueológicas.

— Si profundizamos la piscina u metro, los arqueólogos pueden trabajar todavía un año y siete meses, haciendo los resúmenes, ha concluido Nurali.

— ¡y así es perfecto! Se ha alegrado Verginsky. Ahora es posible hacer la interrupción. Decidiremos el resto después.

Han conseguido comer y descansar, hasta pasearse, cuando con la escala del sol han vuelto los cazadores. Era posible adivinar por su forma que la caza se encontraba acertada. Peilzhan con el entusiasmo ha comenzado a pintar, como él disparaba es justo. Inmediatamente no ha olvidado, sin embargo, de añadir que Amirbek disparaba mejor que él.

— En el lago la caza es mucho menor. Аmirbek ni un cartucho no ha gastado para nada. Además, el tiro único en seguida cortaba aquellos guapos, ha saludado Peilzhan con dos gansos grises, el chófer llevaba en el coche. Después un poco se ha tranquilizado la bulla en el lago desde el verano ha matado todavía un par aquí estos ánades. Los he sacado apenas del agua, tales grasosos y pesados. ¡Se podía cazar al pájaro tanto como se quiera, pero Amirbek Mynbaevich mismo esta persona! ¡Porque, le diré, esta persona! No empezaba ya que más a disparar. “Es bastante, habla. De otro modo los fantasmas el pájaro, y la caza menor abandonará el lago”. ¡Como hemos descansado allí! Han cazado, y se han bañado, y han tomado baños de sol. Se han reunido ya salir, vemos de repente no lejos el rebaño de las cabras se acerca al abrevadero. ¡Llevaba directamente a nosotros, y nada más! El viento en nuestra parte, los juncos nos cubren por la sombra. ¿Acaso caerá en la vida otro tal caso? ¡Nosotros en el coche y alrededor del rebaño!

— ¿Acaso los animales no se han asustado del ruido del motor?

— Sí hablo que el coche iba del lado de sotavento. Mientras el rebaño nos haya olfateado eran una serie. ¡Las cabras saltaron sobre el agua han echado a correr en la estepa abierta! Han desaparecido enseguida a lo lejos. Solamente una, no esto demasiado graso, no esto los pies a ella eran pegados una vez, no tenía prisa detrás del rebaño. ¡No se ha ido de la bala! ¡Nosotros de ella directamente del coche a toda velocidad! Miráis: enorme, como el ternero. ¡Y del primer tiro ha volteado a través de la cabeza y ha quedado inmóvil! Peilzhan indicaba al canal... Blanco saiga.

Nurali primero ha echado al animal y ha exclamado anonadadamente:

— ¡Es mismo nuestro blanco saiga!.

— Sí, aquí a ella y la marca sobre las orejas, la hacía, ha confirmado, habiéndose acercado al saiga, el obrero de edad avanzada. Él con desprecio ha mirado a Peilzhana.

— Como la cuidábamos... Ha suspirado quien esto. Las personas miraban los huéspedes no invitados con la hostilidad.

— El pobrecillo, de por la credulidad a las personas ha sufrido de ellos, continuaba compadecer a la favorita general el obrero.

— De donde ella va a saber que la persona estaba su vía...

— ¡tranquilos, los compañeros! Ha contado necesario entrometerse con Verginsky. Los muchachos han matado al saiga, sin saber que ella de mano. Tal con cada uno puede pasar.

Todos han callado. Solamente el mismo obrero de edad avanzada ha dicho, habiendo actuado adelante:

— Que cuidado con cazar así otra vez en nuestros lugares. ¡Encontraremos de otro modo a ellos justicia!

Séptimo capitulo

La época saka hay que estudiar y estudiar todavía, - decia Kuntuar al hijo. Por ejemplo, la lengua que hablaban las tribus. Sobre los sakas se han conservado las leyendas, cuyas héroes llevan los nombres: Targytay, Lipeksay, Argimpas, Faguimasad. Sabes ya que el Syr-Daria en la costa del cual vivían los sakas, en la antigüedad se llamaba en Zhaksart. Son conocidas muchas palabras de aquellos tiempos: akinak, sauran y otros. ¿En qué significado se utilizaron estas palabras en aquellos tiempos remotos? La pregunta muy interesante. Alconocerlo, se podría explicar muchas "manchas blancas" de la historia. Como ves, la historia de nuestro pueblo es el hermoso poema, llena de dramatismo y pasión. Es el material bendito para ti como escritor. Es una pena que los monumentos de la escritura antigua es una rareza grande. El hallazgo de un solo monumento, según mi parecer, cuesta todos los monumentos sakas de las épocas, que son descubiertas por mí en la vida entera. Y no es posible hasta ahora afirmar con seguridad que todos los hallazgos son de origen saka. ¡Y que esperanzas etenia yo respecto a las excavaciones en Kayrakty! Sin embargo hasta ahora aquí hay poco esencial...

Кuntuar se ha dado cuenta de repente y ha notado:

— Perdona, me parece que ya hablo sin parar... Pienso que en tu libro bastante brillante esta escrito el cuadro de la batalla de los soldados de Sparetra con el ejército del zar pérsico. El combate, la victoria, el júbilo, el dolor... No, no arrepiento que ya es segundo año te traigo aquí a Kayrakty. Y lo que has contado de la vida de los muchachos, sobre su amor, no encontraba en ningula leyenda. Sé solamente que existía tal costumbre: la muchacha no tenía el derecho de casarse, hasta que no destruyera en el campo de batalla por lo menos a un enemigo. Esta ley antigua surgio por las condiciones severas de la lucha de las tribus por la existencia. Ha resultado muy interesante, ¿Podrias leerme este fragmento una vez más?

Daniel contento por la atención del padre, ha comenzado a leer:

— “La ley de los antepasados me ordena no casarme hasta que mate al enemigo de mi pueblo, ha dicho Dariya. Solamente por eso, Sartar, rechazo tu proposición de unir nuestras vidas.

¡El amor esta por encima de todos los leyes! - rspondio el joven. Hay una opcion, si estás conforme...

— ¿Cual?

— Es necesario correr.

— No, Sartar, la ley de los antepasados me prohíbe hacerlo. Puedes tomar mi corazón, pero no a mi.

— ¿Cómo tomaré el corazón? Matarte no soy capaz, porque te quiero más que a cualquier otra cosa.

— Si me amas, cumple mi única petición!

— Bien, — se ha puesto de acuerdo Sartar.

— Ven a buscarme dentro de cinco años. En este tiempo, claro habre matado al enemigo. Y comprobaré tu fidelidad. El amor hacia ti conservaré para siempre. ¡Créeme!

Creo, ha dicho el joven. Ha salido al viaje lejano por Parfiya, Midiya y Lakidonia. Pero ya al día siguiente después de su partida el aúl de la muchacha fue atacado por los enemigos. Daria ha cumplido el deber ante la tribu y ha matado a uno de ellos. Ha pasado el año, otro, tercero... La Muchacha, como dicen, ha entrado en el tiempo del plenilunio y no esperaba mas al querido, se ha casado con su amigo.

Exactamente despues de pasar cinco años ha vuelto a las tierras países natales Sartar.

— No he contenido la palabra dada ti, me ha casado, le ha informado Dariya. ¿Si fuiste fiel a tu promesa?

— Sí, mi palabra es inalterable. Me alentaban el amor a ti y la fe en tu reciprocidad.

— ¿Que harás ahora? ¿Ya que decias que no podias vivir sin mí?

— Sí, vivir sin ti no podré. Y con la esperanza de que vuelvas a quererme de nuevo, esperaré ahora no cinco sino diez años.

En diez años Dariya y Sartar se han encontrado de nuevo.

— Han pasado los años largos. Nos han dejado las huellas en nosotros – hemos comenzado a envejecer. ¿Sientes el tiempo inútil vivido?

— No siento, - ha respondido tranquilamente Sartar. — he vivido los quince años felices, porque cada instante era iluminado por el claro amor a ti.

— Si es así, tu de verdad eres el más feliz de los mortales. Y he perdido mi juventud y ahora de día y de noche lo lamento. Soy infeliz, porque no sé qué es el amor”.

— No todos son monógamos, - ha dicho Kuntuar. Para el amor hay que tener el corazón elevado y generoso...

— Como el suyo, padre, - ha añadido el hijo, y esto era profundamente verdadero.

Кuntuar se casó temprano. Con la mujer que quería sinceramente y era feliz. La desgracia ha llegado inesperadamente. Fátima ha fallecido por un ataque cardíaco cuando Daniel tenía solamente doce años. Muchas mujeres dignas Kuntuar encontraba en la vida – en la juventud, y en los años maduros. Se las alabanan a ellas, aconsejaban, sentían su desorden personal. Pero el mismo estaba profundamente seguro que casarse la segunda vez no valia la pena. A los amigos y compañeros a todas sus lamentaciones respecto a su soledad respondía: “No soy solitario. Conmigo esta nuestro hijo el mio y el de Fátima. Y ningun mujer incluso la más buena no le sustituirá a la madre natal. ¿Y puede ser que olvidaré a Fátima? ¿Para que perjudicar la vida en seguida a tres personas: a mi, al hijo y a la mujer inocente?” La convicción de Kuntuar no era un misterio para el hijo. Por eso él hablaba de manera tan libre con el padre sobre esto.

— Fuimos separados por la muerte, continuaba Kuntuar. — Pero aquí tu corazón Zhannat lo ha roto por un propio capricho. Pienso que no vale la pena en serio sobrevivir la ruptura con la muchacha, que no supo estimarte.

Daniel no sólo comprendía de que le hablaba el padre, sino también lo que él ocultaba. Ha contestado francamente:

— Mi sentimiento a Zhannat me traía felicidad. Y ahora padre, la quiero solamente a ella.

— Pero no es posible que cada fracaso en la vida hiera tan profundamente y descarrile. El escritor debe saber levantarse sobre su personalidad.

Кuntuar ha reflexionado. ¿Si él no hiere el amor propio al hijo? Pero inmediatamente ha decidido que nadie puede hablar con Daniel directamente y más honestamente, que él.

Claro, se justificaba Kuntuar, — aconsejar es más fácil que sobrevivir todo esto. Y la persona – cuanto mas talentosa mas vulnerable es.

Del chillido de los ratones en el cobertizo con el miedo cae hasta el elefante. Es necesario producir propia filosofía cotidiana, es necesario ir adelante a pesar de los fracasos. Y como si tuviera prisa le dijo al hijo lo más importante, ha añadido:

— En la vida he visto a diferentes personas. Había honestas, sinceras, generosas personas. Veían la felicidad en el servicio al pueblo. Por esto luchaban, para esto vivían. Y otros como si se les congelara la sangre en las venas. Son malos y envidiosos. Pero con estas personas malévolas no era difícil luchar, porque a cada veneno hay un contraveneno. Pero si encuentras a la persona a la cual no comprendes en seguida y no reconoces en seguida, eso es más peligroso porque tales personas con la mirada vacía contemplan lo malo o lo bueno que se hace delante sus ojos.

— Para mí ahora lo más importante es mi libro, por encima de todo esta el sentido de responsabilidad por el.

- Creo en ti. Pero tienes que saber que el sueño es alcanzado solamente por la persona valiente. Esto no es tan fácil como montar el caballo. Para el trabajo de escritor no basta ser talentoso y trabajador. Debes abrir el tema preferido, comprenderla a fondo y hacerlo suyo. Exactamente así, como en la arqueología. ¡Es necesario cavar las tierras y pasar las investigaciones para encontrar la respuesta a una adivinanza, una sola de la historia! Hay que excavar la cantidad innumerable de los túmulos y sepulcros, antes de tropezar con algo necesario. El arqueólogo limpia de la suciedad y la arena una cantidad enorme de cascos, utensilios diferentes, pone la pintura a los cuadros que se han marchitado del tiempo... Y no todo lo encontrado tiene un valor para la ciencia. Encontraba a los arqueólogos muy talentosos. ¡Pero por toda la vida no han descubierto nada en la arqueología! Lo mismo se refiere al escritor. Que él produzca un monton de libros. Pero si no ha encontrado, no ha desenterrado su propio tema, su talento no se desarrollará. Tu tema es grande, interesante. Está mas próxima, tal vez, a la ciencia que a la literatura...

— Hay mucho trabajo por hacer. Apetece, claro que el libro resulte interesante y necesario.Te confieso, que cuando escribía este relato sobre Dariya y Sartar, me parecía que habia sobrevivido todo esto. Sartar quería toda la vida a Dariya. Y se afligia con su pena, quería con su amor y sufría de sus sufrimientos...

Sono el teléfono. A Кuntuar le daba la pena de que le hubieran interrumpido la conversación con el hijo. “Alguien no esta tranquilo el domingo”, - ha pronunciado él con gruñido y cogio el telefono:

— Sí, digame. Sí, yo Kuntuar Kudayberguenov...

En el otro extremo del cable hablaban nervioso y apresuradamente.

Luego - una pausa. La cara del arqueólogo ha palidecido, se ha puesto tensa. El hijo ha comprendido: al padre le han comunicado una noticia desagradable. Кuntuar ha vuelto a preguntar en el auricular:

— ¿Dice que en el Consejo Académico? Significa en la orden del día hay una pregunta: “¿Sobre el cierre de la expedición Kayraktinsky”? Bueno, bien. ¿Y quién va a hacer informe? Ah si, lo conozco. ¿Quién va a presidir la reunión? ¿Ergazy mismo? ¡Que honor! Significa que ha condescendido hasta nosotros los pecaminosos, ha manifestado su preocupación. Den por esto mis gracias mas sinceras. Sí, y asi digaselo, lo agradezco por la atención respecto a la solucion del problema tan complicado. Bien. Mañana a las quince en punto estaré en el consejo.

Кuntuar ha puesto con precaución el auricular sobre la palanca.

La filial del instituto aquí, en la ciudad industrial de Kayrakty, se ha inaugurado hace poco. Ergazy, que tenía querellas constantes con el director del instituto principal, con el ojo experimentado en seguida ha valorado las condiciones: “Más vale tener un pajaro en la mano, que cien volando”, y consiguio el cargo de director de la filial, se decidio trasladarse al lugar habitual a Kayrakty junto con la familia. La expedición arqueológica, que dirigía Kuntuar, estaba ahora bajo la direccion de la filial, pues Ergazy.

Кuntuar todo el tiempo pasaba principalmente en la expedición. Ahora se dirigía allá junto con el hijo. Y sólo por cierto tiempo se ha parado en el hotel de Kayrakty. Al dia siguiente por la mañana tienian que seguir el camino, al lugar de las excavaciones.

— Resulta que en el consejo van a discutir mi asunto, va a hacer el informe el autor del artículo reciente — Peilzhan. Por lo visto, el trabajo de la expedición quieren acabar...

— ¿De veras son serias sus intenciones? — ha preguntado con interés Daniel al padre e inmediatamente ha pedido: — Permiteme asistir al consejo. ¡Ya que escribo sobre Kayrakty! — Habiendo captado la mirada un poco perpleja del padre, ha añadido: — Sobre lo que habia en este lugar hace dos mil y medio años... Conseguiré que permitan...

—Asi es, — ha sonreído el padre y ha pronunciado reflexionando: — no permitir que alguien se ocupe de los problemas científicos sobre los cuales trabajas tu mismo es lo mismo que imponer propia apreciación de la obra. Así que decide tu, que hacer.

La filial Kayrakginsky del instituto arqueológico de la Academia de ciencias estaba ubicada en el nuevo edificio grande y claro. Las reuniones pasaban en la sala de conferencias.

Sobre la elevación en forma de andamios de la escena, a la mesa larga cubierta con el paño verde, estaba (en el único número) Ergazy mismo. Poca gente en la sala. Por lo visto, todos son especialmente invitados. Excepto los miembros del consejo, mas dos o tres candidatos de las ciencias, algunos arqueólogos conocidos de Moscú. Sus investigaciones son próximas al problema de Kuntuar. Han llegado estudiantes, posgraduados, competidores. A su sorpresa Kuntuar ha visto en la sala hasta a algunos obreros de la expedición. Entre ellos – Mikhailov.

Todos ocuparon sus sitios, Ergazy declaro de prisa la orden del día, dio la palabra al informante, brevemente habiendo presentado a los que se han reunido:

— Científico joven. Pienso que al escuchar sus pensamientos, reflexiónes y conclusiones que contiene el informe, van a ponerse de acuerdo conmigo que ante ustedes esta el investigador maduro y formado.

Peilzhan ha justificado la característica, dada a el por anticipado. El informe ha resonado bastante sólidamente. Es necesario notar por justicia que excepto las razones que habia antes en el artículo, Peilzhan ha expresado las consideraciones bastante importantes. Su tesis principal: hay que distribuir los medios destinados por estado para investigaciones no en funcion de los méritos anteriores del científico sino segun su utilidad en la ciencia de hoy.

Luego comienzo a recordar apasionado al auditorio como fueron descubiertos por el famos arqueólogo Okladnikov los petroglifos de Sakachi-Alyan cerca del rio Amur, como don Rudenko no no menos conocido descubriio los monumentos de los sakas antiguos en los túmulos Paziriksky en Altai, como fueron encontrados los tesoros de Parfiya en Karakum, Joresm antiguo...

Y de repente ha Kuntuar se le ha ocurrido: ¿“No son mis diarios esta leyendo el a este público respetado?” E inmediatamente: “Eh, el muchacho no es tonto. Sabe perfectamente la cultura antigua de Asia Central y Kazajistán. No solo "sabe”, sino entiende bien de muchos aspectos y hace las conclusiones correctas e importantes para la ciencia.

¿Por que me vino a la cabeza la idea de empujar a la persona solamente porque él ha decidido hacerse doctor?! Es que yo mismo... hasta ahora no he preparado los materiales para sostener la tesis. Y la vida pasa. Basta, es necesario sentarse y trabajar. Es fácil ser inteligente cuando das consejos al hijo pero ya hace mucho que he perdido el tiempo”.

— Todos descubrimientos mencionados, - seguia mientras tanto Peilzhan, - claro, tenían la profundísima base teorica. ¿Pero permitanme que pregunte, respetados colegas, en que teoría se apoya la planificación de los trabajos de la expedición Kayraktinsky realizada por el autoritario investigador Kuntuar Kudayberguenov? No conseguimos descubrirlo durante el estudio. ¡Y poco probable que el viejísimo arqueólogo mismo lo sabe! ¡Cuatro años se tiran al viento los medios enormes, se tira solamente por el unico motivo - que es dinero del propio bolsillo de Kuntuar Kudayberguenov, sino es dinero estatal! Creo que es hora de cesar este robo bárbaro. ¡Es necesario terminar la expedición, y es necesario hacerlo inmediatamente!

Él despacio, casi solemnemente, con los ojos húmedos de agitación ha examinado a los presentes. El orador tenia tal aspecto como si él habiera acabado un asunto difícil. Con el sentimiento del deber cumplido Peilzhan ha bajado de la tribuna y se ha sentado a su sitio en la tercera fila.

Tomo la palabra el científico principiante, amigo bueno de Peilzhan, totalmente despeinado, con muy grandes gafas de concha. El sentido de su discurso se limito a lo mismo: por cuatro años de trabajo de la expedición Kairaktinskaya no se descubrieron. De vez en cuando ajustaba continuamente las gafas pesadas que se deslizában por su nariz. El orador termino:

— Si el objetivo principal de la expedición fue encontrar los restos de la cultura de los sakas antiguos, pues no hay que asombrarse por la infructuosidad de las búsquedas. Todo el mundo sabe que los monumentos de la cultura de los sakas son descubiertos y estudiados respectivamente. Es poco probable encontrar algo nuevo que pueda ser una sensación. Claro, es necesario terminar las excavaciones de la expedición, y lo más rápido posible.

Luego la palabra fue pasada al arqueólogo Tanisbaev:

No cada persona puede lograr los frutos dulces de su sueño, aunque se hubiera puesto los esfuerzos toda la vida. Por desgracia, en la ciencia este tipo de fracasos no son raros.

Y estos fracasos los tienes los investigadores de cierto tipo, porque, como es bien conocido para todos presentes que no es sufieciente solamente desear el éxito. Al hacer la pausa significativa, el académico ha mirado intensamente a traves de sus gafas a Kuntuar.

Hace muchos preveía un final semejante y te advertía amistosamente, Kuntuar. Pero, como se dice, los sordos no prestan atención a la voz. Lo que mejor que haría en tu lugar, reuniría la valentía para reconocer la falta. Kuntuar, querido, ya es hora de comprender que los monumentos arqueológicos no son los tesoros de tu maleta. Pero bueno, uno puede hacer tal como lo hace. El espejismo se queda espejismo, porque no ha nacido tal caballo de carreras para alcanzarlo.

Tanisbaev hablaba mucho tiempo de esto, pero Daniel no lo escuchaba. Desde la infancia él se ha acostumbrado a creer que el padre es honesto. Sin sombra alguna de duda creía en él y en que el padre era talentoso de verdad. Precisamente por eso ahora comprendía perfectamente Tanisbaev, y Peilshan, y sus compañeros - envidiosos de cada verdadero talento. Hace poco el padre los ha caracterizado a ellos y a la gente semejante. Ahora Daniel casi contento de su descubrimiento, gozaba del mal para sus adentros: “Sí, sí... ¿Y dónde están las cucarachas? ¡Ahora saldrán de sus hendiduras astutamente y van a envalentonarse!”

Del mismo modo - igual que aquel con anteojos y lanudo, compadre de Peilzhan y cómo el hablador Tanysbaev, - han dado discursos unas cuantas personas más. "Ah, sí Ergazy, ah sí Peilzhan sonreía amargamente el muchacho para sí mismo. Todo esmuy bien organizado. Y bien, ¿donde está la caballería ligera? ¡Venga, salid, atacad, es el momento más oportuno para vosotros! ”Y cuando la palabra fue dada al contable de la expedición, Daniel ha notado: “Por fin, ya vienen...”

El contable ha leído según la hoja de papel, cuánto dinero fue gastado en cuatro años por la expedición, la gasolina, los productos alimenticios. Se ha dirigido en conclusión a los presentes:

— Soy ciudadano, no soy científico y, puede ser por eso no comprendo de ningún modo: ¿para qué y para quien es necesario este gasto absurdo de los fondos públicos enormes?

El siguiente habló el jefe de almacenes con la nariz purpúrea del alcoholismo.

— En todos estos cuatro años de mi trabajo en la expedición no hubo casos cuando no recibíamos el salario a tiempo. El estado nos financiaba precisamente. Pero, resulta que nosotros mismos no le hemos traído al estado ninguna utilidad durante todo ese tiempo. Y me da vergüenza por aquel dinero que tomaba del estado sin motivo alguno. ¡Da tanta vergüenza que estoy listo a derrumbarme aquí en este lugar!

Sí, estos pueden ser entendidos. Ellos tienen sus propias ideas: la de mostrarse honestos. Parece que qusieran impresionar a la gente, "Soy bueno. Y si cierran la expedición, entonces no me despidan sino admitan en el trabajo de igual valor”.

Habiendo sentido la atmósfera de los jefes, un maestro de obras del departamento de construcción casi gritó:

— ¡En lugar de derrochar tal dinero para nada, es mejor destinarlo para la construcción! ¡Dos años sobrepasamos seguidamente el plan!

— ¡Es necesario dar los medios para las expediciones perspectivas! Aquí cavas y cavas, pero todo sin resultado. ¡Gastamos el dinero del estado, como si virtiendo el agua en la arena!

— ¡El sabotaje puero echar al viento tanto dinero!

La única proposición era cerrar la expedición.

A veces en las expediciones estacionales hay personas despedidas de otro trabajo, solidarias uno con otro en un objetivo “ganar la pasta”. Daniel lo sabía. El veía que este alboroto fue organizada para el final de la reunión mediante estos aficionados de ganar pasta. Pero sin embargo, él sintió el susto verdadero y la desesperación. Él ha comprendido que cerrarán la expedición. “¿Que pasará con su padre?!”

— En esto declaro cerrada la sesión del consejo. O...usted ¿Va a hablar? — Ha preguntado Ergazy a Kuntuar, que se dirigía categóricamente a la tribuna.

— Claro, - ha respondido aquel.

Daniel veía, cómo el padre se levantó lentamente hacia la tribuna, se quitó las gafas, las frotó frotado con su pañuelo blanco como la nieve, de nuevo las puso:

- Los habitantes antiguos de la costa del mar Negro los griegos tenían la cultura desarrollada. Más que otros pueblos ellos ejercían la influencia en el arte de sus vecinos - nómadas escitas. Hoy podemos afirmar con seguridad que la mayoría de los monumentos de la cultura de los escitas es la imitación del arte de los griegos. Y si nos interesamos por la cultura original de los pueblos nómadas, es necesario dirigir la mirada hacia el este, - hablaba, lentamente como siempre, y tranquilo, Kuntuar. Los escitas son solamente la rama occidental de las tribus numerosas que hacían una vida nómada en nuestras estepas en la antigüedad. Más al este de los escitas, por el territorio de Kazajistán moderno y Ásia Central, hacían una vida nómada los sakas de viaje y massagetes . En la parte del sur de Siberia vivían las tribus, parentescas a los sakas, que tienen la cultura semejante a la suya.

— Yodo esto se conoce hace mucho, - ha rezongado, habiendo fruncido las cejas, Ergazy.

— ¡Es interesante, dejen escuchar! - se ha oído de repente la voz potente de la fila trasera.

En los enterramientos numerosos de los sakas nobles es encontrado una gran cantidad de collares, perlas, anillos, pulseras hábilmente hechas de oro y plata, otros adornamientos. Además, sobre los mangos de los cuchillos, puñales y espadas, en calderas y otros utensilios de cocina se han conservado extremadamente bien las imágenes de los animales - caballos, tigres, ciervos siberianos.

Están hechos hábilmente y de modo realista: están dibujados muy precisamente los ojos, las orejas, el casco, la cabellera, las colas. ¡Parece que los animales revivirán enseguida bajo los rayos de la luz del día y se precipitarán a las estepas natales! A los descubrimientos grandes del siglo XX se refieren los monumentos de los túmulos de Pazyryk y Bashadyr en Altai. Allí, como es conocido, en las capas de la congelación eterna se han quedado en prístino los enterramientos de los siglos 5-4 antes del Cristo. En ellos, además de los tesoros de oro y de plata, fueron encontrados numerosos utensilios caseros. Son hechos de los materiales que se han conservado perfectamente: pieles, fieltros, madera. La originalidad, alta maestría artística, técnica de la fabricación no ceden a los hallazgos en los enterramientos de los jefes de los escitas del sur. En los dibujos se puede ver la misma lucha de dos tigres, la caza a los animales salvajes o los hemionos salvajes, la misma domesticación de los animales salvajes. Muchas cosas recuerdan el arte del Próximo Oriente, Irán. Pero... una cosa es incomprensible aquí. ¿Cómo es que los pueblos que hacían una vida nómada en la antigüedad lejana por tierra, han engendrado el arte que refleja la ideología de Irán y el Próximo Oriente, con los que no sólo rivalizaban, sino también enemistaban?

Las excavaciones en el territorio de Kayrakty no han descubierto los tesoros de oro, ni de plata. Por lo visto, eran saqueados en mismos tiempos antiguo, fueron encontrados sin embargo muchos utensilios de cocina, trozos de instrumentos de hierro. Pero la tarea principal de los arqueólogos no consiste en absoluto en desenterrar las cosas de oro y de plata, sino responder a las preguntas que surgen durante esta investigación. Y resulta que todos los encontrados por nosotros objetos baratos en Kayrakty son más caro que cualquier tesoro.

La verdad es que no hemos publicado los resultados de la investigación de los hallazgos hasta ahora. Durante muchos años apuntabamos la característica, los análisis, propios pensamientos y las conclusiones en los cuadernos especiales. Es una pena, pero... rubricados todos juntos, ellos... se han perdido.

- ¿Hay unos rumores, que se los han robado?

No puedo afirmarlo con seguridad, - respondió Kuntuar. Porque el robo del trabajo ajeno es el robo de la vida ajena, el intelecto ajeno. ¿Pero es posible hacer la mente ajena su propio? Y si alguien ha hecho esto, es indispensable con una mala intención – de explotar mis fuerzas. ¿Qué mas puedo decir? Han sido perdidas las anotaciones, pero se ha conservado lo principal – los objetos. Y si no encuentran el manuscrito, - no pasa nada, escribiré todo de nuevo. A esto, gracias a Dios, tengo bastente fuerzas.

— Vale, está bien, como si lo hubieran persuadido, - ha interrumpido Ergazy a Kuntuar. Compañeros, seamos indulgentes, se ha dirigido a él a los presentes, y apuntaremos en el acta que los trabajos de la expedición en los primeros años se han justificado. Como he comprendido hoy según sus las palabras y los informes anteriores, - Ergazy ha vuelto de nuevo la cabeza al lado de Kuntuar, -las investigaciones de la época de los sakas en territorio Kayrakty por usted están acabadas. Así que, permitan preguntar, ¿Cómo se puede explicar su órden de profundizar las excavaciones en los pozos y prolongar los trabajos? Espero que usted entiende que prolongar los trabajos significa detener la inundación de estos lugares?

- Responderé a su pregunta, - ha pronunciado Kuntuar. Se acuerdan que antes de los sakas está confirmada la existencia de tales culturas desarrolladas, como Karasukskaya en la costa del Enissei, sobre las cuestas de la cordillera de Sayano Altaica, Kuzylkabinsky en el territorio de Crimea... ¿Y es correcto afirmar que el desarrollo de la cultura aquí, en la tierra de los kazajos, ha comenzado sólo en los tiempos de los sakas, y no antes? Por mis suposiciones, el foco de las culturas mas tempranas se encontraba a la orilla Zhaksarta. Allí trabaja ahora la expedición Kayraktinsky. Como se puede ver, no hay nada incomprensible en el motivo por qué es necesario profundizar y continuaa los trabajos de excavación en la suburbio norteño de Kayrakty.

Habiendo comprendido que la conversación se inclinará no a su favor, el rostro de Ergazy ha cambiado. Él, sin ceremonias, ha interrumpido de nuevo a Kuntuar:

- Es sólo una suposición que no tiene suficiente argumentación teorética, y nadie le dió a usted el permiso de realizar los trabajos de exploración. Es necesario presentar los planes, como es conocido, ante todo en el consejo del instituto y solamente después de su afirmación comenzar las investigaciones. Según sé, no lo habéis hecho. Y bien, imaginense los resultados opuestos a los planes. Y la realidad lo confirma: sus suposiciones resultaron inútiles, por su capricho son gastados para nada los fondos públicos enormes. ¿Quién va a responsabilizarse de esto? Además, últimamente por su disposición tienen lugar los trabajos además del presupuesto afirmado. ¿Cuántos fondos públicos son gastados en este tiempo? ¿O ellos no son de su propio bolsillo?! ¿Por eso todo le esto la da lo mismo?

— Por desgracia, del mío.

— ¡El asunto se refiere a las cosas extraordinariamente serias, así que las bromas son inoportunas aquí! – ha dicho sentencioso Ergazy.

— Y no voy a bromear con usted, - ha respondido tranquilamente Kuntuar. - El presupuesto debe ser confirmado, será confirmado. Sería irrazonable detener las búsquedas, despedir del trabajo a los temporiles solamente porque ha resultado una demora con la formalización de los documentos. Sí, temporalmente pago los gastos del bolsillo. Es una violación, claro. Pero la violación en nombre del asunto. ¿Es un vicio tan grande? Si se trata sólo de tres o cuatro mil...

Ergazy palideció:

- Si usted es tan rico, probablemente seguirá financeando la expedición a su propia cuenta?

— No, lo máximo que podré es un mes. Espero hoy o mañana recibir el permiso para la prolongación de los trabajos. Todos los planes y las cálculos he enviado allá hace unas semanas.

— Supongamos que permitirán. ¿Pero qué hará, si a pesar de todo nada descubriréis?

— ¡Estoy seguro, descubriré!

— ¡Es una afirmación sin pruebas! Y con todo...

— Será una pena, por el trabajo del grupo que será gastado en vano.

— ¿Y por propio dinero?

- Nada, eso sobreviviré de alguna manera.

— ¡Bien, bien, han encendido la luz! ¡Ahora las cucarachas van a escaparse! Alegrandose y riéndose, - ha exclamado Daniel. Nadie lo ha comprendido. Ha sonreído solo Kuntuar.

Vasily Mikhailov ha nacido en la guerra. Su padre Iván, el maestro-ebanista, ha muerto durante la defensa de Leningrado. Educaba al niño la madre, que al tiempo de la muerte del marido tenía diez y ocho años...

Laboriosa Pelaguea trabajaba sin cesar. Hasta en los años más difíciles el niño no sabía que era la necesidad. En casa, en tiempo libre la mujer no estará ni un minuto sin hacer nada. Teje guantes, gorritos, bufandas retiradas de lana. Las cosas vendía y ganaba dinero.

La desgracia ha llegado también de la madre. Que no vio en los años de juventud la alegría, ni la diversión, a los treinta años se ha aficionado a los entretenimientos fáciles. Poco tiempo después ha conocido a Antón. Y cuando el hijito estudiaba en el tercer grado, la madre se casó con Antón. Era un hombre enorme y grosero, él habia dejado a la mujer, enferma de tuberculosis, con dos niños y vino a vivir a su casa.

El padrastro a Vasya no le ha gustado en seguida. El alma del muchacho se ha sublevado contra todo, con que él se ha encontrado. Vasya no aceptaba al padrastro, pero se ha vuelto las espaldas y a la madre también. Después de la escuela él iba muy a menudo no a casa, sino a casa de alguno de los niños-amigos. Se sentía en casa ajeno, ofendido y engañado, trataba de albergarse en un rincón y leer un libro. Muchas veces quería gritar a la madre y al padrastro las palabras decididas. De la malicia y la pena inconsolable todo hervía adentro.

En aquel tiempo él por descuido ha leído en la mesa una hoja. Esto era la noticia del amigo de frente de su el padre, que posteriormente ha decidido mucho en su destino. En la carta se contó cómo heroicamente luchaba y dió su vida por la patria el soldado Iván Mikhailov. Pelaguea y Antón estaban en el trabajo, cuando Vasya leyo con interés toda la carta. Ha envuelto después en la cubierta del cuaderno y ha escondido en la cartera viejecita. Este día él ha olvidado todas las adversidades y los sufrimientos, era la persona más feliz.

Pero ya al día siguiente la alegría se ha quitado como si con la mano. Habiendo llegado de la escuela, el muchacho ha visto, cómo el padrastro ha quitado rudamente de la pared la fotografía del padre y la madre en el día de su boda y en vez de esta foto pequeña, ha comenzado a clavar el retrato enorme, donde resplandecía junto con de Pelaguea él mismo. Vasya ni siquiera ha conseguido poner la cartera en el lugar regular, al suelo, en el rincón. En ello todo ha protestado y ha sido explosionado por un grito desesperado:

— ¡No te atrevas a quitar la fotografía!

El padrastro no esperaba nada semejante y al principio se ha desconcertado:

— ¿Por qué?

- ¡Es una foto de mi padre!

— ¿Y yo, en tu opinión, quien soy?

— ¿Tu? Eres un cerdo borracho...

Antes el padrastro no habia batido al niño. Ahora él lo ha tirado bruscamente hacia él, ha terciado la cara...

Vasya se ha lanzado infructuosamente, después... ha clavado los dientes en la mano peluda de Antón.

— ¡Oh, el hijo de perra que está haciendo! - Ha gritado chófer el grandote.

Pelaguea en otra habitación estaba durmiendo en la cama. Soñolientamente, sin haber comprendido que estaba pasando, sólo habiendo oído los gritos y el alboroto, ha pronunciado: “¡Tranquilizaos! ¡Calma, por favor!”

Vasya ha agarrado de la mesa el libro, los ha metido en la cartera y ha saltado a toda prisa de casa.

Hasta la medianoche él andaba por las calles, y después ha entrado en el parque infantil y se ha instalado para una noche en la casita de juguetes. La malicia y la agitación no le dejaban dormirse. Y el frío no respetaba, penetraba fácilmente hasta los huesos a través de su ropa.

Ha salido en la aurora de su amparo. Se ha lavado en el estanco y se fue, hambriento, a la escuela. Y allí... En resumen, nunca llega sólo una desgracia.

En el primer cambio entre las clases inesperadamente un niño del tercera grado lo atacó y lo hizo caer. Por no haber dormido bien, malo para todo el mundo, Vasya se ha levantado del suelo, ha alcanzado al ofensor y le ha dado puñetazos. Ahora ese chico ha caído al suelo con la nariz rota. Embadurnando la sangre y las lágrimas por la cara, el travieso con el grito se ha echado al primer piso, donde en el séptimo grado estudiaba su hermano.

En el cambio siguiente los hermanos se han aproximado terriblemente a Vasya. El alumno del séptimo grado ha echado sin vacilar con puños. Le ha amenazado al final:

— ¡Intenta tocarlo una vez más!

Después de esto Vasya no ha ido ni a la escuela, ni a casa. Se ha juntado pronto a la compañía de la calle, ha aprendido a robar, fumar. Y una vez fue coger por la policía...

La colonia laboral, parecía, que lo dirigió al muchacho al camino correcto. Sin embargo, habiendo salido a libertad, él no podía alejarse de los antiguos amigos, se ha ocupado de nuevo al oficio viejo y se encontraba de nuevo sobre el banquillo de los acusados.

Esta primavera Vasya ha salido de la prisión. Cumplió diecinueve. Los pensamientos alarmantes no le dejadan tranquilo cada vez más frecuente: “¿De veras será así toda la vida? ¿De veras la persona no es libre de disponer del destino?” No pasaba la melancolía por los libros. La pasión de la infancia lejana vivía en ello. A veces él soñaba con libros. Cada vez más frecuente a la memoria llegaba la carta preferida del camarada de regimiento, su relato del padre, que pereció heroicamente. Se ponía fuerte la fe en las fuerzas y el deseo de ser digno en memoria del padre. Él ha decidido firme - trabajar honestamente. Ningún trabajo tenía y se le ocurrió – contratarse de obrero en la expedición arqueológica.

Y justo entonces el destino lo ha empujado una vez más con los antiguos amigos. Ponía muchos esfuerzos Vasya pero alejarse por completo de las costumbres anteriores no podía. Y, en espera de la partida a los trabajos de campo, todas las noches enteras jugaba a las cartas.

Y en una reunión de ese tipo una vez le ha propuesto de broma y medio serio Arman robar los manuscritos de Kuntuar. A estos papeluchos del anciano, según Arman, no había precio. Y Vasya, como se expresaban en su círculo, ha picado. Sin tener un céntimo, ha decidido: “¿Por qué no recibir “dinero fácil”? El anciano toda la vida desentierra los tesoros con el oro. Claro, él tiene mucho dinero. Y bien, al perder los manuscritos va a lamentar un poco, pero como la recompensa me dará el dinero con alegría, cuando le traeré sus papeluchos...”

Desde este día él ha comenzado a observar el apartamento de Kuntuar. El momento oportuno para el saqueo no llegaba de ningún modo. Una vez estaba en la emboscada en los arbustos. Y ha visto de repente: dos gamberros han atacado a la muchacha que se dirigía a la casa del arqueólogo. Vasya se ha aprovechado de la bulla total en el jardín y ha robado los diarios de Kuntuar. Después los acontecimientos pasaban de tal modo como lo contó Zhannat al viejo arqueólogo.

Trabajando en la expedición, Vasya encontro el tiempo para la lectura. Los libros lo han conmovido, por primera vez han abierto ante él la vida asombrosa de los arqueólogos. ¡Y ahora valía la pena al muchacho coger el pico de minero y la pala y comenzar a cavar la tierra, le parecía que él aquí abriría ni más ni menos la tumba de oro de Tutanhamon!

¡Hoy Vasya Mikhailov ha oído que el dirigente de sus trabajos Kuntuar Kudaybergenov ha donado sus ahorros para descubrir la verdad de la vida de los sakas! “¡Es así el científico!” Ha pensado él. ¡Y aquí todavía los muchachos han contado que el anciano luchaba por Leningrado en los años de la guerra nacional! Vasya ha sentido a Kuntuar un respeto cordial, como al padre natal.

“¿Quién sabe, puede ser que se encontraban con mi padre en los caminos de la guerra? Los dos protegían Leningrado, los dos eran de Kazajistán...” - pensaba el joven. Pero lo más imperdonable era para él se habia metido en esta historia sucia con los diarios. “¡Como podía ofender tanto a la persona!” Estaba irritado Vasya.

Él ha decidido encontrar el manuscrito y devolverlo a Kuntuar. Con este objetivo ha ido a Alma

Ata. Para la precaución se puso las gafas oscuras y se dirigió a la cas de Peilzhan, lo llamó a que laliera al pasillo.

— Querido, aquí sobre este zaguán, cerca de esta puerta una vez has tomado el manuscrito. Pido devolvérmelo, — ha declarado Vasya.

— ¿Que manuscrito? - se ha asombrado Peilzhan. ¿De quien es el manuscrito?

- De Kuntuar Kudaybergenov.

Siempre pálido, Peilzhan se hacía más blanco ahora;

— ¿Bromeás? ¿Para qué tú estás aquí? No comprendo.

— Por los ojos veo que mientes, querido. El manuscrito lo tienes tú. Advierto: dame por las buenas, de otro modo...

— Dejame muchacho, con tu invención. Nunca he visto ningún manuscrito.

— Bien, - ha pronunciado de forma imponente Vasya. ¡No quieres darme por las buenas, no lamentes después! Ha salido de la casa.

Tres días el ex-criminal seguía a Peilzhan, esperando encontrarlo en la oscuridad cara a cara. Pero aquel ha estimado el peligro que le amenazaba y no iba a pie - hasta el zaguán de la casa llegaba con "el Volga", y cada vez junto con él en el coche estaba alguien.

Hoy Vasya acecha de nuevo a Peilzhana en la avenida estrecha que conduce a la casa. La casa está aparte, no hay nada alrededor. Silenciosamente. Susurran sólo sobre la cabeza las hojas de los árboles otoñales y se oye el silbido de los neumáticos de los coches, que pasan por la calle vecina. El sol ha bajado rodando por el horizonte, apresuradamente la bruma se pone espesa, se hace completamente oscuro, pero Peilzhana no aparece no se sabe por qué. Pero Vasya no deja su amparo en los arbustos...

- No pasa nada, querido, que no hay otro camino a tu casa.

Al fin, en el claro de la avenida ha aparecido la figura de Peilzhana. No, primero ha aparecido solamente la cartera enorme, y luego el Larguirucho, como lo llamaba a Peilzhana Vasya. El perseguidor que se ha escondido detrás del roble gordo, se ha puesto en guardia. Tan pronto que Larguirucho pasó su emboscada, bamboleando y habiendo estirado adelante la cabeza sobre el cuello largo, Vasya lo ha alcanzado.

— ¡Que susto! - ha gritado Peilzhan asustado. Vasya ha captado al Larguirucho con la corbata por el collar blanco camisa:

— ¡Y bien, canalla, trae el manuscrito!

— ¡Un momento, un momento, no me toques!

— Si no haces lo que pido, no culpes a los demás de tus faltas, - chisporroteaba Vasya a la cara de Larguirucho. Espero cinco minutos. ¡Venga, rápido!

— Está bien, ha pronunciado Peilzhan y ha echado a correr a casa.

Vasya estaba esperando. Realmente al pasar un par de minutos Larguirucho ha traido la carpeta, conocida a Vasya, la ha puesto en el zaguán y de fue precipitadamente. Vasya ha tomado despacio la carpeta y se ha alejado despacio.

“La cosa es ajena tenias, así que a la policia, sé que no llamarás”, - se reía él.

Por la mañana del día siguiente Mikhailov vino a visitar a Kuntuаr, que ha llegado a Alma Atu para conocer la decisión definitiva sobre el destino de la expedición. El muchacho le ha dado el manuscrito y ha confesado francamente, como todo ha pasado. Ante esta respetada persona él no quería verse ni por un bobo, ni el gamberro y que Kuntuar entendiera aclaro todo lo ocurrido, ha contado corto su biografía. El viejo científico escuchaba con las lágrimas en los ojos.

— Sí, la guerra ha roto muchos destinos, ha pronunciado él.

— Oí que usted participó en la defensa de Leningrado. Y mi padre combatía cerca de Leningrado, ha muerto allí... Era llamado al frente también de Alma-Atu.

— ¡Espera! ¡Espera! -ha gritado casi a Kuntuar. ¿Cómo dices es el nombre y el apellido del padre?

— ¡Iván Egórovich Mikhailov!

— ¡Dios mío! ¡Nosotros fuimos camaradas de regimiento! ¡Él últimamente servía en mi compañía! ¡Lo he enterrado, como al compatriota! Sobre esto ha escrito a su mujer. ¿Así que tu eres su hijo?

— Si, así es, - respondió Vasya. Él ardía por completo como en el fuego. Por las mejillas corrían las lágrimas, por lo que el muchacho no se avergonzaba. Esto eran las lágrimas de la depuración, primeras en diez años que abandonó él la casa paternal...

Claro, tan pronto que Kuntuar ha oído de la boca de Peilzhan los propios pensamientos, madurados durante muchos años, secretos y conclusiones, él empezaba a reflexionar cada vez más frecuente sobre aquel signo con sus diarios. Y cada vez más frecuente se hacía la pregunta: “¿Es esta persona joven capaz de hacer una infamia como esta?!” El viejo arqueólogo compadecía más a Peilzhana, que el trabajo perdido. Ahora, cuando el manuscrito se ha encontrado todo ha pasado sin injurias y el escándalo, él se alegraba como un niño.

Octavo capitulo

En la vida pasa con frecuencia que dos enamorados, que no podían aspirar, a mirar el uno al otro, se enfriarían de repente sin causas. ¿A que aquí el asunto? ¿Quién de ellos es culpable? ¿O son culpables los dos al no ser educado en la santidad al amor y el matrimonio? O el divorcio es el resultado del matrimonio sin amor, el resultado del encuentro casual...

Orik ha florecido temprano, e inmediatamente era acechada por el amor... A los dieciséis años la muchacha se ha encontrado con el mejor, según su opinión, el jinete del Cáucaso. Él estudiaba en décimo, ella en noveno. No había caso que, salga después del telefonazo de la clase, no ha visto cerca de la puerta de Sryma. Él la esperaba aquí cada día, algunas veces al día... Este era el tiempo, cuando el corazón ha sido engrosado por el amor, cuando quería que alrededor todos sean así queridos y felices, pero... Retumbaba la guerra. Y una vez en el día frío de febrero a Sryma le han llamado al ejército y le han enviado al frente. Sus cartas de la posición avanzada eran patrióticas y completas de la fe en la victoria. En la imaginación viva llevaba a Orik en el campo de batalla, cuando leía las palabras del querido, cuando la vena por la espera de cada noticia de él, como si los encuentros. Había más largamente una separación, se hacía más fuerte el sentimiento de Orik.

Iban ya los últimos días la guerra, la muchacha creía firmemente en el encuentro rápido con su prometido. Y ha llegado de repente el aviso de su muerte. Este instante fue como si se ha oscurecido una luz blanca, como si ha comenzado el eclipse eterno del sol.

Sin embargo en la juventud el corazón vence rápidamente, curan rápidamente las heridas cordiales. Ha pasado tres años después de la guerra. Orik estudiaba en segundo curso del instituto de pedagogía, cuando ha encontrado a Nurali. El corazón solamente lo esperaba a él. Ahora todos los pensamientos sobre ello, toda la vida para él... Pero había Peilzhan, que lo ha encontrado en Kayrakty.

Desde ese día, tuvieron que transcurrir otros tres años. Tres años de vida en común. Durante este tiempo la familia tenía dos hijos un niño y una niña. Peilzhan era un buen hombre de familia. Era económico, y cariñoso. Y al servicio ágil. Como se suele decir, un cerillo podría encender dos hogueras. Que no se diferencian los talentos o las habilidades especiales. Pero dicen que con un poco de paciencia y un poco de esfuerzo. Y Peilzhan, con la falta de sueño, escribiendo tesis. En ella vio un propósito en la vida, la satisfacción de sus deseos ambiciosos. Los esfuerzos valieron la pena: Peilzhan se convirtió un científico. De Carácter peculiar que él también jugó un papel en el hecho de que la familia gane mucho dinero, tendrá su propio "Volga", casa de campo. Honor. Pero parecía que Orik no es suficiente.

En los años del bienestar y la tranquilidad de Orik se ha embellecido aún más. Acariciaba el ojo por la blandura y la redondez de las formas, en la voz se oía la languidez y el carácter enigmático. Quería los nuevos conocimientos, los nuevos placeres. Pronto se ha enfriado sin cumplidos a Peilzhan. Claro, para la revuelta interior de Orik había una causa: su atención era atraída por el mejor amigo para el marido Amirbek. Como por casualidad réplicas dejadas caer, astuto, ardiente, como los carbones, los ojos negros hablaban más que otras explicaciones largas, amplias.

No, ellos no pueden acusar que buscaban especialmente el uno al otro. Como se dice, aunque tiene el yute siete ayudantes, sino que también a él es preparada la frámea. Todas las desgracias en la casa eran traídas por el amo. Él mismo ha presentado Orik con Amirbek. Galante en circulación, es cinco años mayor que Peilzhan, Amirbek le ha gustado a primera vista Orik., enérgico, que ansiaba los nuevos entretenimientos, le era simpática también... Pero... pronto a Amirbek le han enviado al aumento de la calificación a Moscú.

Después ya, cuando él ha vuelto y ha recibido aumento por el trabajo, siendo el estado de ánimo bueno, Amirbek ha llamado a Peilzhan. Al teléfono fue levantado por Orik. Habiendo conocido quien llama, el mejor amigo para el marido, se ha alegrado.

— ¿Cómo esta de salud? ¿Hace mucho han llegado? ¡Ha asediado a Amirbek con preguntas, Felicito el aumento!

Hablaban mucho tiempo, preguntaban el uno al otro sobre todo el mundo: sobre la salud, sobre los niños, sobre la vida. Y ya uno de ellos hablaba como había extrañado mucho. Al fin Amirbek ha pedido invitar al teléfono Peilzhan.

— En la comisión de servicio, ha informado alegremente Orik Volverá en una semana, no antes. ¿Pero yo y sin él le invito con Zheng? De visita. Llegáis el domingo.

— Por desgracia, respondía casi con alegría Amirbek, su Zheng está en el balneario. ¿Puede, permitan buscarla sin ella? Ha bromeado él.

— ¿Que, teméis?! Aguijoneando, ha empezado a reír a carcajadas es sonoro Orik. ¡Por mí, no habéis salido hasta ahora de la confianza de los esposos!

Аmirbek ha identificado con gusto el papel y ha comenzado a hablar con alusión:

— Temo sin embargo que atraeré la sospecha de Peeke, si voy donde usted a su ausencia.

Orik respondía también con jovialidad, aunque en su broma había una pura verdad:

— Peeke sabe, con quien tiene que ofenderse, y con quién no. ¡Con usted no tiene por qué ofenderse, apuesto!

“¡Y bien, y la mujer! Se ha admirado de Amirbek. Peilzhan, claro, cerrará el perol a cualquier argado de la mujer para mi protección”. Se ha decidido a llegar a Orik.

Peilzhan ha reaccionado realmente a la conducta de las personas, próximas a ello, de la mujer y el amigo es puntual así, como suponían. Cuando Orik ha informado que estaba de visita con Amirbek, Peilzhan ha preguntado con indiferencia:

— ¿Junto con Zheng?

— No, uno. Zheng está en el balneario.

— ¿Él que, ha llegado, sin tu invitación?

— No, yo le invite.

Respetuosamente diminutivo de Peilzhan. Mujer del hermano mayor.

— ¿Y quién más?

— Claro, nadie más. Ahora está en un rango tal, pensé, si alguien quiere reunirse con nosotros...

Peilzhan voltio a ver hacia su mujer.

— Eres inteligente. Para él son muy necesarias nuestras personas.

Desde este día Amirbek fue el invitado más respetado en la casa de Peilzhana. Si pasaba que el amo estaba en la comisión de servicio, y las casas en su ausencia celebraban el cumpleaños, digamos, uno de los niños, volvía, él le informaba a la mujer:

— ¿Amirbek no ha olvidado de invitar? Continuaba, contento: ha hecho Bien. ¿Que, si su mujer está enferma, así el, pobre diablo, de visita ahora no va?

Orik se asombraba: “Hablan, la lengua del amor es muda. ¿De veras él no ve que Amirbek y yo hablamos por los ojos y el alma, comprendiendo sin palabras uno a otro? ¿Claro, él todo ve, todo comprende, pero cómo entonces explicar su relación que pasa ante los ojos?!” Y una vez ha preguntado por esto directamente:

— ¿Amirbek te es necesario? ¿Para qué?

— ¡Es necesario, todavía como es necesario!

Ha contado: tiene la comisión de servicio larga a Moscú. A quien mandarán mientras es desconocido, pero proponen muchos. Sería necesario todavía antes de que Amirbek mañana vaya al trabajo, hablar con él...

— ¿Sobre qué?

— Que me propondrá.

Todo dentro de Orik se ha estremecido, por la vergüenza y la humillación se ha enfriado. Pero al tipo no le ha dado.

— Ustedes son amigos. ¿No te es mejor acaso hablar con él sobre esto? Ha susurrado casi, habiendo bajado la cabeza.

Peilzhan aunque, ni la sombra de la confusión, siempre la misma voz impasible, sin haber mudado de cara, ha pronunciado:

— No pensaba en esto. Pero... Él escuchara más de ti, de mí siempre es difícil pedir.

Orik ha comprendido claro, para que sea necesario a Peilzhan su enlace con Amirbek. Sin embargo por lo anterior se ha contenido, no ha tenido indignación. Todo así como, sin levantar la cabeza, ha consentido:

Bueno.

En seguida después de la terminación de la universidad Peilzhan ha determinado claro a él la vía, porque debe ir, y ha fijado exactamente las puertas, que tiene que abrir sobre esta vía. Él era obstinado y hacía todo lo posible para que las puertas se abran ante él como es posible más con benevolencia. Con el diploma del profesor de la historia él podría ir en el aúl o, en el mejor de los casos, en la cabeza de distrito y trabajar allí en el campo de la instrucción pública por el maestro de escuela. A Peilzhan esto parece aburrido, difícil y largo en el logro de sus deseos secretos.

Otro camino posible para él era la ciencia.

Él sabía que el científico llaman en la vida, al que ha abierto lo desconocido hasta este momento la ley de la naturaleza y la existencia, ha aportado en la ciencia algo nuevo y útil. Pero él ha conseguido notar también alrededor otro: a veces del científico cobraba fama de tal persona, que nada podía encargar en el altar de la ciencia. Peilzhan ha pisado con seguridad esta segunda vía, escurridiza, teniendo el diploma superior la formación especial, ha abierto bastante fácilmente las puertas del instituto de investigación científica.

Ascender al escalón siguiente era más fácil ya. Peilzhan ha querido ser el candidato y poco tiempo después se los hacía. No es posible, claro, decir que ha pasado a ello esto a un buen precio, aunque en la ciencia él no ha dicho la palabra. La defensa ha sido dada con el trabajo grande y ha exigido la tensión increíble mental y física. Cuánto él ha cavado los materiales del archivo, ha estado cuánto tiempo en las bibliotecas, cuantas veces, habiendo movido a la conciencia, como al "vestigio del pasado", pedía la ayuda y el consejo a los científicos distinguidos. ¡Con quién no llevaba solamente el conocimiento próximo, a quien no agasajaba solamente de visita, a quien no apoyaba, actuando en las conferencias distintas! Él se ha dado maña habituarse a cualquiera necesario, el hombre poderoso...

Ahora todos sus sueños como hacerse profesor y el académico. Él sabía: más vale tener a los subordinados, que someterse a alguien. Sin embargo para entonces por la conducta, los actos ya a muchos les ha demostrado que detrás de su apariencia gris se oculta el interior no gris. Peilzhan no tenían prisa de ascender, y él se agitaba, maduraba y premeditaba las vías sutiles, pero todo es infructuoso. Así esto se ha dejado coger a ello Amirbek.

Peilzhan no ha comprendido, cuando y como Orik ha conseguido entregar su petición al "amigo de familia". Solamente en una semana aquel lo ha invitado a él a la recepción. Peilzhan ha entrado en el gabinete, han saludado calurosamente, hasta se han abrazado. Aunque Amirbek no estaba desgarrado especialmente por los remordimientos de conciencia, pero mirar directamente a Peilzhana evitaba.

Él callado en el sillón blando. Él tuvo la regla de no ofender a nadie, por lo menos exteriormente, que ven su humanidad y la amplitud de la naturaleza. Ahora él estaba ante Peilzhan como si en alguna confusión, preguntaba cortésmente sobre los asuntos y la salud, como si se preparaba para pedirle al único caballo. Cuando se ha persuadido que el amigo es amigable, se ha transformado y ha comenzado con la preparación:

¿Hablan, querías ir a Moscú? Te he invitado especialmente para hablar sobre eso

Sí, tengo tal deseo...

Pero ya que no soluciono el problema y hay también unos jefes.

— ¿Si me recomendáis, quien objetará?

— Probablemente, se encontrarán tales.

¿Para qué permitirla antes, Estoy seguro, que objetar no se encontrará.

Todo así, pero...

¿Qué significa "pero"? ¡En absoluto te desanimes Peilzhan. — Si esta es su propia opinión que mi candidatura no se acerca, entonces, es el final de la conversación.’

No, haré todo. Tranquilo, Por favor.

La petición de Peilzhana ha sido dada a Amirbek - Él hasta ha reflexionado: “¡Hoy el amigo pide sobre el viaje! ¿Que pedirá mañana?”

La vida de Peilzhana y Orik iba - Sobre el amor hace mucho no conversaban, pero los esposos conservan la visibilidad de la familia feliz. Orik se Tranquilizaba habitualmente: es necesario preguntarlo todavía, quien vive enamorado. Bien y lo que a todos nosotros va tranquilamente. Se ha acostumbrado a los vestidos, ha, que Peilzhan la ha librado de todas las adversidades. A Orik le convenía casi claramente las citas con Amirbek, que se ha encontrado con ella en absoluto no es casual, ahora lo comprendía. Otra vez se asombraba sinceramente: ¿cómo podía hasta ahora sufrir ella en la familia la posición? Pero inmediatamente estos pensamientos. Un nuevo amor ha volcado las prohibiciones vinieron, como una inundación. Todavía era buena y deseable su relación con su marido. Si Peilzhan tenía un humor insignificante, Orik preguntaba en seguida: “¿Estas enfermo?” Habiendo notado a los ojos de la mujer estos fueguecillos de la participación sincera, Peilzhan al principio era derribado verdaderamente: “¡Así esta transformación! ¡Cómo ha florecido, se ha embellecido! ¡Hasta los pliegues sobre la persona se han aliado, y el andar de que cuesta! ¿Acaso y se ha enamorado realmente de Amirbek? ”Y se reprochaba: “¿si tiene que tener celos? Esto me es necesario, ante todo, es necesario el asunto”. Pero hoy todo iba no así. Orik se agitaba en el apartamento, estando como alma en pena. “¿Con Amirbek están en desacuerdo, o que causa? “Tratando de descargar las condiciones que oprime, Peilzhan ha preguntado con precaución:

— ¿Parece, que nosotros, mañana tenemos el cumpleaños de Zhannochki?

— Sí, mañana cumple tres años.

— Así pienso, continuaba Peilzhan, con atención mirando atentamente en que se ha hecho casi ajeno la cara de la mujer, sería necesario celebrar..., Sin embargo, estos días tengo mucho trabajo.

— Claro. ¿Invitaremos a alguien? Ha respondido con mucho gusto Orik.

— Mira. No olvides de llamar solamente Amirbek con la mujer.

Orik se ha estremecido:

— ¿Acaso él ha vuelto ya de la comisión de servicio? Hablaban que ha salido por mucho tiempo.

“resulta, no sabe qué hace algunos días Amirbek ha vuelto. ¿Pero es extraño, por qué él tarda, en llamarla?” Y sin haber encontrado la respuesta a la pregunta, Peilzhan, habiéndose despertado de los pensamientos, con una voz indiferente ha pronunciado:

— El mismo no veía, pero oía, como si ha llegado hace tres días.

En realidad Orik no vale la pena tan alarmarse. Peilzhan se ha asustado en vano, como si Amirbek se va de sus redes hábiles. Resultó, aquel se ha resfriado en la comisión de servicio y ha estado indispuesto. En cuanto a su pasión por Orik, que él al principio apreciaba como un mimo, ahora ha pasado a un sentimiento tierno y sincero. Аmirbek cada día abría en esta mujer todas las nuevas dignidades.

... Los Invitados se han reunido un poco. En esta casa no es costumbre invitar aquel. De quien no basta provecho. Аmirbek, como casi siempre, estaba solo. Ha entrado sólo Orik el instante ha cambiado: ha sonado la risa alegre, en la confusión alegre. “No existe, para ellos el orden. ¡Las relaciones directamente como Romeo y Julieta! Ha pensado Peilzhan. ¿Pero qué entonces oprime así Orik?” Habiendo conocido que la comida de gala es convenida en honor al cumpleaños de Zhannat, Amirbek ha pronunciado:

— ¿Cómo esto así, mis amigos? ¡No han dicho, el asunto, y he llegado sin regalo! Así que, Zhannochka, te felicito con el alma, crece bastante. Y el regalo de mí. Él ha tomado con gusto las manos y ha besuqueado en las mejillitas a la muchacha rolliza como dos gotas de agua parecida a la madre.

— ¡Para Zhannat, para toda nuestra familia el mejor regalo su llegada hasta nosotros! Es oficioso ha pronunciado Peilzhan.

Аmirbek se hacía torpe de estas palabras claramente lisonjeras, si él hasta ha mirado no oye alguien. Se ha tranquilizado, habiendo visto que otros invitados están aficionados a la conversación, y a la réplica al amo ha respondido casi en voz baja:

— Por el honor muchas gracias, pero el regalo de Zhannochk sobre mi conciencia.

Peilzhan para ocupar a los invitados hasta la llegada, ha sacado del cajón de la mesa tarjetas, se ha puesto con destreza a barajarlos.

Distraeremos un poco, mientras se acerque todavía dos tres personas, ha propuesto él que se ha reunido, siendo hecho sentar por la mesita en el rincón las habitaciones.

Con gusto, primero ha respondido Amirbek. A ellos se han juntado todavía dos. Otro, habiendo rodeado a los jugadores, empezaba con interés a observar.

Peilzhan era un jugador empedernido de cartas experto. Sin embargo desde cuando ha frecuentado Amirbek la casa, el amo perdía cada vez más frecuente al invitado. Аmirbek aunque quería las tarjetas, pero con la habilidad especial de jugar no se distinguía. Y ya que ahora todo ganaba las victorias, se jactaba habitualmente: “solamente me basta Peilzhan”. El mismo se reía: “Gana, gana mientras. ¡Llegará pronto el tiempo de mi premio, más en grande de esto!”

Hoy Peilzhan era vencido por el enojo y no quería perder. “¡Le es hora el honor de saber!” Amirbek, habiendo notado la insistencia especial del amo, emocionado de verás. Y Peilzhan no ha sostenido ha tomado la parte superior el deseo de complacer. “Sí es bueno, no empobreceré que gana”, ha decidido él y, como por casualidad, ha hecho el curso incorrecto.

En este momento Orik ha invitado a todos a la mesa, y los invitados no se han hecho esperar.

Un brindis se cambiaba por otra: por Zhannat, los padres, por los invitados... Bebían, bailaban, emprendían los juegos.

Contento, se iban por la medianoche...

Segunda parte.

Capitulo Uno

La ocupación deseada de Kuntuar consistía siempre en trabajar sobre los diarios. Como con el amigo más íntimo compartía con él en sus páginas los pensamientos, las suposiciones y las dudas. Estos pensamientos claros traían la satisfacción grande interior y no había Entonces en el mundo persona más feliz. Todos los asuntos y las preocupaciones, las agitaciones y las alarmas corrían al fondo, se olvidaban.

Han pasado ya tres años desde cuándo se ha encontrado el manuscrito. Según muchas consideraciones en el plan de economía nacional se aportaron los cambios de valor y se prolongaron los trabajos de la construcción del mar Syrdarinsky. Esto ha permitido prolongar las excavaciones arqueológicas en Kayrakty, aunque, por desgracia, hasta el momento no han dado el mismo resultado. Pero Kuntuar logró otro: casi se escribió un libro sobre la cultura y la economía de Saks. El arqueólogo planeó después de este trabajo a cabo para defender su material de tesis. Sobre los sakas el tenía algo que decir a la gente. La verdad es que en Kazajistán los monumentos de la época de los sakas se encontraban aquí como una rareza grande. Y, honestamente, no se ocupaban en Kazajistán del estudio de esta época tan alta.

La expedición de Kayrakty es la primera golondrina en esta búsqueda, el punto de la partida. Y él, el científico Kuntuar Kudalbergenov, el iniciador del asunto grande, cifraba en las excavaciones con las esperanzas más calientes. Por esto con la impaciencia esperó los resultados del trabajo. Sin haber acabado la investigación, él no podía tomar la variante definitiva del trabajo.

Pero la vida es la vida. Y el tiempo se mueve rápidamente, como rápidas son las aguas del Syr-Daria... ¿Si consigue acabar lo que comenzó? ¿ Y ya que es el hombre??! Todo el mundo parece entender, sólo logró averiguar, así como donde lo más importante, la vida está llegando a su fin .. Es bueno que en su trabajo grande y notable hay cerca el amigo verdadero que te ayuda en los asuntos y con el consejo. Kuntuar no tenía ahora tal amigo fiel. ¡Él contaba Ergazy la persona íntima de si mismo por una buena mitad de su vida pero - Ahi esta!!

Después medio año de su desavenencia tenía lugar la conversación con el académico Verginsky que ha dado la claridad absoluta y tranquilizó a Kuntuar:

— ¿Que estás tú? ¿Qué estás tú?! ¿Acaso tenía necesidad de tu característica de Ergazy?! Sí yo sin tú sé perfectamente quien es. Pero si él no se ha parado en la ceguedad, si se ha atrevido a calumniarnos, esto no lo hace honor él.

En la misma tarde Kuntuar se ha decidido llamar al apartamento de Ergazy. “¿Qué dirá él ahora?” Pero el dueño de la casa no resultó, respondió Akgul. Habiendo preguntado sobre la vida, Kuntuar no empezaba a alarmarla con sus sufrimientos y disgustos. Pensó de nuevo: ¿Esta vez Ergazy no vale el honor ni la amistad? Y se ha hecho no pensar de nuevo en ex compañero. Probablemente así todo ha pasado.

Pero aquí Ergazy se interponía en su camino. No en sí, no lo es. Él comparó a Kuntuar el joven, lleno de la fuerza y el celo d sul alumno Peilzhan. Y Kuntuar, quieras o no, tuviera que de nuevo hacerse siempre la misma pregunta: ¿que tipo de persona era Ergazy? Claro, que sería más correcto solver esta pregunta hace treinta años. Pero lo que va a hacer la persona sincera, y su compañero el quería pensar lo mismo.

El que por medio de la mente y el corazón puede comprender a otro, quien sabe mucho ver y reconocer, está feliz. La generosidad del alma y la mente hace a la persona más noble y más hermosa. Al final, es lamentable que el que ha creado en el alma, un mundo pequeño, todo con propia leva, y vive en ello, lo admire. La propia gloria, el interés y la carrera así son los dioses de este infeliz. Él no puede resignarse que el talento y la vocación de la madre naturaleza no pertenecen a cada uno, y esto no es posible comprar con nada el mundo. Atormentarse por la envidia al talento de la persona, organizar el acosamiento menudo y herir su alma por los chismes y calumnias es el destino de tales pecadores.

Еrgazy se encontraba como tal persona. El gusano de los celos y la envidia negra empezaba a afilarlo temprano, todavía desde los años jóvenes. Él envidiaba al amigo en todo. Parecía que todas las suertes de la vida estaban todo para él, para el favorito Kuntuar. Si por o menos hablamos sobre el comienzo de sus trabajos. Entonces, en los años de la guerra, cuando los dos han vuelto del frente y han ocupado los puestos iguales, el pensamiento valiente, brillante de Kuntuar siempre lo subía a los ojos de los compañeros del trabajo. El destino de Ergazy era frecuente quedarse en la sombra, nadie lo ha notado. Hasta que Akgul, su propia mujer, tiene a Kuntuar en su propia boca. Él tiene mente y el buen corazón... De nada reprensible notaba Ergazy de él. Sí ya que y el odio a quien esto nace no porque la persona ha hecho un acto malo. Más a menudo es el engendro del amor propio.

Y Ergazy, como sabemos, no empezaba a esperar cuando lo notarán. Ahora si él que hablaba esto, trataba de subrayar públicamente lo dicho. Si compraba en la tienda el traje, igual de alguien, declaraba que su traje era mejor. Si su coche oficial era de color gris, Ergazy decía que este color es más a la moda...

Los pensamientos tristes dominan hoy a Kuntuar a pesar de que los lleva él. Los cuadros pasados cambian una y otra. Él es como si sobreviva todo de nuevo. Recuerda, todo recuerda perfectamente. Y como dijo de Ergazy a los jefes, cuando aquel, herido, había vuelto del frente. Como sorprendió, pensó la niñería el hecho de Ergazy, que en primero, habiendo llegado al trabajo, ha exigido cederle la mesa cerca de la ventana, detrás de que trabajaba antes él, Kuntuar. Y como el mismo Ergazy enrojecía, dando el informe, asi que el, Kuntuar, sabía su impotencia en los asuntos y el orgullo enfermizo. Claro, Entonces no era imposible ignorar la mezquindad y el arribismo en el carácter de Ergazy. Pero lo serio que era todo esto Kuntuar no percibía. Él ha cedido al amigo la mesa, habiendo bromeado además: “¡se sienta bien, al lugar de honor!” Cuando Ergazy se ha dado cuenta que "la reserva" por la qué él estaba en este establecimiento, ahora, después de la guerra, no le era necesario, el, sin dilatar, ha pasado a otro trabajo. Ha encabezado un gran instituto científico de investigación. Кuntuar Entonces ha dicho: “¡Tú eres una persona capaz! ¿Por qué no te quedas a trabajar en la ciencia y no vas directamente a la producción? ¿La misma vía recta a la defensa de la tesis, con que sueñas así?!” Ergazy ha respondido sin tener dos caras: “¡El trabajo administrativo, tomando que estarás no sólo el candidato, sino también el doctor!” Como él Entonces ha dicho y se lo ha salido. Еrgazy se hacía el doctor honorario y el profesor. Pero no ha tomado en consideración que el título es insuficientemente para ser un científico verdadero. El propio arribismo se ha vuelto para Ergazy por la espada.... Cuando lo han quitado del puesto del director del I.R.S. allí, en el sur, él aparecio en Alma Ata. Asi a él lo han invitado a dirigir uno de los laboratorios. Pero tal trabajo no le convenía a Ergazy. ¿Cómo?! En tiempos de su director todos iban a él, pedían aceptar, transferir, convenir el destino... ¡Y de repente hacerse uno de los que dependía enteramente de él!

Y lo principal es que el nuevo trabajo exigía realmente los esfuerzos del cantero. Y Ergazy fue de nuevo a los jefes. Hablaba, aspiraba a avalarse el apoyo influyente de las personas importantes. Verginsky, cuando a él se dirigían con la petición de dar a Ergazy “su puesto digno”, protestaba: “¡Él ni un día no trabajaba sobre la producción!”

Pero Ergazy a pesar de esto todo, se lo ha conseguido. Ahora, como sabemos que él es director de filial Kayraktinsky del instituto principal. Claro, lejos del centro y la escala... Con todo es el primer jefe. Еrgazy estaba contento: “Es bueno, muy bien. ¡El director esto no es el Jefe del Laboratorio! Está próximo de nuevo a la gente poderosa, de nuevo tenía la dependencia de los subordinados... Gracias por esto también y en el futuro se verá. El pez busca donde más profundamente, la persona donde mejor...”

Asi solamente mucho su posición depende de Verginsky. Y él, Ergazy, ahora sabe exactamente que el jefe de la opinión insignificante sobre el, no sólo como el especialista, sino también como la persona... “¿Para qué esto?” Pensaba el director recién y decidio en todos los sentidos cambiar la opinión del académico sobre el.

Él empezaba a conseguir la recepción de Verginsky – por si mismo y a través de los intermediarios. De nuevo los intermediarios. Una vez uno de tales solicitantes era Kuntuar. Al persuadirse que Verginsky es justo, Ergazy ha dudado: ¿si no los intermediarios son culpables aquí?! Y es Kuntuar... ¿Si no lo ha calumniado a él ante el académico? Habiendo sospechado del amigo, Ergazy el mismo se ha convencido: así es. Él de nuevo recordo que a veces tenían que encontrarse y como siempre reconocían más y elogiaban a Kuntuar, y a el, Ergazy, como si no lo notaban. Llegaban los dos al claustro de científicos o a la reunión, intervenían ante el auditorio por la misma pregunta, pero daba cuenta que se escuchaban solamente sobre Kuntuar, y las palabras de Ergazy como si dejaban pasarse delante de las orejas. Кuntuar tenía atención y respeto y siempre la última palabra era de el. “¡No existe, es hora de poner fin!”

El conocimiento con Peilzhan por eso era para Ergazy el hallazgo presente. Segun Kuntuar, era tocado en vivo por la renuncia de darle consultas sobre la tesis y ser el oponente sobre la defensa, ha comprendido perfectamente a Ergazy. El director de la filial determino que era necesario agarrar a Peilzhana cercad de si mismo.

Y aquí está Akgul. De carácter suave, la mujer ha sabido hacerse para ambicioso Ergazy el amigo y el soporte en las adversidades cotidianas, sabía influir sobre su humor, sus convicciones. Habiendo notado que Peilzhan y Ergazy se hacían adictos en las malas intrigas contra Kuntuar, Akgul se ha puesto en guardia. A Ergazy el por la vida larga común ha producido la costumbre de nada hacer sin haber aconsejado con ella. Escuchó a su opinión sin protestas, sin manifestar ni pro, ni contra. Pero ir en contra de los deseos de su mujer no se atrevió.

La verdad es que la plenitud de la felicidad entre no había entre los esposos: Акgul no ha dado al marido la alegría que lo calentaría hasta el fin de sus años, ellos no tenían niños. Pero para la tranquilidad de la mujer Ergazy mimaba a su hijo del primer matrimonio, Arman,y ponía cara que quiere a el comoa su mismo hijo. De hecho, su alma no miente a este niño travieso.

Peilzhan, siguiendo, como el barómetro, detrás del humor del jefe, comprendía perfectamente la confusión de sus sentimientos y usaba esto. En el mismo momento, cuando Ergazy estaba descontento especialmente de todos y todo, Peilzhan apareció en su gabinete.

— ¡Donde Vd hubo escondido, hace tiempo no le veo! Saludaba con alegría Peilzha a Ergazy.

— Toda la semana trabajaba intensamente. Es que Daniel, el hijo de Kuntuar, ha escrito una novela histórica. La editorial, sabiendo que estudio esta época, me ha enviado el manuscrito a la reseña. Así la semana entera leía estos papeluchos.

— ¿Y cómo, sobre que es?

— Y Entonces — los sakas...

— ¡Que la juventud ha ido! ¡No basta modernidad, trepan en el tiempo antiguo!

Dejarían esta pasión a la parte de los ancianos, no existe así... ¿Qué hay allí, en la novela?

— Es palpable la influencia del padre... La cosa ha resultado no mala.

— ¿Hablas, no mala? ¡En mi opinión, no en nuestros intereses! ¡Si la cosa es excelente, debe ser da lo mismo mala! Se ha arrebatado de repente Ergazy. ¿Que él, el perrito, sabe los sakas, sobre este período más antiguo de la historia?! ¡Esto pueden ser accesibles solamente los investigadores mayores! ¿Oís? ¡A nosotros, nosotros! ¡Es nuestra época, nosotros los propietarios de su misterio! ¿Oís? Y, ya un poco habiendo tranquilizado, ha preguntado diligentemente: ¿Estén, y cuáles reglas editoriales? ¿Resuelve algo su reseña?

— Resuelve mucho: si es negativo, el libro no verá luz. Mi nombre, la autoridad de esta esfera es bastante para bloquear su camino.

— En este caso...

Еrgazi reflexionó. No puede ser la prioridad en la decisión del problema, sobre lo que trabaja si mismo como científico, obtenida por el escritor joven! Daniel es el hijo de Kuntuar. Estas dos personas son muy próximas en espíritu. Cuando a Daniel ya se ha vuelto las espaldas Zhannat, Kuntuar sobrevivía penosamente la traición. Así que cualquier bala en el hijo herirá seguramente al padre.

Еrgazy aconsejó a Peilzhan a escribir... la reseña negativa. Sin embargo, es la mancha blanca todavia en la investigación de la historia de Kazajistán. Se estudiaron relativamente los monumentos “de un estilo de bestia”, y en el régimen social, en el modo vital de los sakas hay muchas cosas discutibles y simplemente desconocidas. Así que cada ignorante que no mete la nariz en estos difíciles problemas. “¡Escribe negativamente! - casi le ordenó ¿Quién demostrará que no eres derecho?”

¡La injusticia y la perfidia, por lo visto, nacen con buen comienzo de tales aquí los Peilzhanes y Ergazys!

En la editorial han contado necesario poner al corriente de la reseña negativa a la novela a Kuntuar, como el especialista en el problema y... La persona, próxima al autor. Claro, era observado además el misterio de la propiedad de autor, pero a Kuntuar está claro sin palabras vanas, de cuyas manos fue este asunto. Y la pregunta: “¿qué consigues, Ergazy?” se levantó otra vez ante sí.

En el trabajo de Kuntuar se guiaba, como por la regla, no tener prisa con las conclusiones. Aunque era atractivo el dorado exterior de los ornamentos de los monumentos del tiempo antiguo, él siempre aspiraba a ver algo más considerable detrás de esto. El investigador comprendía que la arqueología es una ciencia, en que un detalle, una sola línea puede dar el hilito del pelotón embrollado que se ha perdido en el tiempo de los hechos históricos. Es necesario solamente ser insistente, consecutivo y escrupuloso. Él no tenía prisa decir la palabra en la ciencia y no permitía tener prisa a su hijo.

Pero la juventud siempre es impaciente. Y Daniel tenía prisa que la novela vea luz, como si su contenido pueda caducar.

Habiendo puesto al corriente de la reseña y habiendo venido a casa, Kuntuar otra vez ha vuelto a leer con atención el trabajo del hijo de comiienzo hasta la última página. Dos-tres días reflexionaba algo y invitó al fin a Daniel:

— El libro ha resultó bueno. Ahi no sólo hay la historia pasada las tierras de nuestro, pero mucho es bien atado con el día de hoy. Esto hace la novela interesante al lector moderno. Así que, querido mío, ante todo sabe el precio creado, tómate tu tiempo para sobrevivir por esta reseña cerrada. La reseña es "cerrada", aunque su autor se presenta claramente. En primer lugar, esto claramente la persona que sabe bien la época de los sacas. En segundo lugar, él es hostil no sólo a ti, pero, lo más probable, y a mí. En tercer lugar, nosotros, especialistas en el problema, hemos pocos. Quien es mi adversario también no es el secreto. Así que. Sin embargo, no emprendió la conversación contigo ahora solamente sobre esto.

— ¿De qué? ¡Escucho, habla! — animó al padre Daniel.

Escucha! Te aconsejo comprender la verdad importante: ni una de las grandes personas hacía nunca las aperturas y no creaba las creaciones a los cortos plazos. Dedicaban a esto décadas largas, e incluso toda la vida. Se acuerda por lo menos al mismo Isaac Newton. él maduraba el trabajo famoso “Las bases matemáticas de la filosofía naturalista” en la cabeza más que veinte años. Charles Darwin escribía su único trabajo toda la vida. ¡Y tú sabes, claro que en resultado el científico hizo la revolución en vista a la naturaleza! Pero el trabajo vio luz solamente después de la muerte del creador genial. Aquí en este libro se escribe, Kuntuar se levantó y tomó uno de la balda enorme

— en toda la pared del gabinete que Darwin, habiendo revelado la ley y habiendo creado la clasificación del desarrollo evolucionado del mundo animal, temía de mencionar esto en un pequeño ensayo hasta en pocas palabras. Lo controlaba y paraba hacer esto el mismo pensamiento: “¡Como si no equivocarse!” La prueba por el tiempo más severo, sino también sólo justo para todo nuevo y de valor. Yo soy el testigo vivo de tu trabajo difícil sobre la novela. Sé, cuántas noches de insomnio y las dudas pesadas has sobrevivido, por eso recuerdo como departi en la expedición lejana y estudiaba los trabajos de muchos científicos. Sin embargo, a pesar de todo, te pido: trabajará sobre el manuscrito un poco más. ¡Sus problemas exigen el acceso cauteloso, las reflexiones serias, profundas, la interpretación en el tiempo, aunque tu libro ya no tiene precio hoy dia!

— se ha dirigió Daniel al padre,

— Estas derecho, sin duda, mil de vez en todo lo que ha dicho. ¡Pero ya que no es posible olvidar de lo que cualquier creación de los pintores grandes es engendrada por la inspiración! Balzac, Jack London, Turguénev escribían rápidamente e inspiradamente. Y sus obras, como es conocido, de esto no han perdido. No, crear el libro esto no es en absoluto construir, como digamos, la casa: aquí el fundamento, es así las ventanas, es así el techo sobre la cabeza...

Sin duda, el hijo, todo es así. Novelas, relatos, poemas, todas las creaciones del maestro-pintor son engendrados por su racha creadora. Pero antes de este fuego sagrado se inflamará en el corazón del escritor, él muchos años madura la creación en el alma hasta la madurez completa. El tiempo engendra al lector, el contemporáneo del autor. Y es posible, tu lector contemporáneo hace mucho y espera ya el libro de sus pensamientos y asuntos. Recuerda que el lector y el escritor — dos más próximos en aquellos acontecimientos, narrados en la obra. El lector perdonará nunca al escritor ni una nota sola que suena falsamente. Por eso si te has decidido someter el libro al juicio público, reflexiona bien todo. Eso es lo que estas un escritor.

— Bien, bien, te entiendo.

- ¿Quería todavía precisar de donde tú has tomado los acontecimientos con la participación de Arhar, Katergep y Anruk? Recuerdas aquel lugar en la novela donde Kederey acusa a Arhar... Ya que él en la instigación de Arhar ve la causa de propias intenciones traidoras. Recuerdo bien estas líneas. El gobernador expulsa a Arhar y aquel muere por la sed en el desierto. Supongamos, todo esto paso hace mucho tiempo. Аrhar recibe por los méritos. El destino de los traidores y los envidiosos siemprees lo mismo. Pienso que fuesen verdaderos los otros hechos. Hablábamos ya contigo que esta línea en la novela era de interés...

— Trabajo sobre la obra de arte. Y esto justifica una cierta invención de autor, aunque la novela es dedicada a la historia. Sin embargo, la vida hoy es el material principal para el escritor, en realidad, hablas sobre esto constantemente. Aquí he introducido esta línea. El objetivo era que el lector que vio una línea negativa en el contemporáneo, apuntada por mí, lo condenó implacablemente.

Ya esta. ¿Y después de esto quieres que tal persona, cómo Peilzhan, no ha cogido a tu manuscrito la conclusión negativa?!

— ¿Quién sabía de quien era la novela que le darán a la reseña?

— ¿Y bien, y si, supongamos, sabrías? ¿Renunciaría de veras para esto por la verdad de la vida?

— No sé.

— Y ahora imagina otro. Supongamos que te has asustado de la persona contra que protestas en el libro, te conoce y te causará daño, y por eso arreglas los lugares agudos. ¿Entonces que diferencia será entre este pancista y tu y si no te asustarás y actuarás atrevidamente, mucha gente te dirá gracias. Entre ellos yo primero.

La agitación del padre se ha pasado al hijo. Daniel miro con agradecimiento y amor a Kuntuar:

— ¿Eh, por qué todos no juzgan tan correctamente y profundamente como tu?! ¿Mismo Peilzhan y Arman? ¿Cuánto ardiendo y lágrimas eran prevenidos facilmente?

Кuntuar ha comprendido al hijo. Ha comprendido no sólo que aquel había expresado en voz alta, sino también sobre que había callado y que había dejado en el alma.

— Veía la vez pasada en el teatro a Arman con Zhannat. Tú perdona, pero las personas tan felices no se aparecen de tal modo...

Daniel no respondió en seguida.

— Sí, - pronunció él al fin en la reflexión. La felicidad es la cosa especial. Al cogerlo, venderlo, comprarlo... ¿Acaso es posible?

Capitulo Dos

Toda la preocupación de Akgul era sobre la felicidad del único hijo Arman. El muchacho ha perdido temprano al padre. Ha perdido la vista por el amor al chiquitín, la madre perdonaba a ello cualquier travesura. Los años iban, y aquí ya convertia en adolescente el hijo. Él consiguio comprender que la madre alimenta la debilidad a él y empezaba a usar esto. En venganza por su amor ciego, el hijo ha crecido el jugador empedernido de cartas.

Y ligero, él vivia como si todo el mundo, todas las personas en el mundo, fuesen a hacer sus deseos.

Como es con frecuencia, la madre ha comprendido al último lo trágico que le ha pasado al hijo. “Es visto, el destino me ha castigado, — se afligía la mujer, — por lo que he olvidado la oración de los antepasados: “¡Ala! ¡Al niño sí dota a su razón y la laboriosidad! ”Akgul estaba lista a renunciar todo si sólo para la vida se ha apiadado y ha mandado a su hijo la salud y bienestar.

Pero no es posible decir que el destino hasta el fin era despiadado con Akgul. En el consuelo por la paciencia y el amor maternal le ha dado a la nuera preciosa. Y desde cuando en la casa ha entrado Zhannat, la madre soñaba que la nuera volverá mucho en la vida del hijo para bien. Consolaba: “a la mujer buena y el marido siempre es bueno”. Esta fe se ha fortalecido definitivamente cuando en la familia aparecía dos nietos de los ojos brillantes. Como si la piedra negra ha caído de los hombros de Akgul.

... Se acercaba el cumpleaños del dueño de la casa Ergazy. Акgul se preparaba para el aniversario del marido hace mucho. Las diligencias habían muchísimas, cada día fue precioso. Pero hoy, se ve que no consigue hacer mucho. Акgul se puso enferma.

El día fue gris y húmedo. El fin del noviembre, y la tierra no era confortable sino desnuda. A las fiestas de noviembre había una nieve, pero ya en dos días se ha derretido. La ciudad fue cubierta con las nubes pesadas, terribles. Han cargado las lluvias.

Últimamente Akgul ha visitado dos veces el hospital: el corazón tiene problemas. Y hoy es difícil respirar. Piensa en una próxima celebración, sobre el hijo, sobre la nuera...

Zhannat acaba de rescatar a los chiquitines y los pone en la habitación. Se ha oído de repente el telefonazo en la antesala. Акgul no empezaba a alarmar a la nuera, se acerco a la puerta. Al umbral había una mujer desconocida, modestamente puesta.

- Perdone, es el hogar de la profesor Ergazy Ajupov? - preguntó ella. 
Akgul presionó sus manos contra su pecho. 
- Aquí, vamos.

- - ¿No será su esposa? - Mujer hablaba de voz suplicante. -Con su permiso, me voy a hablar con Vd. 
- Acerca de? - De repente se convirtió en agitado Akgul. - Vamos, ¿qué están de pie en el umbral. Esto es un mal aguero. 
Mujer caminaba lentamente detrás Akgul en la sala, se sentó en el sofá. 
- ¿Tiene usted ... dolor en el corazón? - preguntó la desconocida. Akgul asintió y suspiró fuertemente: 
- ¿Con este tiempo a cada uno algo duele ... ¿Qué se trae a nuestra casa? 
La mujer estaba confundida, buscando las palabras al empezar conversación. Entonces decidió: 
- Yo soy una madre, y vine como madre a su casa. Le ruego que escuche. Sólo lo siento por lo que diré ... 
- Qué estás? Habla con claridad! 
- Ahora ... en fin ... No me entienda mal. Soy viuda, mi marido fue asesinado en el frente cuando yo tenía veinte años. No me casó de nuevo. Todas las fuerzas, su vida he dedicado a mi único hijo-Zhagypar - mujer hablaba, ignorando las lágrimas que rodaban por el granizo de su cara. - ¡Tenía un año cuando su padre fue asesinado ... Es difícil tener que hacerlo. No tenía ninguna especialidad antes de la guerra, también, que no lo obtuvo después. Aunque hice fuerzas que trabaja en la fábrica, Entonces yo trabajó a limpiar la escuela. Hijo se graduó de un escuela de diez años, recibió un certificado y se fue a Alma-Ata para obtener la educación. Han pasado cinco años. Zhagypar regresó un maestro al pueblo nativo. Regresó con su bella esposa. Se llama Bibi. Pero la belleza de ella es sólo exterior. Es evidente que los padres han malcriado a su unica hija por la excesiva prosperidad. Supe de inmediato que Bibi no tratará a mi hijo como su marido. Ya tenía razón! Nos trasladamos aquí en Kairakty. La nuera consiguió un trabajo en el Palacio de la Cultura. Desde Entonces mis ojos comenzaron a ver que Zhagypar estaba bajando de peso, como si hubiera sido atacado por el consumo. Ya sabes, si la madre no ve a los ojos, el corazón siente ... me di cuenta de que mi hijo tenía un alma sufriendo. Y la relación con la nuera no son los que la primera vez. Pregunta lo que pasó – no dice nada: "Está bien, mamá ..!" Solo suspira supuestamente en silencio. Y luego resultó que -, Entonces nuestra nuera ... con su hijo, Arman ... 
Akgul, reuniendo todas sus fuerzas, gritó: 
- ¡No puede ser! Cometiste un error! 
- Le pedí a Dios que no fue el caso. Y, sin embargo, es verdad ... Hoy la nuera ha declarado: "Yo me casó con tu hijo por accidente. Gracias a Dios, me di cuenta en tiempo. Manana me voy a Arman "... 
- Por Dios ... ¿Qué estás diciendo ... Arman tiene una familia, 
- Esposa, dos hijos. 
- Los jóvenes de hoy no son los mismos ... Muchas personas no saben ni amor ni respeto -. La mujer empezó a llorar - Yo no quería venir aqui, pero, no pude resistir. Mi hijo ama a este holgazán. Da miedo ver cómo destrozó. Estoy viviendo lleno de miedo: si ella parte, hara algo sobre sí mismo. Entonces pensé que Vd también, es madre. Usted no quiere demasiado dolor a su hijo! 
Yapyrmay, al menos que no se escucha ... Jannat - casi susurró Akgul y agotado se hundió en el sofá. 
Al ver esto, la mujer desconocida en el horror doblada sobre ella: 
- Cariño, cariño, no lo hagas! Yo no quería ... 
Jannat entró en la habitación, llevando las manos de Sacken y Daulet. Limpios, con color de rosa después de baño, los chicos miraron a su alrededor con desconcierto. Jannat precipitadamente corrió a su suegra, con la cara hundida en un cojín del sofá. 
- Que pasó? Qué sucede contigo? - Le preguntó, alarmado. 
A continuación, con el rostro pálido, casi sin vida, una mujer desconocida se sentó en silencio. 
Jannat sabía sobre el corazón débil de su suegra. Al darse cuenta de que se trataba de otro ataque, ella se apresuró a llamar a una ambulancia. Entonces le dio unas gotas del corazón. Sin saber qué más hacer, de nuevo corrió al teléfono, le dijo a alguien de la desgracia. 
Entraron los vecinos que los lamó el mayor de los muchachos - Daulet. Ellos también estaban confundidos y sólo se sostienen sus manos, todo el tiempo repitiendo: "¡Que hacer, ¿qué hacer, Yapyrmay" 
Cuando llegó la ambulancia, el pulso de Akgul sondeó bastante débil. Un joven médico hizo su disparo. Ayudaban y tenían que ayudar a una mujer extraña. Más de la misma, como Akgul, era imposible salir de la casa, y el médico le ordenó que tendría dos camillas. 
Akgul se despertó en el hospital. Pronto se enteró de que la extraña mujer e se puse cada vez peor. A ella no le ayudó los esfuerzos de los médicos y enfermeras, ni las medicinas ... 
Dentro de tres días se hizo un poco más fácil y le permitieron las visitas de familiares. Llegaron Ergazy y Jannat. El médico les dijo que no se molestara y se preocupan con frases superfluas. Pero Ergazy no se resistió y en broma dijo: 
- ¿Cómo es que te puso enferma antes de mi cumpleaños? 
- Nada, se levantará! 
- Mira, prisa, e incluso sin te celebraremos la gala. Entonces no es la culpa, si te quedas en los frijoles. 
Jannat se sorprendió. Ella no pareció darse cuenta antes que Ergazy hablaba con su esposa de tal manera. Y hoy ... ¿Qué le pasa? Si deliberadamente va a molestar y escoje unas palabras... 
Akgul de nuevo trató de mitigar la situación, dijo con una sonrisa triste: 
- Haz lo que quieras! Voy a hacerte un regalo – reponeré a tu cumpleaños! 
Jannat no agradó a estas palabras. Triste, ella se sentaba cerca del paciente y sugirió de repente: 
- Tal vez sea mejor posponer eso? Se repondréis, Entonces y...
Pero Ergazy la interrumpió y volviéndose a Akgul, dijo firmamente:

— El banquete en el restaurante se ha sido pagado por completo. Y los huespedes son invitados.

Акgul ha adaptado rápidamente bajo el marido:

— Claro, claro, no vale la pena aplazar. Y, gracias a Dios, estoy casi sana. A las fiestas estoy apuntada obligatoriamente.

— ¿Para qué se arriesgan así? — Se dirigio a ella Zhannat.-Está claro que es temprano de salir todavía del hospital, tenía prisa de ir a casa previosamente. Aquí esto se ha vuelto por un nuevo ataque. Con el corazón no vale bromear... Zhannat cayó, después, deseando traducir la conversación en otro lecho, preguntó: ¿— Sí como es que todo ha pasado? ¿Se han amargado, sí que? ¿Y quién era aquella mujer ajena?

Акgul ha dado cuenta de Zhannat y ha dicho en respuesta:

- Nosotras crecimos juntas con esta mujer. Hace mucho que no nos veíamos. Aquí estaban, se acordaban de la infancia, los parientes. Muchas causas eran para amargarse...

— Hablo que no le es posible agitarse. Y tenéis prisa todavía a casa, — ha pronunciado Zhannat, reparando el mechón, que ha salido de debajo del pañuelo.

Al desear a la suegra rápida recuperación, dijo que mañana llegará con Arman, y ha salido junto con Ergazy de la cámara. Акgul se ha amargado en absoluto. “¡De oro es la hija! ¿Acaso la desgracia me quitará a tal nuera?” Lloraba silenciosamente y esto traía el alivio. “No puede, no puede ser que Arman sea capaz de tal... Mañana, tan pronto como llegará a mí, le sonsacaré todo. Es hora de hablar con él seriamente...” Y, habiéndose tranquilizado poco, empezaba a esperar la llegada del hijo.

Акgul contaba que ha informado a la nuera la santa mentira sobre la compañera de trabajo por la desgracia. Pero estas palabras han caído el lugar. Su nueva conocida empezaba a recobrar la salud realmente. La ha ayudado en gran medida su propio hijo. Zhagipar, tan pronto como conocia que se han llevado la madre al hospital, cambio de opinión y casi sobrevivido, y después las veinticuatro horas no se alejaba de la cama de la enferma. Cuando la madre ha recobrado el sentido, su primera pregunta era: “¿Cómo estás, hijo?”

Honestamente, Zhagypar estaba en desacuerdo completo con Bibi. Pero él, habiendo sonreído, ha pronunciado:

Todo está bien, mamá. ¿De ti, claro, molesta Bibi? Maneja todo por la casa, va a llegar a verte. La madre miro al hijo estudiandolo:

¿Entonces porque tu estas así triste?

— ¿Si como puedo estar alegre, si estas tan enferma? Y con Bibi hemos descutido todo. Por esto se ha ofendido conmigo — aquí ya metio la tontería. Un poco repondrás — llegará y te pedirá perdón...

En que se han visto un brillado de esperanzas en apagados ojos de la madre.

— ¡Y bien, da el Dios! Que seais felices los dos...

La madre creía al hijo, sabía — él desde la infancia no mentía a ella.

La posición de Akgul era todavía poco envidiable. Tanto como prometía, Zhannat al día siguiente llego junto con Arman. Aquel pedio en al fin:”Vaya, Zhannat, los niños esperan, y yo estaré todavía aquí”.

- Mamá, — dijo Arman, tan pronto como se han quedado los dos, — permite decir una cosa.

— ¿Habla, si no de ti, de quien voy a escuchar?

— Tú no te enfades conmigo por lo que oirás. No puedo vivir más con Zhannat... Ha decidido dejar.

— ¿Dejar? ¿Cómo "dejarlo"? ¿E s que ella es una cosa para ti?

— Pido, no te enfades. He encontrado mi amor.

— ¡"Ha encontrado" de nuevo, y además, la felicidad! ¿Todo el tiempo fue infeliz?

— Sí, fui infeliz, solamente y no sabía esto. Y ahora — estoy feliz. He encontrado a la mujer... Se llama Bibi. Nos queremos.

— ¿Que hablas, querido mío? ¡Vuelve sobre sí! ¿Dónde pondrás a aquellos dos, que son más dulces que la miel, más caros que la pupila de los ojos nuestros?! ¿Acaso eres capaz de tal maldad y sabrás dejar Saken y Daulet?!

— Y bien, si a usted son tan caros, los dejaré...

Акgul se ha ahogado de la indignación. No podía

Más grande decir ni una palabra y gemió silenciosamente.

Ha entrado corriendo la enfermera de guardia y ha despedido a Arman.

Para mañana ha llegado Zhannat. Sin sospechar sobre la desgracia que ha surgido sobre su cabeza, la nuera contaba mucho tiempo de las preparaciones. La suegra escuchaba y no podía informarle la noticia amarga. Ha preferido en fin: “Veo, la fiesta consigue. Toda la esperanza en tú, cara”. Y ha empezado a agitarse de nuevo: “¿Que se hace con ellos, mis niños pobres y los nietos? ¡Aunque volvería a reflexionar Arman! Es probable que este Bibi encontrará la chispa de la piedad humana y no quitara al padre los niños...”

Zhannat se ha salido y Akgul estaba sin haberse movido, así como se ha quedado en la misma pose.

Аrman no llegaba. Pero a menudo la cama de la madre tenía Zhannat con los niños. Hablaban sobre lo mismo: como más vale celebrar el aniversario de Ergazy. Pero Akgul tenía prisa ahora de salir del hospital ya no para este festejo sino para impedir la desgracia que amenazaba la familia. “¡Prevenir desgracia, prevenir la desgracia!” Este pensamiento no la dejaba ni para un minuto.

Es claro que el elogio anima a la persona. Esto es un buen apoyo en el trabajo de cada uno. El apoyo es necesario a cada talento. Aunque es que al estímulo para la inspiración a otra persona sirve su ambición. La ambición, el deseo de la gloria, el respeto, el deseo de ser primero entre los primeros poseía a toda costa ahora a Ergazy. Él ha decidido celebrar en todos los sentidos el aniversario. Y nada podía distraerlo de esta empresa, hasta la enfermedad grave de la mujer, que muchos años dividía la alegría y la pena con el. En la anticipación de los brindis esperados, él imaginaba como la gente después de la gala hablarán: “¡Miráis, Ergazy tiene ya sesenta, y por qué bravo esta!” Al fin, ha comenzado el día de la fiesta. El homenaje pasaba en el Palacio de la cultura. Los hombros del homenajeado acometían uno detrás de otra por caros, con margen y los galones, las batas. Regalaban los magnetófonos, los transistores, los receptores. En las arengas era posible oír los recursos halagüeños a Ergazy, como: “La enciclopedia de los conocimientos "o" las ciencias”. Era subrayado: “ tantas personas han sacado en la ciencia "," es tanta persona bajo su dirección han protegido las tesis de candidato a doctor”. Eran usados todos los epítetos loables y las metáforas. Todas las virtudes del homenajeado, grande como cabeza de alfiler, se hinchaban excesivamente. Dos viejos amigos que Ergazy cuando ha echado del trabajo, habiendo conmovido, abrazaban y lo besaban.

El homenajeado daba a él que todas las palabras vacías. Pero poco a poco hacían el asunto. En un momento Ergazy ha pensado: “¿Y por qué, en realidad, vacío?” Él de repente ha sentido, cómo han crecido los ojos. Se ha enderezado y examino que se han reunido, como si quería decir: “¡Aquí yo cuál!”

Después de cada saludo siguiente en su dirección de Ergazy se levantaba y saludaba respetuosamente a alguien en la sala. Resulta que él daba a comprender a estos: “su turno de hablar”.

El banquete de fiesta pasaba al día siguiente en el restaurante. Y los cumpleaños a la dirección de el se ha pronunciado en vísperas, se ha oscurecido en comparación con aquella, que se oía aquí.

Las mesas largas cubiertas con manteles blancos como la nieve almidonados, se quebraban de los manjares. ¡De aquí no era solamente! Y los platos con kazy, karta, chuzhak, el hígado ahumado. ¡Y aport de Alma-Atu rozagante con los limones y las naranjas, y los plátanos-piñas! ¡Y las bebidas para el gusto de cada uno!

Los invitados eran encontrados por Zhannat con las amigas. Dos o tres amigos de Arman aceptaban los regalos para Ergazy. En el cumpleaños se sentaba en la butaca conveniente. El posee la camisa de blancura deslumbradora, el traje nuevo...

Hasta aquí, sobre propio día él mira por la mirada crítica a los que han llegado a felicitarlo, los estima. “Yapyrmay, como este Sarsen es parecido de nariz aguda a la lechuza, aunque envíalo para coger la noche de los ratones. ¿Y quién es este, delgado, largo? Envejezco, se ve, piques no ha reconocido al amigo Sikymbay. Y como puedo conocerlo si por tal petimetre se ha abastecido de ropa. Como esto no veía antes que su nariz era exactamente de zorro. ¡Construir un par de orejas agudas a los lados las calvas enredarás, tal vez, tomes por estepario! ¡Y esto, es interesante quien se ha estirado, como la garza en un pie!”

En este momento a la sala ha entrado Kuntuar. Los cabellos que se enredan ahora se han cubierto por las canas, y en general, como estaria antes: directo y garboso, como si no toma su tiempo. Centellea por los cristales de los puntos en la montura de oro. Zhannat confusamente asigno la mirada de Kuntuar, no ha sostenido su mirada franca. Al encuentro del arqueólogo han salido las amigas de Zhannat, lo han tomado bajo las manos y han pasado adelante. Еrgazy ha cambiado la táctica: no esperaba, como todo de otros, cuando se acercarán y saludarán, y ha tenido prisa al encuentro del invitado.

— Perdona que he llegado tarde a la parte solemne, hablaba Kuntuar después de que ha abrazado amistosamente y ha saludado a Ergazy. Este día significativo él ha arrojado todas las dudas y las ofensas. Para seis horas han detenido el avión en Alma-Atu por el tiempo desfavorable para volar.

— ¡De nada, lo principal es que has llegado sin embargo! Respondía con alegría Ergazy. Temía que no serás en absoluto...

— ¡Vaya hombre! ¡Como dejo pasar la gala! Bromeaba, como siempre en tales casos, Kuntuar. Y con la sonrisa suave saludabaa la juventud, que ha llegado a tiempo para rodearlo. Sobre los aniversarios prefiero visitar la segunda parte.

La broma del arqueólogo viejo era apoyada por la risa unida y sonora. Parecía, con la llegada de este bueno y alegre hombre, justo a la palabra, aguda a la mente y todo ha aclarado alrededor, como si en la sala se han encendido fuegos adicionales. Y Ergazy, de repente, se ha puesto triste.

“¡Lleva a este Kuntuar! Era solamente que toda la atención tenía el. Los jovenes de la piel trepan, son listos a mirar en la boca, cogen al vuelo cada palabra. ¿Y que él los embruja?”

Al aparecer Kuntuar todo, al unísono, empezaban a ser hechos sentar por las mesas. Zhannat para no encontrarse por la mirada con el padre de Daniel, ha penetrado en lejos de la sala y se ha sentado allí. Frente a Kuntuar se encontraba Arman.

El presidente de la comisión conmemorativa, uno de los invitados de honor, Syzdyk ,que conduce las tardes de ayer solemnes, sin dilatar ha hecho hoy.

— ¡Queridos amigos! Ha comenzado él, desenvueltamente reparando con una mano la corbata. Nos hemos reunido hoy aquí para continuar la fiesta en honor a nuestro querido amigo, uno de los científicos famosísimos de la tierra kazajo, nuestro respetado Ergazy. Son grandes sus méritos ante la Patria... Y Syzdyk ha repetido todo que se decía ayer. Ha acabado él habla por el brindis en honor al director: ¡- los Éxitos de ti, Ergazy querido, hace mucho las vidas! El orador ha volcado virtuosamente la copa de coñac.

En un tono semejante han pronunciado aún más brindis. La última palabra era concedida a Kuntuar.

— A cada edad la persona tiene felicidad, — ha dicho él tranquilo, pero bastante por la voz fuerte. — ante el empuje y la impertinencia de la juventud la vida abre es generosa a los misterios. La persona joven es llamada a la hazaña por el sueño de decir al mundo todavía por nadie dicho. En los años maduros la persona es orgullosa de aquella conciencia que detrás la vida dedicada al trabajo honesto y la lucha por clara mañana del pueblo natal. Es el precio básico vivido. Pero todavía es una medida pura, no manchada ni por la traición, ni por engaño del honor y la conciencia de la persona. ¿Si esto no es el orgullo para él?! — Kuntuar era justo de la sabiduría popular: ¡quieres remediar el mal del amigo — diga como t en u haras en este caso.¡-querido mío, el viejo amigo, Ergazy! Puedes enorgullecerte por esto hoy ante nosotros, los coetáneos, ante todos, quien ha ido aquí a homenajearte. A esto he llegado aquí, sin haber ajustado las cuentas ni con el empleo, ni con la distancia. ¡Te deseo con el alma la felicidad y los años largos de la vida! ¡Invito a levantar el brindis por la salud de Ergazy!

Colgado en el suelo pensaba anonadadamente: “¡ Dios mío! ¿De veras Kuntuar no sabe sobre mi trato con él? ¿O sortea a la persona generosa? ¿Puede? ¡Esto es puntual! Justamente ahora, aquí, él ha decidido avergonzarme humillarme”.

Y Kuntuar mientras tanto, sin sombra de la duda y, como se dice, sin encubrir la piedra en el seno, continúo a hablar:

— Es necesario reconocer, sin embargo, la debilidad de los ancianos ante los jóvenes. Mientras la persona sea joven — y sus niños son pequeños. ¡Crecerán sólo, más el tiempo de vivir para los padres, y aquí la vejez! Nuestros hijos van a menudo por otros caminos y escogen sus propios. Y prefieren, como regla, en la vida las vías no trilladas. La alegría de los niños es tu alegría, una pena de los niños es tu pena. ¡No hay en la vejez más felizmente a persona, que ha dado al hijo-pajarillo las alas fuertes, la razón clara y el corazón caliente! La gloria de Ala, hasta aquí, querido mío el amigo Ergazy, puedes enorgullecerte. ¡Por eso levanto el brindis y por tu familia, por tu esposa justa, la amiga de la vida larga! Por desgracia, me han dicho, es penosamente enferma y no puede compartir nuestra alegría universal... ¡Propongo también el brindis por tu hijo, que guarda y cuida con ternura tu vejez! Y por la salud de tu nuera... Kuntuar ha fallado. Él buscaba la vista de Zhannat. Al fin, ha encontrado. Todos, quien sabía la historia del amor de Zhannat y Daniel, se han puesto en guardia: “¡Algo ahora será!” Sin embargo Kuntuar miraba Zhannat con el calor y la buena voluntad. — Por tu salud, Zhannat, — ha pronunciado silenciosamente él y ha tomado.

Este es el momento más oportuno cerca de la entrada ha parecido oír el ruido. En la sala se ha roto literalmente una compañía abigarrada, que no querían dejar pasar de ningún modo que estaban de servicio a la puerta.

La compañía tenía claramente la dirección a las mesas de fiesta. Delante marchaba atrevidamente la moza la peluca de fuego. Su figura bastante esbelta era caída bien ajustadamente por el chaleco rojo. El cuello largo, la feminidad de los hombros y las manos eran subrayados por el jersey. En las orejas — los pendientes de oro. Zhannat ha conocido sin esfuerzo a Bibi, que veía antes.

Por la espalda de Bibi, ya no tan categóricamente, se acercaba a la mesa su amiga. Esta se veía más modestamente. Junto con ellos ha entrado aún otras mujeres. Аrman ha saltado, se ha acercado corriendo, inclinado, invitando la compañía a la mesa. A Zhannat le ha apretado el corazón. Ha sentido la desprotección y... la desgracia tan inminente por el soplo menor del vientecillo en el cielo claro se siente alondra el acercamiento de la tormenta. “¡No, no! — trataba de tranquilizarse Zhannat. ¡— no puede ser!”

Todavía antes Zhannat ha notado que Arman estaba en todo momento mirando a las puertas de entrada. “¿Que es esto con él, a quien él espera?” — se perdía en las conjeturas. Ahora todo está claro. Sin embargo, Zhannat por todo tipo trataba de mostrar a los circunstantes que nada especial no ha pasado. Por decirlo así, adormecía la vigilancia que asiste. Se contenía apenas para no prorrumpir en llantos.

El banquete ha metido ruido por la abundancia de los platos, los brindis, los cumplidos, todo era agradable, y la mayoría, yéndose, contaba: “Aquella gala ha conseguido a la gloria”. Sólo infeliz Zhannat ha regresado a casa: Аrmаn se ha ido acompañar a Bibi.

Estaba con los ojos abiertos, el sueño no llegaba. En un momento no ha sostenido, ha comenzado a llorar. Se enterró en la almohada, sollozaba silenciosamente, temiendo despertar a los niños... Sobre el amanecer ha oído los pasos de Arman. Él ha entrado, habiendo abierto las puertas con la llave, y en silencia se sentó al sofá en la sala. Ha sido movido así a ellos hace mucho. Si el marido volvía aquí así como, sobre el amanecer, Zhannat pensaba: “Se ha abandonado al juego en las tarjetas con los amigos...” Ningunos otros pensamientos no le llegaban a la cabeza. Y no está para las reflexiones. Un poco ha levantado de los panales del primero hijo — ha nacido el segundo. Cada día — la preocupación, la preocupación con los niños. Sólo a veces, casi con el susto, Zhannat se preguntaba: “¿De veras mi amor a Arman ha pasado enteramente a los hijos?” Últimamente, en las diligencias por la casa, sobre enfermo Akgul, del banquete del suegro, Zhannat como ha olvidado en absoluto que ella tiene un marido. A ella surgía nunca el deseo de reprocharlo en lo que él vuelve a casa tarde. ¿Entonces por qué hoy todo se ha sublevado en ella? Los celos. Sí. Zhannat ha comprendido que quiere al marido, como en el primer día el encuentro...

Por la mañana ha llamado la suegra. Preguntaba, como ha pasado el aniversario. Zhannat, por cuanto podía, respondía animoso, la voz inmutable. Pero rogaba: “¡Por lo menos de nada ha conocido! De otro modo a ella, el pobre diablo, no recobrarse de la enfermedad”. Sin embargo el corazón de la madre es sensible a la pena de los niños. A pesar de todas las diligencias de Zhannat, Akgul ha comprendido que la nuera es entristecida por algo. Y esto era bastante que la mujer pobre se haya persuadido: “no es posible estar más en el hospital. ¡Es necesario de ir a casa! ¡Obligatoriamente!” Ha sabido persuadir a los médicos y la han permitido dejar el hospital para “verse con sus nietos”.

Y en casa es el momento el hijo de ella dijo, dirigiendo a la mujer:

— Debo informarte... Pido, no te moleste, cuando conozcas todo. Es que me voy. Para siempre...

Por el dolor han respondido las palabras del marido en el corazón de Zhannat. Pero a ella ha bastado las fuerzas superar con lo suyo, ha respondido tranquilamente:

— Yo veo.

— Dejo la habitación, las condiciones a ti. Zhannat se ha sonreído con aflicción:

— ¿A los hijos también dejas con benevolencia a mí o tomas consigo? — Se ha vuelto las espaldas que Arman no pueda ver sobre sus ojos las lágrimas.

Ha comenzado a sonar el teléfono. El telefonazo era insistente. Zhannat ha levantado despacio el tubo.

Акgul por la voz agitada ha informado que se ha aburrido por los nietos y pedía Zhannat llegar por ella. Luego, como si habiendo dado cuenta, se ha interesado:

— ¿Y donde esta Arman?

— Aquí, cuesta con la maleta en las manos, se ha ido.

— ¿A dónde?

— Pregunta sobre esto de él, — a través de las lágrimas

Dijo Zhannat.

Акgul ha comprendido que había pasado lo irreparable.

— Da teléfono a Arman.

Cuando el hijo ha tomado el tubo, la madre le ordeno:

— ¡Antes de mi regreso no se vayas!

— Bien, — respondio Arman, — esperaré. Hablaba, como si hacía el servicio. No ha pasado veinte minutos, como sobre el umbral ha permanecido Акgul.

— Hijo, — ha comenzado a hablar ella, apenas tomando la respiración, — si me cuentas la madre, cumple mi voluntad — no hagas llorar a los niños y la mujer.

No, la mamá. No en las fuerzas someterse a tu voluntad.

Por mí Bibi se ha divorciado del marido. Ahora mi turno sacrificar...

¡-Misericordia, vuelve sobre sí! Si me hablas así, la madre, para siempre no perdonaré a él que te ha dado a luz tal y ha alimentado. ¡Aunque tu eres mi único en la vida, te maldigo! — y Akgul empezaba a asentar despacio, luego ha caído de espaldas, habiendo perdido la conciencia.

Mas sobre si ella no viene. Como ni trataban los médicos, no podían ayudar — una fuerte conmoción nerviosa no ha sostenido el corazón.

¡Y ahora — llora, Arman, se lamenta, Zhannat, el dolor, Ergazy! De nada no es posible ni reparar, ni devolver. Muerte está sin corazón, y llega siempre en el momento menos oportuno, aunque vive cien años. Si cerca de la muerte era ahogando, ella avergonzado aquellas maldiciones, que envía a ella la humanidad. Pero es cuánto ni ha vivido la persona, después de él siempre habrá sus sueños que no se han realizado... Por eso en la memoria pública la vida de cada uno es estimada con los años vividos, y los asuntos que el ha cumplido.

Аrmаn solamente ahora ha comprendido que la madre le ha dado hasta el último suspiro. Antes él hasta en los pensamientos no podía presentar a él que todo pasará ... ¡Si era posible suponer solamente, por ello saber solamente!

Para la persona no hay el castigo más pesad, que la conciencia sobre los crímenes. No hay barcos más terriblemente tribunales. Vaya y no esconde e a ninguna parte.

También sobrevivía penosamente la muerte del querida Ergazy, era contenido exteriormente, aunque era terrible dentro. Las lágrimas como se han torcido como si se han helado en los ojos. Él todo se ha fosilizado.

Los nietos que ha abarcado ellos con manos y se ha entumecido. Todo era extraño. Era otro,

el observador imparcial.

Dijo la despedida el cuñado menor de Akgul por el primer marido que ha llegado urgentemente al funeral de la región lejana. Él, ha crecido en las manos de Akgul y la quería, como un hijo. Los sollozos apretaban su garganta, las lágrimas cubrían el ojo...

— Zhenge, has sustituido a mi la madre natal, me ha criado... No podía oír las palabras de las recomendaciones, estar cerca de ti, gravemente enfermo... Y sobre esto seré llorar hasta la muerte más. ¡Adiós!

La palabra tuvo Kuntuar.

Queridos...parientes, — ha comenzado despacio él, — si entre los pájaros tales, como los cisnes, entre los animales — blancos ciervos, Akgul era adornamiento del mundo entre las mujeres. ¡Pero la muerte no sabe! Акgul no devolvera. Y tenemos que envalentonarnos en nuestra común pena. ¡Ergazy querido! Aunque te mantenías fuerte, todos nosotros comprendemos, es grande cuanto tu tristeza y la compartimos. Da a sus hijos el soporte seguro. Sabe, como Akgul los sabía apoyar, alegrar y tranquilizar. Que la memoria de Akgul corona no sólo el granito gris, sino también para siempre aplaudio en tu corazón...

Mientras tanto en la casa de Ergazy han cubierto la mesa conmemorativa. Como ni era profunda la pena de Zhannat, pero, habiendo vuelto del cementerio, era obligada a contener las lágrimas y aceptar a la gente. Y de repente en este momento... Ha visto a las mismas mujeres, que entraban en la casa al aniversario sin invitacion. Se acercaban a Arman, por todo el tipo subrayando que enviemos a dar el pésame. Todo en el luto. Delante estaba Bibi.

Zhannat un poco ha tardado, luego ha marchado categóricamente al encuentro de que ha llegado.

— ¡Ándate de aquí! — ha gritado con cólera ella. ¡-fuera!

Capitulo Tres

Cuando Kuntuar por primera vez ha llegado al trabajo al instituto científico de investigación, él era asombrado con el equipo débil de la base científica. Además, en aquel tiempo, ante el comienzo de la Guerra nacional, muchos institutos no tenían los laboratorios. Y estos institutos mismos había una o dos...

Кuntuar recuerda, cuántos patriotas verdaderos, los talentos verdaderos han llegado Entonces a la ciencia. Estas personas no temían ni las adversidades cotidianas, ni el trabajo intenso. Ahora en los establecimientos de investigación mucho se ha cambiado. Se ha fortalecido la base material. Las colectividades enteras trabajan sobre los temas esenciales para el desarrollo de la economía. Tal método de la organización de investigación, sin duda, no puede impedir la búsqueda individual. Ya que otra vez el científico esta conduciendo por la intuición a la apertura. O puede pasar, la apertura de hoy es solamente el comienzo de la serie de otros, la pasarela a unos resultados más serios.

Es... Es en la ciencia y así que el investigador en la decisión del problema ha gastado toda la vida y el objetivo no ha alcanzado. El que entra a la ciencia debe estar preparado para cualquier sacrificio.

El objetivo de la ciencia es revelar las leyes generales de la naturaleza. Tales leyes - la base para las aperturas. Esto, claro, no significa que no vale la pena. Sobre los problemas necesarios públicos

La economía del país hoy, es ahora. Sin embargo, no deja existir lo nuevo. A menudo las aperturas se hacen viejas ya mañana. Y la gloria que te ha llegado fácilmente se apaga pronto junto con mi apertura que ha caducado.

Sin duda, los logros grandes son imposibles. Es normal lo que hasta la época más progresiva, avanzada puede dar decenas de miles de los académicos y los profesores, pero... Ni un Galua, Lobachevsky o Chokana. A la ciencia necesita en primer lugar talente. El verdadero. No simplemente los conocimientos. Se puede adquirirlos, y talentoso es necesario nacerse.

Cualquier ciencia es que las aguas del río rápido. Luchando con sus ondas, la orilla opuesta no alcanza cada uno. Otros, habiendo entrado en el río, comienzan a seguir la corriente.

Hay tal en la arqueología — la más antigua de las ciencias. Ya que todavía cinco mil de años atrás, enterrando al primer faraón difunto en la tumba de oro bajo las bóvedas de la primera pirámide, las personas sabían ya Entonces abrir esta tumba. La arqueología ha nacido y vive desde aquel Entonces. Además, no se han cambiado hasta los modos y los medios del trabajo del arqueólogo: el objetivo y los planes nacen a la cabeza del científico, y después al curso van el pico y la pala. La verdad es que durante las excavaciones de los túmulos grandes últimamente recurren a la ayuda de los bulldozers, las excavadoras, pero los arqueólogos con la precaución grande se confían a la técnica, con el recelo observan cada movimiento del coche, temiendo, no eran estropeados como si los hallazgos de valor.

Y aquí por estos picos de minero sin pretensiones y la pala es excavado la multitud de enterramientos, las ciudades. ¡Ha conocido cuanto el mundo de las épocas antiguas y las civilizaciones! Las Plyusketomu-letras de Egipto Antiguo, los pueblos mayas, los aztecas, los sumerios. Los arqueólogos han contado a las personas sobre los misterios de la gran cultura de los helenos, zheyhunos, koshanos ...

Kuntuar Kudaybergenov pertenecía al grupo de los científicos verdaderos, los entusiastas, las personas, que para el asunto, para la ciencia eran listas a sacrificar la salud y la vida... Él ahora tiene sesenta. ¡Una persona original! Otro en su lugar empezaría a inquietarse: ¿dice que usted, los coetáneos, los compañeros de trabajo? ¡Me es necesario rendir homenaje! Otro tomaría como Ergazy, organizaria el festejo de antemano pomposo, y con él — y el elogio de propia persona.

Кuntuar hará de otra manera. Él invitará simplemente a los amigos viejos a él a casa a la taza de té. Estarán mucho tiempo — desde la tarde hasta la noche avanzada. Se acordarán de la juventud, cantarán las canciones queridas, que cantaban.

¡Sesenta!. К se ha puesto triste. ¡De que no pasaba solamente en estos años, de que solamente él no ha sobrevivido! Había unas alegrías, había una pena. Más enojoso que, habiendo elegido la arqueología, él esperaba alcanzar mucho... La Arqueología le parecía viva y clara. ¡Ah, la juventud cándida!

Con todo él ha puesto fin a las investigaciones, no ha publicado sobre ellos un libro. Y ayer ha llevado todo en el claustro de científicos, habiendo formalizado la tesis de candidato a doctor.

Siente lo más posible lo que la expedición de Kayraktinsk, a la que fueron gastados sus mejores años, no ha traído los resultados deseados. Y de nuevo las reflexiones amargas todo sobre lo mismo: “no puede ser... No puede ser que en el territorio de Kazajistán en la época del bronce y antes nadie vivia. Supongamos que esto sea así. Permitiremos que en las tierras de los kazajos actuales desde los tiempos de su surgimiento de la primera cultura habían los sakas y kemiros. ¿Pero se han cogido de donde, de donde a ellos ha llegado su alta cultura? Ya que es a los nómadas. ¿Si podían ocupado por los trayectos constantes de un lugar a otro, crear los monumentos de bronce y de hierro en“ un estilo de bestia ”? No hay para él respuesta a esta pregunta.

La verdad es que algunos hallazgos que arrojan luz en las tierras pasadas de los kazajos. Así, a la orilla de Ishim se ha sido encontrado el hueso del mamut khazar. El año pasado ya aquí, en la expedición de Kayraktinsk, s han sido descubierto dos dientes de elefante. Por estos hallazgos es posible suponer,

que en los tiempos antiguos las orillas de Ishim y las orillas de Zhaksart eran cubiertas con bosques. Lo mas mientras es imposible decir.

Durante su llegada al funeral de Akgul — él ha visitado de nuevo la expedición. Y no ha descubierto de nuevo nada de consuelo. Solamente a la profundidad de dos metros (el período del antropogen) se han dejado coger los huesos del toro salvaje. Кuntuar ha dispuesto que los hayan mandado al museo de la historia natural del Instituto de la Zoología de la Academia de las Ciencias.

Si esque este año nada es encontrado, la expedición tiene que realmente ser cerrada.

Aquí en tales reflexiones estaba ahora científico en su gabinete espacioso. En puerta alguien ha golpeado.

— Pasáis, — ha invitado Kuntuar. Ha entrado Mihaylov. Últimamente él era el jefe de los movimientos de tierra de los trabajos de la expedición. En las manos de Vasily habían dos enormes, que veían los tipos de la mochila, que él, como los chiquitines, ha aportado cuidadosamente en la habitación.

— Le saludo, Kuntuar Kudaybergenovich, — ha dicho Mikhailov, bajando la carga con precaución media las habitaciones, — aquí, por favor.

¿qué es esto?

En vez de la respuesta Vasily ha comenzado diligentemente desatar las mochilas.

Para el segundo día después de su partida, - ha comenzado a hablar él, - hemos tropezado con el enterramiento rodeado de piedra... Empezaban a cavar. Abrieron las paredes. Miramos — una esquina más arriba otros. ¡Directamente como el recibimiento solemne con magia por el reino! Han encontrado aquí que. - Él no despacio ha sacado y ha puesto exactamente los jarros, fundido del metal desconocido. Кuntuar ha saltado dentro de la silla, precipitadamente se ha acercado a los hallazgos:

— ¿Ud. qué? ¡Cómo podían...! ¿Por qué no me han informado?!

— Sí primero y han decidido - informar, pero han cambiado de opinión después. Para que molestar a la persona. Vasily se ha puesto a sacar otro punto durante las excavaciones los objetos — las baldosas cuadrangulares llenadas de dibujos de cabo a rabo.

Son las letras, - continuaba él, — o el juego como nuestro dominó. No sé, pero ellos hay muchos, en general.

Кuntuar ha puesto el jarro, que tenía en las manos, ha echado a las baldosas. Habiendo arrodillado, tomaba uno, segundo, tercero... Esto los ponía en una serie, a los cambistas lugares, unía en unas cintas complicadas, llevaba en un desconocido a Vasily el orden. Sus manos un poco temblaban, dando la agitación enorme.

— Yapyrmay... decia silenciosamente Kuntuar, como si tubieran miedo a algo o alguien. Él se ha levantado con precaución de las rodillas, examinando las baldosas expuestas. Sobre la persona la alegría, los ojos chispean en la sonrisa. ¿- que darte por eso, syuyunshi?

— ¡Que para mí este regalo será su felicidad!

— ¿Si comprendes, que noticia me ha traído?! ¡Y ya que si no tu persistencia, no sería de nada ahora en nuestras manos!

Después del viaje reciente a Kayrakty Kuntuar ha perdido el ánimo completamente. Habiendo conocido que ningunos nuevos resultados existen, él quería doblar ya los trabajos de excavación. Entonces Mikhailov ha manifestado la insistencia: ha pedido los permisos de cavar por lo menos hasta otoño. “Es inconveniente desatar a los obreros, no se acabará el plazo del contrato con ellos”, — ha explicado él. Кuntuar ha consentido.

Sí tales piedras se revuelcan allí por todas partes, — ha dicho a Vasily, dando a comprender que su mérito personal aquí es pequeño en absoluto.

— ¡Si se confirmarán mis pensamientos que estas piedras — los monumentos del comienzo de la época del bronce o un tiempo aún más temprano, nosotros son los testigos de la gran apertura! ¡Significa, había aquí una cultura altísima mucho tiempo antes de los sacos de viaje! ¿Por que estamos? ¡Vayamos! ¿Tienes el coche? ¡Vayas conmigo!

Paro su telefonazo. Кuntuar recogio.

— Le escucho, — ha respondido él alegremente, todavía no en las fuerzas apaciguar la alegría. ¡— Buenos días! No ha comprendid¡ En la voz sorprendida- ¡Repitan, por favor!

— Es recibido su certificado del pensionado con pensión especial, — pronunciaba con ternura sobre aquel terminal del conductor la voz suave femenina. — Ergazy Medzhunovich mañana ha fijado el claustro de científicos extraordinario, sobre que será personalmente, con el respeto entregárselo.

Кuntuar ha conocido: hablaba la secretaria Ergazy, que aquel ha tomado al trabajo recientemente. Uno de los jinetes bromistas la ha enseñado a no llamar al jefe Medzhnunovich por nombre del padre Ergazy, sino que Medzhunovich que significaba “hijo del tonto”. Y ahora la mujer decia:

— Ergazy Medzhunovich le pedía mañana llegar a él a las once.

Кuntuar todo ha empezado a temblar de la malicia, que lo ha abarcado. Él solamente podía exprimir a través de los dientes:

— ¿Que pensión? ¿Si le pedía la pensión? ¿Quién llevará hasta al fin los monumentos de Kayratinsk?

De nada habiendo comprendido, la mujer ha comenzado a hablar aún más con ternura:

— Probablemente el mismo. No sé esto. A mí él ha ordenado solamente llamarle para mañana a las once al consejo.

Кuntuar en los corazones ha dejado el auricular. Recientemente él era alegre, los ojos irradiaban. Y de repente se ha marchitado. Ha callado, sin fuerzas ha dejado caer en el sillón. Estuvo ahi, habiendo cubierto los ojos por las manos, sin cambiar la pose, ha pronunciado silenciosamente:

Ergazy me ha enviado a la pensión. Llama l, quiere entregar el certificado del pensionista...

En las intenciones de Ergazy se parecía a la gata que se ha escondido, así como — ir a salto de mata, secretamente hacía los asuntos negros.

El director de la filial comprendía que luchar en abierto con un antiguo amigo no tenía razón. Por eso se ha aprovechado de la posibilidad de enviar al arqueólogo en... el descanso merecido. Contaba que no encontrará palabras del reproche Kuntuar mismo, como todo esta segun la ley.

En general, Ergazy es difícil de dar la decisión del destino de Kuntuar. Él pensaba bastante mucho tiempo, antes de ha comenzado a recoger los documentos del arqueólogo para la pensión. Y temía lo más posible que los papeles caerán al académico Vertinsky. Ni para quien no es el secreto que Verginsky ponía alto los méritos de Kuntuar en la arqueología, lo apreciaba como la persona. Es natural que el académico no permitia liberar al investigador conocido del trabajo sin su deseo. Por eso Ergazy que nadie sospecha de ello en la parcialidad, decidio apreciar Kuntuar con la pensión especial. Para si mismo que el asunto gane con seguridad, empezaba a esperar la ocasión oportuna.

El caso se ha doblado. Verginsky poco tiempo después ha salido en largo, de seis meses, la comisión de servicio extranjera. Al día siguiente Ergazy ha amontado los trozos de papel preparados y era al suplente de Vergyinsky. Él ha explicado el celo así:

— Estoy pensando en la pensión especial de Kuntuar Kudaibergenov. El asunto esdifícil, claro. Aunque él es talentoso y es conocido en la ciencia, pero toda la vida pasaba en los trabajadores ordinarios. En una palabra, no sé, cómo arreglarlo. Se he atormentado absolutamente. Ya que a nadie es el secreto — es mi mejor amigo. Y aquí, por desgracia, a los sesenta... Él trabajaba mucho tiempo en nuestro instituto, dirigía de vez en cuando las expediciones, ha escrito algunos libros. Claro, sé las leyes y comprendo que es formal nosotros no tenemos el derecho de pedir personal... Puede, más vale, si los documentos eran firmados por el académico mismo, pero no he conseguido preparar todo antes de su partida. Por eso ha llegado con esta petición a usted. Por favor, no renuncien...

El suplente ha reflexionado.

— Puede ser, más vale sin embargo, si firma Verginsky, — ha dicho él. — no tendremos prisa, esperaremos su llegada.

— Su autoridad es igual, — ha tratado de subsanar la posición Ergazy. — Y a Kuntuar se saben. A quien - a quien, y permitirán, lo más probable, personal.

El suplente ha pronunciado en la reflexión:

— ¡Mira, en los sesenta y tal animoso! ¿Si no más temprano él pide la pensión?

- ¡Que vaya usted! Claro, no es temprano. La arqueología es unaciencia, donde las personas se desgastan rápidamente. El verano la persona tuesta al sol, el invierno se hiela en el frío... Y cavar la tierra no es como escribir a la mesa. Kuntuar tiene la apariencia de aspecto de joven. Realmente el pobre diablo no tiene lugar sano...

— ¿De veras?! Entonces seremos mientras pedir la pensión, y trabajar o no trabajar que el mismo decide, — ha acabado el suplente.

Esto era hace mucho. Ahora, gracias a las diligencias infatigables de Ergazy, ha llegado, al fin, el certificado del pensionado con pensión especial. Habiendo oído Entonces del suplente para la palabra “trabajar a ello o no trabajar, que decide”, Ergazy se ha asustado que su empresa puede fallar. Y para mayor seguridad no empezaba a conducir con Kuntuar ningunas negociaciones. “Más vale, — ha decidido, — recoger él en el consejo y a todos darle el certificado del pensionista. No puede ser que Kuntuar diga: “no tomaré... Y a la pensión no iré”. ¡Avergonzado que se han reunido!” — pensaba así, quería así Ergazy. — Y hacer todo en público — es más pequeños que la sospecha de mi interés personal y la participación. Todo esta bien”. Él ha encargado especialmente para "el pensionado con pensión especial" la carpeta dorada, ha preparado los regalos... Pero... En la ducha de Ergazy, era desgarrado en las dudas: “¿Puede que se ha dado prisa sin embargo? El asunto no ha llevado a término...”

Para tales reflexiones había una causa. Los medios meses son declarados atrás las elecciones en la Academia. En la arqueología hay el lugar vacante del miembro-correspondiente. Una vez Ergazy presentaba su candidatura ya, pero no ha pasado. Ahora él como no tenía a rivales. La verdad... Peilzhan, que se ha hecho hace un año por el doctor honorario. Si el alumno querido presenta también en las elecciones la candidatura, resultará que hay los dos a un plazo vacante. Las voces se dividirá, y Ergazy puede no pasar de nuevo. Peilzhan debería incomodarse rivalizar con él, el benefactor. ¡Ya que Ergazy así ha hecho mucho para él en la defensa de la tesis de candidato a doctor y especialmente-de doctor!

Al mismo tiempo el benefactor mismo sabía perfectamente el carácter y las costumbres del nuevo doctor honorario. “¡Y para que esto me he dado prisa sacarlo en el doctor! Era necesario esperar por lo menos antes de las elecciones...” — se afligía él ahora. Contando que ha llegado su turno salir en los académicos, Ergazy ha decidido hablar con Peilzhan. Aquel, habiendo cruzado los brazos, con juramento ha asegurado que él no tiene la intención de presentar la candidatura. “¿No he bajado de la mente?! ¿El hermano mayor cuesta en el camino, y que, treparé allá a través de su cabeza?! No... Es ahora — su turno. Después, claro, — el mio”.

Y cuando la filial de Kayraktinsk del instituto ha propuesto la candidatura de Ergazy, Peilzhan — “el alumno querido”, el partidario y el continuador del maestro — se la ha apoyado y... ¡Al mismo tiempo ha adelantado su propia candidatura, solamente de otra institución científica!. Ergazy ha llegado al desajuste. Con Peilzhan tiene que hablar de nuevo, sí más abruptamente. Si él no llama la candidatura...

Pero precisamente porque Ergazy sabía su partidario, estaba peando todas las posibilidades pro y contra, continuaba dudar del resultado positivo.

El claustro de científicos de hoy dedicado a la partida solemne de Kuntuar al descanso merecido, indisponía poco el curso de los acontecimientos principales. Y ya que no otro, como él, Ergazy, debe abrir y dirigir por el lecho necesario esta conferencia. Puede apretarse — cada uno tratará ante partida del científico a pensión decir a ello las palabras cariñosas... Uno se encuentra al amigo viejo, otro — el admirador de su talento... Pero ahora no puedes hacer nada, la conferencia es fijada, las personas son advertidas y... son preparados. Puede ser que consigue lograr todo y en el momento oportuno. ¡Y aquí estas elecciones! Por ellos, claro, él ha apretado y con el envío de Kuntuar a la pensión y de ningún modo hasta ahora no ha escogido el tiempo para establecer el monumento sobre la tumba de Akgul...

Еrgazy ha presionado categóricamente el botón del telefonazo. En el gabinete ha entrado la secretaria con los ojos radiosos azules. El pelo tenido de canas. No, no ha entrado, y como si se ha deslizado. Habiendo echado la mirada del jefe, ha preguntado con la coquetería no disimulada:

— ¿Me invitaban?

Еrgazy ha detenido sin ganas la mirada a la secretaria, asombrando su presencia regia.

— ¿Llamabais ayer a Kudaybergenov? — Ha preguntado él, tratando esconder la sonrisa contenta.

— Claro.

— ¿Que él ha respondido?

— He anotado todo... Ha dicho que les deja consejar.- Ella ha apretado en la agenda. — Se ha acordado a Einstein. Ha dicho todavía: “Sesenta — no treinta, cada minuto hace valor”. He notado a ello: algunos hombres de los sesenta son mejores que los jovenes. — La mujer de nuevo miro al jefe.

¿Después? ¿Que después?!

— “A la conferencia no puedo llegar, - leía la secretaria. — voy urgentemente en Kayrakty. Se han descubierto allí los hallazgos hermosos...”

— ¿Que todavía?

— “A Alma-Ata no volveré, no acabaré las investigaciones”. Y bien, recomendaba no tener prisa con su formalización a pensión. Y si, habla, tienen prisa, que escriben la orden sin trámites burocráticos.

— ¡Uh! — ha dicho con aliento Ergazy, como si de los hombros ha caído la carga pesada. El destino mismo lo previene: no debe enviar Kuntuar a la pensión. Más vale no calentar las condiciones...

— Vd completamente, veo, ha trabajado, se ha cansado, —dijo cuidadosamente la secretaria.

¡No que usted! Simplemente soy contento que Kuntuar no puede llegar a la conferencia que el consejo es posible mientras aplazar y... — Ergazy ha sonreído: — Feliz que te veo.

— ¡Todo bromeáis!

— No, bromas aparte... ¡Se detenga hoy después del trabajo!

— ¿Para qué? — Ha sonreído con inocencia la mujer.

— Y bien,-y bien... Así es necesario explicar...

— Miráis solamente... Notarán — los chismes apareciaran.

¡- Es necesario hacer cuidado! con la mente, — identificado con el papel del protector, sentenciosamente dijo Ergazy.

La secretaria salio del gabinete de tal modo como había entrado,. Ergazy, siguiéndola con la mirada, pensaba: “¡Sin embargo la vida la pieza hermosa! Solamente no siempre la apreciamos. Estamos en el trabajo, otras preocupaciones, y allí, miras, y la muerte no ‘ detrás de las montañas... ¡Ya que vale u solamente la mirada, una sonrisa de aquella mujer!”

En este momento había de nuevo una secretaria.

— A usted han llegado, — como antes con coquetería sonriendo, ha pronunciado.

— ¿Quién?

— Su amigo. Este... El doctor, como de ello, ha olvidado... Tal largo...

— ¿A-а, Peilzhan, si qué?

— Sí.

— Pide, que entra.

El amor verdadero es tal sentimiento, tal unión, que no tenía las fuerzas de destruirlo ni el tiempo, ni las adversidades cotidianas. Aunque sin reciprocidad, y Entonces el amor da a la persona las grandes fuerzas para la vida, ayuda vencer, sobrevivir la pena.

El amor, el amor a Zhannat, conducía Danielya por el camino difícil, no trillado de la obra, cuando él creaba el libro.

Ha pasado es honrado ya el tiempo desde cuando él ha leído la reseña de Peilzhan al manuscrito. Habiendo dado oídos a los consejos del padre, más y más la vez la ha rehecho. Al fin, ha llevado la novela en la editorial. Han conocido allí el libro futuro y se han decidido a publicar.

Leía con la agitación grande y el placer, — ha dicho al autor un de los críticos principales. — Quería solamente que la narración no sea tal estrecha, mas atada con nuestros días. Esto reforzaría en parte considerable la novela.

— La demostración de la actualidad... Literalmente esto no entraba en mis ideas creadoras, — respondía Daniel. — En el libro es necesario ver no sólo que es escrito, es necesario leer el contexto solapado. Tomar por lo menos las líneas de amor. ¿Acaso es posible aquí hablar sobre una arcaismo de las relaciones? Mucho en el mundo se ha cambiado por mucho tiempo. Eterno había sólo este sentimiento. Y el corazón del joven enamorado habla y tiembla así como hace mil de años.

— Es conforme contigo respecto a que el amor así como, como mil de años atrás, sube a la persona. No es posible solamente olvidar y otro — la persona misma se hacía completamente otra. Tiene otros ideales... Pienso aquí, que abnegado había un amor, digamos, a la Koza Korpeshy el Bayan.

— Sí, claro, hoy la base misma de las relaciones es distinta. El amor de hoy es una unión de las personas libres. Entre ellos no hay por la barrera contradicciones de clase.

— ¿No le parece que el amor ahora no es tan abnegado?

— La vuelta bastante inesperada. Pero cuento con todo que la fuerza del amor en su limpieza, en su eternidad.

— Aquí hablo sobre mismo. Una vez Sparetra quería infinitamente al marido. ¿Y si siempre ahora vemos tales ejemplos? La constancia... la inconstancia en el amor... ¿Por qué eso?

Daniel ha reflexionado. Otra vez — sobre Zhannat. “Me ha dejado... ¿Cuál es la causa verdadera de esto? Si ha llamado su amor o... ¿No se ha tenido de pie a las tentaciones de Arman? Puede, sin embargo yo... ¿No estaba crca, no la ha protegido de la desgracia por el amor? Supongamos que yo...” Y de nuevo que ha descansando la pregunta: “Significa que... ¿No me quería? ¿Significa que tarde o temprano cambiaría?”

Todo ha sublevado contra esta conclusión en la ducha y la conciencia de Daniel. “No existe, la causa, por lo visto, con todo ha nacido entre nosotros desde la infancia. Zhannat se me ha acostumbrado simplemente desde los años pequeños, y después, un poco habiendo crecido, bromeando ha bautizado todo esto por el amor. Ha creído sinceramente en la incorruptibilidad del sentimiento. Pero ha llegado aquí el amor presente, en la vía se ha levantado... Аrman... ¡No, Zhannat no disimulaba! Acaso le dirás:“ ¿Quiéreme, y no ama a Arman? ”No esto que a propio corazón ajeno, y esto no le ordenarás... ¡Sé, sé que Zhannat no me quiere y no puedo olvidarla!”

Todo esto, como el relámpago, ha ido velozmente a la cabeza de Daniel, mientras él esté en la reflexión, callando, ante el crítico, hojeando su manuscrito. Ha pronunciado después:

— El amor de hoy es vivo y fuerte. Solamente, los escritores, no podemos, no sabemos decir en ella con la fuerza necesaria y la pasión. Es necesario escribir sobre el amor, presente, victorioso, escribir más a menudo y más...

- Precisamente de eso se trata. ¿Ahora me has comprendido? Pero nos hemos distraído. Es interesante leer sobre los sakas Sin embargo, a ti no te olvides de nuestra conversación...

¡Es extremadamente convenida la persona! Valía la pena a Daniel acordarse por la mañana de Zhannat u oír su nombre, como el corazón en la agitación se batía hasta la noche cerrada... ¿Acaso vivía no por las leyes del siempre mismo amor, tanto como en los tiempos de los héroes de la épica antigua? ¿Y la salida de la desgracia acaso solamente — la muerte? ¡Es ya que la vida! Es entregada a la persona para la lucha y por su fiesta de poesía que cuales son más caras en el mundo.

Los amigos repetían mientras tanto a cual mejor: “Deja a ser desgarrado, Daniel. En la vida las muchachas hay como los flores en el campo. ¡Allí no hay solamente el asfódelo brillante de ojos grandes, hay tambien los muguetes tiernos, y las violetas, los nomeolvides, y los tulipanes esteparios! Escoge...” Una vez hasta han persuadido a conocer una cantante joven. La muchacha era hermosa, y la voz — puro, tierno.

— ¿Y bien, y cómo? — Lo han preguntado después.

— ¡Las palabras no expresan como es buena! — hablaba sinceramente Daniel que ha visitado en el concierto la nueva conocida.

— ¿Claro, ha puesto ahora detrás de la boda?

¿Con quién casarse? ¿Sobre ella o sobre sus canciones? No sé a la persona completamente, y no hay deseo de conocer algo.

Otra vez una estrella emergente del ballet joven lo ha encontrado. Después de algunas citas ha preguntado:

— ¿Te gusto?

— ¡Claro! ¡Cómo puede no gustarte alguien! Solamente más que, yo amo a otra, — ha respondido el escritor joven.

— ¡También a mí Heminguey! — se ha echado a reír "la estrella".

Iban los días, se movía el trabajo sobre nuevo la novela sobre Zhannat, sobre la vida, sobre el amor... Del trabajo a Daniel le podían romper solamente las cartas que llegaban del padre. Daban los nuevos pensamientos, hacían pensar y traian inexplicable, clara alegría.

Hoy hay la carta. El padre informaba: “Vivo (para la multitud de monumentos arqueológicos. Si aquellos de la historia, que sueño vivificar? Todavía está claro: los hallazgos se refieren a otra epoca. Es una pena que estos forasteros misteriosos del mundo se han dejado coger a mí ahora, y no por días que yo he dejado ir destino

Y no todos quieren esto, tienen prisa- herirme del departamento, enviar a la pensión.

se equivocan. Y Entonces buscaré de mí la pregunta. Si no comienzan a hablar para mí estos monumentos — no se iré de lo mismo, es más rápido — moriré entre ellos...”

Por un lado, Daniel era contento al humor atomístico del padre. Sin embargo, las acciones de estos oprimían a "algunos" y lo ofendían.

Él era en tal humor, cuando una vez ha encontrado inesperadamente a Peilzhan. Han saludado. Y Peilzhan, como si nada entre ellos sea, ha dicho:

— Oía, sale tu novela. ¡Es contento felicitarte! Leía la última variante, veía que has tomado en consideración todas mis observaciones. En realidad, si no los ha tomado en consideración, sin embargo, la novela podía tener exitos.

— ¿Si estos eran las observaciones poco importantes para que insistías en ellos?

— ¡Vaya hombre! ¡Esto está claro — quería ayudarte que podía! Además no sólo pensaba sobre ellos, he consultado con una persona inteligente.

— ¿Que es la persona que puede pensar en cuanto a otros? ¿Dónde tenías la cabeza?

La mio esta en su plazo, — se ha echado a reír Peilzhan. — Solamente aquel hombre poderoso la ha vuelto un poco y ha inclinado a su parte.

— Y bien, se ve, tu cuello es tal que es posible voltear la cabeza donde querrás. Que le vas a hacer...

Daniel se maravillaba la complacencia imaginaria y la sumisión de Peilzhan. “¿Qué pasa? ¿Dónde él conduce que ha pensado, que quiere? Por cuanto sé, él no es tal que es tan fácil abrirse aquí ante otros”.

— Sí en realidad aquí no hay ninguno secreto, — ha comenzado a hablar de nuevo Peilzhan. Ya sabes a esta persona. Él es enemigo número uno de tu padre.

— Mi padre no tiene enemigos ni con el primero, ni con los segundo y tercero números. Él no ha causado lo malo a nadie en la vida.

— ¿Acaso la persona tiene los enemigos solamente Entonces, cuando él hace a alguien clo malo? El mal sale más a menudo de las personas con el alma mezquino. ¿Que, no has comprendido? Diré directamente: el enemigo de tu padre es Ergazy. Mismo él envía Kuntuar a la pensión, destituye del asunto.

— ¿A la pensión? ¿Pero acaso esto significa que Ergazy hace el asunto hostil? Y en general él no es capaz de la infamia.

— ¿Que, según tú, es la infamia?

— Cuando por instigación de cualquiera elevan a la persona la calumnia.

Peilzhan se reía:

— ¡Y bien, que jinete! ¡estás irritado todavía con la reseña!

Nada, saldrá aquí el libro, se harás más bueno, perdonarás a los amigos verdaderos su tiro perdido.

- ¡Claro! Si responder con el mal eso no cuesta vivir.

En esto tienes razon. Para tu padre también he hecho aquí bueno.

¿Qué tal? - Se engalla y escucha mejor! Dentro de unos días tienen lugar las elecciones. Еrgazy ha sacado al candidato - del miembro correspondiente. Así para enfriar su ardor, yo me he puesto la condidatura mia, es claro que no me elegirán. Con la candidatura de Ergazy — las voces se dividirán.

¿Vaya? Piensas de veras que si Ergazy eligiran - mi padre volcará -¡ habla que quieres! Está seguro solamente de los pensamientos.

Todo así, como hablas. ¿No está claro por que piensas en mi padre?

Los humos en la cúpula de la yurta.

— ¡Aquí esta pregunta! ¡Yo no soy el enemigo de tu padre!

— Tus palabras no parecen las palabras del amigo.

— Interpreta de cualquier manera. Juzga solamente donde la lógica: ¿Opongo al enemigo de tu padre, Entonces quien es para él?

— Hagas lo que hagas, pero es la infamia más presente.

— Hasta estas palabras dejo pasar delante de las orejas, comprenderemos después. Y voy a informar todavía aquí que... Dentro de unos días ha encontrado a Ergazy, pedía que llame la candidatura. He dicho que no haré esto. En pocas palabras, hemos hablado fuertemente, ahora estamos en la riña,

Daniel no podía comprender todavía que necesita de él Peilzhan. “ Dios mio que él, como al mola en la confesión, enseña todas las cartas. No, tal obsequiosidad no me va bien. Peilzhan no es tonto”. Daniel, ocupado por los pensamientos, como a través del sueño, oía su voz insinuadora:

— Me he persuadido definitivamente en la insignificancia de Ergazy. Sé que ha causado a tiempo muchos disgustos a tu padre. Pido, habla con él, que me perdonará por todo, — se arrepentía Peilzhan. — Y que no se tranquiliza. Еrgazy puede y pasar en los académicos. Tiene los enlaces grandes.

Daniel, tratando de adivinar todavía las intenciones escondidas del interlocutor, ha preguntado:

—Has dicho que el padre no se tranquilice. ¿Cómo comprenderlo?

— No es posible estar con los brazos cruzados, es necesario escribir donde - algo... Tu padre sabe qué hacer. ¡Con su opinión, está seguro, ajustarán las cuentas en cualquier parte!

Al fin... Se hacía claro al fin el curso pérfido de Peilzhana. ¿Cómo no espantarse por esto? Hasta el sudor de la agitación ha aparecido en la frente. A el le pareció como si fuese un participante de los asuntillos sucios.

— ¡Hasta que puede rodar la persona! — en la ira ha susurrado Daniel.

Capitulo Cuarto

Hasta ahora Arman no reflexionaba en su vida. Vivió y vivió... Todo era a sus servicios. Pesaba el estudio — él echaba los libros a un lado. Surgía la amenaza de repetir el grado — los padres corrían en socorro en seguida. La madre persuadía, suplicaba a los maestros, prometía que el hijo “se corregirá, se mejorará, estudiará”. Y Arman pasaba de la clase en la clase.

Акgul y Ergazy han aplicado todos los esfuerzos que los exámenes de acceso al instituto sean dados. Usaban todas las posibilidades: la autoridad, el conocimiento, el servicio... Hasta en los años del estudiantado, si pasaba que el hijo fallaba el examen, los padres “lo daban”. Sin su participación él se ha quedado trabajar en Alma-Ata, apenas el diploma sobre la enseñanza superior.

Y después ha comenzado a trabajar en la expedición de Kuntuar. Para Entonces y no ha notado, cómo se ha aficionado la bebida, el juego de cartas. Cuando los padres lo han comprendido y se han alarmado, de nada querían tan sinceramente, como el matrimonio de Arman. Aquí se ha aparecido Zhannat. ¿Pero acaso tal señorito el matrimonio mejoria? El solamente pensaba de que estar y pasar la noche detrás de las tarjetas... Sin embargo, si Arman se reunía en la casa y Zhannat comenzaba, expresando el descontento, la madre pobre aquí estaba a la defensa del hijo.“ Es joven, es verde, crecerá — comprenderá. Los ultimos días Arman ha revisado a cada uno de sus hechos y ha sobreestimado cada acto, ha escogido en todo desde cuando se recuerda y... antes del funeral de su madre. Él se ha espantado como inútilmente ha pasado descuidadamente los años: “¡Hasta que he llevado a la madre y si mismo, la familia!”

... Аrman no podía tranquilamente estar sobre el sofá, se revolvía en todo momento con el lado de lado. “No es posible vivir así más. Si comprender — yo he matado a la madre natal, que ni en que no era culpable”. Pero que él se haga la persona, ahora podía luchar solamente Zhannat. Pero valía la pena acordarse de la mujer, como había al lado otra imagen — Bibi. “¡No, no! Han bromeado y bastará. A mí tengo la familia: Zhannat, dos hijos”.

Hasta este tiempo la palabra "la familia" era para él la letra muerta. Todo se tenía sobre los hombros de los padres. La familia era abastecida de Ergazy. Y Zhannat se dirigía nunca al marido con las peticiones, como: “No hay estol, sacaría...” Sólo ahora Arman ha reconocido que estos años era la mariposa que calienta las alitas a fuego ajeno.

Ahora, cuando la desgracia ha hecho acordarse de la familia, él se ha desconcertado: ¿que es necesario hacer? Recordaba las situaciones enteradas leyendo una vez de los libros o vistas en cine... Es necesario, claro, trabajar. ¿Pero dónde trabajar? ¿Que él puede hacer? ¿Qué quiere hacer? A la persona no acostumbrada a algunas obligaciones, el trabajo era en todas partes deprimente. Unas prácticas y habilidades, aunque una persistencia pequeña en el trabajo — nada esto tenía Arman. Él entraba a trabajar en uno, otro, tercero establecimiento... Pero no se detenía a largo rato. Se iba "por propio deseo". Se ha acordado que ante la muerte de la madre temporalmente trabajaba en la fábrica. Aquí ha salido allá de nuevo.

Ha encontrado Arman al maestro del taller — Ahmetkaly. Ha escuchado con atención. Habiendo conocido sobre su pena, ha dicho con simpatía:

— Eso si, con la muerte, amigo, no puedes hacer nada. Llega, cuando no esperas, y lleva, a quien querrá. Y aquí que pieza resulta a veces: mejor persona muere más rápidamente. Y aunque se estrella: llora, pena, se lamenta — de nada ayudará. Así que tu eres muchacho adulto, la nariz no cuelgues. Y encontraremos el trabajo, — ha añadido el maestro, secando las manos por el delantal del lienzo. ¿— Solamente aquí que? Tú eres el señorito. Hoy te aceptarás, y mañana te emborracharás...

— Hace mucho he terminado con esto...

— Está bien, el muchacho, se domina. Ve, comienza el asunto.

Arman trataba; Él era concentrado, cerrado y callado. En el primer día hasta la comida arrastraba el mármol a la máquina que corta. La interrupción ha estado en la sombra, bajo el alero. “¡Vamos al comedor!” — han gritado a ello los muchachos de la brigada. No ha ido. Después de la interrupción ha comenzado a cortar la piedra, pero el asunto no salía bien. Él trabajaba con el encarnizamiento, casi sin darse cuenta, quería olvidarse, librarse aunque por cierto tiempo de la imagen de la madre, todo el tiempo que estaba ante él.

Infructuosamente.

Y así pasaban diez días.

Аhmetkaly no hablaba con Arman. Se acercará solamente, mirará, como aquel como si se enfurece sobre el pedazo del mármol gris, y se alejará de nuevo. ¿Que ha tenido la intención Arman de tallar de esta piedra enorme en el crecimiento humano? Primero el maestro no comprendía y quería decir: “De que por la tontería se extenúas, se ocupa del asunto”. Se ha acordado después quien era Arman, se ha acordado de su estado y se ha callado de nuevo, no ha dejado el reproche: ¿Por qué no se ocupas como que del trabajo planificado?!

Al principio Ahmetkaly parecían que su nuevo obrero simplemente pasa para nada los días. Callando, pone es absurdo a la piedra el acero candente del corte del escoplo y bate incansablemente por su mango del martillo. Pero desde cuando en la superficie del mármol gris empezaba a dibujarse la imagen de la persona humana, el maestro ha notado — Arman empezaba a trabajar en absoluto como obseso, por diez — doce horas al día, y no por siete, como es dado. Pernoctaba en la fábrica. ¡El día no le basta! Su tabuco en el taller ahora no dejaba abierto, ha puesto una cerradura en la puerta...

Si antes Ahmetkaly acercaba a Arman, ahora nadie acerca. Se ha indispuesto. Los muchachos por la brigada, en general, sabían ya que trabaja él sobre la escultura de la persona y no trepaban con las indagaciones superfluas.

Dentro de diez días Ahmetkaly ha recobrado la salud. Habiendo llegado al trabajo, ha mirado en primer lugar a Arman. Él era sorprendido, habiendo visto, como aquel gestiona sobre la escultura de la mujer.

— Dios mío, — palpando con precaución el mármol, hablaba Ahmetkaly, — parece y no parece a la difunta Akgul. Su pena es propia.

— Quería mostrar, en que tormentos moría y como era indefensa... ha respondido con la letra del maestro Arman.

— ¿Tu perdona, hermano, pero mí hasta ahora y es incomprensible que la ha llevado a la muerte súbita?

— La madre no ha sostenido la pérdida a ella ante los ojos del único hijo...

— Aquí ha dicho... Y en absoluto comprender. Eras único hijo a ella. Tu... eres vivo. ¿Cómo esto?

Аrman ha gritado casi con el suspiro doloroso:

— ¡Sí me es mejor morir que vivir! El maestro no se hacía más ni preguntar. Anonadado o la cabeza, se ha alejado.

Habiendo vuelto de las vacaciones, el director de la fábrica Kasimov ha dispuesto fabricar del mármol gris, que él ha traído personalmente de Kirguizia, el monumento a un hombre de ciencia difunto. El encargo era urgente y exigía la realización inmediata. Аhmetkaly, habiendo recibido la instrucción, ha reflexionado. Ha salido después al director, ha comenzado a hablar en línea recta:

— No tenemos mármol gris. Kasimov se ha asombrado:

— ¿Donde él se ha metido?!

Con el director las bromas son malas, él era la persona iracundo y agudo. Аhmetkaly, claro, recordaba que Arman uso la piedra sin autorización. Sin embargo en este momento ha decidido asumir la responsabilidad.

— Lo hemos soltado a un buen asunto, — ha dicho el maestro como es posible más con benevolencia, como si trataba de inculcar el mismo sentimiento al director.

¿Que todavía por un buen asunto?! — Se ha arrebatado en la respuesta Kasymov.

Аhmetkaly trataba de ser tranquilo.

— Recordáis, — ha usado él de rodeos, — en otoño hemos aceptado por el cantero del muchachito, por nombre de Arman...

¿Hhablas sobre aquel holgazán cual padre es el profesor?

— Sí, sobre aquel. Así... Él, resulta, el único hijo a los padres...

El director no ha dejado terminar, ha arrancado bruscamente:

— Sé... Holgazanea, el borracho, el jugador empedernido de cartas. En vano han tomado. ¿Porque de él el trabajo?

— Así así. Pero... Del muchacho es posible todavía hacer sin embargo a la persona. No tal él perdido.

— Dudo. ¿Y para que sobre todo esto peroras aquí? ¿Que esto tiene relación al asunto?

— Si veis... El profesor sólo el padrastro. He aquí la madre natal del muchacho poco tiempo después de su partida ha muerto.

— ¿Bueno? Eterno a ella la memoria...

— La piedra hemos dado a Arman, él ha pedido... De él el muchacho ha tallado la escultura de la madre.

— ¿Es decir cómo lo ha tallado? — Ha gritado Kasimov. ¿— es escultor él, sí que? ¿Entonces por qué ha trabajado por el obrero simple?

— Sí él, para decir verdad, y no sabía que puede hacer la escultura...

— ¡A-а, el diablo le desmontará! ¿Él aunque ha aportado dinero por el mármol?

— No.

— ¿Entonces sobre que hablamos? ¿Lo han regalado este mármol, sí? ¿Aunque comprendes, tu cabeza vieja, que pérdida se ha puesto a la fábrica?

— Por lo visto, la pérdida es bastante grande... ¡Pero que es monumento!

Aquí Kasimov ha roto:

— ¿Oye, que llevas? ¿Nosotros somos quienes? ¿El arte por el contrato de las piedras sepulcrales? ¡No me necesita su sensiblería! ¡No los ribetearé al plan! Nosotros tenemos una empresa estatal...

— ¡Sí usted miren, miren solamente que él ha sabido crear, este Arman! — sin someter al humor del director, hablaba Ahmetkaly. — el monumento no es acabado, pero ya ahora esta creación del pintor. Pensaremos todo, como de abonarle en cuenta, donde tomar los medios.

Каsymov se ha levantado de la butaca. Esto era la persona, que cada paso por el servicio examinaba desde el punto de vista de la ejecución del plan de la fábrica. Y si alguien era el obstáculo en el camino a la ejecución del plan, este "alguien" se hacía por su primer enemigo. Como si eso fuera aunque el hijo natal. Él le pondría inmediatamente en el camino de la verdad...

Каsimov no ha visto en la escultura ningun simbolismo, ninguna maestría artística. La piedra se ha quedado la piedra para él. Con todo, tratando ser objetivo, de aún más veces ha dado una vuelta alrededor aquí. Exigentemente habiendo examinado todo, ha dirigido despacio la mirada a Arman que se ha helado aparte:

— ¿De la naturaleza hacía a alguien o cómo?

— No. Por la memoria... La escultura de la madre... dijo Arman.

— ¿Las madres? Ah sí... Acepta mi condolencia. ¿Cuánto tenía los años?

— Cumplió cincuenta.

— ¿Y había todavía unos niños, excepto a ti?

— No.

Por lo visto, más Kasimov no sabía que hablar con Arman y no sabía que debe emprender con este monumento. Ha dado una vuelta alrededor de ello todavía la vez dos alrededor, ha tocado por las manos...

- Esta piedra casi sobre él llevaba ahi, — ha empezado a agitarse de nuevo el director.

Аhmetkaly estaba cierto: va a no dar cuartel a Arman, lo acometerá. Por eso de nuevo sea como fuere ha comenzado a hablar convincentemente:

— ¡Aquí gracias! ¡Pero que monumento ha resultado!

¿Qué monumento ha resultado?

— ¡Hermoso! ¡Admirable! ¡Presente!

— De nada ni hermoso, ni admirable. El maestro viejo ha encogido de hombros con lástima: diciendo un libre siempre tiene su opinion.

— ¡Sí no habéis examinado! ¡Miren como es debido! — insistía él.

— ¿Cómo miro, según usted? ¡Cuánta raza hermosa ha soltado al viento! ¿No sabéis, por qué no han encargado en el taller a la funeraria? — Se ha dirigido él a Armanu. — Ahora no existe aquí ni el mármol, ni el monumento...

— El monumento es. ¡Solamente al ciego de esto no ver! — hoscamente, ha respondido es casi silencioso Ahmetkaly.

El director, sin dirigir a él la atención, continuaba:

— ¿Ahora, pica usted tales personas con mollera, digan, quien compensará a la fábrica la pena pecuniaria? Cuenten: el pago a la mina, el transporte... A, ello. ¿Sí que hablar aquí? ¡ es necesario tomar los dos al tribunal, inmediatamente al tribunal, aquí teneis!

Arman que estaba antes callando aparte ha pronunciado:

— Pagaremos dinero.

Pero el director no lo escuchaba. Abruptamente habiendo dado vueltas sobre los tacones, él se ha dirigido categóricamente al gabinete. Ha levantado allí la tabla de la brigada por el mes pasado y se ha asombrado es aún más: Аrman en ellos no figuraba. Каsimov inmediatamente ha llamado al contable:

— ¿Pagabais el salario a Arman?

— Pagaban, — ha respondido el contable.

— ¿Por qué recargaba, si el muchacho ni el día no trabajaba?

— Sí vea Ud., en los vestidos del trabajo figuraba.

— ¿Quién cerraba los vestidos?

— Tanto como es dado, el maestro Ahmetkaly.

— ¡Después en el bosque, es más grande leña! ¿Uno no comprenderé de ningún modo, — hablaba enojado director.¿-por qué este bribón de la familia de profesor llama a los obreros de la brigada tal compasión? ¿Él que, tiene necesidad pecuniariamente?

— Sí acaso el asunto en dinero, — ha explicado que ha aparecido en el umbral de Ahmetkaly. — Arman después de la muerte de la madre se mantenía de pie apenas. Casi las pértigas en la tumba, vagaba por la fábrica como perdido. Aquí hemos decidido conjuntamente: ¡ aunque dibuja, aunque usa la piedra, no importa hasta se recobra con tal de que! Y esto bebería sin descanso o todavía que ha inventado lo peor. La norma mensual de Аrman los miembros de la brigada han tomado sobre sí mismos. Todos los días trabajaban para una hora más largamente. El plan, como sabéis, han sobrepasado.

— ¿Puede, se pondréis a pagarme mi salario? ¡Así a usted construiré todavía tal "monumento"! Аhmetkaly se ha echado a reír con el alma:

— ¡Es conforme! ¡Rueden! ¡Los muchachos sostendrán, el cuello fuerte!

— ¿Es una pena a causa del tiempo, demostraría de otro modo...¿ -Director se ha dado cuenta-que de repente esto él el trato familiar ha criado? De nuevo, tratando hacer el acento sobre cada palabra, ha mirado Ahmetkaly: ¡— tu vieja cabeza! Acaso no sabes: ¡el plan estamos perdiendo! Y a ti la máquina está parada. ¿Cómo ordenarás apreciarlo?

— Sí él acabará enseguida la escultura, allí — vemos.

— ¡Echaré! ¡Los dos echaré! — se ha movido Kasimov a Ahmetkaly. ¡— Y que aportará inmediatamente por el mármol al estado! De otro modo...—Каsimov se ha ahogado de la ira. — y mí, mañana daré la orden de su despido. ¡Al lugar de este holgazán se encontrarán los obreros presentes!

— ¿Si será correcto esto? —ha preguntado imperturbablemente Ahmetkaly. ¿— Puede, no vale la pena tener prisa? No apetece... dar muchacho en la ofensa.

¡El director sabía perfectamente Ahmetkaly — silencioso y tranquilo al parecer, pero obstinado — no lleves el Dios! ¡Si piensa que, conseguirá!

— Está bien, — ha manoteado Kasimov en la butaca.

En algunos días Arman ha acabado el trabajo sobre el monumento. Decir que a él ha resultado la obra de arte presente, claro, no es posible. Sin embargo y pasar de largo, sin haber parado, sin haber mirado, — era imposible también. Аhmetkaly, mirando en la imagen de Akgul en el mármol, rogaba al destino que Arman se ha despertado en los pechos, la chispa de la obra no lo haya quemado pero habra salvado. Para esto el Ahmetkaly mismo era listo a hacer todo.

Al día siguiente Arman se ha levantado de nuevo por la máquina. Cortaban el gres gris traído de las orillas de Il. El muchacho cumplía día tras día la norma, perono tenía agitación, como antes, no probaba. Como si el robot llevado, él miraba a la superficie monótona de la piedra. Cortaba, cortaba, cortaba... Sin pensamiento único, sin cada entusiasmo. El trabajo empezaba pronto su monotonía. Аhmetkaly, de la parte observando Arman, ha comprendido su estado. Él veía: si ahora no ayudar al muchacho, aquel se desprenderá fácilmente e irá mal. Y aquí en cierto modo por la tarde, como si habiéndose encontrado casualmente con él en la parada de autobús, el maestro ha preguntado:

— ¿Y bien, qué tal va todo, no se cansas?

Аrman ha respondido con diferencia:

— ¿Acaso en tal trabajo se cansarán? Asierra la piedra el coche y yo no. A mí solamente y el asunto por la mañana es llegar, y luego ir por la tarde.

— Perdona, pero te miro aquí y pienso: ¿no gusta, sí que, a ti aserrar esta piedra?

Аrman un poco ha disminuido el paso:

— ¿Y por qué de usted esto, en realidad, interesa?

— Sí veo, no soy ciego. Cuando hacías el monumento de la madre-directamente ardía en el trabajo. Y ahora tal indiferencia...

— ¿Por qué era Entonces?

— Como decirte... La persona completamente otra se pone, cuando recibe la satisfacción del trabajo. Llegaba antes y se iba después de todos. Embruja directamente y no trabaja. Y es ahora todo de otra manera.

Аrman ha respondido:

¡Entonces el asunto era otro!

— Sí no existe, tal vez, se movía no sólo el sentimiento del hijo, sino también el sentimiento de la persona de repente que ha encontrado. ¿Acaso no así?

Es final, sin embargo, — ha respondido Arman con toda la sinceridad. — Lo que hago ahora, no me interesa. ¿En absoluto no trabajar? Da vergüenza. Y en casa es difícil. Mientras el padrastro no tenga a nueva mujer, él nos ayuda todavía. Pero se ve ya que no hoy o mañana introducirá en la casa a otra ama. Entonces con la familia no tendré hasta techo sobre la cabeza.

Аhmetkaly se ha entristecido, pero la cordura del muchacho le gustaba. Ha notado: “Bien, bien, ha comprendido lo principal. Serás la persona, si no cambias”. Ha pronunciado en voz alta:

— Sí, es difícil hacer lo que en absoluto no te gusta. Tal era antes yo. El trabajo no amado es un tormento, diré, el sufrimiento. Y tu tienes el talento - maestro ha echado miradas inquisitivas amistosamente a Arman. ¿— se puede que serás el escultor?

— ¿Sí que, os reís? ¿Quién me aceptará?

— ¿Es decir cómo quién? Estoy seguro: cada uno, quien verá este monumento, se te interesará mismo.

— Da lo mismo en el taller escultural sin las formaciones no aceptarán. Es necesario acabar la escuela artística.

— En seguida, los hijos, nada en la vida no se hace. No es trade estudiarte todavía. Puede, que tomen allí a los alumnos...

— No sé qué decirle. Incluso si estudiar de nuevo, para mí esto es difícil. La familia...

Аhmetkaly dijo:

— ¿Tu mujer acaso no trabaja? Se puede vivir más modestamente, mientras reciba la profesión.

Аrman callaba. Desde cuando ha muerto la madre,

¿Acaso no sabes? ¡El pájaro quiere el cielo, el poeta — libertad! Esto nunca va a comprender la mujer.

— Sí, esto es cierto, — ha confirmado Arman, habiendo acordado de propia posición en la familia. — todas ellas son iguales.

— ¿Y ti de que eres tal triste? — Zhaksybay inmediatamente se ha dado cuenta. — perdona, ha olvidado en absoluto. Solamente de la comisión de servicio, allí he conocido de los periódicos sobre la muerte de tu madre. Acepta sincero la condolencia. Sí, con tú no tenemos suerte esto. Mi madre era también una persona presiosa. Ha muerto todavía hasta mi segundo matrimonio...

“¿Que ha muerto por tus argados?” — un poco no ha preguntado Arman.

- De nada, — continuaba Zhaksybay, — nosotros en este mundo los difuntos potenciales.

— Tienes razon, la persona inmortal no ha nacido, — ha apoyado tristemente la broma amarga de Arman. — Es una pena, claro que ha muerto temprano. Estaré en deuda eternamente con su memoria clara.

Habiendo comprendido que Arman todo bajo el dominio de la pena constante, Zhaksybay ha cambiado instantánemente. Ahora él se ha dispuesto en triste bueno.

— Sí, la madre es la persona especial en la vida de cada uno. Ha dado a luz, nos ha alimentado, se alegraba y penaba con nosotros. Y que han matado ella propia, ahora estamos tristes inconsolablemente. Así es llevado en la tierra desde tiempos inmemoriales.

“Nosotros que le han matado a ella”. Estas palabras han atravesado el corazón de Arman. Ha resultado, como si Zhaksybay sabe su culpa ante la madre natal. ¿O esto se ha escapado a él por descuido? Aquí hablan en realidad que pica quien quiere pisarte el pie, complacerá obligatoriamente al callo. Zhaksybay continuaba mientras tanto:

— ¿De qué atormentarse? Todavía nadie de que han muerto no revivía. Vivo debe ser así sobre vivo. — y ha tomado cuidadosamente a Arman bajo el codo: — Pasaremos aquí en este convento. Dispersaremos de nuestra común aflicción.

Аrman ha visto sólo ahora que están ante el restaurante. Se ha alegrado:

— ¡Vayamos! — el primero empezaba apresuradamente a levantarse por la escalera ancha.

El restaurante era abierto sólo hace la media hora, por eso al pueblo era poco.

— Para empezar con el frasquito de “extras”, — sin haber conseguido sentarse, ha pedido Zhaksybay que se ha encontrado como aquí la camarera. La mujer ha puesto en seguida ante ellos dos botellas; una — con “extras”, otra — con el agua mineral.

Аrman estaba todavía bajo el dominio de las palabras de Zhaksybay.

Aunque por el aguardiente ahogar del dolor, él ha tenido prisa en dos copas grandes, que están ante ellos.

— ¡Por el encuentro! — ha tomado hasta el fin, sin tregua. Zhaksybay ha sorbido sólo.

Аrman bebía por primera vez desde cuando ha comenzado a trabajar con Ahmetkaly. Es ahora él en seguida ha sentido una fuerte embriaguez.

- ¿Que encargaremos todavía, Arman?

A mí da lo mismo, — ha pronunciado aquel indiferentemente y ha aplastado ahora la copa con el agua mineral. Como si y, él miraba a Zhaksybay, que algo de mí de arte. De los nichos, a la camarera, todo que anota exactamente el librito.

Arman así, de un tirón, no bebía. Habitualmente él tenía el placer caliente y de largo rato ha charlado con los socios. No sufría. Y el caso opuesto ponía en marcha los puños. Una vez "ha tenido suerte" de probarlos, cuando él ha notado claramente la mirada hostil de aquel amigo. Temiendo que el amigo esta vez echará algo, ha corrido su copa y ha puesto al lado pequeña copa.

— No beberé más, — ha asegurado su Arman.

Zhanksybay esto querría, con todo eso en voz alta

Ha pronunciado:

— No irá así. No bebo uno. Eres obligado por lo menos a apoyarme.

Аrman se ha acordado inesperadamente de las palabras de Kuntuar que aquel decia a la tumba de la madre y... ha comenzado a repetirlos en voz alta. ¿Zhanksybay trataba de desmontar que es refunfuña a él bajo la nariz? Pero, así nada y sin haber comprendido, se ha asustado aún más: “¡se ha puesto completamente borracho!”

La camarera ha traído los fiambres. Аrman ha tomado todavía la copa, una mas. Y de repente ha agarrado inesperadamente bruscamente Zhaksybay por los bordos de la chaqueta, ha atraído a su cara y, habiendo clavado en él la mirada, ha preguntado:

— ¿Que lo hablabas allí recientemente sobre el hijo que ha matado a la madre?

Zhanksybay no ha comprendido. Ha pensado sólo: “Él es borracho en verdad, como el cerdo” — y quería levantarse.

— Como si no hablaba nada ofensivo para...

— No, no me ofendo. Pero has dicho, parece: “el hijo que ha matado la madre...”

— ¡Y! Sí estas no son mis palabras, — se ha acordado Zhaksybay de la conversación a principios del encuentro. — a alguien los descontaba. — por la costumbre siempre todo derribar a alguien, él ha obrado hasta aquí así como. — Si no ha olvidado, hay tal aforismo: “Cuando nacen los niños — la madre se alegra. Cuando muere la madre — los niños penan”.

— Es bien dicho...-bisbisaba Arman, — Sí, sí, es justo. ¡Claro, nace el niño es una alegría! ¡Si muera la madre esla pena incurable! — los ojos de Arman se han encendido de nuevo en fuego malo. Él, como por primera vez, era listo a acometer a Zhaksybay. — Y si es posible, di, al contrario: nace el niño — la madre se aflige; muere la madre — los niños se alegran?

— ¿Por qué no existe? En la vida y tal, claro, es. ¿Acaso no basta que se niegan a los niños? Hay unos nenes que alegran cuando muere su madre. “¡Al fin, — piensan, — la propiedad me ha pasado en propiedad!” Se acuerda por lo menos de las películas extranjeras de esto...

— ¡Es así los extranjeros! Y nosotros no somos asi... ¡No debe ser!

—Sucede!

— ¡No debe ser!

— ¡Pero ya que es!

Los dos se han acalorado. Аrman ha palmoteado inesperadamente la palma por la mesa.

¡Es imposible! — ha gritado él, con los ojos fuera de las órbitas al amigo. ¡— si lo son tales niños, no son los humanos!

Zhanksybay se ha dado cuenta y se ha echado a reír amaneradamente.

— ¡Claro, claro, — amigablemente ha comenzado a hablar él, — sobre que la conversación! — y de repente todo ha comenzado a radiar: ¡— Mira, mira, que divinidad! ¡Sí no reduce de nosotros los ojos!

Todavía enfurecido, Arman ha vuelto la cabeza en estroncio, donde indicaba Zhaksybay. De la sorpresa él ha empezado a temblar. Algunos muchachos en almidonado y la compañía, conocida a ello, de las mujeres estaban en el centro de la sala. Entre ellos — Bibi. Habiendo notado que Arman la ha conocido, Bibi se ha levantado y despacio, como si de mala gana, ha ido a él, llamando la atención de los circunstantes.

- ¡Bien, Arman! — ha saludado negligentemente, ha acercado más cerca silla y, sin esperar la invitación, se sentaba. — Compadezco de tu pena. Ha venido hacia nosotros, quería apoyar en el minuto difícil. Pero... El ama feroz. Me ha echado.

— Sé...Que la persona no hará en la pena.

— ¿Ella esta en la pena, y me alegro, sí que? La persona en cualquier caso debe comportarse.

Ha comenzado a tocar música.

— ¿Bailaremos? — Ha propuesto Bibi.

Él ha sentido que es borracho, — no vale la pena ir bailar, y después... Este Bibi... Pero la mujer lo ha sido ya por las manos y ha sacado al medio de la sala. Él no resistía.

— Tal infeliz, — hablaba ella silenciosamente.

— ¿Por qué?

— ¿Cómo esto por qué? La madre de Zhagypar, como ha conocido sobre la muerte de tu madre, no ha muerto también por el ataque. El hijo de ella me ha acusado y ha exigido el divorcio. Después del tribunal ha tomado a la vieja y obligaron a retirarse a algún lugar. Tiene alguien el corazón enfermo y yo soy culpable...

La orquesta jugaba una melodía sentimental. Bibi, balanceándose en el ritmo lento, continuaba en voz baja condenar en el ritmo suave:

— Soy tal infeliz... ¡Había una en todo el mundo!

Аrman callaba, dando un apretón de manos. Él no sabía claramente que decir, como consolar a Bibi. Propia pena que no se ha derretido en el pecho, apretaba el corazón...

— Claro, — arrullaba mientras tanto Bibi, — si pensar, mí no tal infeliz. — miraba a sus ojos de el, buscaba su mirada. — tengo mi Arman. ¿La verdad ya que? Y a mí... Solamente para ti se ha divorciado de Zhagypar...

Del restaurante se han ido juntos. Ni mañana, ni pasado mañana Arman no ha vuelto a casa, ni al trabajo.

Capitulo Cinco

Los kazajos hablan: “Que verá el pajarillo en el nido, él lo hará, cuando saldrá”. No ha nacido casualmente la sabiduría popular. El ejemplo de los mayores en la familia es contagioso. El ejemplo bueno — los niños crecen sano en cuerpo y alma, el ejemplo malo — sabe que irán por la vida, como se dice, con la dislocación en la ducha. El carácter, la costumbre de los mayores, su manera de ver la vida — todo con la avidez absorben los chicuelos. Y, siendo los adultos, hacen las conclusiones, dan la apreciación a los actos de los padres.

Después de la muerte de Akgul Kuntuar visitaba dos veces la casa de Ergazy. A pesar de sus relaciones anteriores, pensaba: “Es necesario visitar, dispersar su pena...” Pero... nadie le ha encontrado en la casa de Ergazy. Y había aquí un de los viejos amigos. Han hablado sobre las cosas. Se han acordado de Akgul pobre, han lamentado a su marido enviudado prematuramente. Turbándose un poco y agitando, el amigo viejo ha informado a Kuntuar:

— Se dicen que él no pena especialmente por la difunta... ¡Resulta, casi justamente después del funeral empezaba a pasar el tiempo en casa de una nueva secretaria!

— A-а, las personas llevan mucho la sombra sobre el seto, — ha respondido Kuntuar, — Ello, claro, no dulce quedarse en la casa, donde todo recuerda así a la mujer querida.

— ¿Pero por qué, — insistía en la justicia de las palabras el amigo, — Ergazy no se va de la casa, digamos, a tu casa o a la mía? ¡Y esta mujer es extrana a el! ¿Que él ha olvidado en su casa?

— ¡Deja, es todo el chisme! — cortaba Kuntuar. Sin embargo el mismo día ha oído, como por la conducta indecente de Ergazy eran indignados los otros. Tenía el dolor en el corazón, se hacía ofensivo por Akgul.

“¡Que este Ergazy, sin embargo, es la persona cruel! Habla uno, hace otro. Sobre la persona — como si la máscara. ¿Cómo ya las cotorras de los años no puedo discernirlo que a él allí, bajo la máscara? Tiene nada que decir: es bueno ejemplo para los hijos. Aquel, el pobrecillo, es la persona con la enseñanza superior. Ha crecido en realidad ni a que no adaptado, el borracho. Es necesario hablar con el muchacho, por lo menos para la memoria de su madre. Sí ya que Zhannat ha crecido sobre mis ojos, casi a la hija mía. No es posible olvidar de ellos”.

Pero después de estas decisiones Kuntuar ha salido de prisa para la expedición. La causa era demasiado importante: Mikhailov ha informado que habían enocontrado unos nuevos hallazgos arqueológicos.

En Kayrakty él ha estado tres meses. En el tiempo más pesado para la familia joven no resultó por una serie de tal amigo seguro mayor que sería Kuntuar.

Se agitaba el arqueólogo no en vano. Poco tiempo después de la muerte de Akgul, Ergazy ha llamado a Arman y Zhannat.

— Los niños mios, — se ha dirigido él bastante suave, — todo esto el tiempo, mientras vivamos juntos, de nada compadecía para usted. Si mucho, si poco ganaba — todo era suyo. En esta casa nos ha recogido Akgul. Ahora no esta viva...—Él ha callado, como si no en las fuerzas hablar por los sufrimientos pesados. — el destino ha aportado en nuestra casa el desacuerdo.

Cuando él pasa hasta entre el marido y la mujer, se parten. Y no podía, Arman, hacerte el padre presente, a mí — el hijo... Ergazy de nuevo, como si en las fuerzas no vencerá la dificultad, ha caído a su parte. — En general, — ya ha comenzado a hablar más categóricamente — espero todavía tener los propios hijos, el foco caliente. Ha decidido aquí casarse. Y si para nosotros son diferentes calderos, los intereses irán por separado.

Pienso, tenéis que vivir independientemente, bastará, vos he ayudado bastante... Ahora vayan. El apartamento, pienso, encontraréis. Y tomar de la casa podéis...

Аrman estaba con la cabeza baja y no reaccionaba de ningún modo a las palabras del padrastro. Y que él podía objetar o decir, cuando no presentaba, que dificultades pueden esperarlos delante.

El mismo día, tan pronto como Arman y Zhannat con los niños han abandonado la casa, Ergazy ha llevado la secretaria con su hija de ocho años.

— La muchacha da en el internado, — ha dicho él a la esposa joven. — es nuestro tiempo de vivir...

En Kayrakty habían unos días secos y calurosos, cuando ha llegado aquí Kuntuar. Soplaba el viento del sur sofocante, pero el arqueólogo no notaba nada de esto. Habiendo bajado del coche, habiendo olvidado el cansancio del camino, él marchaba animosamente detras de Mihayklov. El lugar, donde han encontrado los nuevos monumentos, era un poco más al sur del campamento. Este túmulo bajo sobre la llanura atraía la atención de Kuntuar un poco antes. Él cada vez, pasando de largo, decia a si mismo: “Es necesario investigar aqui todo esto”. Suponía al mismo tiempo que la vez el túmulo es pequeño, esto pertenece a la época del bronce. El científico era interesado por un período más temprano.

¡El bravo muchacho es Mikhailov! Él ha cavado la trinchera alrededor de la colina y ha descubierto enorme, por el cinturón a la persona, la piedra. Por las dos partes de él — dos estelas de piedra. No hay duda, son los testigos del mundo que existía antes de los sacos. Entre la piedra y las estelas en los días ventosos el tiempo ha amontonado esta colina sobre la llanura. Tales piedras de túmulos y las estelas Kuntuar veía antes. Ellos no son la rareza en Saryarka, especialmente a las orillas de Ishim y Tobol. Por las suposiciones de los historiadores, la mayoría de ellos se refieren a la época Kipchak y Usuns. Algunos científicos cuentan que estos monumentos pertenecen a la tribu chud. Afirmar que vivía una vez este pueblo en la tierra de los kazajos, claro, es difícil. Pero si los monumentos realmente pertenecen a la tribu chud, su cultura debe ser considerablemente más alta de todas las tribus, vecinas a ellos.

De las leyendas es conocido que los chud poblaban las tierras del Arco en la vecindad con Siberia. ¿Por qué imagen estos hallazgos tan parecidos a sus monumentos, se encontraban aquí, a las orillas del Syr-Daria? Si permitir que los tribus chud vivieran de las orillas Esil y Tobol hasta el Syr-Daria, Entonces esto fuera el pueblo muy numeroso. Y de nuevo hay la adivinanza. Si el pueblo numeroso y, seguramente, viable, no podía dejar solamente estas piedras simbólicas. ¡Deben ser sus otros monumentos! ¿O en estos lugares vivía todavía un pueblo parentesco chud, con la cultura, próxima a ellos?

Lo más probable, esto eran las tribus nómadas. ¿Dónde estan sus enterramientos, donde los cementerios? ¿O, cómo los mongoles antiguos, dejaban morir los ancianos en las cimas de las montañas, e incluso en el desierto? ¿Puede, adoraban a fuego y quemaban los cadáveres, habiendo dispersado la ceniza?

Кuntuar con el interés examinaba las estatuas de piedra. Pero mientras callen, sin abrir el misterio multisecular... El científico profundizaba lógicamente cada nuevo pensamiento. Al mismo tiempo dudaba en muchos aspectos, algo rechazaba y se metía de nuevo por un poco en el fondo de la conciencia la conjetura: “los Chud se consideran el pueblo progresivo para el tiempo. ¿Y si pensaban estos antepasados lejanos, que han dejado a nosotros en la herencia los monumentos sempiternos, en el futuro, sobre los descendientes? ¿O estos monumentos son sólo la casualidad?”

Las reflexiones de Kuntuar eran interrumpidas por Mikhailov.

— Hay aquí un lugar interesante cubierto por la piedra cuadrangular, — ha informado él. — Lo ha descubierto casualmente. Ha comenzado simplemente a cavar, oigo — la pala ha sido golpeada sobre la piedra. He enmascarado todo, se ha cubierto que nadie choque hasta su llegada. Abajo, probable, el pozo porque es escondido.

— ¿Donde?!

— Aquí.

Vasily ha dispersado rápidamente por la pala el cascajo y la arena, ha aparecido abajo la piedra rojiza. Él era no continuo, consistía de cuatro partes correctas.

— ¿No trataba de levantar la plancha?

— Probaba. No se ha movido. Y en la arcilla cerca de la piedra no es posible meter la pala, hasta los trozos no clavan. Lo más probable es que pasaba aquí el río. La arcilla se ha cubierto de cemento.

— Entonces comiencen a cavar aquí esta parte. ¡Si es difícil tomar hasta aquí por la pala o los trozos, cuidado! para no romper la piedra, explosiona en los medios metros el suelo...

— Bien.

Se han alejado y se han sentado cerca del túmulo. De bronce del bronceado la persona de Mikhailov brillaba ahora en el sol. Vasily sonreía bastante, poniendo el pecho al viento caluroso, como si este malo viento seco y caliente podía traer realmente el fresco deseado. Кuntuar ha dejado al lado chaqueta y también deshizo de la puerta de la camisa.

— ¿Significa que en dos años en este lugar construirán la presa y todos los alrededores encenderán por el agua?

— Sí, es planeada aquí la construcción grandiosa, — ha respondido el científico — las personas pueden Entonces asimilar estos sin límites las estepas y el desierto, levantar la economía de las regiones que se acuestan al Syr-Daria. Por eso es importante más de prisa acabar y la inquisición arqueológica de la localidad. Y esto no sabremos que han enterrado en el fondo del mar artificial.

Mikhailov con la admiración miraba a Kuntuar.

Cada día él se interesaba más por la profesión del arqueólogo-investigador y no dejaba de asombrarse de su valor para el pueblo. Él ahora era profundamente convencido que las personas deben saber seguramente sobre pasado. Y por eso quería conversar así con Kuntuar sobre la arqueología. Que no ha recibido las formaciones en la juventud, Vasily escuchaba los relatos del científico sobre las batallas y las derrotas, sobre las destrucciones y las civilizaciones antiguas. Bajo la influencia de estas conversaciones se cambiaba visiblemente su manera de ver la vida, los juicios. Hasta el carácter se hacía otro.

Кuntuar captaba con atención todos los cambios que pasan en el muchacho. Y con aún grande placer leía las conferencias originales y comprensibles ante el estudiante agradecido.

Aquí y es ahora entre ellos ha sida entablada la conversación.

— Claro, encontrar y dejar a los descendientes los monumentos de la antigüedad es bien, - hablaba Vasily. Si había tal ciencia que ayudaba a las personas conocer no sólo que había hace cinco mil años, sino también lo que será por lo menos dentro de cientos, dentro de mil de años... ¡Aquí esto sería el servicio al progreso!

Кuntuar sonreía a unos pensamientos, mirando a lo lejos, a aquella parte del río. Ha pasado un tiempo, antes de él ha pronunciado:

— Imagina, muchacho, existe en el mundo tal ciencia. Se llama metalogenia. Los científicos estudian que metales eran encontrados en la región dada de la tierra en pasado, donde — hay ahora, predicen, donde se podrá obtenerlos en el futuro. Exactamente así como sabiendo el pasado y el presente del pueblo dado, se puede casi sin faltas prever su futuro. Se puede de antemano planificar hasta todas las riquezas de la razón humana, la energía, la felicidad de la gente... la viencia ha demostrado que el futuro de la humanidad es el comunismo. En las primeras filas van los luchadores por este futuro, van los comunistas. En nuestra lucha no es posible nunca olvidar del enlace de los tiempos. El día de hoy y pasado el pueblo son unas épocas vinculadas entre ellos.

La palabra importante se queda aquí detrás de la arqueología. Toma, por ejemplo, Ásia. Desde tiempos inmemoriales se considera que por primera vez la sociedad humana y la cultura han aparecido aquí, sobre el sudeste, en parte oriental y central del continente. Por las condiciones históricas y geográficas las personas de aquí no podían penentrar en parte norte de la Ásia, digamos, al Extremo Oriente a Siberia. ¡Sin embargo, no más tarde que en 1951 en el Extremo Oriente habían abiertos los monumentos arqueológicos que han demostrado que el hombre existía aquí todavía hace cientos — ciento cincuenta mil de años! ¡Aquí él encendía la hoguera, vivia, cazaba!

— ¡No puede ser! ¿Cómo han conocido?

— Recuerdas, hablaba en cierto modo que las orillas de los ríos son los primeros ayudantes de los arqueólogos. Aquí a través de los depósitos de los suelos, a través de los minerales y los cortes mismos del barranco el investigador siempre puede leer sobre pasado como en el libro. Se puede, por ejemplo, conocer, que era el clima en estos lugares hace mil de años — árido o húmedo, si había aquí una inundación o el incendio, el frío o el calor. Y aquí sobre el Extremo Oriente, cerca de la aldea de Filimoshkino, por los hundimientos frescos de la orilla del río los arqueólogos han determinado que en este lugar se encontraban una vez las colonias del hombre antiguo. ¡Han comenzado a cavar y poco tiempo después han descubierto los objetos de los tiempos de la edad de piedra! Después los hallazgos semejantes eran hechos a las orillas del Amour, en las montañas de la Altai. ¡En pocas palabras los científicos han demostrado convincentemente que el hombre vivía en Siberia y en el Extremo Oriente todavía en los tiempos del paleolítico! Que decir - el arqueólogo tiene mil de caminos en la época antigua.

Hoy, digamos, nadie no discute sobre lo que los antepasados de los indios americanos en la época del período neolítico eran las personas procedentes de las orillas de nuestro Baikal. En aquellos tiempos remotos el continente americano se unía por la tierra a Ásia cerca del estrecho de Bering. A través de este puente natural entre dos continentes la gente se comunicaba entre ellos. Los habitantes antiguos de las orillas del Baikal lo pasaban a América y eso se ha demostrado por las investigaciones modernas etnográficas y antropológicas. Las calaveras, encontradas durante las excavaciones arqueológicas, confirman que los aborígenes de América eran mongoles. Ahora es conocido que la cultura de las tribus que poblaban las costas del Amour, la Lena, la Angara, la Zei, no cedía a la cultura, de tales estados desarrollados en aquel tiempo, como Japón, China, Mongolia. Los monumentos esculturales de estos pueblos antiguos, la máscara, los ornamentos sobre la vajilla, la imagen encontrada de Nanai muchaha dicen lo que la cultura no ha llegado a estos bordes de China, y era más antiguo. Es decir los chinos apropiaban la cultura a este altamente desarrollados para aquel Entonces los pueblos de Siberia.

Кuntuar ha callado y estaba mucho tiempo habiendo reflexionado. Mikhailov trataba de no interrumpir sus pensamientos. Ha esperado al fin el minuto, cuando el científico ha comenzado a hablar de nuevo:

— Si disponer, por ejemplo, los monumentos de las épocas diferentes por el tiempo de su surgimiento, es fácil notar, así como en Siberia, y sobre el Extremo Oriente nunca en el desarrollo de los pueblos se interrumpía el enlace de los tiempos. Y el nacimiento del arte antigua de los pueblos de aquí se va en la edad de piedra. En realidad, ahora los científicos son inclinados a afirmar que el hombre primitivo habitaba en el norte de Asia todavía hace cientos — ciento cincuenta mil de años. ¿Pero que había en este momento, por ejemplo, en la misma Siberia Occidental o más al sur — en la tierra kazaja? Mientras sepa que sólo bastante noticias superficiales de los pueblos que vivían aquí hace unos cinco mil de los años. Construimos las suposiciones de la cultura que atribuimos por eso. ¿Que había en estos lugares antes? ¿Que había justamente después del período de hielo? Se puede con seguridad decir que la época de piedra se ha cambiado aquí por la época del bronce. ¿Pero, probablemente, existía la cultura en absoluto desconocida a nosotros? Responder a la gente del presente y futuro, por lo menos a una de estas preguntas, es mi sueño. ¿Pero si llegaré a tiempo?

— ¿Por qué de repente habláis así? — Ha preguntado Mikhailov. ¿— encenderán el territorio?

— No, — ha respondido Kuntuar. — El hecho es que el tiempo se va. El único hijo no ha ido por mis altos. Y para realizar lo pensado una vida no basta. Claro, saldrán a mi camino y acabarán la búsqueda otros científicos. Pero el investigador tiene unos sueños, no abiertos al mundo. Aquí toda la vida aspiro a realizar el sueño, aunque es vislumbra a si mismo, de todo en absoluto es minúsculo de las esperanzas. Solamente sé que hago una vida nómada detrás de ella por las estepas de Kazajistán. Las dificultades, la aflicción, el fracaso... En el camino a su verdad siempre hay muchos, pero es necesario seguramente vencerlos, es necesario resistir, sostener...

— ¡Sostendría! ¡Sostendría obligatoriamente! — se ha escapado a Mikhailov.

Кuntuar ha mirado con alegría al muchacho.

Mikhailov y cuatro obreros durante unos diez días horadaban firme, como el cemento, el terreno entre dos guardianes de la antigüedad — las estelas de piedra. Al fin han desenterrado la plancha compuesta de cuatro piedras rojas. Después el asunto fue más rápido. Bajo la plancha han descubierto el pozo cuadrangular. A través de dos metros sobre la pared del sur del pozo han tropezado con la albañilería. Se ha ido a enteros dos días, mientras destruyamos esta construcción de las piedras ajustadamente conducidas, aseguradas por grisáceas solución. Detrás de las piedras había el esqueleto humano. Los huesos de las manos y los pies estaban separadamente, delante. Cerca de la cabecera había la hacha de piedra y dos vasos de la misma piedra.

Кuntuar ha bajado en la tumba, todo allí inquiría escrupulosamente. Él era muy asombrado — nunca encontraba os enterramientos de esta especie el científico.

En la arqueología es conocido tres tipos de los enterramientos de la persona hasta los tiempos de los escitas: las tumbas directas, cuando el cuerpo bajaban en la posición vertical en los pozos profundos; las catacumbas-nichos, donde cerca del cadáver echaban el armamento del difunto, que es útil como si en el otro mundo, las joyas — para la pacificación de los ángeles de la muerte. Y al fin, el tercer tipo de los enterramientos: las tumbas reforzaban por los troncos, se puede decir, construían la casa presente, el cuerpo ponían boca abajo, la cabeza — al norte.

Los sakas echaban al difunto a la espalda y la cabeza al occidente.

Кuntuar veía muchos enterramientos de los sacos de viaje antiguos. Pero nunca los difuntos en ellos no eran echados boca abajo, como en las tumbas de madera que se encuentran en la costa del Dniéper y Dniéster. Y nunca no los ponían al lado derecho. Ha asombrado especialmente Kuntuar del hacha hecha de la nefritis. El hacha era de un modo excepcional aguda, con el acabado hermoso sobre la cuña de minero. Claro, es el objeto de los tiempos de la edad de piedra. Los arqueólogos encontraban las hachas de la nefritis sobre el Extremo Oriente entre los monumentos de Kondona. Solamente el ornamento y la forma eran allí otros. Además es establecido exactamente que el hacha es hecha de la nefritis de las orillas del Baikal. ¿Dónde era fabricado este? Sobre lo que la nefritis no existia aqui y nunca fue a las orillas del Syr-Daria, Kuntuar lo conocio bien.

¿De veras los nuevos monumentos es el certificado del mundo desconocido todavía, ahora cultura abierta? ¿A qué tiempo pertenecía? Aunque, no hay duda, el hacha y los vasos se refieren a la edad de piedra. Pero aquí el tipo del enterramiento recuerda las tumbas cimerias de las tribus que vivían en el comienzo de la edad de bronce. La pose, en que es inhumado el difunto, se encuentra solamente en las tumbas de madera, característica para el medio de la época del bronce. ¿Que resulta? Son recogidos aquí juntos los monumentos de las épocas diferentes, a partir de la edad de piedra (hace cinco-seis mil de años) y acabando tiempos de los escitas? Como si alguien se ha burlado especialmente sobre el arqueólogo viejo. Como si ello ha dado una vez más la posibilidad de persuadirse en la corrección del pensamiento del enlace de los tiempos que él quería así repetir.

Кuntuar ha dispuesto medir la zona del enterramiento, fotografiar todo en sus lugares: el esqueleto, la hacha, y los vasos. Los restos del hombre antiguo han enviado en el museo central antropológico. Los hallazgos lo han hecho de nuevo profundamente reflexionar: ¿probablemente, los sakas, tanto como parentesco a ellos Argrippei, se han convertido luego en los kazajos? ¿Pero que son a todo esto pruebas? Las pruebas son todavía un poco pequeñas. Sin embargo motivos algunos son bastante serios. Por ejemplo, (sus tiempos los kazajos entierran difunto exactamente así como (los sakas — en los ahondamientos en la pared de la tumba.)Y en la ciencia es acepta contar de las formas de la cultura del pueblo. Cerca por el estilo y el arte de estos pueblos. Cerca de los sacos de viaje — “un estilo de bestia”, a los kazajos — “los cuernos de carnero” o “arkhar”. ¿Quién puede demostrar que un tipo del arte no ha engendrado a otro? Las imágenes de las personas, los animales, las esculturas de oro y de plata en las estepas kazajas no se encuentran a partir del séptimo siglo. Pero esto todavía que no habla. Lo más probable, ha influido aquí la influencia de la religión musulmana, que prohíbe dibujar a la persona y el animal. ¿Entonces se ha cogido de donde la imagen orgulloso bey sobre el lingote de oro? Desde muy antiguo lo es mencionado en los cuentos. Son necesarias todavía muchas pruebas. Es necesario dirigirse a los documentos, los trabajos de los autores, comenzando de Herodoto, buscar los nuevos monumentos arqueológicos. Los kazajos tienen muchas palabras con la raíz "el saco". Es necesario hurgar en los diccionarios. ¿Si no derramará todo esto la luz adicional? Mientras Kuntuar investigue los nuevos hallazgos, Mikhailov con el grupo de los obreros limpiaba escrupulosamente el enterramiento de la tierra.

Tal vez, Vasily no explicaría claramente, por qué él primero llega aquí en la aurora. Lo tira a las excavaciones. Hasta la noche avanzada él — en que la vez — palpa, tabalea, limpia por las manos cada milímetro de hoyo excavado. De la parte es posible pensar, como si él ha perdido algo extraordinariamente de valor y busca ahora. A Vasily le parecía que las paredes guardan el misterio importante: “¿Para que sobre la tumba estas cuatro planchas? Y cada uno de ellas es imposible levantarlo por el hombre... D nuevo arriba todo se ponga cementado el terreno. ¿Por qué la tumba han cubierto tan firmemente por las piedras y han segado de arriba? ¿Es posible, porque es inhumado aquí el jefe de la tribu? Que sepa... Pero sobre esto gritan aquí estas paredes de piedra”.

Mikhailov ha comprobado ya todas las paredes de la tumba, ha bajado en el nicho y empezaba a batir los trozos por el fondo. El golpe, segundo, tercero y... Los trozos han comenzado a rechinar sobre el objeto metálico. Vasily ha arrojado los trozos y los comienzan por las manos esparcir la tierra — el bien, el terreno se encontraba suave. Aproximadamente en unas medias horas él ha descubierto un nuevo nicho, más profundo... ¡Dentro de ella brillaban unas cosas de oro! En la agitación el muchacho de nuevo dormía ligeramente el ahondamiento y ha echado a todo correr a Kuntuar.

Algún tiempo después de la tumba eran sacados el puñal, los tazones y otros objetos de oro y de plata. Pero ni uno de ellos no era cumplido en “un estilo de bestia“ y no se refería a la época de los sakas. Perforo de los pensamientos y los sentimientos ha llamado a Kuntuarel lingote no pulido de oro, el tamaño de un huevo. Si en la tumba era enterrado el jefe de los sakas, el lingote sería adornado obligatoriamente con el dibujo en mismo “un estilo de bestia”. Pero los hombres antiguos han puesto el lingote en prístino, en su tipo natural. ¿Por qué? Кuntuar lo ha tomado en las manos, con la sonrisa ha comenzado a hablar:

— Ahora ni Ergazy, ni sus cómplices no dirán que no traemos la utilidad al estado. — y con el agradecimiento ha mirado a Mikhailov: — seas el arqueólogo verdadero, Vasily Ivánovich. Felicito con todo el alma! Hoy has desmentido la opinión del pancista que el oro seducirá de la vía verdadero hasta al ángel. (Hoy ves en este lingote algo más caro, que el oro, — el servicio a la ciencia. ¡Gracias a ti, mi amigo!

Cuando poco disminuido su primera agitación, ha pronunciado en la reflexión:

En la arqueología no vale caro el oro, sino que dice al mundo. Por lo visto, resulta que en el olfato del bronce había aquí todavía una cultura artistica. Claro, todos aclararán las investigaciones ulteriores. Mientras sea indiscutible solamente uno: el enterramiento se refiere a los primeros siglos de la época del bronce.

— ¿En este caso de donde el hacha de piedra y los vasos? ¿Acaso, no son testigos de la edad de piedra?!

—Esto así, — respondía Kuntuar. — hay muchas las adivinanzas. Pero creo que los abriremos.

Capitulo Seis

Аrman se ha quedado aqui desde la misma noche, cuando ha venido a casa de Bibi. Los padres acaban de enviar a la hija la siguiente suma de dinero. Y los jóvenes, sin ser aterrados el día de la mañana, vivían alegremente.

— Quiero que te hayas dispersado, — hablaba Bibi, abrazando a Arman. Por los dedos largos peinaba a ello a la raya los cabellos que disminuyen a la frente. — con nosotros durante los últimos tiempos las cosas han sucedidido horrorosas... Es necesaria una vez para siempre olvidarlos. ¡Si todo esto llevar en el alma, se puede bajar de la mente!

La mujer ha tomado de la mesita la botella de coñac, ha vertido en las pequeñas copas de Arman y a si misma. Después ha mordido chocolates y caramelos y ha guiñado maliciosamente:

— ¡La mitad — para ti!

— ¡encantado tu eres mía! — Arman la ha abrazado con ternura y ha apretado a él.

— ¡No, Tu eres mi premio por todos mis tormentos! — arrullaba cariñosamente Bibi.

Ha pasado así la semana. Despreocupado y alegre. Dentro de ocho dias Bibi ha propuesto:

— Da saldremos de aquí, de otro modo todo recordará aquí sobre anterior. ¡Mis padres te aceptarán con la alegría!

Arman ha tomado la parte superior de su carácter ligero. Las bebidas y la alegría, el abrazo de la mujer, con que soñaba tanto, — todo lo ha llevado de la pena, ha dado la posibilidad de olvidar los días penosos. Аrman temía hasta de acordarse de aquellos desbarajustes, con que se ha encontrado recientemente. Las preocupaciones de la familia, el trabajo en la fabrika parecían un infierno verdadero. Porque él no estaba borracho, y habiendo acordado de esto, en seguida sobrio.

La proposición de Bibi parece a aquel único camino, que lo librará de todo anterior. Y Arman se ha decidido a salir rápidamente de Kayrakty.

Y Zhannat en seguida, como Arman no ha venido a casa, ha comprendido, donde él puede ser. ¿Que restaba hacer? ¿Correr a él? ¿Buscar? ¿Pedir volver? No, no ha hecho esto y a nadie pedía sobre esto. “¡Bueno, que hace que quiere, que!” — pensaba Zhannat.

Una vez a ella ha pasado la mujer conocida y ha contado:

Parece, que tu Arman... Han ido a salir. Están con las maletas en el aeropuerto.

— Así y bien. Salen, aunque no los veré, — ha respondido Zhannat y como exteriormente se tranquilizaría.

Sólo unos cuantos días después se ha dado cuenta: ¿puede, no ha ido en vano al aeropuerto y no lo ha llevado por la mano a casa? Él blando de carácter...

Sí, con frecuencia. En los tiempos de crisis no perdona el corazon que ama. No deja de pensar a la persona sobriamente.

Tanto como hablaba Bibi, sus padres han encontrado de una manera nueva con los brazos abiertos. A la madre habla - aquí estan y nosotros, gracias a Dios, todo se ha instalado. La hija ha llegado, al fin, la felicidad”. Y después de aquel, aprendió que Arman — el hijo del profesor Ergazy y ha cobrado ánimo en absoluto. Antes cada vez suspiraba penosamente, habiendo acordado sobre único, parecido a ella, la hija, que se ha casado por ordinario “en el aula los maestros”... Ahora, parecía a ella, la hija ha adquirido, al fin, el soporte seguro en la vida.

La verdad es que habitualmente silencioso, el marido, era indignado que durante el año la hija se casa dos veces. La mujer preguntaba con rabia:

— ¿Cuyo esto a ella el carácter? ¿Si no tuyo, querido mío?

El marido anonadadamente se retrasó, mascullaba silenciosamente:

— Me casaba solamente la vez.

— ¿Según tú, Bibizhan es culpable que no la gustaba el primer marido? — Preguntaba desfiantemente la madre, con las manos en jarras, con las mangas, envueltas por el codo, en medio de la habitación. Había tal impresión que va a echar cuerpo a cuerpo a proteger “único” de un verdadero enemigo feroz.

— ¿Si no le gustaba, no era necesario casarse con él?

— Has olvidado uno: Bibizhan todavía es el niño ingenuo. ¿Quién en su edad no se equivocaba? ¿Saber de dónde que se casa con la persona mala? ¿Sí que ella? ¿Hasta, infeliz, acaso sabía en veinte años que, habiendo casado contigo, compadeceré esto toda la vida?

— Sin embargo, tu no me... ¡Has dejado!

La mujer un poco se ha alejado en la obstinación:

— ¡Gracias a Dios que has nacido tal feliz!

Sobre esto la disputa se ha acabado.

Unos dos meses Bibi y Arman no bascaban trabajo, descansaban. Como si no han llegado de Kayrakty, donde los centenares de mismos jóvenes vivían y trabajaban en la construcción grande y del destierro forzado. Y los mosquitos allí los mordían hasta las ampollas, arenosos perfores no dejaban abrir el ojo, los vientos hacían caer, el bochorno incineraba el alma... La madre de Bibi de los pies estaba llevando todo en los platillos a aquellos. “¡Llegaréis a tiempo todavía, trabajaréis mucho! ¡El trabajo no es el camello, en la estepa no huirá! ¡Todavía la vida es tormenta!” — dijo.

En la casa no hay día sin los invitados. Tenía alguien el cumpleaños, el encuentro con los compañeros de clase, las fiestas.

Una vez después del refunfuño horario del padre, la madre ha preguntado:

— ¿La hija, usted aunque en el registro civil son registrados?

— ¿A qué, la mamá, aquí el registro civil? — Con la superioridad de la persona, que comprende el sentido en la vida, ha preguntado sorpresamente la hija. — nos queremos, y esto es principal.

Las palabras sonarían como convincentemente, han sembrado sin embargo en el corazón de la madre la duda y la alarma. Ha tratado hasta de objetar:

— Claro, esto así. ¡Pero ya que el matrimonio es necesario para legitimarse!

— Se tranquiliza. El registro civil, tanto como el trabajo, no se irá. Es necesario reconocerse primero. Se persuadiremos definitivamente en el amor, Entonces es posible registrarse. No en el trozo de papel hay la felicidad. He ido según su consejo a este registro civil con Zhagypar. ¿Que ha resultado? Un tráfago. Ha conseguido a duras penas el divorcio...

La madre deberia mostrar una indignacion, objetar: “¿Acaso los jóvenes se reconocen no antes de se casarán?” Pero para esto, por lo visto, es necesario que ante nosotros haya ahora otra madre. Esta otra, no solo sería indignada, pero se espantaría: “¿Sí de donde todo esto va?!”

La madre de Bibi pensaba sólo que su hija gusta lo que quire. Noa esto — tan otro, no otro — así tercero... ¡No, en la vida su hija no se perderá, no se dará en la ofensa! Ha respondido tranquilamente:

— Sí esto, tal vez, es correcto también. De ningunos; con tu padre no sabíamos a las lechuzas también. Han vivido, gracias a Dios, más de veinte años. Solamente las recientemente buenas personas han dictado: “¿De repente algo pasará a su marido, él tomará esto súbitamente y morirá?! Se quedaréis sin pensión, la vez trabajaba nunca”. Aquí Entonces solamente nos hemos registrado.

Por extraño que sea, pero Arman ha importunado, al fin, la ociosidad y la borrachera cotidiana. Dentro de dos meses después del "descanso" él ha tratado de colocar a trabajar. Sin embargo, trabajar poco tiempo después está harto también. Él tenía unas faltas, que todos se hacían más frecuentes. Аrman empezaba a ser más en los restaurantes, que en el trabajo. A que el borracho siempre tiene la compañía. Y Arman ha encontrado rápidamente a los compañeros de la bebida. Ha decidido al fin: “Este trabajo noes por mí” — ha pasado a otra, a la fábrica. Los dirigentes de la empresa han juzgado primero que recién aparecidos “los cuadros jóvenes” tienen necesidad de la educación. Han aplicado todo el arsenal de la influencia: a un nuevo obrero con el diploma de la enseñanza superior advertían, a ello han madurado la amonestación, lo discutían... Cansado de todo y avergonzado tanto por los esfuerzos despilfarro para nada, han echado Arman de la fábrica.

A medio mes él holgazaneaba de nuevo, después por la protección del padre Bibi se ha instalado en el museo. Sin embargo, no se ha mantenido mucho tiempo aquí. Le parecía contranatural todo el día ser atado a una ocupación. Y a pesar de especializarse en un nuevo trabajo en el museo, ha dejado allá simplemente. Él sabía que se ahoga, pero luchar consigo a él no había fuerzas.

Аrman ha tomado. No, Bibi no era en absoluto hasta él. Aquel tenía unas preocupaciones, los intereses y los entretenimientos.

Ha pasado así aún unos meses. La relación de los padres a la pareja joven se ha cambiado bruscamente. Se ha enfurecido especialmente contra el yerno la madre de Bibi. ¿Qué debia hacer Arman? Pedir una vez más al suegro: coloquen a trabajar — da vergüenza. Y es inútil todo esto — reconocía Arman. Él se encontraba en el cruce de caminos, no en las fuerzas ayudar a si mismo. En este momento Bibi le ha informado como sobre hace mucho decidido:

— Es hora de despedirse. Me impides ordenar la vida. He encontrado, al fin, al hombre de verdad. — ni un músculo ha temblado sobre su cara. Continuaba tranquilamente poner a la cara la crema...

¡Es asombroso! Si Bibi lo ha dicho con la llamada o con el mal, él, puede, y sería llevado. Pero ha reaccionado ahora — exactamente tanto como ella. Ni la malicia, ni la agitación. Como si él sabía ya, oía de ella estas palabras. ¿Dónde se ha metido el amor que temblaba en sus corazones hace solamente unos meses?! ¡Ya que para este sentimiento él ha dejado Zhannat, los hijos y ha ido aquí por Bibi! ¿De veras el sentimiento era falso? Ahora se ha acordado de repente, como él por primera vez ha encontrado a Bibi, como ha decidido que ha encontrado en ella no sólo la mujer, y el amigo, el adicto. Ellos tenían unos criterios iguales a la vida... Es mal, claro, que él ha pensado nunca por cuanto era correcta esta manera de ver la vida.

Con todo Arman no suponía despedirse de Bibi de tal manera. Él callaba, desconcertado por el ordinario del tono que era cariño.

— Sé, sera dificil para ti, —dijo casi indiferentemente mientras tanto Bibi.

¿Por qué? — Él ha intentado aunque algo objetar.

— Y bien, como ni habla, nos queriamos... Y dinero no tienes. — han desaparecido la coquetería,y la voz que arrulla la paloma. — Mi papa echará las monedas al camino, sólo para desamarrabas más rápidamente de aquí.

La mirada de Arman ha caído al espejo, y él no se ha conocido. Después de varios días de las borracheras la cara era edematosa. La camisa no fresca, arrugada. Y el traje azul — una vergüenza... Solamente llamado el traje. Todo brillaba, las mangas y los bordos tenían las manchas del vino o de la comida... ¡Se ha acordado, como se alegraba la madre, cuando han comprado este traje! Como lo planchaba Zhannat cuidadosamente para no quemar, no estropear...

Él por la mirada fría ha echado la mujer proxima y ahora ajena. No es posible decir que estaba en la pena de la separación con la persona a quien quería ayer. La malicia de Bibi y de si mismo ha rellenado el corazón de Arman. Él se ha levantado del sitio:

— ¡No tengo necesidad de ayuda de tu padre! En Kayrakty llegaré sin vuestro ayuda. — él en los corazones tienen a escupido y ha dejado la casa.

— Fu, Armashka... — ha tendido perezosamente Bibi.-cual ineducado...

Аrman ha prestado dinero al conocido de su padrastro y ha llegado en avión a Kayrakty. El día era, como siempre en otoño temprano en estos lugares, caluroso y sofocante. Аrman ha llegado a la parada de autobús, se ha sentado al banco. Algunos autobuses se ha ido ya en la ciudad, él los ha dejado pasar. Estaba y pensaba: “¿Dónde ir? ¿A casa?” ¿Pero cómo él franqueará el umbral? Un tipo de que cuesta, y su situacion — y lo peor...

Supondremos, él arrojará la vergüenza y, habiendo cerrado a todos los ojos, llegará a la casa. ¿Pero qué hacer, si Zhannat lo echa simplemente?! ¡Ya que en estos meses largos podía convenir su destino — casarse!

“¡No, no en cuanto a Zhannat!” Él insensatamente miraba la tierra, al cielo, en un poco que susurran, como si algo que cuchichea a los olmos sobre la cabeza. La respuesta no encontraba. “¿Realmente, adonde ir? ¡Aunque se acuesta en este lugar y muere!”

Él se ha asustado este pensamiento de la muerte. “¡No existe, no, — ha pronunciado en voz alta, como si persuadiéndose, — a morir todavía temprano! ¡No vivía todavía en absoluto! ¡Fu, que disparate mete en la cabeza!”

Habiendo escogido todas las variantes, habiendo presentado sus consecuencias, Arman decidio irse a Zhaksybay. Como hablan, dos aleznas no se pinchan. Él ha decidido que el amigo por la desgracia comprenderá más mejor su estado actual.

Zhaksybay fue a la casa. Él sobrevivía aquel período, cuando, habiéndose divorciado de la mujer siguiente, no ha conseguido encontrar a una nueva amiga. No ha alegrado mucho a la aparición en su casa arrugado de su amigo Arman tal puesto. Además, el amo en seguida ha determinado que en los bolsillos de esta borrachuela pasea el viento que por alma él no tiene ni un centavo. Por eso por el primer deseo de Zhaksybay era en todos los sentidos librarse de Arman. Pero... ¡No dirás en seguida “se ve!”. Al fin y al cabo, había a ellos algo de común. Y Zhaksybay ha hervido el té, ha vertido en la copa de Arman poco aguardiente, que se ha quedado en la botella después de la borrachera de ayer.

Аrman ha aceptado todo esto con el agradecimiento. Por el cuerpo se ha desbordado calor beato, el humor se ha levantado. Él tenía una necesidad ardiente de contar al amigo de todo que le ha pasado. En el fin él ha pedido modestamente:

— ¿Mientras y encontraré el trabajo, te permite vivir en tu casa?

— Vive, — ha respondido de mala gana Zhaksybay. — Solamente... Se pondremos de acuerdo. Aproximadamente un día sí y otro no por la tarde ti no me aparezcas. Pasea donde quieres, y en la casa no pases. ¿Es conforme a tal proposición?

— Bien, — ha saludado dócilmente con la cabeza Arman, adivinando, por qué así, por el horario, lo ponen en la calle.

— Hoy desaparecerás también.

— Bien.

Por el día Zhaksybay no esta en casa. Él todo esta en ajetreo, todo en el trabajo — hace incansablemente unos guiones y los montajes para los palacios de la cultura y los clubes, compone el libreto para las colectividades de baile, el intermedio, los sketches etc. Pero pica ha ganado el dinero, inmediatamente encuentra a cualquier moza conocida y la lleva directamente al restaurante.

El día tres Arman no salía de la casa de Zhaksybay, excepto aquellos horas. Él ha dormido mucho, se ha arreglado. Trataba de no beber —Zhaksybay no era con él generoso en este respecto. Empezaba a pensar al fin donde ir al trabajo.

Y aquí una vez, forzadamente paseando por las calles a las mismas horas, Arman se ha encontrado cara a cara... Con Ahmetkaly. Quería pasar, pero el obrero viejo en seguida lo ha conocido:

— ¡Querido mío! ¿Si tu eres, Armanzhan? — Hablaba alegremente el maestro.

“¡Armanzhan!” — ha respondido en el corazón del muchacho y ha comenzado a doler. Así siempre le llamaba su madre. Аrmanzhan... Ahora estas palabras caliente, cariñosas, pronunciadas por la boca del viejo Ahmetkaly, ha resucitado pasado de nuevo. Y, como si el pájaro alegre, que ha salido por la bandada, Arman por el instante ha visto velozmente sus días despreocupados, felices. A los ojos se han torcido las lágrimas. Él se ha incomodado hasta de mirar el obrero viejo y ha respondido solamente con la voz completa de los sufrimientos inconsolables.

— Sí, Ahmetkaly-ajá, ese fui yo.

— ¡Esta vivo, resulta! ¿Dónde, que te ocupas? ¿Cómo son los niños, la mujer? ¿Todos son sanos? — El maestro dormía por sus preguntas.

Аrman, inclinándose, callaba.

— ¿A que eres tú, como si las aguas en la boca ha tomado? — Ha empezado a inquietarse Ahmetkaly.

El mes ha emergido a través de las rupturas de las nubes, ha iluminado todo alrededor. Аhmetkaly ha juntado las manos:

— Pareces malo, como el borracha. ¿Qué te pasó?

— El destino me ha castigado cruelmente, — respondía con gran esfuerzo Arman, y sin atrever miró al maestro.

— Sí, hermano, te pasó algo malo. Directamente no conozco. ¿Habla que ha pasado?

Iban despacio por la calle tranquila. Y Arman ha contado todo al maestro viejo.

— Aquí a que he llegado, — ha acabado él la confesión.

— Y bien, has ensartado tonterías, — ha dicho con perplejidad Ahmetkaly. Y callaba mucho tiempo, concentradamente habiendo fruncido las cejas. — Aquí en seguida no encontrarás que aconsejar. Como hablaba una vieja: “Maldecir es único, no maldecir es vilmente”. Reñirte es una pena, y así una sombra se ha quedado. No reñir — el corazón no sufre tu infamia... Sí aquí aunque riñe, aunque maldi — todo sin resultado, si por no se cogerás. — Ahmetkaly ha callado de nuevo — no has comprendido, resulta, cuanto la vida te ha dejado. No has aprendido a apreciarlo. Y ya que podía... No estas sin capacidades... Podía ocupar el lugar en la vida. Cada persona debe ocupar el lugar. No es insignificante el científico o el obrero eres. Pero si conoces su oficio — puedes enorgullecerse ya por esto. ¡La vez pasada que escultura admirable has hecho! ¡Que expresiva era! He decidido que has encontrado su vocacion. Pensaba, saldrá del muchacho el especialista presente, el hombre de verdad. Y has manoteado... Ahmetkaly anonadadamente se ha vuelto las espaldas. — Después, — continuaba él, — esto terrible: simplemente así para propio capricho dejar a la mujer. ¿Y por quién? Por una pintarrajeada de las muñecas, el papagayo. El amor, hablas. ¿En este caso como te casabas con Zhannat sin amor? ¿Si en verdad no por el amor, se casaba para qué? No, querido mío, la familia — no la cola del gallo, voltea donde quieres. S ve que ni en aquel, ni esta vez no tenías el amor verdadero, y así... ¡Después, — Ahmetkaly con el reproche severo ha mirado a Arman, — como podías dejarlo los niños! Los kazajos hablan: los niños son la parte de tu corazón. ¿Cómo te has ido de ellos con calma?

Аrman callaba, pero cada palabra de Ahmetkaly daba en el blanco, y el muchacho ardía todo por la vergüenza. “Todo es justo, todo habla muy correctamente este bueno hombre. ¿Acaso pensaba en los niños? El juguete ni una no los han comprado, a las manos los ha tomado nunca... No es el padre, es el padrastro. Como hablaba la madre pobre, en vida ha dejado a los propios hijos por los huérfanos”.

—Todo comienza de nuevo. Ve a trabajar, vuelve a la familia.

— Quien me espera allí... Consentirá poco probable Zhannat. No le he traído la felicidad.

Es exactamente. Pero si Zhannat te quiere, perdonará todo. — Ahmetkaly hasta un poco se ha puesto de buen talento. — se alegra que tal mujer joven y hermosa no se ha casado todavía. Probable, te quiere sin embargo, el bribón.

Аrman ha gritado casi, cuando el maestro ha respondido a la pregunta, que lo desgarraba:

— ¿No ha salido de veras?

Аhmetkaly ha comprendido cómo mucho es contento Arman. Se ha echado a reír:

— Piensas, todos eran tales como ti: ¿basta a cualquiera, quien echará a volar solamente cerca de tú por la paloma?

Dentrode tres días Ahmetkaly ha salido al balneario para la Crimea. Sin embargo ante esto ha conseguido colocar Arman a trabajar. Él estaba seguro que la persona ha recibido de la vida la lección fuerte, ahora será más concienzudo referirse al asunto. Y a la familia volverá.

No sabía aquel el maestro viejo que él y esta vez se ha equivocado...

Al principio Arman era contento que lo han aceptado al trabajo anterior. Él ha decidido un poco recobrarse, y después ya buscar las vías a la reconciliación con Zhannat. El muchacho seguía obstinadamente el plan fijado y trataba de no beber. Sin embargo, dentro de un medio de mes después del primer salario, Zhaksybay ha declarado al inquilino:

— Anoche llega a los cursos el metodólogo del Palacio de la Cultura. Vivir en la residencia comunal a ella no apetece. Así que busques otra habitación.

No tiene nada que hacer. Аrman se ha vestido, ha salido a la calle, y

¿De nuevo ante él había una siempre misma pregunta de adonde ir? ¿Puede, sin embargo, decidio irse a casa deZhannat? ¿No que él le dirá? ¿Era pobre como una rata? Para comprender todo tranquillamente, ha decidido al principio cenar en el restaurante.

El humor tenía lo peor posible. Que aunque un poco animarse, ha encargado primero la cerveza, después... El aguardiente.

Él no recuerda, cuanto ha estado allí. Cuando el restaurante cerraban, Arman ha salido de noche a la calle. Los pies del borracho se movían apenas.

La hora después fue encontrado a Zhannat, que volvía después del turno de noche a casa.

Cuando Zhannat ha conocido que Arman en verdad ha salido con Bibi, no ha muerto por la pena. Se ha sumido, ha adelgazado. Todavía el marido se ha escapado, la suegra querida ha muerto, el suegro ha llevado a casa la mujer joven y les ha invitado a irse.

Sí él ha tomado... ¿Pero irse a quien, aconsejar con quién? Solamente ayer Zhannat no sabía la necesidad y las preocupaciones, y hoy mil de alarmas han caído a sus hombros. Ella se ha desconcertado como el viajero en la oscuridad, sin encontrar la salida.

Pero la vida en ciertos momentos exige de la persona la tensión de todas sus fuerzas. Y lo que recientemente parecía a Zhannat imposible, se ha sometido fácilmente a la voluntad y la razón. Y los niños no dejaban penar mucho tiempo. Llevaban, como siempre, consigo no sólo la preocupación, sino también la alegría.

En cierto modo una vez la amiga la ha invitado en el Palacio de la Cultura. Ha dicho — hay un billete más. Zhannat quería negarse, y después no se ha tenido de pie. Ha puesto los chicuelos para la tarde a la vecina y ha ido. Su cara pálida oscurecía el vestido negro, que adornaba el querido collar.

Después del primer acto de drama “Kozy-Korpesh y Bayan”, la actividad artística de aficionados, puesta por el círculo local, Zhannat con la amiga han salido en el foyer.

— Pasaremos al bufé, — ha propuesto la amiga. — quiero tomar algo para los niños. Y tú por los niños... Las mujeres se han dirigido a los mostradores.

— Justo, ahora ni por qué no se dormirán, nos esperarán, — ha apoyado Zhannat y ha fallado de repente, se ha detenido, como si ha quedado inmóvil en el sitio.

Iba al encuentro la persona joven, esbelta, alta. Iba al encuentro con Daniel. Él sobre algo pensaba, mirandolo bajo los pies.

— ¡Danesh! — ha exclamado inesperadamente Zhannat.

Daniel ha levantado la cabeza. Lo ha bañado con el calor.

— ¡Zhannat! — parecía él se ha ahogado de la agitación que lo ha abarcado.

Esto era su primer encuentro después de la conversación en la expedición.

— Comparto tu pena, — comenzo Daniel, pero se ha dado cuenta: “pensará de repente que siento su separación con el marido...” — ha tenido prisa añadir: — Akgul era una persona excepcional. Tenía muchas ganas de llegar Entonces, pero y no se ha decidido.

— Si mucho era necesario para esto para la decisión... ha pronunciado tristemente Zhannat. ¿— Hace mucho estas en nuestra ciudad?

— Ha llegado hace tres días...

Sobre qué hablar todavía con Daniel, Zhannat no sabía. Esto, sobre que apetece, — no dirás. Lo más posible no tenía espera de conocerla ahora, si se casaba él. Y si esto era la misma Zhannat, preguntaría obligatoriamente por esto. Pero estaba la misma — ers la otra Zhannat.

— ¿Cuando sales? — Se ha interesado solamente porque no ha encontrado otras palabras.

— Estaré aquí un tiempo. Ha salido mi primer libro, sobre los sakas antiguos. Lo he traído a su padre. Recojo el material para el segundo libro, y él esta todo en sus bordes.

— ¿Ha salido el libro? ¡Felicito! ¿Puede, me lo regalarás? ¡Por favor!

— Claro, regalaré.

— ¿Cuando?

— Si permites, puedo traer a casa.

— Sí, sí, mañana después de la comida seré en casa. Anota la dirección.

Daniel un poco se ha turbado:

— Tengo tu dirección:

¿De dónde a ella saber que para él no hay todavía en el mundo a nadie más caro, excepto su Zhannat? El año pasado, cuando con el padre era en la expedición, ha oído que Arman con la mujer ha recibido el apartamento. Daniel Entonces esperaba aunque ver de lejos a Zhannat y ha tomado la dirección a los amigos comunes. La hora dos giraba alrededor de la casa, pero Zhannat no ha aparecido en la calle. No se ha atrevido Pasar en el apartamentop

— Si conoces la dirección -llega. Esperaré, — todo así como pronuncio tristemente Zhannat. Se ha despedido y se han ido.

— ¿Quién es? — Ha preguntado la amiga, que era la testigo de la conversación.

— Sí, uno... era enamorado una vez de mí.

— ¡Una vez! ¡Sí él te quiere ahora! He notado: ha visto solamente, se ha hecho como la tela. Y mientras hable: se pondrá blanco, se enrojecerá, pobre.

Para mañana en el plazo fijado Daniel ha incluido el libro prometido. Pero... Zhannat estaba justamente con aquella mujer, en la tarde en la Casa de la Cultura. Y hablar, sobre lo que quería, no consiguió. Así él se ha ido. Ha informado solamente que sale pronto al padre a la expedición, estará allí sobre un mes. Volverá — pasará de nuevo a su casa de ella. Zhannat ha prometido que antes leerá obligatoriamente su novela.

En seguida se ha sentado serca del libro, tan pronto como se ha ido Daniel. A ella quería aunque conocer, en que esta persona piensa, con que sueña y que lo agita lo más posible en esta vida. Leía después y la leída capturaba la imaginación.

El autor siente y lamenta la vejación del sentimiento más claro de la juventud — el amor. Ante Zhannat todos son más brillantes de las páginas del libro, una imagen del héroe básico lírico que vincula la narración sobre el pasado al día de hoy. Por este héroe ella se veía el autor mismo. Cada palabra que él hablaba de las páginas de la novela, Zhannat encontraba la resonancia más caliente en su alma. El autor como si la atraía a él y conducía detrás de los pensamientos y los sufrimientos.

En un mes Daniel ha vuelto de la expedición. Habiendo descansado del camino en el hotel, él para mañana ha tenido prisa a casa de Zhannat:

— ¿Y bien, te ha gustado el libro?

— Todavía... Todavía, claro... sólo en las novelas. Así ya que en la vida...

Ha abierto de nuevo para Daniel, sobrevivía el sentimiento difícil de la alegría modesta y al mismo tiempo — la pena. Una vez Zhannat ha recibido ya la lección severa por la ligereza, y ahora la parte superior tomaban la cordura y la tranquilidad. No podía decidirse divorciarse de Arman oficialmente. Como él ni la ofende, como ni la aflige, no es posible encontrar a otro padre para los niños. Él esta vivo... Y la mujer pobre trataba de no dar la voluntad al sentimiento a Daniel. Que podía hacer, si el corazón hasta ahora no ha ordenado definitivamente: “¡Arman no existe más para ti!”

Y aquí, cuando Zhannat se encontraba como entre dos fuegos, ha encontrado en la noche al marido borracho. Por esto ha decidido otra vez: Zhannat tenía una pena de Arman... Sabía: si no lo ayudaba ahora, él morirá. Se ha acordado de las instrucciones de la suegra: “Zhannat, te pido, no dejes sin vigilancia Arman. Sabes su debilidad de carácter. Morirá él sin ti, morirá...”

El corazón de Zhannat acaba de haberse roto de la piedad y la pena. Parece que lloraba nunca tan amargo. Por la mañana se le ha acercado.

Аrman estaba con la cabeza baja.

— Perdona, — ha dicho silenciosamente él y se ha vuelto las espaldas. Zhannat sin palabras ha tomado con la cabecera las mesitas del moquero y ha enjugado las lágrimas ante los ojos del marido.

— Es hora de mi trabajo, — ha dicho. — pero conseguiré preparar todavía el té.

Capitulo Siete

“El destino juega con la persona...” — Kuntuar tenían que oír más de una vez estas palabras. Es correcto o incorrecto — en esto él no reflexionaba. Pero veía, cómo a veces la persona casi desde la infancia sueña con hacerse grande, famoso. Parece que para él esto es la capacida, y la persistencia. Solamente no logras, como ha pensado. Alcanzará un cierto escalón sobre el escalafón y es el punto. El tiene que crecer después pero esta en esa altura con esfuerzos. Otro, lejano de cada pretensiones mal habladas, trabaja con todas las fuerzas. Miras y el destino la recompensa por la laboriosidad y la modestia. Observarás — sí a él la capacidad no es peor y la obstinación no es menos, que a aquel, primero. Pero, resulta, hay todavía uno, no que cada uno nota, la cualidad — la honestidad. Y la vida ha dispuesto es muy justo aquí.

Quien podría pensar, por ejemplo, que el trabajador Nurali modesto se levantará así por el servicio. Todavía ayer él, el jefe de la expedición pequeña que se ha perdido en las arenas, el día y la noche se balanceaba por el desierto muerto en busca de agua. ¡Hoy Nurali es el jefe de uno de los grandes establecimientos republicanos! Peilzhan hasta ahora administra el laboratorio.

Nurali ha tenido prisa de repartir la noticia alegre sobre la nueva designación a Kuntuar. Aquel ansiosamente ha preguntado solamente:

— ¿Ha conseguido casarse?

— Mientras no, — ha respondido Kuntuar. — hay sobre la seña una hermosa muchacha, estudia en Alma-Ata, en el instituto de medicina. Ahora seré cerca de ella, quiero hacer la proposición. Sin embargo, mientras tanto la respuesta afirmativa no puedo garantizar.

Кuntuar no preguntaba. ¿Para qué? Es bueno que su amigo joven haya deseado aconsejarse con él. Y Kuntuar compartía en el alma las reflexiones.

Al viejo arqueólogo ha sido recordado de repente el destino trágico de Arman. “Tan pronto como llegaré a Kayrakty, pasaré obligatoriamente por ellos. Oía, que allí completamente los asuntos son malos”.

Ha pasado el tiempo desde cuando Arman ha vuelto con Bibi aquí, a Kayrakty, desde cuando Ahmetkaly viejo primero le ha dado la mano con la ayuda. A Аrman le han aceptado en la misma fabrica, han admitido de nuevo. Pero así como, como antes, él hacia todo es mecánico, sin deseos.

Al buen Ahmetkaly lo imputaba del destino pesado de Arman. Todas las esperanzas estaban que el trabajo lo ayudará, lo cambiará. El trabajo no reponía todavía a las personas. Sin embargo la indiferencia de Arman, el asunto aterraba más siempre, mucho más a Ahmetkaly.

¿Parecía que quiere de este muchacho? No es el hermano, no es el padre. Otro hace mucho renunciaría: ¡vive dice, como quieres, muere, la culpa es tuya! Sin embargo, no podía hacer así el viejo maestro Ahmetkaly.

Durante la juventud él ha probado muchas dificultades. Y aquí ahora, como verá que alguien de los muchachos se ha equivocado en la vida, acude en ayuda en seguida. Аhmetkaly apoya, dirige que ha metido la pata hasta que reponga. Y con Arman tambien. Puede que la causa aquí sea en el encanto exterior, la cortesía, la franqueza, la credulidad del muchacho. Аhmetkaly veía, por el corazón comprendía: a Аrman es posible ayudar todavía. Una vez él ha dicho:

— Te miro y veo — no te gusta este trabajo. ¿Puede, irás a otro lugar a trabajar?

— No sé...

— ¿Y quién sabe? Tú eres adulto. Recuerdo, lo prometido ayudarte en el estudio. Así, se prepara. Hablaba con un escultor, él quiere encontrarse contigo.'

Аrman ha sentido, cómo el corazón desesperadamente vencido en el pecho. Sí, él esta contento con la decisión de Ahmetkaly.

Para mañana el maestro ha llamado el taxi, ha pasado por el escultor conocido y lo ha llevado al cementerio. Ha mostrado allí el monumento hecho por Arman.

— Bueno, — ha dicho el escultor. — en seguida, claro, se ve que trabajaba el maestro. Pero el muchacho tiene que aprender. Aquí solamente a la persona con familia será difícil en el sentido de que la beca en la escuela pequeña. Tome por su alumno a él, pero... A nosotros no es dado por el personal. He conseguido al ayudante a duras penas.

Una nueva tarea se ha levantado ante Ahmetkaly. Él ha decidido, así como luchará después por Arman.

No es posible decir que esto era fácil, pero el maestro ha conseguido. Poco tiempo después a Arman le han permitido en el trabajo. Аhmetkaly lo ha llevado al escultor del taller.

— Antes el kazajo, dando en la ensenanza el hijo, hablaba habitualmente al mola: “la carne es tuyo, el hueso — mios, enséñalo a leer solamente”. Casi así como pido: “No lo compadezcan, aunque se han cansado las manos que esculpe, aunque se ha cansado la cabeza que piensa. Sólo ha aprendido la maestría”.

Аhmetkaly ha continuado estas recomendaciones casi solemnes, ya habiendo dirigido a Arman:

— Repito una vez más esta el destino en tus manos. Y, cómo estudiarás, te harás la persona. Y bien, y si me necesitas, las puertas de mi casa siempre para ti son abiertas.

Аhmetkalyi se ha despedido y se ha ido.

El escultor y su nuevo alumno el mismo día han comenzado el asunto. Pronto Arman ha comprendido, en que consiste el rasgo del trabajo en aquel u otro instrumento, ha conocido los modos básicos del grabado y la corta sobre la piedra. Y la piedra misma exigía la atención fija. “Uno, — le ha explicado el maestro, — más vale usar para la imagen sobre la gente, otro — los pájaros y los animales. Es importante tomar en consideración las propiedades de la piedra: él frágil o sólido, resistente sobre el calor sofocante y el frío o no, cuál su peso específico, recordar, en qué zona climática es mejor usar el granito o el mármol”.

Así Arman asimilaba el alfabeto del trabajo del escultor. Poco a poco el arte difícil lo capturaba más fuertemente. Quería independientemente realizar por las manos una tarea. El escultor ha notado la impaciencia del alumno.

— No tengas prisa, mi jinete, no tengas prisa, — dijo él a Arman. — Es rápido, probablemente, y nos alegrarás por la maestría...

Una vez, cuando trabajaban sobre un encargo muy responsable, en el taller ha entrado el hombre de barba. Su cara palida era cubierta con los rayos de las arrugas menudas. Sobre los pantalones de lona y la chaqueta, secada sobre los hombros, habían enteramente las manchas multicolores de la pintura al óleo. Sobre la cabeza del barbudo tenía la boina muy vieja.

— ¡El saludo a mis queridos trabajadores! — ha levantado animosamente la mano al hombre.

El escultor se ha vuelto:

— ¡Te saludamos! ¿Que, ha ido al trabajo?

— Como así.

— Largo te han tenido en tus penates.

— Sí, se ha puesto bueno de una enfermedad, se ha atado otra — la ridiculez.

— Se sabe que la ridiculez es para ti.

— Puedes, calificar al maestro de cualquier manera. El escultor ha pronunciado en el desajuste:

— Te reducirás en la tumba, recuerda mi palabra... el hombre se ha interesado en Arman. Aquí ahora él ha entornado los ojos astutos y ha pronunciado:

— E-e, morir da lo mismo.

De nada ha respondido a estas palabras el maestro viejo. Ha propuesto solamente:

— Aquí, conoce, la lejanía del alumno. Promete ser el especialista potencial.

— A-а, a ello que... al instante la cara del hombre ha adquirido la expresión contenta y en seguida — de nuevo como arrugado la máscara:

— He pensado que han aceptado a otro a mi plazo...

El escultor se ha echado a reír:

— Beberás así, vivirás hasta este día.

Se ha echado a reír el hombre:

— ¡Contigo discutir es inútil, tú es el jefe! Y los jefes, hablan, siempre saben más.

El maestro esta vez de nada habiendo respondido, se ha dirigido a Arman:

— Ahora es posible le presentar a ti. Es mi ayudante Moisés.

— ¡No enredes, pequeño! No es el santo Moisés, y... El borracho y el pozo del talento no estimado.

El escultor se ha alejado a la figura, que vertían del yeso, secando las manos, ha dicho:

— La vez ha ido al trabajo, comienza, toma los bosquejos y acaba el modelo. Conecta al trabajo Arman. Y necesito ir por los asuntos al consejo ciudadano.

Moisés ha tomado el papel batman, empezaba a examinar con atención los bosquejos, algo canturreando bajo la nariz. Luego puso los bosquejos a la pared que eran preguntados por Arman:

— ¿Por el signo con las esculturas de Miguel Ángel y Rodena?

— No...

— ¿No veía sus reproducciones?

— No veía.

— ¡Aquí han los milagros! — se ha asombrado Moisés. — No veía estas grandes creaciones y sueña hacerse ya más - el ron. ¡ el arte pobre! Incluso sin sospechar sobre

yus grandes secretos, cada uno, quien tendrá la idea solamente, trepan en el maestro. ¡Y tal, permiso para decir, el escultor luego inunda los parques, los jardines y las calles de las tenistas con los pies del elefante y las caderas de las ovejas edil!

Él ha gritado todo esto con rabia, rápidamente y así como rápidamente paro. Ha mirado de nuevo a Arman, se ha echado a reír alegremente:

— De nada, no tiene ocasión ver a Miguel Ángel y Rodena, y no es necesario. En vez de ellos ante tu esta Moisés mismo. A él, el hermano, es útil aprender también. Lo principal es que a ti sean el talento y la justa visión para apreciar la belleza verdadera.

Moisés se ha puesto la bata negra, que veía los tipos, ha arremangado las mangas y se ha puesto al trabajo. Sus manos han comenzado a jugar, el yeso fue blando.

— ¡Bien! — decia Arman.

— ¿Qué bien? — No ha comprendido completamente Moisés.

— ¡Bien trabajáis!

— ¡E-e, el camino! ¿Si no tenía maestría, acaso me tendrían en el trabajo?

En los días ulteriores Arman se persuadía mucho más que Moisés, realmente el maestro tenía las manos de oro, y además — el bromista y la persona del carácter generoso. Él hablaba al alumno:

— El arte es dependiente solamente a las personas talentosas. Pero el talento no es posible aprender, es necesario nacerse con esto.

— ¿Y el arte?

— Sí hagas lo que hagas, no hay chispa de Dios en el alma, ni el pintor, ni al escultor de tal persona no resultará.

Una vez Moisés trabajaba especialmente de inspiración, y cuando ha acabado, se ha vuelto las espaldas en la silla y estaba así, como si habiéndose envejecido al mismo tiempo y habiendo perdido el interés a todo que rodea. Después, habiendo despertado del desvanecimiento, ha mirado a Arman:

— ¿Y cuánto me das de los años?

Аrman, encontrando bajo la impresión todavía visto, ha tratado de responder sinceramente:

Pienso, solamente en cuarenta.

El administrador del taller y Moisés han cambiado miradas.

— ¡Ha adivinado! — con la risa ha dicho Moisés. Y después ha añadido seriamente: — a mí, mi amigo, recientemente cumplió veiti-ocho.

— ¿Bromeáis? ¿De veras un año es mayor de mí?

— Me veo viejo, sé. Esto porque estoy muy inteligente.

— Dices como la persona con mollera, — se ha entrometido el administrador. — Confiesa que la serpiente verde, de que no puedes despedirse, te ha llevado a la muerte. ¡Si bebas menos, viviría cien años!

— ¿Quien esto ha dicho que la bebida envejece a la persona? Por mí, hasta la medicina no ha hecho tal conclusión.

El escultor ha mirado a Moisés con la aflicción:

— No sé, pero es hora de dirigirte, parece, a la medicina.

— ¿Significa, si dejo a beber, seré inmortal?

— ¿Por qué inmortal? Nadie es eterno. Pero ya que el hombre debe morir dignamente.

— Muerte es lo mismo...

“Es la verdad, — ha pensado Arman. ¿— la vez ha muerto, si esto no todo es igual? Todo no es lo mismo, mientras la persona esta viva. ¿Beber como una esponja no vale, y bien, y si a veces para el bien humor?”

El mismo día el escultor ha llamado a Arman y ha dicho:

— Voy a Moscú. Moisés sera el jefe. Trata en este tiempo de adoptar de él la fundición del modelo en el yeso. Moisés es el maestro grande en el asunto.

Habiendo sentido libertad, Moisés ya en una semana ha tomado, habiendo tirado por él y el alumno. Ha pasado así.

En el día del salario Arman ha vertido independientemente del yeso el primer modelo. Moisés ha examinado críticamente el trabajo y ha dicho, altivamente dando palmadas al tutelado en la espalda:

— ¡Sí a ti, resulta, el talento! ¡Que tu modelo no se haya deshecho es necesario lavarla! Аrman se ha alegrado a la proposición.

— ¡Con gusto! — ha respondido él.

De esto ha comenzado...

Ahora se encontraban a menudo detrás de la botella. Casi siempre — en la casa de Moisés. Aquí el invitado con frecuencia pernoctaba.

En uno de tales días, cuando los pies con las fuerzas llevaron Arman hasta la casa, él ha adentrado en el parque para acurrucarse en el banco. Y ha visto aquí que se pasean por la avenida Daniel y... la mujer. Él ha sentido los celos malos. ¿Si esto no la causa “ahogar la pena por el aguardiente”?!

... La razón ha tomado la parte superior sobre el corazón de Zhannat. Ha aplastado de nuevo en él que se ha encendido había un sentimiento a Daniel. “Es necesario así, es necesario así, — convencía la mujer. ¡— Arman es el padre de mis hijos!”

Habiendo encontrado con Daniel, como podía, le ha explicado todo. “Lo he llevado a casa”. Daniel era derribado por estas palabras. La indignación, la piedad y la admiración — todo se ha mezclado en el sentimiento a Zhannat que lo ha abarcado. Y se ha extinguido de nuevo que ha brillado había delante luz de la esperanza.

Y Zhannat hablaba al marido:

— Aunque los caminos eran a mí la casa y la familia, no podemos juntos, si...

— ¡Juro a ti, Zhannat, esto repetirá nunca más!

— Bueno, en caso contrario — no culpes a los demás de tus faltas.

Quería, por todo el corazón quería creer

A el. Trataba de tenerse en las manos y no pensar en Daniel. Desde una buena mañana hasta la noche gestionaba por la casa. Аrman trabajaba en el taller escultural, y Zhannat esperaba que, pueda ser, con el tiempo todo se instalará que es todavía posible reparar.

Sin embargo poco tiempo después Arman era a casa al borracho. Zhannat con las lágrimas lo miraba ante los ojos:

— Si y mañana... Las puertas de la casa para ti serán cerradas... Que sepas.

Pero esto ha pasado no mañana pero en dos días. “¿Qué hacer? No soltar a casa, como prometía... Pero... Pueden ver los vecinos... se afligía Zhannat. ¡ Que se será dormido, por la mañana como debe hablaré!”

Se ha despertado bastante temprano y ha salido en la antesala, donde dormía el marido. Sin embargo, allí Arman no resultó. Si la vergüenza, si el deseo de tomar lo han echado de casa todavía sobre el amanecer.

Ahora Arman desaparecía por tres-cuatro días, e incluso no aparecía las semanas enteras. Zhannat vencían cada vez más frecuente los pensamientos de lo que él no se parará nunca, no será nunca la persona. “¿De veras, realmente, no hay a mí otra salida, excepto el divorcio? ¿Pero que la gente dirá? ¿Y cómo ayudarlo, cómo? ¿Puede, ir a su director? ¿Sin embargo con que persona seré allá? ¿Puede que ellos no saben cómo librarse de tal trabajador? Se aldrán mi queja... Y echarán simplemente Arman del taller. En otro lugar él no puede trabajar... ¿Cómo salvarle?”

Una vez después de la ausencia siguiente semanal Arman fue a casa. La mañana ni con quién no hablaba, tomaba el té en silencio. Zhannat le ha dicho:

— Que pasare a ti... Una perdición...

— Sé...

— ¿O a causa de ti no es una pena para nuestros hijos? Son curadas las personas de este aguardiente maldito, hay unas medicinas...

— Oía. Después de tales medicinas... Tomarás y — el fin.

Zhannat no ha sostenido:

— ¡Sí más vale morir que vivir así!

Аrman ha decidido realmente ser curado. Sin embargo, no quería tener prisa con este asunto. Y todo tiraba: un documento no ha formalizado esto, y sin él no aceptarán, no resultó los lugares libres en el hospital. Cuando se acercaba el plazo acostarse, él apagaba la sed y juraba en casa: “Esto por última vez”.

Ha llegado de nuevo la primavera. Fluían de nuevo a la tierra los rayos calientes cariñosos — el sol regalaba generoso luz vivificante. De nuevo los lugares estaban deshelados sobre los montículos, los arroyos sonoros en las depresiones. Las primeras nevadillas... Y los primeros estorninos, inquietos en unas preocupaciones y las diligencias...

Zhannat quería este tiempo. El tiempo desperto todo vivo y trayo la renovación. Quería vivir, trabajar, querer... Quería la felicidad.

Aquí en tal tiempo inquieto de la primavera ha llegado de nuevo a Kayrakty Daniel para recoger los nuevos datos para el libro, sobre que trabajaba. No, él no buscaba esta vez el encuentro con Zhannat. Lo ha visto casualmente en la calle. Y en primero parpadear ha conocido. ¿Que él — se ha aficionado el deporte? ¿O la fama, el respeto después de la salida de la primera novela le han traído tal satisfacción interior y la fe en que Daniel se ha cambiado así? Él se ha hecho un hombre y parecía aún más esbelto y más atractivo. Hasta marchaba en cierto modo seguro y más firmemente.

Desde este día Zhannat estaba inconsciente para esperar su telefonazo. Trataba de no irse una vez más de casa, esperaba: dará señales de vida enseguida. Pero el telefonazo no había. “Al final, él me ha olvidado. Ha dado el corazón a otra...” — era desgarrado Zhannat. La verdad hablan: si quieres estimar algo, es necesario perderlo. Zhannat sólo ahora ha comprendido en gran medida que lugar ocupaba en su corazón y la vida Daniel. Al fin no ha sostenido y ha llamado a él en el hotel. Daniel ha levantado el tubo:

— Kudaybergenov le escucha.

Es Zhannat...

No podía decir ni una palabra. La voz se ha desgarrado. Ha dejado el tubo — de los ojos han comenzado a correr las lágrimas.

De los minutos a través de diez telefonazos ha hecho levantar de nuevo el tubo.

— ¿Zhannat?

Habiendo conocido la voz de Daniel, contenía apenas los sollozos:

— Sí... Yo.

— ¿Y bien, si qué tal? ¿No llamabas ahora?

— Yo.

— ¿Que ha pasado?

— De nada. — Zhannat ha conseguido vencer a él. Y ya un poco más categóricamente adicional: —solo que hace mucho no se veían. Ha tomado aquí y ha llamado.

— Quiero verte mucho. Todo se esforzaba a llamar, pero... Es inconveniente en cierto modo.

El corazón de Zhannat rotundamente se ha escondido. No empezaba a contener los sentimientos, ha exclamado con alegría:

— ¿Es verdad?!

— ¡Verdad!

Se han puesto de acuerdo encontrarse en el parque. Daniel era allá antes de prometido. Y Zhannat... Se atormentaba todavía: “¿Es necesario o no es necesario verse con él?” Aunque ya que iba ya. Iba. Con todo: “¿Es necesario o no es necesario?” E inmediatamente se asombraba: ¿dónde se metía su deseo que quemaba recientemente de ver a Daniel? La han congelado pero... valía la pena hacer el último paso y... El entumecimiento ha pasado.

— ¡Zhanym, hola! — por primera vez en últimos cinco años Zhannat lo ha llamado como antes, y ha tendido las dos manos.

Él sin palabras la ha abrazado.

En el parque se han encendido los faroles eléctricos. Daniel y Zhannat iban al banco bajo el roble copado.

Esto es el momento más oportuno y ha notado su Arman. El sentimiento de ofensa difícil y la vergüenza lo ha abarcado. Y él ha tratado de irse del parque desapercibido.

— No te veía toda una eternidad, — hablaba mientras tanto Daniel. — Cuenta todo por orden.

Y Zhannat ha contado, cómo ni era pesado a ella, ha contado todo.

Habiendo escuchado el relato doloroso, Daniel se ha cogido de la mano de ella, un poco ha atraído a él, con la agitación ha preguntado:

— Comprendo, a ti es pesado mucho... ¿Pero qué puedo hacer? ¿En que ves la salida?

— Es necesario, sin embargo, ayudar, sin embargo, luchar por él. Si dejo — se perderá. Pero he comprendido también que...

Daniel quería apretar Zhannat a él, acariciar. Pero él se ha contenido.

Iremos, — ha propuesto. — soy contenta que nos hemos visto.

— Iremos, — ha consentido silenciosamente Daniel.

“¿Si de veras el amor está predestinado acabar así? ¿— pensaba Zhannat.¿- No, no. Quedarse con Daniel significa pecar contra Arman”.

Como a través del sueño, a su rumor han llegado las palabras de Daniel:

— Mí como antes... Te quiero mucho. Y este lo más importante que puedo ahora decir.

Ellos han comprendido: Аrman esta entre ellos, y no esta en sus fuerzas de retiralo en la vía de su amor.

“Ayudar a Arman...” “Ayudar...” Se han puesto de acuerdo así: cuando Daniel volverá a Alma-Ata, él tomará a Arman consigo. Lo pondrá allí en la clínica.

La primera vez este pensamiento ha ocurrido a Arman después de que él se ha reconocido el culpable en la muerte de la madre. Después sobre mismo ha pensado, cuando lo ha echado de casa Bibi y él no sabía donde meterse. Este pensamiento se ha ocurrido, cuando se le ha despedido Zhaksybay. Y aquí no podía desatarse ahora de ella, insistente, importuno.

Definitivamente Arman se ha fortalecido en la exactitud de la decisión, cuando en el parque ha visto a Daniel y Zhannat. Le parece: la personas más felizmente no existen ahora en el mundo. El corazón se ha apretado. ¿Qué es los celos? Probablemente... Аrman ha comprendido que quiere a Zhannat. Quiere... Pero estar de pie por ella — para esto no hay ya fuerzas. ¿A quién culpar? ¿ quién le necesita? ¿Si cuesta Entonces vivir?

Y aquí todavía en casa — con el llanto ha llegado el hijito, ha echado a la cama, se ha vuelto las espaldas a la pared...

— ¿Qué? ¿Ha pasado qué? — No se le alejaba Zhannat.

Y el niño, indicando al padre, a través de las lágrimas, ha gritado:

— Él de nosotros ante todos... ¡Ante todos deshonesto! Allí hay las fotografías en la calle... Bajo el cristal... ¡Todos ven!

Esto era la verdad. A la mañana Arman ha ido a mirar con todo propia imagen. Él estaba cerca de la charca, no lejos del jardincito, es al lado - la botella vacía. Ha oscurecido en los peroles. Sin embargo, la punzada quemaba poco tiempo. Ahora él bebía “de la pena”.

Una vez ha envuelto al trabajo y ha conocido que ya hace algunos días lo han despedido. El escultor ha llevado en el tabuco y ha dicho confidencialmente:

— Tu, el muchacho, tienes talento. Te hablaba. ¡Pero en lugar de ocuparse del asunto, cavas su propia fosa! Así que no reproches ahora. Es culpable. Y bien, y si vuelves a reflexionar y tendrás necesidad de mi ayuda — llega...

Аrman como si ha enmudecido: él no esperaba tal vuelta. Justo, bebía él, pero en la conciencia se ha habituado el pensamiento que el maestro se ha resignado a esto en cierto modo. Y así — cómo así.

— ¿Significa, que me echáis? — Ha preguntado Arman casi en voz baja.

— No. Tú te echas. Te aceptaba hasta en la infracción de la disciplina financiera. A todos ha persuadido — es necesario apoyar a la persona, es necesario ayudar... En ti han creído, y en mí... Y creo ahora tú has fracasado al nuestro asunto. ¿Acaso no veo? Solamente lo principal depende de ti.

¡Аrman — otra vez! — se arrepentía sinceramente y se condenaba. Sin llorar, ha salido él del taller y laboriosamente fue por la calle.

Dinero, que ha recibido al cálculo, ha bastado el día a dos, a préstamo nadie daba.

Como si pegado el perro de corral, arrastrando con gran esfuerzo las piernas, él llegaba hasta la casa. Se ha cerrado en la habitación y aquí ya el segundo día no sale. Ni el sueño, ni la tranquilidad. De ello se ha apoderado el único pensamiento: “¿Cómo vivir? ¿Para que vivir?” La salida a él no existe: él es roto, él es vencido. Todos lo desprecian y odian.

Y de repente, como la recuperación de la vista, — el cuadro de la infancia...

Con la madre acaban de trasladar en la casa de Ergazy. Entonces había también aquí tal primavera unida caliente. La percibía solamente él completamente de otra manera.

Es asombroso, como hasta los detalles él recuerda un tal día.

Lo han aceptado en los pioneros. Con la corbata que ondea, que radia, ha llegado a casa. Ha echado a la madre, con el orgullo se ha jactado:

— ¡Mí ahora el pionero!

— ¡Felicito, mi alma!

El padrastro, que estaba un poco en aparte, se ha echado a reír:

— El pionero esto es bueno. ¿Di, serás, cuando crecerás?

— ¡Seré el mariscal, como Rokossovsky!

La madre se ha conmovido en absoluto, ha besuqueado al hijo:

— Serás, serás el general y el mariscal.

Aquí quién había él ahora... ¡Por el alcohólico! ¡Borracho! Ha vivido casi treinta años y... ¿Quién le necesita ahora? Nadie.

- ¡Nadie le quiere! — se ha escapado por descuido en voz alta.

Zhannat en este momento ha salido a la cocina – Daulet, ayudando a la madre, ponía los tazones en la mesa. No ha pasado dos minutos, como de la habitación Arman oyó la voz desconocida ronca.

El corazón de Zhannat se ha desgarrado al mismo tiempo. Ha comprendido todo y ha dejado caer de las manos la tetera. Sin dirigir la atención que ha quemado por el agua hervida del pie, ha echado en la habitación del marido. Perdiendo la conciencia, ha caído inmediatamente, cerca del umbral. Último que ha visto por la mirada que se ha enturbiado es un cuerpo ensangrentado de Armana en el suelo cerca de la ventana.

En la habitación ha mirado Saken y con el bramido ha echado atrás a la calle. Aquí ha encontrado su Daniel. Por el paso rápido él ha entrado en la casa. Habiendo comprendido que ha pasado, ha tirado el teléfono.

—, ¡por qué lo he llegado tarde! — se reprochaba él, marcando el número de ambulancia.

Este día Daniel con el padre han vuelto justamente de la expedición a Kayrakty. Кuntuar, habiendo conocido sobre la muerte de Arman, se afligía también que no podía a tiempo llegar.

— La borrachera era...-hablada por Daniel, — Demasiado temprano él ha tomado afición al vino. Aquí el alcohol ha acabado al muchacho.

— No sólo esto, — ha respondido al hijo Kuntuar. — la borrachera misma era la consecuencia de muchas causas. La difunta Akgul toda la vida temblaba sobre él. Todo que lo malo de le trataba de esconder, todo lo bueno — exagerar. El amor es ciego. No llevaba nunca hasta bueno. Ha muerto la madre y Arman no podía, no ha sabido resistirse a las primeras dificultades. Parecía, en la culpa había el salvamento o por lo menos el alivio de los sufrimientos. Llegaba la sensación habitual de la despreocupación... Aquí esta su tragedia.

— ¡Sí, vuelve nosotros antes aquí aunque para un día! Lo llevaría consigo. Ya que decidían.

Capitulo Ocho

— Ha llegado a tu casa para hablar, — ha dicho Kuntuar, haciendo sentar en el sillón blando cerca de la mesa maciza frente a Ergazy. Aquel estaba, así como no se ha levantado, no ha saludado al amigo viejo.

— ¿Sobre qué?

— Sí sobre todo poco a poco. Sobre la vida, sobre nosotros contigo, sobre Arman...

— Es curioso. ¿Si contigo vamos a hablar sobre Arman, él resucitará, sí que?

— ¿Para que echar el disparates? — Cortaba Kuntuar. — Tú eres su padre, aunque no natal. Hasta la gata aquella que lame al perrito, echado a ella.

Еrgazy se ha echado a reír:

— ¡Y bien, si, si! ¡Pon! Probablemente y la palabra "gata" ha salido de ti no casualmente. Hablan, de mí así a espaldas todos mis enemigos.

... La muerte de Arman ha entristecido así al viejo arqueólogo que él no podía dormir algunas noches. Toda su vida escogía en la memoria y ha llegado a la conclusión que no solo Arman es culpable... Son culpables en su pérdida algunos amigos-compañeros. Y Ergazy. ¿Acaso en aquel el asunto, él de sangre a ti el hijo o no? La vez ha crecido en tus manos como sea natal. Tú eres en primer lugar en la respuesta por su destino.

Kuntuar sabía la naturaleza sentada de Ergazy. Y todavía Entonces, cuando sobre la tumba de Akgul se dirigía a él con la petición: “¿ Haz ahora el padre y la madre para los niños, su defensa”, — dudaba ya — si será así? Las dudas se han confirmado.

A ello se hacía enfermo y torpe por Ergazy, cuando ha oído que aquel casi justamente después de la muerte de Akgul se casaba. Oía que el padrastro ha renunciado el techo a la familia de Arman.

Kuntuar mismo cada verano no salia del lugar en la expedición y el invierno es lejana la distancia de Kayrakty a Alma - Ata. Y no lo consigue verse de ningún modo con Arman, aunque mucho de esto quería.

Una vez ha pasado, sin embargo, pasar a ellos, pero resultó, Arman le obligaron a retirarse con una mujer a Alma-Ata. ¡Cuando el arqueólogo ha vuelto a Alma - Ata y empezaba a buscar Arman, allí le han informado — ha salido atrás a Kayrakty! Por tal, Arman necesitaba en la vida la mano dura. ¿Quién si no Ergazy debía darla en primer lugar?

Y no ha sostenido aquí Kuntuar, ha llegado a hablar al amigo viejo cara a cara. “¿Que Entonces significo como la persona, si no recuerdo al amigo el deber, la conciencia y el honor?” — pensaba el arqueólogo viejo.

La conversación previa era comienzo de su larga conversación...

— ¿Sí que aquí es asombroso? Todos hablan: idas y venidas para ti que a la gata. — respondía Kuntuar.-solamente ya que la gata tiene muchas buenas calidades.

— ¡Claro, la gata coge los ratones! ¿Esto, sí que, quieres llevar a sus méritos?

— ¿Por qué solamente esto? Las gatas quieren a sus gatitos. Protegiéndolos, estan listos a donar su propia vida. Y tu tranquilamente observabas cómo muere su propio hijo, completamente el muchacho fuerte.

— ¡Arman a mí no es el hijo, lo sabes perfectamente! ¡ me he enfadado contaba nunca su hijo, no quiero contar ahora, después de su muerte!

— Aquí en esto toda la desgracia. ¡Lo educabas con todo!

— ¡Ninguna, educacion, no se le sometía! ¡Siempre sabía que Arman será corregido solamente por la tumba!

Pienso que la cosa esta en otro: para educar a otros más es necesario ser educado. Aunque la vez en la vida miran en el propio interior. ¿Si es justo — ir por la vida, sin haber hecho ni el único paso, que no sería de utilidad personalmente para ti?

Еrgazy no ha soportado, ha interrumpido a Kuntuar:

¿Que debo ser de utilidad personalmente para ti, o qué? ¿Se ve solamente y se me quedó — escribir por ti de candidato, que hasta la vejez no vencerás de ningún modo?

— Deja de comportarte como un idiota. No he escrito ni de candidato, ni de doctor. Esto solamente mi culpa. Ya acunas hombros no la derribo. Y ya que pasa, el profesor, y el doctor honorario no dirán la palabra adecuada en la ciencia, no ayudarán decidir el problema difícil económico. Pero es ahora el habla sobre otro: las obligaciones de padres, el deber de camaradas, el honor y la conciencia... Aquella generosidad sin que es imposible a la persona vivir en el mundo. Al fin, la envidia.

— ¡Probable, te envidio, infeliz! — ha empezado a reír a carcajadas Ergazy.

— ¡No, no soy infeliz! Mi felicidad es mi trabajo. Sin asunto presente es realmente la persona triste.

— Adivino. ¡Me tienes en cuenta de nuevo! ¿Por tuyo, soy la persona sin talento?

— Diré directamente. Una vez me parecía que eres talentoso. Por eso te respetaba y apreciaba. Pero has gastado todas las capacidades a la carrera y por esto se ha robado. Sí no sólo, sino también los que han puesto en ti las esperanzas.

Еrgazy todo se ha cubierto por las manchas rojas de la agitación.

— ¡Que tu corazón no duele por mí! ¡Pasaré sin las morales de alguna manera! — gritaba él, habiendo saltado dentro del lugar.

— Has olvidado, Ergazy, una verdad. El amigo dice la verdad, que hace llorar, el enemigo — la mentira que llama la sonrisa contenta. Me cuento todavía tu amigo. Deseo solamente el bien.

— ¡Escuchar tus consejos, resulta así que tengo que de nuevo nacer!

— Perdonaba a tú todo. Y los consejos que dabas a Peilzhan a propósito del artículo difamatorio a mí, y la diligencia de cerrar la expedición, acusarme “del gasto de los fondos públicos”. Ha perdonado tus diligencias sobre el envío a la pensión antes de la recepción de los resultados del trabajo de la expedición, y todavía muchos. Pero te perdonaré nunca la muerte de Arman.

En este momento en el gabinete con la cara alegre ha entrado categóricamente un de los empleados de Ergazy.

— ¡Le felicito! — se ha dirigido él al director. — acaba de conocer: ¡la presidencia ha permitido a la votación en las elecciones en los académicos dos candidaturas — Peilzhan y usted!

— ¿De veras de los dos?!

— Sí. Resulta, en una otra sección había una vacante. La han entregado a las ciencias sociales, y después —nuestro instituto. ¡La afirmación de la presidencia es ya sin cinco minutos el académico! ¡Así que acepten mis felicitaciones!

— ¡Aquí ello que tal felicidad! — ha exclamado Ergazy. Кuntuar sonreía. Sí, para tal persona el título es lo principal.

“¿Y bien, cómo te sientes, infeliz?” — miro a Kuntuar, por todo el tipo como si preguntaba Ergazy, y ha dicho en voz alta:

— La felicidad es un logro del objeto fijado.

— ¿Acaso la felicidad en aquel consiste para hacerse el miembro correspondiente?

— ¡De nada! ¡Acepto de este modo!

Кuntuar ha sonreído de nuevo: “¡Todavía que no aceptar!”

Ha entrado una nueva secretaria de Ergazy.

— Perdonen, el compañero director, — se ha dirigido cortésmente a él la muchacha. — no he comprendido completamente. Alguien llama por teléfono. Ha entregado que su mujer ha salido... Ha dejado por avion... Muchacha se ha turbado. — tomen el tubo...

— ¿Ella esta en la mente? — Ha sido indignado Ergazy, palideciendo. Era incomprensible, por quien él pregunta: sobre la secretaria o sobre la mujer. Por las manos que tiemblan él ha agarrado de teléfono: ¡— el Profesor Ayupov!

La voz de aquel terminal del conductor era escuchada claro a todo el gabinete.

— Perdonen, — hablaba ronco el hombre, — su mujer ha dejado con un nuestro piloto a Leningrado. Pedía entregar... que no volverán.

— ¿Cuándo ha dejado? ¿Con quién?

— Hoy por la mañana. ¿Y con quién, si así esto ahora no todo es igual? Hago solamente la petición. Perdonen, no puedo decir nada más. — en el aparato se han oído los sonidos cortos.

Poco tiempo Ergazy estaba con el auricular en las manos, empezaba despacio a bajar después de la butaca al suelo.

¡Dame agua! ¡Agua! — ha gritado Kuntuar al secretaria. Ha echado a apoyar a Ergazy. Pero aquel se ha recobrado rápidamente sin ayuda extraña. Al subtipo de los pies que se han debilitado, de nuevo con precaución se sentaba al lugar. Un poco vivo, había al lado una secretaria con el vaso de agua.

En este momento Kuntuar se sentia una pena sinceramente del amigo.

Generoso es el otoño de Alma Ata. Frío compadece habiendo escapado del desfiladero, arrancaba amarillos, rojos las hojas de los abedules, los álamos temblones, los arces. Y se arrastraba bajo los pies de las transeúntes por el tapiz de oro – tapiz suave. Y aquí, cerca de la casa con el techo de hierro, las hojas están intactas. Y en el jardín que ha envejecido hay siempre la misma armonía, el mismo conforte. Silenciosamente, alrededor no hay ni una alma.

Pero a finales de la avenida larga han aparecido los dos. Van a la casa despacio, teniendo de las manos. En el andar, en los movimientos hay la seguridad tranquila. Estos dos son Daniel y Zhannat.

— Para mí la única salida es irme, dijo Zhannat. — Arman no resucitara. No me necesita. Tu estas aquí... Cuanto era posible estar todavía cerca de Ergazy. Sí ahora él quería que pongamos más allá.

¡Ha obrado muy correctamente! Ya que he ido a ir ya por usted. ¿Pero qué Ergazy? ¿Ya que él siempre se distinguía de la salud buena? ¿Qué sucedió con él?

— Entonces, habiéndonos mudado, él se casaba con la joven mujer. Y aquella se encontraba buena: ha dejado al niño, ha tomado las joyas de la casa de Ereke y ha dejado con un piloto. El anciano era conmovido. Temía que morirá. No ha conseguido poner en pie, como ha tumbado todavía una noticia. En los miembros correspondientes lo han rechazado.

— ¿Y bien después que era?

— Después de que Ereke no ha pasado en las elecciones, él en seguida ha trasladado a Kayrakty. Aquí poco tiempo después era roto por la parálisis...

— ¡Hasta que lleva a las personas la ambición!

— Sí, su vida ha castigado. Él nunca quería a nadie. Ahora comprendo, cómo era pesado cerca de él Akgul pobre.

¿Y después? ¿Cómo había sus relaciones y la vida después de esto?

— Él ha pedido encontrarme. Como era ofensivo en tal posición no ayudar a una persona inmobil. Unos tres meses he estado cerca de su cama, cuidaba como podía. Después él empezaba a reponerse, empezaba a ir, ha formalizado la pensión. Siento que los niños mis lo empezaban a molestar. Él sufría nunca su ruido-algarabía. A nosotros ha invitado a ir a descansar, por lo menos.... La pensión de él es bueno...

— El bravo que se ha decidido llegar a Alma - Ata...

— Gracias por tu generosidad, — emocionamaente ha dicho Zhannat. — el destino me ha castigado por todos los tormentos que te he causado. Soy lista a hacerse ahora tu esclava.

— ¡Y bien, y la tontería se te ha ocurrido! — se ha echado a reír Daniel. ¡— me he extenuado así sin tú que con la alegría soy listo a hacerse tu esclavo! Así que viviremos uno para otro. Nuestro futuro debe ser feliz. Demasiado difícil lo hemos logrado.

— ¿Han acabado de verdad mis lágrimas?! — dijo emocionadamente Zhannat.

Paseaban aún mucho tiempo, sin haber dicho más.

El padre será contento, cuando conoce sobre nuestro matrimonio.

Tengo muchas ganas que sea así, pero...

¿Qué te turba?

Yo no estoy sola, con mis dos chiquitines. Y tu padre de los años largos ha vivido en la soledad se ha acostumbrado, probable, a la tranquilidad y el silencio.

Al saber que alarma a Zhannat, Daniel ha tratado de explicarle todo más tranquilamente:

Que el destino de los niños no te alarma. Ellos no son culpables que han nacido de otro padre? Desde el día de hoy no son sólo tuyos, sino también nuestros niños comunes. Y el padre será contento solamente a los chicuelos en la casa.

Zhannat de nuevo agitada:

— Gracias a ti, querido mío...

Кuntuar ha aprobado la decisión del hijo de casarse con Zhannat. Poco tiempo después han acordado la boda. Ahora la casa espaciosa de Kuntuar con el jardín verde pomposo hace mucho que guarda el silencio misterioso, ha sido llenada las voces y la risa de los niños. Y el arqueólogo mismo como si ha rejuvenecido. Todos los días él pasaba detrás del escritorio, como nunca en la juventud, trabajaba mucho e inspiradamente.

Estos días claros de su vida una vez eran oscurecidos de nuevo. La causa de nuevo fue Peilzhan.

Su felicidad, a diferencia de Ergazy, era ahora en el cenit, como la estrella emergente. Еrgazy, aquel quería gozar del suerte a solas, había escondido. Peilzhan triunfaba en el ambiente de sus alumnos, que le apoyaban en todo. Si Ergazy creía más a menudo solamente en las fuerzas y la autoridad, este siempre se apoyaba en las personas competentes. Para ellos no compadecía nada. El carácter codicioso y caprichoso de Peilzhan manifestaba solamente en caso de que tenía que hacer con las personas que contaban más flojamente. De los que eran más alto por el título y el grado, apoyaba: que eran injustos, gritaba que sus pensamientos son profundos y geniales, aunque en realidad eran sin valor. Ahora él giraba en los círculos influyentes, porque era el académico y el miembro de la comisión de títulos superior por la adjudicación de los grados académicos. Habiendo aprovechado de la posición, Peilzhan ha escrito la conclusión negativa a la tesis de Kuntuar. Sobre esto ayer ha conocido el arqueólogo viejo de los compañeros remotos.

Primero Kuntuar se ha amargado, se ha dominado después: “De nada, nada... Es necesario simplemente trabajar. ¿ Que significa aquí el grado?”

Y él trabajaba. Trabajaba como obseso, sin saber que por los ataques falsos en su dirección, por las acusaciones falsas de Peilzhan ha atraído la sospecha en propio perjuicio.

Cuando en la Academia de las Ciencias han conocido sobre la conclusión a la tesis de Kuntuar, han condenado bruscamente el acto de Peilzhan. La conclusión no correspondía a los hechos reales.

Algunos científicos bajo la dirección del académico Vertinsky se han dirigido en VAK con la carta oficial a propósito de los trabajos de Kuntuar Kudaybergenov.

Poco tiempo después ha llegado la respuesta. Se comunicaba que la carta y las proposiciones expresadas en ello, son examinadas por la comisión especial. El presidente de la comisión pedía enviarle todos los libros del arqueólogo conocido.

Vertinsky no ha encontrado en la biblioteca de algunos trabajos de Kuntuar. Por eso ha llegado ahora a su casa.

Кuntuar estaba, como siempre, cerca de la ventana abierta al gabinete.

— ¿Por qué el viento te ha incluido, querido mío?! — Se ha levantado el dueño de la casa al encuentro del amigo.

— No soy el cardo corredor que sea llevado por el viento, — he respondido en broma Vertinsky. — Mira, pagarás por el trato familiar con una voz, cuando serás elegido el académico.

— No asustes, — lo ha parado, sonriendo, Kuntuar. — aquí sé exactamente — no eres el patrón de mi destino.

— Que ha olvidado el proverbio: si el Dios quiere y en veinte años es posible hacerse calvo.

— Es viejo y encalvecer la persona es en las fuerzas de alguien de nuestras comunes conocidos. Uno tal no es esto que el cabello sobre la cabeza, pero hasta los trabajos, que se creaban a lo largo de treinta años, no ha dejado en la misa.

— ¿Quién es tan valiente?

— No se preocupes, claro, no ti.

— Sí puedes no hablar. Esto para mí ya no es el secreto.

— ¿Se hacía conocido de dónde?

— E-e, solamente las joyas no en seguida son visibles, todo barato siempre está en la superficie.

Verginsky no ha llamado también el nombre de Peilzhan.

Los amigos viejos han quedado en un sitio hasta tarde en el cenador del jardín. Se acordaban de los años de escuela, la universidad, todo sobrevivido.

Ya despidiendo, Verginsky ha pedido Kuntuar regalarlo algunos libros y los ha llamado.

— A ti se han conservado probablemente. Da por una copia.

— ¿Que lo has decidido de repente? ¿Para qué te han sido necesarios? — Lo preguntaba a su vez Kuntuar.

— Sí quiero ver una vez mas.

Ha pasado todavía el año, hablando más exactamente — ha pasado. Pero lo distinguía no sólo la rapidez del tiempo. Lo principal son los resultados hechos.

Este año significativo sin límites de las arenas movedizas, en que corazón solamente ayer trabajaba la expedición arqueológica de Kayraktinsk, se han cubierto por las aguas sin límites de los mares. Hoy, cortando las crestas de las resacas blancas, van velozmente aquí las lanchas motoras y las lanchas. Sobre ellos giran las gaviotas de mar...

A la orilla — los invitados que han llegado a la puesta en marcha la central hidroeléctrica del Syr - Daria. Alimentarán la estación del agua del Syr-Dari, que cae con la presa en el mar. Entre los invitados hay el académico Verginsky. Cerca de él estaAmirbek. No lejos — Zharkyn. Él es fijado director de la central hidroeléctrica. Aquí esta el jefe de ayer de la expedición de los hidrogeólogos, y hoy el dirigente del gran establecimiento en Alma-Ata — Nurali y muchos otros especialistas.

Ha llegado aquí Kuntuar. Él ahora es el doctor de las ciencias históricas, en las elecciones de este año era elegido el académico. Cerca de él hay Mikhailov, Daniel, Ergazy, el médico joven de Kunimzhan, ahora terminao el instituto de medicina y ha llegado aquí al trabajo. Еrgazy ya el año como en la pensión. Кuntuar lo ha traído aquí especialmente. Hay para esto una causa...

Como si Kuntuar ni se ofendía el amigo, pero, habiendo llegado a Kayrakty, ha decidido a visitarlo y preguntar sobre la salud. Si “la amistad, si la enemistad esta todo ahora en pasado. ¿Acaso hasta la muerte tener lo malo uno contra otro?”

Еrgazy era contento también con Kuntuaru. Su salud se ha repuesto, y él ha comenzado a enfrascarse poco a poco en el trabajo: veía lo escrito antes. “Resulta, a la persona, acostumbrado toda la vida de trabajar, es difícil estar ocioso, — dijo Ergazy.- A veces no sé simplemente, donde ponerme”. Después de que han bebido el té, Kuntuar ha dicho:

— El pecado es mío — llegar en Kayrakty y no recordara Akgul. Llevaremos las flores a su tumba. Y Arman también allí...

Y quería... Por los días... Es bueno que tú vinieras, iremos juntos, — ha consentido Ergazy. — esperaron solamente el taxi a la llamada.

En el cementerio Kuntuar esperaba la sorpresa. Él en seguida ha prestado la atención al monumento, que ha tallado del mármol gris para la madre de Arman.

Еrgazy, se ve, antes no veía también esta escultura. Él se ha acercado despacio a Kuntuar. Mucho tiempo ymiraba atentamente fijo ante la imagen.

— ¡Como es parecida! — solamente podía pronunciar él asombrado.

En la conciencia han emergido los días lejanos de la juventud, la mirada abierta y la persona de Akgul gentil y... Este es el niño, a que él no se hacía el padre, que no ha sabido a tiempo apoyarlo.

En el cementerio él lloraba silenciosamente, es casi silencioso. Era extraño y terriblemente mirar estos hombros que estremecen, pero Kuntuar no lo ha parado, aunque de nuevo ha lamentado sinceramente y se ha compadecido de la pena: “El tormento facilitará por las lágrimas”. Se ha acercado después, ha tocado por el hombro:

— Es necesario ir... Es hora...

— Tu sal, — respondio Ergazy, — estaré todavía aquí.

Pero Kuntuar no ha dejado Ergazy solo. Por la misma tarde mucho tiempo conversaban tranquilamente. Кuntuar ha repartido las consideraciones sobre la existencia de la alta cultura todavía hasta los sakas antiguas. Ha invitado a Ergazy a trabajar juntos.

Aquí hoy él ha traído el amigo consigo a la orilla del mar. Esperaba aquí hablar con el académico Vertinsky sobre Ergazy - sobre su regreso al trabajo. Las razones de peso — es que el hombre es sana y lleno de fuerzas.

— Tu mira solamente, mira, que belleza alrededor. - decia mientras tanto, dirigiendo a él, Vertinsky. Por el gesto generoso de la mano él ha indicado a las lejanías de mar que se van por el horizonte.

Pero Kuntuar era lejano para por completo compartir este arrebatamiento. En la respuesta él ha sonreído tristemente:

— El agua ha cerrado no sólo la vida de ayer, que cambiamos para bien. ¿Quién puede ser encargado que bajo el mar no había todavía cualesquiera monumentos más valiosos, todavía cualquiera desconocida cultura?

Al académico se hacía alegre con el alma, él ha reído:

— ¿Así con que, piensas, nosotros casi diez años teníamos aquí tu expedición? ¡Sí y tan muchos has demostrado!

—Por esto, claro, gracias. Y todo...

— ¿Y sin embargo apetece cavar a fondos, sí? Pero ya que el mar no es el capricho nuestro. El desierto,que los siglos estaba muerto, hoy ha revivido, al fin, por exigencia del tiempo y el mundo.

— Sí, es la orden de la vida.

... Кuntuar se ha acordado ahora de la vía difícil a la ciencia y esto, como siempre era cuidadoso y se refería con atención a él Verginsky. Resulta, a su tiempo, habiendo conocido a Daniel que Ergazy ha decidido personalmente enviarlo a la pensión, Verginsky era indignado y ha dispuesto no tocar al talentoso científico. Después de la adjudicación del grado de doctor ha llegado a su casa y le ha felicitado personalmente. Esto es mucho ya al tiempo después de que Kuntuar ha conocido que el grado de doctor era conferido gracias a la solicitación del grupo de los científicos de Kazajstán a la cabeza del académico.

El arqueólogo ha agradecido con el alma Entonces a Verginsky y ha añadido además:

— Me ha alegrado lo más posible que no se han desaparecido en el mundo las personas, ue recuerdan del destino de tales aquí... como yo.

— ¡Deja de hacerse el pobre! — riéndose, le ha pronunciado a el el amigo viejo. Y esta serio ya: — eres el científico verdadero. Si es honesto — eres digno de no sólo el grado de doctor, sino también el título del académico.

Ahora Kuntuar se hacía alegre.

— ¡Gracias por una alta apreciación pero, creo que no quiero ser el académico!

— ¿Por qué?

— Al científico es posible ser sin este título.

Cuando en las elecciones Verginsky ha propuesto la candidatura de Kuntuar que se han reunido unánimemente han votado por él. Sin embargo, Kuntuar mismo se sentía el trabajador ordinario. Pero un detalle, un hecho que todo el tiempo recordaba de su crecimiento científico es que Peilzhan, que en las páginas de la prensa periódica trataba de criticar a todos, a quien no temía solamente, empezaba a elogiar de repente los trabajos de Kuntuar.

— ¡Y bien, esto es cierto! ¡Yo en verdad soy el académico! — bromeaba Kuntuar. ¿ De otro modo acaso empezaría a ensalzarme Peilzhan?!

... Ahora,estando a la orilla que da por las frescuras y el fresco del mar, Verginsky, como a ellos ha sido movido, hablaba con Kuntuar en el tono chistoso.

— Quiero tranquilizarte, amigo. No estés apesadumbrado que unas pruebas de la cultura antigua se han quedado todavía bajo el agua. ¡Tú piensa mejor, como se desarrolla la técnica! Creo que sacar muy pronto los monumentos de la antigüedad directamente de debajo del agua.

— Sí, si vivimos solamente hasta este día...

— No viviremos — vivirán. ¿— el académico ha indicado a los que están al lado – Daniel, Mikhailov, Nurali, Kunimzhan, Zharkyn... ¿O no has criado el cambio digno? — le ha aguijoneado Verginsky a Kuntuar.

— ¿Por qué no ha criado?! Aquí esta mi alumno más talentoso. Hace mucho han trabajado hombro con hombro al lado. Este año él ha acabado la facultad de la arqueología y la etnografía de la universidad de Moscú. El científico que tiene cerca de el un alumno, como Vasily Mikhailov, puede contarse feliz...

EPÍLOGO

Esto fue inesperado y, por lo tanto, particularmente duro.

Llegaron todos los habitantes de Kairakty a su funeral. Sobre la tumba el académico Verginsky decia:

- Murió el hombre precioso, el científico talentoso y famoso, el arqueólogo Kuntuar Kudaibergenov. A lo largo de su vida y hasta su último aliento honestamente sirvió a la ciencia y trató de transmitir a las futuras generaciones la alegría de la vida del mundo una vez extinguido en su tierra natal.


Acompañamos a Kuntuar Kudaibergenova en su viaje eterno. No me equivoqué al decir esto. Los sakas, de acuerdo a Kuntuar, no habían la palabra "muerto". Y si el hombre dejó de respirar, decian que se iba en el viaje muy largo.


Aquí que hoy decimos - nuestro querido Kuntar no está muerto, él se ha ido en el viajo largísimo. Y todavía tenemos sus numerosas obras, su sabiduría, su generosidad y amabilidad ...

Aquí, a las orillas del mar, hecho por el hombre, sobre tumba del renombrado arqueólogo Daniel y Verginsky han puesto un monumento. La inscripción fue corta: "Un hombre viene a este mundo y se va. Dejan solo sus obras inmortales ". Debajo del nombre y apellido habían fechas de nacimiento y muerte del científico.

CONTENIDO


PRIMERA PARTE 26


EPÍLOGO


Көп оқылғандар

Көп талқыланғандар